Salmo 100: 1
Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.

A continuación podrás encontrar los himnos que cantamos en nuestra iglesia.

2	Celebremos su gloria
Cantad entre las gentes su gloria. 1 Crónicas 16:24
Salmo 145:1–13; Romanos 15:5–13; 11:33–12:1
Do
	Con regocijo

1. Celebremos su gloria con
gran gozo,
Alabemos su grandeza;
Dios eterno es todopoderoso;
Nuestro escudo y fortaleza.
Coro:
¡Celebremos y adoremos,
Alabemos y cantemos
Muy gozosos, oh hermanos,
Al Señor, a nuestro Dios!
2. Celebremos su gloria
indecible,
Elevemos nuestro canto;
Adoremos con corazón sensible
Al Señor tres veces santo.
3. Celebremos su gloria
jubilosos,
Cristo reina, soberano;
Por su gracia nos guía victoriosos
Con su poderosa mano.
4. Celebremos su gloria
exaltada;
Jesucristo pronto viene
A llevarnos, su Iglesia
transformada
A la gloria para siempre.


3	Santo, santo, grande eterno Dios
Venid, adoremos… delante del Señor nuestro Hacedor. Salmo 95:6
Isaías 6:1–8; Daniel 7:9–14; 1 Timoteo 1:15–17

1. ¡Santo, santo, grande,
eterno Dios!
Con alegría hoy te alabamos,
Rey de reyes, grande Capitán,
Todopoderoso Guerrero.
Honor y gloria, luz y dominio,
Tributaremos todos a ti.
Coro:
 ¡Santo, santo, eres tú, Señor!
¡Dios de las batallas,
glorioso! 
2. Alabadle cielos, tierra y mar,
Toda su Iglesia, sus mensajeros;
Alabanzas, cantos de loor,
Hoy unidos elevaremos.
Juez majestuoso y reverendo,
Fuego y vida eres, Señor.
3. Rey de siglos,
solo eterno Dios,
Veraz y justo, incomprensible;
Inmortal, Autor de todo bien,
Eres tú el Anciano de Días.
Y para siempre entonaremos
El canto eterno de redención.


4	Santo, Santo, Santo*
Santo, santo, santo… la tierra está llena de su gloria. Isaías 6:3
Isaías 6:1–8; Apocalipsis 4; 1 Pedro 1:13–23
Re/Mi b
	
	Con solemnidad

•1. ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!
Señor omnipotente,
Siempre el labio mío
loores te dará.
¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!
te adoro reverente,
Dios en tres personas,
bendita Trinidad.
•2. ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!
en numeroso coro,
Santos escogidos
te adoran sin cesar,
De alegría llenos,
y sus coronas de oro
Rinden ante el trono
y el cristalino mar.
•3. ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!
la inmensa muchedumbre
De ángeles que cumplen
tu santa voluntad,
Ante ti se postra,
bañada de tu lumbre,
Ante ti, que has sido,
que eres y serás.
•4. ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!
por más que estés velado,
E imposible sea
tu gloria contemplar;
Santo tú eres solo,
y nada hay a tu lado
En poder perfecto,
pureza y caridad.
•5. ¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!
la gloria de tu nombre
Vemos en tus obras
en cielo, tierra y mar;
¡Santo! ¡Santo! ¡Santo!
te adorará todo hombre,
 Dios en tres personas,
bendita Trinidad. 


5	Cantad alegres al Señor 
Cantad alegres a Dios. Salmo 100:1
Salmo 33:1–12; 100; 9:1–11
Mi b (Capo 1 - Re
	
	Con júbilo

•1. Cantad alegres al Señor,
Mortales todos por doquier,
Servidle siempre con fervor,
Obedecedle con placer.
•2. Con gratitud canción
alzad
Al Hacedor que el ser nos dio;
Al Dios excelso adorad,
Que como Padre nos amó.
•3. Reconoced que es Dios y
Rey,
Nuestro potente Creador;
Ovejas somos de su grey,
Y pueblo suyo por su amor.
•4. Con alabanza y gozo
entrad
A la presencia del Señor;
 Al Soberano aclamad,
Y bendecidle con fervor.
Amén. 


7	Con cánticos, Señor
Cantad al Señor cántico nuevo. Salmo 149:1
Salmo 149:1–5; 34:1–10; 33:1–12
Do
	Con gozo

1. Con cánticos, Señor,
Mi corazón y voz
Te adoran con fervor,
Oh Trino, Santo Dios.
Coro:
 En tu mansión yo te veré,
Y paz eterna gozaré. 
2. Tu mano paternal
Marcó mi senda aquí;
Mis pasos, cada cual,
Velados son por ti.
3. Innumerables son
Tus bienes y sin par;
Y por tu compasión
Los gozo sin cesar.
4. Tú eres ¡oh Señor!
Mi sumo, todo bien;
Mil lenguas tu amor
Cantando siempre estén.


8	Maravillosa Gracia
Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación. Tito 2:11
Efesios 1:3–14; 2:4–10; Tito 3:3–8
Do
	Con vigor

1. Maravillosa gracia
vino Jesús a dar,
Más alta que los cielos,
más honda que la mar,
Más grande que mis culpas clavadas
en la cruz
Es la maravillosa gracia
de Jesús.
Coro:
Inefable es la divina gracia,
(Inefable es la divina, la divina gracia,)
Es inmensurable cual la mar,
(Es inmensurable cual la más
profunda mar,)
Fuente preciosa para el pecador,
el pecador.
Perdonando todos mis pecados,
(Perdonando todos mis pecados, todos,)
Cristo me limpió de mi maldad;
(Cristo me limpió de mi maldad,
de mi maldad;)
 Alabaré su dulce nombre
por la eternidad. 
2. Maravillosa gracia,
gracia de compasión,
Gracia que sacia el alma
con plena salvación,
Gracia que lleva al cielo,
gracia de paz y luz
Es la maravillosa gracia de Jesús.
3. Maravillosa gracia
llama con dulce voz,
Llámanos a ser hechos
hijos de nuestro Dios;
Colma de su consuelo,
nos llena de virtud,
Es la maravillosa gracia de Jesús.


9	Majestad
Al único… Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad. Judas v.v. 25
Filipenses 2:1–11; Salmo 96:1–9; 93
Si b (Capo 1 - La)
	Con amplitud

1. ¡Majestad, excelsa majestad!
Tributadle la gloria y el honor;
¡Majestad! Por siempre ensalzad
Al Salvador, digno Señor,
El Vencedor.
Coro:
Alabad, engrandeced su santo
nombre,
Adorad, magnificad al gran
Redentor.
¡Majestad! La gloria celebrad
Del Salvador, Cristo Jesús,
Rey y Señor.
2. ¡Majestad, divina majestad!
Dios eterno es Jesucristo el Señor;
¡Majestad! De su poder cantad;
El es Creador, Sustentador,
Gobernador.
3. ¡Majestad, eterna majestad
Al que era, que es y siempre será!
¡Majestad! Su triunfo proclamad;
Pronto vendrá, nos llevará
Y reinará.


10	Sólo tú eres santo
¿Quién no te temerá, oh Señor?… pues sólo tú eres santo. Apocalipsis 15:4
Apocalipsis 15:2–4; Isaías 6:1–8; Salmo 45:1–6
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con admiración

Sólo tú eres santo,
Sólo tú eres digno,
Tú eres hermoso y maravilloso;
En la cruz moriste y resucitaste;
Tú me diste vida
Y muy pronto volverás.


11	A Dios sea la gloria
A él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús. Efesios 3:21
Efesios 3:14–21; Romanos 11:33–12:1; Salmo 29
Si b (Capo 3 - Sol)
	Con regocijo

A Dios sea la gloria,
A Dios sea la gloria;
A Dios sea la gloria
Por lo que hizo por mí;
Con su sangre me ha limpiado,
Su poder me ha salvado,
A Dios sea la gloria
Por lo que hizo por mí.
Quiero vivir, Señor,
rendido siempre sólo a ti;
Pongo a tus pies lo que soy, porque
diste todo, Señor, por mí.
Con su sangre me ha limpiado,
Su poder me ha salvado,
A Dios sea la gloria
Por lo que hizo por mí.


12	Canta aleluya al Señor
Te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío. Salmo 43:4
Salmo 43:3–5; Apocalipsis 19:1–10; 7:9–17
Do m (Capo 1 - Si m)
	Con adoración

1. Canta aleluya al Señor,
(Canta aleluya al Señor,)
Canta aleluya al Señor;
(Canta aleluya,)
Canta aleluya, canta aleluya;
(Aleluya,)
 Canta aleluya al Señor. 
2. Cántale a Dios de corazón,
Cántale a Dios de corazón;
Canta aleluya, canta aleluya;
Cántale a Dios de corazón.
3.	Ya Cristo obró la redención…
4.	Venció la muerte el Señor…
5.	Cristo Jesús nos llevará…


15	Al Dios de Abraham, loor
[Abraham] se fortaleció en fe, dando gloria a Dios. Romanos 4:20
Hebreos 11:8–16; Apocalipsis 4; Romanos 2:4–15
Fa m (Capo 1 - Mi m)
	Con vigor

1. ¡Al Dios de Abraham, loor!
su nombre celebrad;
¡Al que era, es, y aún será,
magnificad!
El solo, eterno Dios,
de todo es Creador:
 Al único Supremo Ser
cantad loor. 
2. ¡Cuán libre y sabio es
su Espíritu al obrar!
Su voz por el profeta aún
nos quiere hablar.
En todo corazón
su ley escrita está;
Es inmutable y siempre fiel
en tierra y mar.
3. La vida infundió
en cada humano ser.
Su amor, amparo nos será
sin fenecer.
¡Al vivo Dios, loor!
su nombre celebrad;
¡Al que era, es, y aún será,
magnificad!
4. Al Padre celestial,
a Cristo el Redentor,
Y al eternal Consolador,
cantad loor.
Cristianos, ensalzad
su gracia y su bondad;
Al trino Dios de Abraham
hoy alabad. Amén.


16	Alma, bendice al Señor
Alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo. Daniel 4:37
Salmo 103:1–5; 104:1–9, 31–34; Daniel 4:34–37
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con amplitud

•1. Alma, bendice al Señor,
Rey potente de gloria;
De sus mercedes esté viva en
ti la memoria.
 ¡Oh, despertad, arpa
y salterio! Entonad
himnos de honor y victoria. 
•2. Alma, bendice al Señor
que los orbes gobierna,
Y te conduce paciente con
mano paterna;
Te perdonó, de todo mal te
libró,
porque su gracia es eterna.
3. Alma, bendice al Señor, de
tu vida la fuente,
Que te creó, y en salud te
sostiene clemente;
Tu defensor en todo trance y
dolor,
Su diestra es omnipotente.
4. Alma, bendice al Señor por
su amor infinito;
Con todo el pueblo de Dios su
alabanza repito:
Dios, mi salud,
de todo bien plenitud,
¡Seas por siempre bendito!


17	Bueno es alabarte, oh Jehová 
Bueno es alabarte, oh Señor, y cantar salmos a tu nombre. Salmo 92:1
Salmo 92:1–8; 147:1–11; 89:1–8
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con alegría

•Bueno es alabarte, oh Jehová.
Bueno es alabarte, oh Jehová,
Y cantar salmos a tu nombre,
oh Altísimo;
Anunciar por la mañana
tu misericordia, tu misericordia
y tu fidelidad cada noche.
Bueno es alabarte, oh Jehová.
Bueno es alabarte, oh Jehová,
Y cantar salmos a tu nombre,
oh Altísimo.


18	Gloria a tu nombre, oh Dios
Oh Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria. Salmo 115:1
Salmo 115:1–8, 17–18; 96; Deuteronomio 32:1–4
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con admiración

•1. ¡Oh bendito rey divino!
te adoramos con fervor;
Poderoso, admirable eres tú,
¡oh Salvador!
Coro:
Gloria, gloria,
// ¡Gloria a tu nombre, oh Dios! //
¡Gloria a tu nombre, oh Dios!
Gloria, gloria,
// ¡Gloria a tu nombre, oh Dios! //
 ¡Gloria a tu nombre,
oh Dios! 

	
	(Amén)

•2. De tu trono en los cielos
a este mundo pecador,
Has bajado para darte
como nuestro Redentor.
•3. Ven, oh ven, Señor Eterno,
ven con gloria divinal;
Ven y lleva a tu Iglesia
a tu reino celestial.


19	Levantaos, Bendecid 
Levantaos, bendecid al Señor vuestro Dios. Nehemías 9:5
Salmo 145:1–13; Nehemías 9:1–6; Salmo 146
Re m
	Con ánimo

Coro:
Levantaos, bendecid
a Jehová vuestro Dios
Desde la eternidad
hasta la eternidad.

	Con serenidad

1. Y bendígase el nombre tuyo,
Glorioso y alto sobre
toda bendición;
Y bendígase el nombre tuyo,
Glorioso y alto sobre
toda alabanza.
2. Tú solo eres Jehová;
Tú hiciste los cielos, la tierra,
el mar y lo que en ellos hay;
Tú solo eres Jehová;
Tú hiciste
los cielos, la tierra,
el mar y todo te adora.


20	Alabad al gran Rey
Aclamad con trompetas… delante del Rey Jehová. Salmo 98:6
Salmo 29; 1 Timoteo 6:11–16; Salmo 69:30–34
La b (Capo 1 - Sol)
	Con gozo

1. Solemnes resuenen las voces
de amor,
Con gran regocijo tributen loor
Al Rey Soberano, el buen
Salvador;
Dignísimo es él del más alto
honor.
Coro:
Alabad, alabad, alabad
al gran Rey.
Adorad, adorad, adoradle
su grey.
 Es nuestro escudo,
baluarte y sostén
El Omnipotente por siglos.
Amén. 
2. Su amor infinito,
¿qué lengua dirá?
Y ¿quién sus bondades
jamás sondeará?
Su misericordia no puede faltar,
Mil himnos alaben
su nombre sin par.
3. Inmensa la obra de
Cristo en la cruz,
Enorme la culpa se ve por su luz.
Al mundo él vino, nos iluminó,
Y por nuestras culpas
el Justo murió.
4. Velad, fieles todos, velad
con fervor,
Que viene muy pronto
Jesús, el Señor.
Con notas alegres
vendrá a reinar;
A su eterna gloria os ha de llevar.
Coro:
Alabad, alabad, alabad
al gran Rey.
Adorad, adorad, adoradle
su grey.
Es nuestro escudo,
baluarte y sostén
El Omnipotente por siglos.
Amén.


21	Te alabaré, Señor 
Te alabaré, oh Señor, con todo mi corazón. Salmo 9:1
Salmo 9:1–11; 86:8–13; 111
Re m
	Con vigor

1. Te alabaré, Señor,
con todo mi corazón,
con todo mi corazón,
Te alabaré, Señor.
Contaré todas tus maravillas,
todas tus maravillas;
Te alabaré, Señor.
2. Me alegraré en ti
y me regocijaré,
y me regocijaré,
Te alabaré, Señor.
Cantaré a tu nombre,
oh, Altísimo; oh, Altísimo,
Te alabaré, Señor.
Ultima vez
 Te alabaré, Señor;
Te alabaré, Señor. 


22	Bendeciré al Señor 
Y ellos alabaron con gran alegría, y se inclinaron y adoraron. 2 Crónicas 29:30
Salmo 16; 34:1–10; 66:1–8
Do
	
	Con fervor

• Bendeciré al Señor en todo
tiempo;
su alabanza en mi boca estará.
En el Señor se gloriará mi alma;
lo oirán los mansos y se alegrarán.
Engrandeced al Señor conmigo,
y exaltemos a una su nombre.
Busqué al Señor y él me oyó,
y de todos mis temores me libró.


23	Santo es el Señor 
Toda la tierra sea llena de su gloria. Salmo 72:19
Salmo 72:17–19; 96; Isaías 6:1–8
Do
	
	Con reverencia

•Santo, santo, santo,
poderoso Dios;
Santo, santo, santo,
poderoso Dios.
La tierra está llena de su gloria,
La tierra está llena de su gloria,
La tierra está llena de su gloria.
Santo es el Señor.


24	Bendito es el Señor
Viva Jehová, y bendita sea mi roca. Salmo 18:46
Salmo 18:1–6, 46–50; 2 Samuel 22:31–34, 47–50; Salmo 95:1–7
Do
	
	Con entusiasmo

•1. Bendito es el Señor,
enaltecido sea Dios.
Bendito es el Señor,
enaltecido sea Dios.
Coro:
¡Hosanna! Bendita sea la Roca,
Bendita sea la Roca
de mi salvación.
¡Hosanna! Bendita sea la Roca,
Bendita sea la Roca
de mi salvación.
•2. Yo te amo, oh Señor,
mi roca y libertador.
Yo te amo, oh Señor,
mi roca y libertador.
3. Yo te confesaré,
y a tu nombre cantaré.
Yo te confesaré,
y a tu nombre cantaré.


25	De Jehová cantaré 
Las misericordias del Señor cantaré perpetuamente. Salmo 89:1
Salmo 89:1–8; Lamentaciones 3:19–26; Isaías 63:7–9
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con alegría

1. De Jehová cantaré yo las misericordias,
cantaré, (cantaré,)
cantaré. (cantaré.)
De Jehová cantaré yo las
misericordias,
grandes misericordias cantaré.
Con mi boca anunciaré
tu gran verdad y fidelidad;
Con mi boca anunciaré
tu gran verdad por todos los
siglos.
De Jehová cantaré yo las misericordias,
cantaré, (cantaré,)
cantaré. (cantaré,)
De Jehová cantaré yo las misericordias,
grandes misericordias
cantaré.
2. Con tu pueblo celebraré tus
maravillas, cantaré, (cantaré,)
cantaré. (cantaré.)
Con tu pueblo celebraré tus
maravillas,
sí, de tus maravillas cantaré.
Tu verdad proclamaré,
pues eres Dios poderoso y fiel;
Tu verdad proclamaré,
pues eres nuestro Rey y escudo.
Con tu pueblo celebraré tus maravillas,
cantaré, (cantaré,)
cantaré. (cantaré.)
Con tu pueblo celebraré tus
maravillas,
sí, de tus maravillas cantaré.


26	Yo Celebraré
A ti cantaré cántico nuevo. Salmo 144:9
Exodo 15:1–8; Salmo 145:1–13; 98:1–6
Mi m
	Con júbilo

Yo celebraré, cantaré a él,
Cantaré un nuevo canto.
Yo celebraré, cantaré a él,
Cantaré un nuevo canto.
Alabaré a Jehová
porque él ha vencido con poder.
Alabaré a Jehová
porque él ha vencido con poder.
Yo celebraré, cantaré a él,
Cantaré un nuevo canto.
Yo celebraré, cantaré a él,
Cantaré un nuevo canto.


27	Tuya es la gloria
La gloria… y la honra y el poder… sean a nuestro Dios. Apocalipsis 7:12
Apocalipsis 4; 7:9–17; Colosenses 1:15–19
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con amplitud

1. Tuya es la gloria,
la honra también;
Tuya para siempre,
amén, amén.
2. Tuyos los dominios,
los tronos también;
Tuyos para siempre,
amén, amén.


28	Himno al Padre 
Bendito sea el Dios Altísimo. Génesis 14:20
Exodo 3:2–14; Génesis 17:1–8; 14:18–20
Mi m
	Con ánimo

1. Cantadle a una voz,
omnipotente Dios,
Su nombre es Elohim,
el trino Creador;
Jehová es el gran “YO SOY”,
y eterno es El Olam,
Postraos todos a sus pies,
es nuestro Redentor.
2. Cantadle con amor,
altísimo Señor,
Su nombre es Adonai,
del mundo dueño y rey;
El Dios de bendición,
nos cuida El Shaddai;
Oh, alabadle sin temor,
ovejas de su grey.
3. Cantadle con fervor,
supremo y fiel pastor,
Su nombre es El Elyon,
el gran gobernador;
El sempiterno Ser,
nos guía con amor,
Load a Jehová Jireh,
de Sion sustentador.
4. Dad cánticos a Dios
el Padre, en alta voz,
Y al Hijo el Salvador
mil salmos entonad;
Con himnos ensalzad
al Santo Espíritu;
Tres veces santo, el trino Dios,
servidle con lealtad.

Admiremos su creatión


31	La Creación
En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Génesis 1:1
Génesis 1:1–27; Salmo 8; 19
Mi m
	Con admiración

1. Dios ha hecho todo lo que
el ojo ve,
Cada cosa de este mundo terrenal.
Todo árbol y las plantas son de él,
Las estrellas y el manto celestial.
Coro:
“¡Sea ya la luz!” ordenó Jehová
Con su fuerte voz, y la luz fue ya.
Hoy el buen Jesús,
nuestro Redentor,
Brinda al mundo luz
con excelso amor.
2. A su imagen Dios formó al
hombre Adán;
Luego hizo una mujer
tomada de él;
Y los colocó en el Jardín de Edén,
Donde habían de seguirle
siempre fiel.
3. El perfecto gozo había
en el Edén;
Ellos se gozaban al andar
con Dios.
Comunión completa había
allá también
Al oír de Jehová la tierna voz.


32	Cuán grande es él*
¡Cuán grande es tu nombre en toda la tierra! Salmo 8:9
Salmo 8; 86:8–13; 145:1–13
Si b (Capo 1 - La) /Do
	Con júbilo

1. Señor, mi Dios,
al contemplar los cielos,
El firmamento y las estrellas mil,
Al oír tu voz
en los potentes truenos
Y ver brillar el sol en su cenit,
Coro:
 // Mi corazón entona la canción,
¡Cuán grande es él!
¡Cuán grande es él! // 
2. Al recorrer los montes
y los valles
Y ver las bellas flores al pasar,
Al escuchar el canto de las aves
Y el murmurar del claro
manantial,
3. Cuando recuerdo del
amor divino
Que desde el cielo
al Salvador envió,
Aquel Jesús que por salvarme
vino
Y en una cruz
sufrió por mí y murió,
4. Cuando el Señor
me llame a su presencia,
Al dulce hogar,
al cielo de esplendor,
Le adoraré cantando la grandeza
De su poder y su infinito amor:


33	Oh, criaturas del Señor 
Alabad al Señor desde los cielos; alabadle en las alturas. Salmo 148:1
1 Crónicas 16:23–36; Salmo 65; 104:1–9, 31–34
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con firmeza

1. Oh, criaturas del Señor,
Cantad con melodiosa voz:
¡Alabadle! ¡Aleluya!
Ardiente sol con tu fulgor;
Oh, luna de suave esplendor:
Refrán:
¡Alabadle! ¡Alabadle!
¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya!

	(Amén.)

2. Viento veloz, potente alud,
Nubes en claro cielo azul:
¡Alabadle! ¡Aleluya!
Suave, dorado amanecer;
Tu manto, noche, al extender:
3. Oh, fuentes de agua de cristal,
A vuestro Creador cantad:
¡Alabadle! ¡Aleluya!
Oh, fuego, eleva tu loor,
Tú que nos das luz y calor:
4. Pródiga tierra maternal,
Que frutos brindas sin cesar:
¡Alabadle! ¡Aleluya!
Rica cosecha, bella flor,
Magnificad al Creador:
5. Con gratitud y con amor,
Cante la entera creación:
¡Alabadle! ¡Aleluya!
Al Padre, al Hijo Redentor,
Y al Eternal Consolador:


34	Creo en ti, Señor
Digo: ¿Qué es el hombre… para que lo visites? Salmo 8:4
Salmo 8; 148; 19:1–6
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con sencillez

1. Cuando miro las estrellas
en el cielo por doquier,
Cuando veo que destellan
y me muestran tu poder,
Cuando veo el sol radiante
y la luna en su fulgor,
Todos a una voz me dicen
que tú eres el Creador.

	Con energía

Coro:
Y creo en ti, en ti,
sólo en ti, Señor,
Y creo en ti, en ti
como el Creador;
Y creo en ti, en ti,
sólo en ti, Señor,
Y creo en ti, en ti
como el Creador.

	Con sencillez

2. Cuando miro las montañas,
los arroyos y el mar,
Cuando nace la mañana
con el sol al despuntar,
Cuando veo un bebecito
y el cuidado maternal,
Con el corazón repito
que mi Dios es el Creador.


35	El firmamento de esplendor 
Los cielos cuentan la gloria de Dios. Salmo 19:1
Job 9:1–10; Salmo 19:1–6; Job 38:1–7, 31–33
Sol
	Con amplitud

1. El firmamento de esplendor,
do estrellas lucen su fulgor,
El sol y luna con placer,
de Dios proclaman el poder.
El alba con su claridad
de él anuncia majestad;
Sus himnos toda la creación
eleva a Dios con profusión.
2. El sol cual novio celestial,
que deja el tálamo nupcial,
Prosigue su celeste andar,
loando a Dios con su brillar.
Y en la quietud reverencial
de la familia sideral
El universo en devoción
a Dios tributa bendición.


36	Oh Dios, mi soberano Rey
Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo. Hechos 4:24
Isaías 44:23–25; Salmo 146; 47
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con solemnidad

•1. Oh Dios, mi soberano Rey,
A ti daré loor;
 Tu nombre yo ensalzaré,
santísimo Señor. 
•2. Tus obras evidencia son
de infinito amor;
Y cantan con alegre voz
tu gloria y honor.
•3. Tu mano veo por doquier
en cielo, tierra y mar;
La creación inclínese
tu honra a proclamar.
4. Elevo a ti mi corazón
en alabanzas hoy;
Por todo lo que has hecho, Dios,
mi adoración te doy.


37	Loor a ti 
Alabad al Señor de los señores, porque para siempre es su misericordia. Salmo 136:3
Isaías 6:1–8; Apocalipsis 4; Salmo 77:13–20
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con reverencia

 •¡Santo, Santo, Santo,
Señor, Jehová! 
Cielo y tierra, de tu amor
Llenos hoy están, Señor;
¡Loor a ti! Amén.
LETRA: Basada en Isaías 6:3, Mary A. Lathbury, 1877, trad. Vicente Mendoza*. MÚSICA: William F. Sherwin, 1877.
38	Alabemos al Señor
Su eterno poder y deidad se hacen claramente visibles. Romanos 1:20
Salmo 65; 66:1–8; Efesios 2:1–10
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con ánimo

1. ¡Alabemos al Señor,
Dios de toda creación!
Todo su amor nos dio,
¡Aleluya!
Coro:
Grupo A (mujeres)
Agua fresca el río nos dio,
Y la luz del sol nos alumbró;
Por la noche el Padre nos cuidó.
(todos) Alabemos al Señor,
¡Aleluya!
Grupo B (varones)
¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya!
¡Aleluya!
(todos)  Alabemos al Señor,
¡Aleluya! 
2. ¡Alabemos al Señor
por la vida que nos da!
Pues al alma trae paz,
¡Aleluya!


39	Cantemos al Señor
Por asunto de derechos de autor este himno no está incluído en el himnario
Anunciemos su poder


40	Aleluya, Aleluya
Se postraron y adoraron a Dios…y exclamaban: ¡Amén, aleluya! Apocalipsis 19:4 (NVI)
Salmo 98; 8; Job 9:1–10
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con regocijo
Canon a 3 voces

j	Aleluya, aleluya,
aleluya, aleluya.
k	Aleluya, aleluya,
aleluya, aleluya.
l	Aleluya, aleluya.


42	Reina Dios 
Cuán hermosos son sobre los montes los pies… del que dice… ¡Tu Dios reina! Isaías 52:7
Salmo 93; 96; Apocalipsis 11:15–17
Si b (Capo 1 - La)
	
	Con admiración

•1. Cuán bellos son los pies
de aquel que anuncia hoy
noticias del Señor;
Predica paz, proclama gozo
y salvación:
¡Reina Dios! ¡Reina Dios!
Coro:
 ¡Reina Dios! ¡Reina Dios!
¡Reina Dios, nuestro Dios! 
2. No vimos hermosura
ni atractivo en él
cuando en la cruz murió;
Fue afligido, mas su boca
no abrió;
Redención él obró.
•3. Venció la tumba con poder
y gloria real, resucitó Jesús;
Hoy a la diestra de su Padre
él está;
¡Gloria a Dios, vive hoy!


43	Nuestra Fortaleza
Confiad en el Señor perpetuamente. Isaías 26:4
2 Samuel 22:1–7; Salmo 46; 114
Si b (Capo 3 - Sol)
	
	Con firmeza

•1. Nuestra fortaleza,
nuestra protección,
Nuestro fiel socorro,
nuestro paladión,
Nuestro gran refugio,
nuestra salvación
Es el Dios que adora
nuestro corazón.
Coro:
Nuestra fortaleza,
nuestra protección
 Es el Dios que adora
nuestro corazón. 
•2. Que la tierra toda
cambie de lugar,
Y los montes rueden
por el ancho mar;
Nuestra fortaleza
firme habrá de estar,
Porque lo inmutable
no podrá mudar.
3. A la voz tan sólo
de su voluntad
Túrbanse los mares
en su majestad;
Tiembla la montaña,
todo es vanidad,
Al vibrar su acento
por la inmensidad.
4. Que otros en sus fuerzas
quieran descansar,
O en las que el mundo
les promete dar;
Nunca todas ellas
se han de comparar
Con la que pudimos
en el cielo hallar.


44	Señor Jehová, omnipotente Dios
Yo soy el Dios omnipotente. Génesis 35:11
Salmo 104:1–9, 31–34; 144:5–11; 1 Timoteo 2:1–7
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con brillo

•1. Señor Jehová, omnipotente
Dios,
Tú que los astros riges con poder,
Oye clemente nuestra
humilde voz,
Nuestra canción
hoy dígnate atender.
2. Eterno Padre, nuestro
corazón
A ti profesa un inefable amor;
Entre nosotros tu presencia pon;
Tiéndenos, pues,
tu brazo protector.
3. A nuestra patria da tu
bendición;
Enséñanos tus leyes a guardar;
Alumbra la conciencia y la
razón;
Domina siempre
tú en todo hogar.
•4. Defiéndenos del
enemigo cruel;
Concede a nuestras
faltas corrección;
Nuestro servicio sea siempre fiel;
Y sénos tú la grande protección.
Amén, amén.


45	Castillo Fuerte
Dios es nuestro amparo y fortaleza. Salmo 46:1
Salmo 46; Lucas 21:12–18; Salmo 18:1–6, 46–50
Do
	Con amplitud

1. Castillo fuerte es nuestro Dios,
defensa y buen escudo;
Con su poder nos librará
en este trance agudo.
Con furia y con afán
acósanos Satán;
Por armas deja ver
astucia y gran poder;
Cual él no hay en la tierra.
2. Nuestro valor es nada aquí,
con él todo es perdido;
Mas por nosotros pugnará
de Dios el Escogido.
Es nuestro Rey Jesús,
el que venció en la cruz,
Señor y Salvador,
y siendo él solo Dios,
El triunfa en la batalla.
3. Aunque estén demonios mil
prontos a devorarnos,
No temeremos, porque Dios
sabrá como ampararnos.
Que muestre su vigor
Satán, y su furor;
Dañarnos no podrá;
pues condenado es ya
Por la Palabra Santa.
4. Esa palabra del Señor,
que el mundo no apetece,
Por el Espíritu de Dios
muy firme permanece.
Nos pueden despojar
de bienes y hogar,
El cuerpo destruir,
mas siempre ha de existir
De Dios el Reino eterno.


46	Canten a Dios 
La salvación es del Señor. Jonás 2:9
Exodo 15:1–8; Salmo 98:1–6; Isaías 25:1–9
Mi m
	Con gozo

1. Canten a Dios con alegría
con todo el corazón,
// Porque nos ha librado y nos
ha mostrado su salvación; //
¡Gloria a Dios, gloria a Dios!
// Porque ha hecho maravillas,
Canten alegres al Creador. //
2. Canten a Dios todos los
pueblos,
toquen arpa y tambor,
// Con guitarra y trompeta*
canten alegres al Creador; //
¡Gloria a Dios, gloria a Dios!
// Porque ha hecho maravillas,
Canten alegres al Creador. //


47	Grandes y maravillosas son 
Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso. Apocalipsis 15:3
Apocalipsis 15:2–4; Salmo 111; 92:1–8
Do m (Capo 1 - Si m)
	Con intensidad

1. Grandes y maravillosas
son tus obras;
Señor Dios Todopoderoso;
Justos y verdaderos
son tus caminos,
Rey de los santos,
Rey de los santos,
Rey de los santos.

2. ¿Quién no te temerá, oh Señor,
y glorificará tu nombre?
Pues sólo tú eres santo;
por lo cual
todas las naciones vendrán
Y te adorarán, y te adorarán.
¡Aleluya, amén!
¡Aleluya, amén!

3. Temed a Dios y dadle gloria,
porque su juicio ha llegado;
Y adorad a aquel que hizo
el cielo y la tierra,
El mar y las fuentes de las aguas.
¡Aleluya, amén!
¡Aleluya, amén!
¡Aleluya, amén!
¡Aleluya, amén!


48	Al trono majestuoso

1. Al trono majestuoso
del Dios de potestad,
Humilde vuestra frente,
naciones inclinad.
El es el ser supremo,
de todos el Señor,
Y nada al fin resiste
a Dios el Hacedor.
2. Del polvo de la tierra
su mano nos formó,
Y nos donó la vida
su aliento creador;
Después, al vernos ciegos,
caídos en error,
Cual padre al hijo amado
salud nos proveyó.
3. La gratitud sincera
nos dictará el cantar,
Y en tiernos dulces sones
al cielo subirá;
Con los celestes himnos
cantados a Jehová,
La armónica alabanza
doquier resonará.
4. Señor, a tu Palabra
sujeto el mundo está,
Y del mortal perecen
la astucia y la maldad;
Después de haber cesado
los siglos de correr,
Tu amor, verdad y gloria
han de permanecer.


49	Oh, que tuviera lenguas mil
Mi lengua hablará… de tu alabanza todo el día. Salmo 35:28
Salmo 66:1–4, 16–20; 35:9–10, 27–28; Apocalipsis 7:9–17
Sol
	Con júbilo

1. ¡Oh, que tuviera lenguas mil
para poder cantar
 Las glorias de mi
Dios y Rey,
y sus triunfos alabar! 
2. Su nombre trae consuelo y paz,
nos libra del temor;
Salud, aliento y gozo es;
vida da al pecador.
3. Quebranta el poder del mal,
al preso libra hoy;
Su sangre limpia al ser más vil,
¡Aleluya! limpio estoy.
4. Oh, mudos, de su amor hablad;
y sordos, oid su voz;
Oh, cojos, de emoción saltad;
ciegos, ved al Salvador.
5. Señor Jesús, ayúdame
tu nombre a proclamar
A todo el mundo en derredor,
tu grandeza ensalzar.


50	Te damos gracias, Señor 
Has tomado tu gran poder, y has reinado. Apocalipsis 11:17
Apocalipsis 4; 11:15–17; Salmo 93
Do
	Con solemnidad

// Te damos gracias, Señor
Dios Todopoderoso, //
El que eres y que eras
Y que has de venir,
// Porque has tomado
tu gran poder,
Y has reinado. //


51	Nuestra esperanza y protección 
Señor, tú nos has sido refugio de generación en generación. Salmo 90:1
Salmo 46; 62:1–8; 90:1–6, 12–17
Do
	Con amplitud

1. Nuestra esperanza y protección
y nuestro eterno hogar
Has sido, eres y serás
tan sólo tú, Señor.
2. Aún no habías la creación
formado con bondad,
Mas desde la eternidad
tú eras sólo Dios.
3. Delante de tus ojos son
mil años, al pasar,
Tan sólo un día que fugaz
fenece con el sol.
4. El tiempo corre arrollador
como impetuoso mar;
Y así, cual sueño ves pasar
cada generación.
5. Nuestra esperanza y
protección
y nuestro eterno hogar,
En la tormenta o en la paz,
sé siempre tú, Señor.


52	Jehová es mi luz y salvación 
Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Salmo 27:1
Salmo 27; 56:1–4; Isaías 60:1–3, 18–22
Sol
	Con ánimo

// Jehová es mi luz y salvación, //
// ¿De quién temeré? //
// Jehová es la fortaleza de mi
vida; //
// ¿De quién he de
atemorizarme? //
// Aguarda a Jehová, //
Esfuérzate y aliéntese tu corazón;
Sí, espera a Jehová.
// Jehová es mi luz y salvación, //
// ¿De quién temeré? //


53	Jehová está en medio de ti 
Habitaré… entre ellos, y seré su Dios. 2 Corintios 6:16
Sofonías 3:14–17; Levítico 26:6–13; Ezequiel 37:25–28
Si b (Capo 1 - La)
	Con entusiasmo

Jehová está en medio de ti, poderoso;
El salvará, se gozará sobre ti
con alegría;
Callará de amor,
se gozará sobre ti con cánticos.
Jehová está en medio de ti, poderoso,
¡Poderosísimo!


54	Poderoso es él 
[Dios] es poderoso para guardaros sin caída. Judas v. 24
Salmo 89:1–8; Efesios 3:14–21; Sofonías 3:14–17
Si b (Capo 1 - La)
	Con vigor

Aquel que es poderoso,
muy poderoso,
Para guardaros sin caída,
¡Poderoso es él!
Y presentaros sin mancha
delante de su gloria
Con gran alegría,
¡Poderoso es él!

	Con reverencia

Al único y sabio Dios,
nuestro Salvador,
Sea gloria y majestad,
imperio y potencia,
Ahora y por todos los siglos.
Amén.

	Con vigor

Aquel que es poderoso,
muy poderoso,
Para guardaros sin caída,
¡Poderoso es él!
Y presentaros sin mancha
delante de su gloria
Con gran alegría,
¡Poderoso es él!


55	Te alabarán, oh Jehová 
Te alabarán, oh Señor, todos los reyes. Salmo 138:4
Salmo 138:1–5; 10:12–18; 144:5–11
Fa (Capo 1- Mi)
	Con alegría

Te alabarán, oh Jehová,
todos los reyes,
Todos los reyes de la tierra;
Porque han oído
los dichos de tu boca,
Y cantarán de los caminos
de Jehová.
// Porque la gloria de Jehová es grande,
Porque Jehová es excelso en sus
caminos;
Porque Jehová atiende al
humilde,
Mas mira de lejos al altivo. //


56	El que habita al abrigo de Dios 
El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Salmo 91:1
Salmo 91; 27; 17:1–8
Fa m (Capo 1 - Mi m)
	Con confianza

1. El que habita al abrigo de Dios
Morará bajo sombras de amor;
Sobre él no vendrá ningún mal
Y en sus alas feliz vivirá.
Coro:
Oh, yo quiero habitar
al abrigo de Dios,
Sólo allí encontraré paz
y profundo amor.
Mi delicia es con él
comunión disfrutar
Y por siempre su nombre alabar.
2. El que habita al abrigo de Dios
muy feliz ciertamente será;
Angeles guardarán su salud
Y sus pies nunca resbalarán.
3. El que habita al abrigo de Dios
Para siempre seguro estará;
Caerán a su diestra diez mil
Mas a él no vendrá mortandad.


58	Cantad, alabad
(RESPUESTA MUSICAL)
Cantadle cántico nuevo; hacedlo bien, tañendo con júbilo. Salmo 33:3
Salmo 33:1–12; 66:1–8; Efesios 5:8–20
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con júbilo

 ¡Cantad, cantad,
(Cantad, cantad,)
Cantad, alabad a Dios! 


59	Grande es tu fidelidad
Nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana. Lamentaciones 3:22–23
Lamentaciones 3:19–26; Salmo 36:5–10; 19:1–6
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con admiración

•1. Oh, Dios Eterno,
tu misericordia
Ni una sombra de duda tendrá;
Tu compasión y bondad
nunca fallan
Y por los siglos el mismo serás.
Coro:
¡Oh, tu fidelidad!
¡Oh, tu fidelidad!
Cada momento la veo en mí.
 Nada me falta,
pues todo provees,
¡Grande, Señor, es tu
fidelidad! 
•2. La noche oscura, el sol y
la luna,
Las estaciones del año también,
Unen su canto cual fieles criaturas,
Porque eres bueno,
por siempre eres fiel.
3. Tú me perdonas,
me impartes el gozo,
Tierno me guías por sendas de paz;
Eres mi fuerza, mi fe, mi reposo,
Y por los siglos mi Padre serás.


60	Nuestro Dios y Padre eterno
[Dios]… será restaurador de tu alma, y sustentará tu vejez. Ruth 4:15
Salmo 55:16–23; Romanos 8:28–39; Mateo 6:25–34
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con ternura

•1. Nuestro Dios y Padre eterno
a sus hijos cuida tierno;
Con amor los guía siempre,
en su seno los protege.
•2. En pobreza o abundancia
su fiel provisión alcanza;
Aunque pruebas mil asaltan,
sus cuidados nunca faltan.
•3. Sabe de sus aflicciones;
siente sus tribulaciones;
Les consuela en tristeza,
y les da su fortaleza.
4. De su amor constante y
fuerte,
ni la vida ni la muerte
Nunca pueden separarles;
protección se goza en darles.
5. A sus hijos Dios sustenta,
bendiciones les aumenta;
Ni avecillas en su nido
tal cuidado han recibido.


61	El Señor es mi pastor 
En lugares de delicados pastos me hará descansar. Salmo 23:2
Salmo 23; Isaías 40:1–11; Hebreos 13:20–25
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con confianza

•1. El Señor es mi pastor,
y nada, pues, me faltará;
Entre pastos delicados
me hará él descansar;
Junto a aguas de reposo
siempre me pastoreará,
Coro:
El Señor es mi pastor,
Nada, pues, me faltará.
•2. Fortalecerá mi alma
cuando débil yo esté;
Guiaráme por las sendas
de justicia por amor;
Aunque ande entre sombras,
mal ninguno temeré,
3. Con tu vara y tu cayado
siempre aliento me darás;
Aderezarás mi mesa
ante todo angustiador;
Tú ungiste mi cabeza
y mi copa llena está,
4. Ciertamente sus bondades
cada día gozaré,
Y en la casa de mi Padre
largos días moraré;
Mientras tanto por su gracia
este salmo cantaré:


62	Eres mi protector 
Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia. Salmo 32:7
Salmo 32; 1 Samuel 2:1–10; 2 Samuel 22:1–7
La m
	
	Con serenidad
Canon a 2 voces

j Eres mi protector,
llenas mi corazón
Con cánticos de liberación;
De angustia me guardarás.
Confiaré en ti, k
Confiaré en ti; débil soy,
Mas fuerte seré
Con poder del Señor.
Eres mi protector,
llenas mi corazón
Con cánticos de liberación;
De angustia me guardarás.
Confiaré en ti.


63	Oh amor de Dios
Con amor eterno te he amado. Jeremías 31:3
Efesios 3:14–21; Romanos 8:28–39; Efesios 2:1–10
Do
	Con emoción

1. ¡Oh amor de Dios! Su
inmensidad,
El hombre no podría contar,
Ni comprender la gran verdad
Que Dios al hombre pudo amar.
Cuando el pecar entró al hogar
de Adán y Eva en Edén,
Dios les sacó, mas prometió
un Salvador también.

Coro:
¡Oh amor de Dios! brotando está,
Inmensurable, eternal;
Por las edades durará,
Inagotable raudal.
2. Si fuera tinta todo el mar,
Y todo el cielo un gran papel,
Y cada hombre un escritor,
Y cada hoja un pincel,
Nunca podrían describir
el gran amor de Dios
Que al hombre pudo redimir
de su pecado atroz.
3. Y cuando el tiempo pasará
con cada reino mundanal,
Y cada reino caerá
con cada trama y plan carnal,
El gran amor del Redentor
por siempre durará;
La gran canción de salvación
su pueblo cantará.


64	Dios es amor
En su amor y en su clemencia los redimió. Isaías 63:9
Juan 3:11–21; Romanos 8:28–39; 2 Corintios 5:11–21
Sol
	Con alegría

¡Dios es amor! ¡Dios es amor!
La Biblia nos dice
el mensaje sublime
que Dios es amor, ¡Oh sí!
¡Dios es amor! ¡Dios es amor!
Los ángeles cantan,
los hombres proclaman
Que ¡Dios es amor!


65	Qué maravilla es
No hay Dios semejante a ti en el cielo ni en la tierra. 2 Crónicas 6:14
1 Juan 3:1–3; Isaías 40:21–26; Job 26:7–14
Si b (Capo 3 - Sol)
	Con admiración

1. Cuán hermosa es la luz del
ocaso,
Y precioso es el amanecer,
Pero más glorioso es el gran amor
Que el Señor derramó en mi ser.
Coro:
¡Qué maravilla es,
qué maravilla es
Que el Señor me ama a mí!
 ¡Qué maravilla es,
qué maravilla es
Que el Señor me ama a mí! 
2. Admirable es la siega
abundante,
Las estrellas, la luna y el sol,
Pero más glorioso es el gran amor
Que me da nueva vida y perdón.


66	REFLEXIÓN: Mi Dios y Padre Celestial

[vea 23 +++]
Dios mío, estoy maravillado ante tu grandeza. Eres el Creador que esparciste en el espacio vacío los miles de millones de estrellas y que llamas a cada una por nombre.
Tú formaste nuestro bello mundo con sus majestuosas montañas y vastos mares.
Diseñaste la fragante rosa y diste melodías al ruiseñor. Sostienes las galaxias inmensas, así como los átomos invisibles.
Tú encauzas la historia por tu soberano poder. Las grandes naciones te son como el polvo en la balanza y ni un solo pajarillo cae sin ti. Eres el principio y el fin; desde la eternidad hasta la eternidad, tú eres Dios.
Eres perfecto en santidad y justicia, pero también grande en amor y misericordia. Enviaste a tu Hijo a morir por mí, un pecador condenado, y me diste nueva vida por fe en él. Ahora soy tuyo para siempre.
¡Padre celestial, cuando contemplo la magnitud de tu persona y tus obras, un cántico de adoración y gratitud brota de mi corazón hacia ti!
Honremos a la Trinidad


67	Padre Eterno
Adoremos y postrémonos… delante del Señor. Salmo 95:6
Juan 14:15–26; Salmo 95:1–7; Hechos 17:22–28
La b (Capo 1 - Sol)
	Con intensidad

1. Padre eterno, me postro ante ti,
Padre eterno, me postro ante ti;
Yo te amo, te adoro,
Te rindo loor; Padre eterno,
me postro ante ti.
2. Jesucristo, te alabaré,
Jesucristo, te alabaré;
Yo te amo, te adoro,
Te rindo loor;
Jesucristo, te alabaré.
3. Santo Espíritu Consolador,
Santo Espíritu Consolador;
Tú me guías, me ayudas,
y vives en mí,
Santo Espíritu Consolador.
4. Tres personas en un solo Dios,
Tres personas en un solo Dios;
¡Maravilla sublime,
Te exaltaré!
Tres personas en un solo Dios.


68	A nuestro Padre Dios
Se postraron sobre sus rostros y adoraron al que vive por los siglos de los siglos. Apocalipsis 5:14
Salmo 119:54–57; Gálatas 1:1–5; 1 Pedro 4:7–16
Fa (Capo 1 - Mi
	Con solemnidad

1. A nuestro Padre Dios
alcemos nuestra voz,
¡Gloria a él!
Tal fue su amor que dio
al Hijo que murió,
Y así nos redimió,
¡Gloria a él!
2. A nuestro Salvador
demos con fe loor;
¡Gloria a él!
Su sangre derramó;
con ella nos lavó,
Y el cielo nos abrió,
¡Gloria a él!
3. Al fiel Consolador
celebre nuestra voz;
¡Gloria a él!
Con celestial fulgor
nos muestra el amor
De Cristo, el Señor;
¡Gloria a él!
4. Con gozo y amor,
cantemos con fervor
al Trino Dios.
En la eternidad
mora la Trinidad;
 ¡Por siempre alabad
al Trino Dios! 


69	De boca y corazón
Cantad a Jehová con alabanza, cantad con arpa a nuestro Dios. Salmo 147:7
Isaías 40:1–11; Salmo 57; 111
Fa (Capo 1 - Mi.
	Con amplitud

1. De boca y corazón
load al Dios del cielo;
Pues dionos bendición,
salud, paz y consuelo.
Tan sólo a su bondad
debemos nuestro ser;
Su santa voluntad
nos guía por doquier.
2. Oh, Padre celestial,
ven, danos este día
Un corazón filial
y lleno de alegría.
Consérvenos la paz
tu brazo protector;
Deseamos ver tu faz
en comunión, Señor.
3. Dios Padre, Creador,
con gozo te adoramos.
Dios Hijo, Redentor,
tu salvación cantamos.
Dios Santificador,
te honramos en verdad.
 Te ensalza nuestra voz,
bendita Trinidad. 


70	Himno a la Trinidad

1	¡Gloria al Todopoderoso,
el Autor de salvación!
Padre Santo, te exaltamos
con la voz y el corazón,
Por tu gracia sempiterna,
por tu amor y tu bondad,
Por tu gran misericordia,
tu justicia y santidad.
2.	¡Gloria al Verbo encarnado,
Jesucristo el Mediador!
Guíanos, Pastor bendito,
en la senda de tu amor;
Redentor y luz del mundo,
muéstranos tu potestad;
Soberano Rey del cielo,
haz aquí tu voluntad.
3.	¡Gloria al Santo Paracleto,
nuestro fiel Consolador!
Llénanos de paz y gozo,
danos fuerza y valor;
Ilumina nuestras mentes,
guíanos en tu verdad,
Para que podamos siempre
caminar en santidad.
4.	¡Gloria al Trino Dios cantamos,
quien nos dio la redención!
Nuestros labios toca ahora
para hablar con compasión,
Nuestro oído haz que escuche
de las almas el clamor,
Nuestros ojos abre para ver
al mundo con tu amor.


71	Padre, te adoro
Adorarán al Padre en espíritu y en verdad. Juan 4:23
Nehemías 9:1–6; Salmo 31:14–24; Juan 4:15–29
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con solemnidad


	
	Canon a 3 voces

•1.
	j
	Padre, te adoro;


	k
	Doy a ti mi vida;


	m
	Cuánto te amo.

•2.
	
	Cristo, te adoro;


	
	Doy a ti mi vida;


	
	Cuánto te amo.

•3.
	
	Espíritu Santo,


	
	Doy a ti mi vida;


	
	Cuánto te amo.


72	Oh Padre, eterno Dios
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Mateo 28:19
Tito 3:3–8; Salmo 66:1–8; 2 Corintios 13:3–14
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con amplitud

•1. ¡Oh Padre, eterno Dios!
Alzamos nuestra voz
en gratitud
Por lo que tú nos das
con sin igual amor,
Hallando nuestra paz en ti,
Señor.
•2. ¡Bendito Salvador!
Te damos con amor
el corazón;
Y aquí nos puedes ver,
que humildes a tu altar
Venimos a ofrecer precioso don.
•3. ¡Espíritu de Dios!
Escucha nuestra voz,
y tu bondad
Derrame en nuestro ser
divina claridad,
Para poder vivir en santidad.


73	Te loamos, oh Dios
Yo me alegraré en Jehová, y me gozaré en el Dios de mi salvación. Habacuc 3:18
Apocalipsis 19:1–10; 1 Crónicas 16:23–36; Judas vv. 20–25
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con reverencia

•1. Te loamos ¡Oh Dios!
con unánime voz,
Porque en Cristo tu Hijo
nos diste perdón.
Coro:
¡Aleluya! te alabamos,
¡Cuán grande es tu amor!
 ¡Aleluya! te adoramos,
Bendito Señor. 
•2. Te loamos, Jesús,
Quien tu trono de luz
Has dejado por darnos
Salud en la cruz.
•3. Te damos loor,
Santo Consolador,
Quien nos llenas de gozo
Y santo valor.
•4. Unidos load
A la gran Trinidad,
Que es la fuente de gracia,
Virtud y verdad.


74	Loor a tu nombre

Oh Dios, como es tu nombre, así es tu alabanza hasta los confines de la tierra;
No a nosotros, SEÑOR, no a nosotros
Sino a tu nombre da gloria,
Por tu misericordia, por tu verdad.
Salmo 48:10a; 115:1 (BLA)


75	Cantad al Señor
Cantad al Señor cántico nuevo. Salmo 96:1
Salmo 30; 146; 98:1–6
Mi m
	Con júbilo

1. Cantad al Señor un cántico
nuevo,
Cantad al Señor un cántico
nuevo,
Cantad al Señor un cántico
nuevo;
Cantad al Señor, cantad al Señor.
2. Él es Creador y dueño de todo,
Él es Creador y dueño de todo,
Él es Creador y dueño de todo;
Cantad al Señor, cantad al Señor.
3. Cantad a Jesús, porque él es
digno,
Cantad a Jesús, porque él es
digno,
Cantad a Jesús, porque él es
digno;
Cantad al Señor, cantad al Señor.
4. Es él quien nos dio su
Espíritu Santo,
Es él quien nos dio su
Espíritu Santo,
Es él quien nos dio su
Espíritu Santo;
Cantad al Señor, cantad al Señor.
5. Cantad al Señor,
“¡Amén, aleluya!”
Cantad al Señor,
“¡Amén, aleluya!”
Cantad al Señor,
“¡Amén, aleluya!”
 Cantad al Señor,
cantad al Señor. 


76	Santo, Santo
Y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor. Apocalipsis 4:8
Apocalipsis 15:2–4; Isaías 6:1–8; 1 Juan 5:1–7
Do
	Con devoción

1. Santo, santo; santo, santo;
Santo, santo eres tú, Señor
amado;
Elevamos nuestra voz en
alabanza ante ti;
Santo, santo; santo, santo.
2. Padre eterno, Padre eterno;
Somos hijos bendecidos,
Padre eterno;
Y con cánticos de gozo te
rendimos gratitud;
Padre eterno, Padre eterno.
3. Jesucristo, Jesucristo;
Somos salvos por tu sangre, Jesucristo;
Y con notas de alegría hoy
cantamos tu loor;
Jesucristo, Jesucristo.
4. Santo Espíritu, Santo Espíritu;
Nos enseñas y nos guías,
Santo Espíritu;
Y con gracias te alabamos
por tu obra en nuestro ser;
Santo Espíritu, Santo Espíritu.
5. Aleluya, aleluya;
Con amor te adoramos,
Dios bendito;
Y ofrecemos nuestra vida
en señal de gratitud;
Aleluya, aleluya.


77	Honremos a la Trinidad

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación,
Es también quien nos ha sellado y ha puesto como garantía al Espíritu en nuestros corazones.
Ahora bien, hay diversidad de dones; pero el Espíritu es el mismo.
Hay también diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo.
También hay diversidad de actividades, pero el mismo Dios es el que realiza todas las cosas en todos.
Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como habéis sido llamados a una sola esperanza de vuestro llamamiento.
Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo,
Un solo Dios y Padre de todos, quien es sobre todos, a través de todos y en todos.
2 Corintios 1:3, 22; 1 Corintios 12:4–6; Efesios 4:4–6 (RVA)


78	Gloria a tu nombre por doquier
El nombre de nuestro Señor…sea glorificado. 2 Tesalonicenses 1:12
1 Pedro 4:7–16; Mateo 17:1–5; Efesios 5:8–20
Do
	
	Con reverencia

•1. Padre, te amo,
te alabo y te adoro;
Gloria a tu nombre por doquier.
Gloria a ti, Señor,
Gloria a ti, Señor;
Gloria a tu nombre por doquier.
•2. Cristo, te amo,
te alabo y te adoro;
Gloria a tu nombre por doquier.
Gloria a ti, Señor,
Gloria a ti, Señor;
Gloria a tu nombre por doquier.
•3. Espíritu, te alabo
y te adoro;
Gloria a tu nombre por doquier.
 Gloria a ti, Señor,
Gloria a ti, Señor;
Gloria a tu nombre
por doquier. 


79	Eterno Padre celestial
Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él. 1 Juan 1:5
Génesis 2:4–7; Hebreos 1:1–9; Judas vv. 20–25
Do
	
	Con majestuosidad

•1. Eterno Padre celestial,
Autor de toda la creación,
Que en el espacio sideral
Pusiste astros, luna y sol;
Oh, guárdanos de todo mal,
Concédenos tu protección.
•2. Oh, Luz que brota de su luz,
Brillando siempre
en sombra y sol,
Con inefable magnitud,
De Dios eterno resplandor;
Radiante Sol de plenitud,
Oh, llénanos de tu amor.
•3. Tu Santo Espíritu aquí
Dirija siempre nuestra acción;
Gozoso el día pase así,
Por tu constante dirección;
Al descansar repose en ti,
Seguro, nuestro corazón.


80	Adoradle
Alabaré tu nombre por tu misericordia y tu fidelidad. Salmo 138:2
Salmo 95:1–7; 66:1–8; Lucas 1:68–75
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con reverencia

1. Dad al Padre toda gloria,
Dad al Hijo todo honor,
Y al Espíritu Divino,
Alabanzas de loor.
Coro:
Adoradle, adoradle,
Adorad al Salvador.
(al Salvador.)
Tributadle toda gloria,
Pueblo suyo por su grande amor.
2. Entonadle un canto nuevo,
Huestes libres del Señor;
Tierra, cielo, mar y luna,
Gloria dan al Trino Dios.
3. ¡Adoradle, oh Iglesia!
Por Jesús tu Redentor,
Rescatada por su gracia,
Libre por su grande amor.
Ultimo coro:
Yo te adoro, yo te adoro,
Yo te adoro, buen Jesús.
(mi buen Jesús.)
 Yo te adoro reverente,
¡Oh, Cordero santo de mi Dios! 


81	Lo que respira
Todo lo que respira alabe al SEÑOR. ¡Aleluya! Salmo 150:6 (BLA)
Salmo 150; 92:1–8; 33:1–12
Do
	
	Con júbilo

Alabad a nuestro Dios en
su santuario,
por la hermosura de su cielo,
por sus proezas alabadle a él.
Alabadle por la grandeza de su nombre,
con el sonido de bocina,
salterio y arpa, a la vez cantad.
Alabadle con el alegre
pandero,
con el candor de la danza;
cantad con gozo al Señor.
Alabadle con cuerdas,
flautas y címbalos
de júbilo resonantes.
En su lenguaje
todo lo que respira
alabe al Señor.
Lo que respira
alabe al Señor. ¡Amén!


82	Te alabaremos, Señor

Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.
Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo.
Reconoced que Jehová es Dios; él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.
Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre.
Salmo 100:1–4 (RVR)


83	A Dios cantad
Cantad a Dios, cantad al Señor. Salmo 68:32
2 Corintios 13:11, 14; Salmo 66:1–8; Apocalipsis 19:1–10
Re m
	
	Con vigor


	
	Canon a 3 voces

j	Al Padre alabad,
k	Al Hijo load,
l	A Dios cantad;
Al Santo Espíritu adorad,
A Dios celebrad.
(Letra hebrea)
j	¡Shalom javerim!
k	¡Shalom javerim!
l	¡Shalom! ¡Shalom!
La paz del Señor contigo esté,
¡Shalom! ¡Shalom!


84	Entraré por sus puertas 
Entrad por sus puertas con acción de gracias. Salmo 100:4
Salmo 100; 95:1–7; 118:1, 19–24
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con alegría

• Entraré por sus puertas con
cantos de loor,
Por sus atrios con alabanza;
Y diré, “Este es el día que
hizo el Señor;
Me gozaré y alegraré en él”.
Yo le alabaré, yo le alabaré,
Me gozaré y alegraré en él.
 Yo le alabaré, yo le alabaré,
Me gozaré y alegraré en él. 


85	Dios está aquí
¿No lleno yo, dice el Señor, el cielo y la tierra? Jeremías 23:24
Salmo 139:1–12; Mateo 1:18–23; Juan 14:12–24
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con emoción

• Dios está aquí, tan cierto como
el aire que respiro,
Tan cierto como la mañana se
levanta,
Tan cierto como que le canto y
me puede oír.


86	Yo te exalto
Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios, y sobre toda la tierra. Salmo 108:5
Salmo 99; Isaías 57:15–19; 25:1–9
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con reverencia

• Yo te exalto, Dios mi Padre;
Yo te exalto, Dios mi Rey.
Eres sublime sobre la tierra
Y te adoro, oh mi Dios.
(Otras posibilidades)
Yo te sirvo…
Yo te alabo…


87	Adoremos a Dios

Dios es espíritu; y es necesario que los que le adoran, le adoren en espíritu y en verdad.
Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.
¡Aleluya! Ciertamente es bueno cantar salmos a nuestro Dios;
Ciertamente es agradable y bella la alabanza.
Juan 4:24; Deuteronomio 6:5; Salmo 147:1 (RVA)


88	Venid, nuestras voces unamos
Oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: ¡Aleluya! Apocalipsis 19:1
Filipenses 2:1–11; Apocalipsis 5; Salmo 138:1–5
Do
	
	Con solemnidad

1. Venid, nuestras voces con
gozo unamos
Cantando alabanzas a Cristo
el Señor;
Las huestes del cielo le están glorificando;
Loémosle también con
sincero amor.
2. Los ángeles cantan
“Es digno el Cordero”;
Pues él por nosotros murió
en la cruz;
Con su sacrificio pagó
nuestro pecado;
Con gratitud cantemos a
Cristo Jesús.
3. Venció a la muerte y resucitado
Subió exaltado a la diestra de Dios;
Es digno de honra, poder y
alabanza;
 Su nombre bendecimos,
con alma y voz. 
4. Un día la entera creación, de
rodillas,
Reconocerá que Jesús es Señor;
Por todos los siglos él reinará
triunfante;
Los salvos cantaremos al gran
Redentor.


89	Vine a alabar a Dios
Cantaré salmos a mi Dios mientras viva. Salmo 146:2
Salmo 146; 104:1–9, 31–34; 147:1–11
Do
	Con vigor

Vine a alabar a Dios,
Vine a alabar a Dios,
Vine a alabar su nombre,
Vine a alabar a Dios.
El vino a mi vida
un día muy especial,
Cambió mi corazón,
me enseñó un camino mejor,
Y esa es la razón
por la que digo que
// vine a alabar a Dios. //


90	Te exaltaré, mi Dios, mi Rey 
Generación a generación celebrará tus obras. Salmo 145:4
Salmo 145:1–13; 69:30–34; 34:1–10
Re m
	Con energía

1. Te exaltaré, mi Dios, mi Rey,
Y bendeciré tu nombre
Eternamente y para siempre;
Cada día te bendeciré.
Y alabaré tu nombre
eternamente y para siempre;
Grande es Jehová
y digno de suprema alabanza;
Y su grandeza es inescrutable;
Cada día te bendeciré.
2. Generación a generación
Celebrará tus obras,
Y anunciará tus poderosos
hechos;
Cada día te bendeciré.
Y alabaré tu nombre
eternamente y para siempre;
Grande es Jehová
y digno de suprema alabanza;
Y su grandeza es inescrutable;
Cada día te bendeciré.


91	Señor, ¿quién entrará? 
Señor, ¿quién habitará en tu tabernáculo? Salmo 15:1
Salmo 15; 24; Mateo 5:2–12
Sol
	Con ánimo

1. Señor, ¿quién entrará en tu
santuario para adorar?
Señor, ¿quién entrará en tu
santuario para adorar?
// El limpio de manos,
de corazón puro,
Que no es vanidoso,
y sabe amar. //
2. Señor, yo quiero entrar en tu
santuario para adorar.
Señor, yo quiero entrar en tu
santuario para adorar.
// Mis manos, oh, limpia,
mi ser purifica,
Mi vanidad quita,
y dame tu amor. //
3. Señor, ya puedo entrar en tu
santuario para adorar.
Señor, ya puedo entrar en tu
santuario para adorar.
// Pues tú me has limpiado,
me has perdonado,
Tu Espíritu Santo
me llena de amor. //


92	El cielo canta alegría
Alégrense los cielos, y gócese la tierra. 1 Crónicas 16:31
Salmo 8; 19:1–6; Efesios 2:1–10
Do m (Capo 1- Si m)
	Con gozo

1. ¡El cielo canta alegría!
¡Aleluya!
Porque en tu vida y la mía
Brilla la gloria de Dios.
// ¡Aleluya! ¡Aleluya! //
2. ¡El cielo canta alegría!
¡Aleluya!
Porque a tu vida y la mía
Vino el amor de Jesús.
// ¡Aleluya! ¡Aleluya! //
3. ¡El cielo canta alegría!
¡Aleluya!
Porque tu vida y la mía
Proclamarán al Señor.
// ¡Aleluya! ¡Aleluya! //


93	Aleluya 
Y oí… la voz de una gran multitud…que decía: ¡Aleluya! Apocalipsis 19:6
Apocalipsis 19:1–10; 11:15–17; 7:9–17
Sol
	Con serenidad

1. Aleluya, aleluya,
aleluya, aleluya,
 Aleluya, aleluya,
aleluya, aleluya. 
2. /// Dios mi Padre, yo te amo, ///
Aleluya, aleluya.
3. /// Jesucristo, te alabo, ///
aleluya, aleluya.
4. /// Santo Espíritu, te adoro, ///
Aleluya, aleluya.
(Otras posibilidades:)
Cristo viene, pronto viene,…
Eres digno, Rey eterno,…
Te exalto en mi vida,…
Contaré tus maravillas,…


94	Por la mañana*
Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré. Salmo 63:1
Salmo 63:1–8; 42; Zacarías 12:10
Do
	Con sentimiento

1. Por la mañana yo dirijo mi
alabanza
A Dios que ha sido y es mi única
esperanza.
Por la mañana yo le invoco
con el alma
Y le suplico que me dé su
dulce calma.
El nos escucha, pues nos
ama tanto,
Y nos alivia de cualquier
quebranto.
Nos da su mano poderosa
y fuerte,
Para librarnos de la misma
muerte.
2. Cuando la noche se aproxima,
tenebrosa,
En elevarle mi oración
mi alma goza;
Siento su paz inagotable,
dulce y grata
Porque temores y ansiedad,
Cristo los mata.
También elevo mi cantar al cielo
Cuando a la tierra baja negro velo.
El sol se oculta, pero queda
Cristo,
A quien mis ojos en el sueño
han visto.
3. Brilla su lumbre bienhechora
mientras duermo;
Pone su mano sobre mí
si estoy enfermo.
Me fortalece, me alienta
con el sueño,
Pues es mi Dios, mi Redentor
y él es mi dueño.
Y al despertar por la mañana
siento
Que Dios invade mi alma y
pensamiento;
Veo a Jesús, mi Redentor
amado,
Por mi pecado en una cruz
clavado.
4. Veo la sangre de sus manos
que ha brotado;
Veo la sangre borbotando
en un costado;
Una corona con espinas en
su frente,
La multitud escarneciéndole insolente.
Pero, ¡qué dicha cuando
al cielo sube,
Lleno de gloria en majestuosa
nube!
Pero, ¡qué dicha cuando
al cielo sube,
Lleno de gloria en majestuosa
nube!


95	Ante su presencia 
Venid ante su presencia con regocijo. Salmo 100:2
Salmo 100; 106:47–48; 117
Do
	
	Con gozo


	
	Canon a 4 voces

1
	j
	Ante su presencia canta,


	k
	“Aleluya,


	l
	Aleluya,


	m
	Aleluya”.

Otras posibilidades en vez de “Aleluya”:
2.
	“Cristo es Señor”.

3.
	“Dios es mi Rey”.

4.
	“Gloria al Señor”.



96	Las primicias del día
Oh Señor, de mañana me presentaré delante de ti, y esperaré. Salmo 5:3
Salmo 5:1–8, 11–12; Daniel 6:10–23; Salmo 55:16–23
Mi m
	Con regocijo

1. Me despierto con ganas de
verlo;
Las primicias del día le doy.
Comenzar con el Rey me anima;
Confesarle, “Señor, tuyo soy”.
Coro:
Yo te doy este día, Señor;
Yo te doy esta vida, Señor.
De tu mano yo quiero seguir,
Controlado por ti al vivir.
2. Un momento contigo es oro;
Conversar con el Rey es mi
honor.
Me impartes tu sabiduría;
Me inspira tu carta de amor.


97	Señor, Señor

Señor, Señor, tú antes, tú
después, tú en la inmensa
hondura del vacío y en
la hondura interior:
Tú en la aurora que canta
y en la noche que piensa;
Tú en la flor de los cardos
y en los cardos sin flor.
Amado Nervo, s. 19 


98	Te amo, Rey
Te amo, oh Señor. Salmo 18:1
Juan 20:26–31; Salmo 24; 45:1–6
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con reverencia

• Te amo, Rey, y levanto mi voz
Para adorarte, mi Salvador.
Me gozo en ti y te alabo, mi Dios;
 Dulce sea mi canto a ti,
oh Señor. 
(Version original)
Te amo, Rey, y levanto mi voz
Para adorar y gozarme en ti.
Regocíjate y escucha, mi Rey:
Que sea un dulce sonar para ti.


99	Quiero Alabarte
Alabad al Señor, invocad su nombre. 1 Crónicas 16:8
1 Crónicas 16:23–36; Salmo 105:1–5; 145:1–13
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con adoración

•1. Quiero alabarte más y más aún;
Quiero alabarte más y más aún;
Buscar tu voluntad,
Tu gracia conocer,
Quiero alabarte.
•2. Quiero amarte más y más aún;
Quiero amarte más y más aún;
Buscar tu voluntad,
Tu gracia conocer,
Quiero amarte.
•3. Quiero servirte más y más aún;
Quiero servirte más y más aún;
Buscar tu voluntad,
Tu gracia conocer,
Quiero servirte.
(2nda voz) (DISCANTE)
Las aves del cielo cantan para ti;
Las bestias del campo reflejan tu poder;
Quiero cantar,
Quiero levantar a ti mi canto.


100	En mi vida gloria te doy
Para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo. 1 Pedro 4:11
1 Pedro 4:7–16; Filipenses 1:15–21; Romanos 15:5–13
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con devoción

•1. En mi vida gloria te doy,
gloria te doy,
 En mi vida gloria te doy,
Señor. 
•2. En mi canto gloria te doy,
gloria te doy,
En mi canto
gloria te doy, Señor.
•3. En tu iglesia gloria te doy,
gloria te doy,
En tu iglesia gloria te doy, Señor.


101	Bendice, alma mía
Bendice, alma mía, a Jehová. Salmo 103:22
Salmo 103:1–13; 62:1–8; 146
Sol
	Con amplitud

1. Bendice, alma mía,
bendice al Señor,
 Bendiga mi ser
su santo nombre. 
2. Bendice, alma mía,
bendice al Señor,
No olvides jamás
sus beneficios.


102	Canta, canta alma mía 
Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Salmo 103:1
Salmo 103:1–13; 148; 150
Si b (Capo 1 - La)
	Con júbilo

1. Canta, canta alma mía,
A tu Rey y tu Señor;
Reconoce sus bondades;
Te bendice con favor.
Canta, canta, alma mía,
Canta de su gran amor.
2. Canta su misericordia,
Que a tus padres protegió;
En su amor te dio la vida,
Te cuidó y perdonó.
Canta, canta, alma mía,
Canta al Dios que te salvó.
3. Como padre te conoce,
Sabe tu debilidad,
Con su brazo te conduce,
Te protege de maldad.
Canta, canta, alma mía,
Canta su fidelidad.
4. Ángeles y querubines,
Que su majestad cantáis,
Oh, estrellas, sol y luna,
Que los cielos domináis,
 Todos juntos, alabemos,
Adorando a nuestro Dios. 


103	Cantaré a tu nombre

A Jehová cantaré en mi vida; a mi Dios cantaré salmos mientras viva.
Mi corazón está dispuesto, oh Dios; cantaré y entonaré salmos; esta es mi gloria.
Te alabaré, oh Jehová, entre los pueblos; a ti cantaré salmos entre las naciones.
Porque más grande que los cielos es tu misericordia, y hasta los cielos tu verdad.
Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios, y sobre toda la tierra sea enaltecida tu gloria.
Te amo, oh Jehová, fortaleza mía.
Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador;
Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré;
Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio.
Invocaré a Jehová, quien es digno de ser alabado.
Viva Jehová, y bendita sea mi roca, y enaltecido sea el Dios de mi salvación;
Por tanto yo te confesaré entre las naciones, oh Jehová, y cantaré a tu nombre.
Salmo 104:33; 108:1, 3–5; 18:1–3a, 46, 49 (RVR)


104	Nunca, Dios mío
Sin cesar damos gracias a Dios. 1 Tesalonicenses 2:13
Salmo 51:10–17; 63:1–8; 40:1–5, 16
La b (Capo 1 - Sol)
	Con serenidad

1. Nunca, Dios mío, cesará mi
labio
De bendecirte, de cantar tu
gloria,
Porque conservo de tu amor inmenso
Grata memoria.
2. Cuando perdido en mundanal
sendero,
No me cercaba sino niebla
oscura,
Tú me miraste, y alumbróme
un rayo
De tu luz pura.
3. Cuando inclinaba mi abatida
frente
Del mal obrar el oneroso yugo,
Dulce reposo y eficaz alivio
Darme te plugo.


105	Alabad al Rey del cielo
Jehová es Rey eternamente y para siempre. Salmo 10:16
Salmo 10:12–18; 92:1–8; 147:1–11
Sol m (Capo 3 - Mi m)
	Con firmeza

1. Alabad al Rey del cielo,
A sus pies rendid loor;
Redimidos, perdonados,
Alabadle con amor.
Coro:
Aleluya, aleluya, aleluya,
Alabadle sin cesar;
Alabadle sin cesar.
2. Cual pastor Jesús os cuida;
Ya no habrá debilidad;
Con sus manos os conduce:
Hoy cantad su gran bondad.
3. En la altura le adora
La gran hueste celestial;
Con los santos alabemos
Al Señor con voz triunfal.


106	Rey de Reyes
Tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. Apocalipsis 19:16
Apocalipsis 19:11–16; 1 Timoteo 1:12–17; Isaías 9:2, 6–7
Mi m
	Con energía


	Canon a 2 voces

// j Rey de reyes,
Señor de señores,
¡Gloria, aleluya! //
// k Cristo, Príncipe de Paz,
¡Gloria, aleluya! //


107	Al Rey adorad 
Jehová Dios mío, mucho te has engrandecido. Salmo 104:1
Salmo 104:1–9, 31–34; 77:13–20; 89:5–18
Sol
	Con majestuosidad

1. Al Rey adorad,
grandioso Señor,
Y con gratitud
cantad de su amor.
Anciano de Días,
el gran Defensor,
De gloria vestido,
le damos loor.
2. Decid de su amor,
su gracia cantad;
Vestido de luz y de majestad.
Su carro de fuego
en las nubes mirad;
Son negras sus huellas
en la tempestad.
3. ¿Quién puede tu providencia
contar?
Pues tu aire me das
para respirar.
En valles y en montes
alumbra tu luz,
Y con gran dulzura
me cuida Jesús.
4. Muy frágiles son
los hombres aquí,
Mas por tu bondad
confiamos en ti.
Tu misericordia
¡Cuán firme! ¡Cuán fiel!
Creador, Salvador
y Amigo es él.


108	Jubilosos, te adoramos
Aclamad a Dios con voz de júbilo. Salmo 47:1
Salmo 47; Isaías 25:1–9; 1 Crónicas 16:23–36
Sol
	Con amplitud

1. Jubilosos, te adoramos,
Dios de gloria y Salvador;
Nuestras vidas te entregamos
Como se abre al sol la flor.
Ahuyenta nuestros males
Y tristezas, oh Jesús;
Danos bienes celestiales,
Llénanos de gozo y luz.
2. Tierra y cielo están gozosos,
Reflejando tu amor;
Angeles y estrellas todos
Cantan siempre tu loor.
Monte, valle, río y fuente,
Campo, selva y ancho mar
Nos recuerdan que constante
Te debemos alabar.
3. Dios, que libre proporcionas
Bienestar y bendición,
Y en tu gracia nos perdonas,
Gozo da al corazón.
Tú, de todo amor la fuente,
Haz que amemos en verdad;
Ilumina nuestra mente
Con divina claridad.
4. Oh, mortales, hoy cantemos
con el coro celestial;
Como hermanos habitemos
en amor santo y real.
Alabando siempre vamos
en la lucha a conquistar;
 Si confiando en ti andamos
nos ayudas a triunfar. 


110	Y tú Belén 
Pero tú, Belén…de ti me saldrá el que será Señor. Miqueas 5:2
Mateo 2:1–11; Miqueas 5:1–5a; Juan 15:7–11
Mi m
	Con sencillez

1. Y tú Belén, tierra de Judá,
Y tú Belén, tierra de Judá;
No eres pequeñita,
pues de ti saldrá el Guiador.
No eres pequeñita,
pues de ti saldrá el Guiador.
2. Promesa fiel el profeta dio,
Promesa fiel el profeta dio;
Y al tiempo en tus campos
el Señor Jesús nació.
Y al tiempo en tus campos
el Señor Jesús nació.
3. Dios ha mostrado su gran amor,
Dios ha mostrado su gran amor;
¡Cantadle cielo y tierra
y adorad al Salvador!
¡Cantadle cielo y tierra
y adorad al Salvador!


111	Oh ven, bendito Emanuel
La virgen … dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. Isaías 7:14
Isaías 9:1–7; 40:1–5; Mateo 1:18–23
Mi m
	Con solemnidad

1. Oh ven, oh ven, bendito
Emanuel,
De la maldad rescata a Israel,
Que llora en triste desolación,
Y espera ansioso su liberación.
Coro:
¡Cantad! ¡Cantad!
Pues vuestro Emanuel
vendrá a ti muy pronto, Israel.
2. Oh ven, Sabiduría Celestial,
Y líbranos del mal a cada cual;
Corrígenos y haznos saber
Que con tu ayuda hemos
de vencer.
3. Oh ven, oh ven, glorioso
Rey de Sion,
Y ten tu trono en cada corazón;
Disipa toda la oscuridad,
Y enséñanos tu santa voluntad.
4. Oh ven, Mesías victorioso,
Ven de nuevo a este mundo
a reinar;
Destruye para siempre el mal,
Y reina aquí en gloria celestial.


112	Emanuel
Y llamarás su nombre Emanuel. Mateo 1:23
Mateo 1:18–23; Isaías 7:13–14; Juan 1:1–14
Do
	Con seguridad

1. Dios nos amó, a su Hijo dio,
Y lo nombró nuestro Emanuel.
La profecía fue en él cumplida;
Dios con nosotros,
nuestro Emanuel.
2. Dios descendió y se encarnó;
Jesús nació, nuestro Emanuel.
Vino a salvarnos,
vino a redimirnos;
Dios con nosotros,
nuestro Emanuel.


113	Despunta el alba

1. Despunta el alba del nuevo día;
cantan las aves a su Creador.
Dan alabanza con alegría
a Jesucristo, nuestro Señor.
2. Ya nuestro Salvador ha venido;
a este mundo trajo la luz.
Es nuestro Redentor prometido.
¡Gloria al Mesías, Cristo Jesús!
Sonia Andrea Linares M., 1991


114	Suenen dulces himnos
Los montes y los collados levantarán canción. Isaías 55:12
Salmo 96:10–13; Joel 3:16–18; Gálatas 4:3–7
Sol
	Con ánimo

1. ¡Suenen dulces himnos
gratos al Señor,
Y óiganse en concierto universal!
Desde el alto cielo baja
el Salvador
Para beneficio del mortal.
Coro:
¡Gloria! ¡Gloria sea a nuestro
Dios!
¡Gloria! Sí, cantemos a una voz,
Y el cantar de gloria
que se oyó en Belén,
Sea nuestro cántico también.
2. Salte, de alegría lleno el
corazón,
La abatida y pobre humanidad;
Dios se compadece viendo
su aflicción,
Y le muestra buena voluntad.
3. Sientan nuestras almas
noble gratitud
Hacia el que nos brinda
redención;
Y a Jesús el Cristo,
que nos da salud,
Tributemos nuestra adoración.


115	Venid Pastores
Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron… al niño…en el pesebre. Lucas 2:16
Lucas 2:4–20; Mateo 2:9–11; Salmo 86:8–13
Mi m
	Con emoción

1. Venid pastores, venid, oh
venid a Belén, oh venid al portal;
Yo no me voy de Belén sin al
Niño Jesús un momento adorar.
Coro:
*Y la estrella de Belén
os guiará con su luz,
Hasta el humilde portal
donde nació Jesús.
«Repetir estrofa»
2. Venid pastores, venid,
con gran gozo,
dejando en el campo la grey;
Oíd a los ángeles quienes
anuncian que hoy ha nacido el Rey.


116	Oh, pueblecito de Belén*
La ciudad de David, que se llama Belén. Lucas 2:4
Lucas 2:4–20; Isaías 62:10–12; Salmo 72:17–19
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con calma

1. ¡Oh, pueblecito de Belén,
durmiendo en dulce paz!
Los astros brillan sobre ti
con suave claridad;
Mas en tus quietas calles
hoy surge eterna luz,
Y la promesa de Emanuel
se cumple en Jesús.
2. Al niño que ha nacido hoy
el coro celestial
Entona con sonora voz
un cántico triunfal.
¡El santo nacimiento,
estrellas, proclamad;
 A Dios el Rey cantad loor;
honor y gloria dad! 
3. Con celestial serenidad,
desciende nuestro don;
Así concede Dios su amor
a cada corazón;
No se oye su venida,
mas el Señor vendrá
Al que le quiera recibir;
con él habitará.
4. El Santo Niño de Belén
es nuestro Salvador,
Quien por su sangre perdonó
el mal con tanto amor;
Unimos nuestras voces
al coro angelical
Y proclamamos por doquier
su gloria celestial.


117	Porque un niño 
Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado. Isaías 9:6
Isaías 9:2, 6–7; Apocalipsis 19:11–16; Lucas 2:8–15
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con serenidad

Porque un niño nos es nacido,
Porque un niño nos es nacido;
Porque un hijo ya nos es dado,
Y el principado sobre su
hombro;
Y se llamará su nombre Admirable,
Consejero, Dios fuerte;
Y se llamará su nombre
Padre eterno,
El Príncipe de paz.


118	Al mundo paz 
Cantad alegres a Jehová, toda la tierra. Salmo 98:4
Isaías 49:6–11, 13; 11:1–9; Salmo 96:10–13
Do
	Con regocijo

1. ¡Al mundo paz, nació Jesús!
Nació ya nuestro Rey;
El corazón ya tiene luz,
Y paz su santa grey,
y paz su santa grey,
Y paz, y paz su santa grey.
2. ¡Al mundo paz, el Salvador
En tierra reinará!
Ya es feliz el pecador,
Jesús perdón le da,
Jesús perdón le da,
 Jesús, Jesús perdón le da. 
3. Al mundo él gobernará
Con gracia y con poder;
A las naciones mostrará
Su amor y su poder,
Su amor y su poder,
Su amor, su amor y su poder.


119	Gloria a Dios en las alturas
La gloria del Señor los rodeó de resplandor. Lucas 2:9
Habacuc 3:3–4; Isaías 40:1–5; Salmo 96:1–9
Fa (Capo 1- Mi)
	Con júbilo

1. ¡Gloria a Dios en las alturas!
Que mostró su gran amor,
Dándoles a sus criaturas
un potente Salvador.
Con los himnos de los santos
Hagan coro nuestros cantos
De alabanza y gratitud,
Por la divinal salud,
Y digamos a una voz:
¡En los cielos gloria a Dios!
2. ¡Gloria a Dios! la tierra cante
Al gozar de su bondad,
Pues le brinda paz constante
En su buena voluntad.
Toda tribu y lenguas todas
Al excelso eleven odas,
Por Jesús, Rey Emanuel,
Que les vino de Israel,
Y prorrumpan a una voz:
¡En los cielos gloria a Dios!
3. ¡Gloria a Dios! la Iglesia entona,
Rota al ver su esclavitud
Por Jesús, que es su corona,
Su cabeza y plenitud.
Vigilante siempre vive
y a la lucha se apercibe,
Mientras llega su solaz
En la gloria y plena paz,
Donde exclame a una voz:
¡En los cielos gloria a Dios!


120	Oh santísimo, felicísimo
Nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo. Romanos 5:11
Romanos 5:1–11; Lucas 1:46–55; Salmo 68:3–6
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con alegría

1. ¡Oh santísimo, felicísimo,
grato tiempo de Navidad!
Al mundo perdido
Cristo le ha nacido;
¡Alegría, alegría, cristiandad!
2. ¡Oh santísimo, felicísimo,
grato tiempo de Navidad!
Coros celestiales
oyen los mortales;
¡Alegría, alegría, cristiandad!
3. ¡Oh santísimo, felicísimo,
grato tiempo de Navidad!
Príncipe del cielo,
danos tu consuelo;
¡Alegría, alegría, cristiandad!


121	Venid, Pastorcillos
Vieron al niño con su madre…y postrándose, lo adoraron. Mateo 2:11
Lucas 2:4–20; Salmo 51:10–17; 105:1–5
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con sencillez

1. Venid, pastorcillos, venid a
adorar
Al Rey de los cielos que nace en
Judá.
Sin ricas ofrendas podemos
llegar,
Que el Niño prefiere la fe y la
bondad.
2. Un rústico techo abrigo le da;
Por cuna un pesebre,
por templo un portal;
En lecho de pajas incógnito está
Quien quiso a los astros
su gloria prestar.
3. Hermoso lucero le vino a
anunciar,
Y magos de oriente
buscándole van;
Delante se postran del
Rey de Judá,
De incienso, oro y mirra
tributo le dan.


122	Ángeles, alzad el canto
Las huestes celestiales… alababan a Dios. Lucas 2:13
Salmo 148; Hageo 2:6–9; Salmo 22:23–28
La b (Capo 1 - Sol)
	Con majestuosidad

1. Ángeles, alzad el canto,
la noticia celebrad;
Proclamad al mundo entero nuevas
de consuelo y paz.
Coro:
 Adoremos, adoremos
al recién nacido Rey. 
2. Oh, pastores que oísteis
el gran coro celestial,
El mensaje tan sublime
por doquiera anunciad.
3. Sabios, contemplad con gozo
de la estrella el fulgor,
Ese astro portentoso
que os guía al Salvador.
4. Fieles, todos adoradle
con humilde gratitud;
Todo honor y homenaje
tributad al Rey Jesús.


123	Ved al niñito
Hallaréis al niño… acostado en un pesebre. Lucas 2:12
Lucas 1:68–75; 2:25–32; Isaías 9:2, 6–7
Do
	Con ternura

1. Ved al niñito en un pesebre,
Es Jesucristo, Hijo de Dios;
Todo el mundo canta alegre,
Pues él nos trae la salvación.
2. Desde los cielos a este mundo
Vino a nacer en pobre mesón;
Angeles cantan sus alabanzas;
Reyes le rinden adoración.
3. Ya se cumplieron las profecías,
Pues ha nacido el Redentor;
Démosle gloria y alabanza,
Porque merece todo honor.


124	Al rústico pesebre
Jesucristo… por amor a vosotros se hizo pobre. 2 Corintios 8:9
Hebreos 2:14–18; Juan 9:35–38; Lucas 2:1–7
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con dulzura

1. Al rústico pesebre
del niñito Jesús
Las estrellas del cielo
le destellan su luz;
Fue pobre el establo
donde Cristo nació,
Y humilde la cuna
en que él descansó.
2. El niño del pesebre
es Jesús mi Señor,
Adorarle yo quiero
con sincero amor;
Mi corazón pequeño
hoy su cuna será,
Y allí Jesucristo
bienvenida tendrá.


125	Cristianos, hoy cantad a Dios
Os doy nuevas de gran gozo. Lucas 2:10
Salmo 47; Colosenses 1:9–14; Salmo 148
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con ánimo

1. Cristianos, hoy cantad a Dios
con alma, corazón y voz;
Grata nueva proclamad:
¡Cantad! Jesucristo vino ya.
Ved al Niño sin temor,
él es del mundo el Redentor;
Cristo ya nació, Cristo ya nació.
2. Cristianos, hoy cantad a Dios
con alma, corazón y voz;
A la muerte no temáis;
¡Cantad! Jesucristo nos da paz.
El ofrece salvación
a los que buscan su perdón;
Cristo nos salvó, Cristo nos salvó.
3. Cristianos, hoy cantad a Dios
con alma, corazón y voz;
Las tinieblas conquistó;
¡Cantad! Jesucristo luz nos dio.
Homenaje tributad
y gloria al Cordero dad;
Cristo reinará, Cristo reinará.


126	Oíd un son en alta esfera
¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz! Lucas 2:14
Salmo 89:15–18; Juan 1:14–18; Isaías 40:21–26
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con vigor

1. Oíd un son en alta esfera:
“¡En los cielos gloria a Dios!
¡Al mortal paz en la tierra!”
canta la celeste voz.
Con los cielos alabemos
al eterno Rey; cantemos
A Jesús que es nuestro bien,
con el coro de Belén;
 Canta la celeste voz:
“¡En los cielos gloria a Dios!” 
2. El Señor de los señores,
el Ungido celestial,
Por salvar a pecadores
toma forma corporal.
¡Gloria al Verbo encarnado,
en humanidad velado!
¡Gloria a nuestro Redentor,
a Jesús, Rey y Señor!
Canta la celeste voz:
“¡En los cielos gloria a Dios!”
3. Príncipe de paz eterna,
gloria a ti, Señor Jesús;
Con tu vida y con tu muerte
nos ofreces vida y luz.
Has tu majestad dejado,
a buscarnos te has dignado;
Para darnos el vivir,
en la cruz fuiste a morir.
Canta la celeste voz:
“¡En los cielos gloria a Dios!”


127	En la noche los pastores
Había pastores… que velaban… su rebaño. Lucas 2:8
Lucas 2:15–20; Salmo 96:1–9; 1 Crónicas 16:23–36
Mi m
	Con brillo

1. En la noche los pastores
a sus ovejitas velan;
Angeles del cielo alaban,
ángeles del cielo cantan:
Pastorcitos, id, pastorcitos, ya
Coro:
Adorad al Niño,
adorad al Niño,
Que en Belén está,
que en Belén está.
Adorad al Niño,
adorad al Niño,
Que en Belén está,
que en Belén está.
2. Del oriente, Reyes Magos
siguen la brillante estrella;
Quieren ofrecer regalos,
traen ricos aguinaldos,
Magos, oh venid,
magos, oh llegad;
3. Con alegre reverencia
en la bella Nochebuena,
Los cristianos hoy alaban,
los cristianos todos cantan:
Pueblos, oh venid,
pueblos, oh llegad;


128	Jesús es el Mesías
Dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. Lucas 2:17
Isaías 9:1–7; Lucas 1:26–35; Mateo 1:18–23
Mi m
	Con dulzura

1. ¿Qué niño es el que tierno
duerme en brazos de María?
El ángel a pastores da
las nuevas de alegría.
Coro:
Es Cristo el Señor a quien
los cielos dan loor;
¡Nació el Salvador!
Jesús es el Mesías.
2. Con buey y asno en rudo
establo duerme el Rey divino;
Dios encarnado ha bajado;
a salvarnos vino.
3. Le traen oro, incienso y mirra
magos del oriente;
Mas quiere el don de un corazón
humilde y penitente.


129	Allá en el pesebre
Dio a luz a su hijo primogénito… y lo acostó en un pesebre. Lucas 2:7
Lucas 2:1–7; Juan 12:44–46; Salmo 42:8–11
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con dulzura

1. Allá en el pesebre, do nace
Jesús,
La cuna de paja nos vierte gran
luz;
Estrellas lejanas del cielo al mirar
Se inclinan gozosas su lumbre a
prestar.
2. Pastores del campo,
teniendo temor,
Cercados de luz y de gran
resplandor,
Acuden aprisa buscando a Jesús,
Nacido en pesebre, del mundo la
luz.
3. Oh Cristo, pedimos hoy tu
bendición,
Rogamos que atiendas a nuestra
oración;
A todos, oh Cristo, nos muestras
amor,
Nosotros te amamos también,
Salvador.


130	Ángeles cantando están
Con el ángel una multitud de las huestes celestiales. Lucas 2:13
Lucas 2:8–15; Hebreos 1:1–9; Salmo 29
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con gozo

1. Ángeles cantando están
tan dulcísima canción;
Las montañas su eco dan
como fiel contestación.
Coro:
Gloria, en lo alto gloria,
Gloria, en lo alto gloria a Dios.
(Gloria in excelsis Deo,
Gloria in excelsis Deo.)
2. Los pastores sin cesar
sus loores dan a Dios;
Cuán glorioso es el cantar
de su melodiosa voz.
3. Oh, venid pronto a Belén
para contemplar con fe
A Jesús, autor del bien,
al recién nacido Rey.


131	Santa la noche
El Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. Lucas 1:35
Isaías 7:13–14; Lucas 4:17–21; Isaías 49:6–11, 13
Do
	Con emoción

1. Santa la noche, hermosas
las estrellas,
La noche cuando nació el Señor.
El mundo envuelto estuvo en
sus querellas
Hasta que Dios nos mandó
al Salvador.
Una esperanza todo
el mundo siente,
La luz de un nuevo día sin igual;
Con gratitud postrados adoradle;
Oíd de lo alto la voz angelical;
¡Oíd, cantad! Nació el Salvador.
2. Hoy por la fe llegamos
al pesebre
A contemplar al bendito Jesús,
Como también los magos
del oriente
Llegaron guiados por célica luz.
Fue por nacer así humildemente
Que nuestras pruebas sabe comprender;
Hoy Emanuel es
“Dios ya con nosotros”;
Cantemos al Rey,
a Jesús el Salvador;
¡Regocijad! Nació el Redentor.
3. Nos enseñó a amarnos
tiernamente,
Nos dio su ley de amor y su paz.
Libra al esclavo que en
cadenas gime,
Y a su nombre huirá Satanás.
Con cánticos de gozo alabemos
Al Rey de reyes,
nuestro Salvador;
Hoy con amor cantemos
reverentes;
Alcemos la voz proclamando
su poder,
 ¡Dad gloria a Dios!
Amén, por siempre amén. 


132	Oh niños, venid
El Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo. 1 Juan 4:14
Lucas 2:15–20; Salmo 8; 117
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con gozo

1. Oh, niños de todos los
pueblos venid;
Los cantos de ángeles miles oíd.
En un pueblecito,
llamado Belén,
El Hijo de Dios ha nacido recién.
2. Mirad sobre el heno
al niño Jesús;
Le adoran pastores que
han visto gran luz;
Brillando en el cielo con
gran claridad,
Señal fue que Dios ama
al mundo en verdad.
3. Los magos de oriente
le ofrecen loor;
Proclaman los ángeles gloria
al Señor.
José y María le adoran también;
Oh niños, cantad a Jesús de
Belén.
4. Oh, niños de todos los
pueblos venid;
Con huestes celestes
la nueva esparcid.
Felices, unid vuestras
voces de amor;
Alegre anunciad que
nació el Salvador.


133	Noche de paz*
Pastores…guardaban las vigilias de la noche. Lucas 2:8
Isaías 26:1–9; 12; Levítico 26:4–6; Lucas 2:4–20
Si b (Capo 1 - La)
	Con ternura

1. ¡Noche de paz, noche de amor!
Todo duerme en derredor.
Entre los astros
que esparcen su luz,
Bella anunciando al niñito Jesús,
Brilla la estrella de paz,
Brilla la estrella de paz.
2. ¡Noche de paz, noche de amor!
Oye humilde el fiel pastor
Coros celestes
que anuncian salud,
Gracias y glorias
en gran plenitud,
Por nuestro buen Redentor,
Por nuestro buen Redentor.
3. ¡Noche de paz, noche de amor!
Ved qué bello resplandor
Luce en el rostro del niño Jesús,
En el pesebre, del mundo la luz,
Astro de eterno fulgor,
Astro de eterno fulgor.


134	Navidad Latina
Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESUS. Mateo 1:21
Salmo 98:1–6; Isaías 12; 1 Pedro 1:3–12
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con regocijo

1. Nuestra patria canta alegre
en el tiempo de la Navidad;
Pues ya sabe que en pesebre
Jesús trajo la libertad.
Coro:
Hoy gozosos celebremos
la venida del Señor;
 Elevemos nuestro canto
al Niñito de Belén. 
A tocar nuestros instrumentos,
Celebremos la fiesta de amor;
Qué gloriosos son estos
momentos:
¡Cristo Jesús nació!
«Repetir estrofa»
2. Hay colores y aromas
que anuncian la gran Navidad;
En los valles y las lomas
Jesús nos da felicidad.


135	En Belén nació Jesús
Jesús nació en Belén de Judea. Mateo 2:1
1 Corintios 15:1–10; Juan 12:44–46 Mateo 2:1–6
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con gozo

1. En Belén nació Jesús,
Aleluya;
A los hombres trajo luz, Aleluya.
Coro:
En lo alto gloria a Dios,
Aleluya;
En lo alto gloria a Dios,
Aleluya.
2. Por nosotros él murió,
Aleluya;
Con poder resucitó, Aleluya.
3. Cristo salva al pecador,
Aleluya;
Si confía en su amor,
Aleluya.
4. A vivir con él iré, Aleluya;
En su amor me gozaré,
Aleluya.


136	Hoy es Navidad
Os ha nacido hoy… un Salvador, que es Cristo el Señor. Lucas 2:11
Lucas 1:18–23; Salmo 8; 148
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con alegría

1. Campanas por doquier
resuenan sin cesar;
Proclaman con placer
que hoy es Navidad.
Los niños con canción
la grata nueva dan
De este día de amor
y buena voluntad.
Coro:
¡Navidad! ¡Navidad!
¡Hoy es Navidad!
Es un día de alegría y felicidad.
¡Navidad! ¡Navidad!
¡Hoy es Navidad!
Es un día de alegría y felicidad.
2. El Niño de Belén
nos trae la salvación;
Con júbilo sin par
se entona la canción.
Yo te amo, mi Jesús;
tus glorias cantaré;
En este día tan feliz
me regocijaré.


137	De tierra lejana venimos
Vinieron del oriente… unos magos. Mateo 2:1
Mateo 2:1–11; Salmo 138:1–5; Isaías 60:1–6
Do m (Capo 1- Si m)
	Con gozo

1. De tierra lejana
venimos a verle;
Nos sirve de guía
la estrella de Oriente.
Coro:
Oh brillante estrella
que anuncias la aurora,
No nos falte nunca
tu luz bienhechora.
¡Gloria en las alturas
al Hijo de Dios!
¡Gloria en las alturas
y en la tierra paz!
2. Al recién nacido,
quien es Rey de reyes,
Oro le regalo
para ornar sus sienes.
3. Como es Dios el Niño,
le regalo incienso
Con aroma dulce
que sube hasta el cielo.
4. Al Niño del cielo
que bajó a la tierra
Le regalo mirra
que inspira tristeza.


138	Tras hermoso lucero
Su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle. Mateo 2:2
Mateo 2:1–11; Romanos 11:33–12:1; Marcos 12:29–33
Si b (Capo 1 - La)
	Con sentimiento

1. Tras hermoso lucero,
los magos viajaban
pensando a palacio llegar.
Y llevaban regalos preciosos al
Rey que deseaban venir a adorar.
Al llegar a Belén ¡ved qué bella!
Al llegar a Belén ¡ved la estrella!
Con su luz alumbraba
un establo y allí,
En el heno dormía el gran Rey.
2. En el campo pastores
cuidaban ovejas
y vieron un gran resplandor.
Luego el ángel del cielo les dijo:
“Os doy nuevas que hoy
nació el Salvador”.
Muchos ángeles bellos cantaron
Al Señor, al Eterno alabaron.
Los pastores buscaron
al Niño y allí,
En el heno dormía el gran Rey.
3. Ofrecieron los magos
al Niño Jesús
ricos dones con gran devoción.
Los pastores humildes le dieron
cariño de tierno y de fiel corazón.
Yo también, oh Jesús,
hoy me acerco;
Yo también, oh Jesús,
hoy te adoro,
 Y te ofrezco mi vida,
regalo de amor;
¡Haz en ella tu trono, mi Rey! 


139	Tú dejaste tu trono*
No había lugar…en el mesón. Lucas 2:7
Filipenses 2:1–11; Mateo 8:16–20; Marcos 10:35–45
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con admiración

1. Tú dejaste tu trono y
corona por mí,
Al venir a Belén a nacer;
Mas a ti no fue dado
el entrar al mesón,
Y en pesebre te hicieron nacer.
2. Alabanzas celestes los
ángeles dan
En que rinden al Verbo loor;
Mas humilde viniste
a la tierra, Señor,
A dar vida al más vil pecador.
3. Siempre pueden las zorras
sus cuevas tener,
Y las aves sus nidos también;
Mas el Hijo del Hombre no tuvo
un lugar
En el cual reclinara su sien.
4. Tú viniste, Señor,
con tu gran bendición
Para dar libertad y salud;
Mas con odio y desprecio
te hicieron morir,
Aunque vieron tu amor y virtud.
5. Alabanzas sublimes
los cielos darán,
Cuando vengas glorioso de allí,
Y tu voz en las nubes dirá:
“Ven a mí,
Que hay lugar junto a mí para ti”.


140	Venid, fieles todos
Pasemos, pues, hasta Belén. Lucas 2:15
Juan 1:1–14; Salmo 69:30–34; Hebreos 1:1–9
Sol
	Con vigor

1. Venid, fieles todos,
a Belén marchemos:
De gozo triunfantes,
henchidos de amor;
Y al Rey de los cielos
humilde le veremos:
Coro:
 /// Venid, adoremos, ///
a Cristo el Señor. 
2. El que es Hijo eterno del
eterno Padre,
Y Dios verdadero que
al mundo creó,
De seno virgíneo nació
de una madre:
3. En pobre pesebre yace
reclinado,
Al hombre ofreciendo
eternal salvación,
El santo Mesías,
el Verbo humanado:
4. Cantad jubilosas,
célicas criaturas;
Resuenen los cielos
con vuestra canción:
¡Al Dios bondadoso dad
gloria en las alturas!
5. Jesús, celebramos
tu bendito nombre
Con himnos solemnes
de grato loor;
Por siglos eternos
adórete el hombre:


141	Oveja Perdida

[vea 108 ++++++++]
Oveja perdida, ven
sobre mis hombros; que hoy,
no sólo tu pastor soy,
sino tu pasto también.
Por descubrirte mejor
cuando balabas perdida,
dejé en un árbol la vida,
donde me subió tu amor;
si prenda quieres mayor,
mis obras hoy te la den.
Pasto al fin tuyo hecho,
¿Cuál dará mayor asombro,
el traerte yo en el hombro,
o traerme tú en el pecho?
Prendas son de amor estrecho,
que aún los más ciegos las ven.
Oveja perdida, ven
sobre mis hombros; que hoy,
no sólo tu pastor soy,
sino tu pasto también.
Luis de Góngora y Argote, s. 16 


142	Maravilloso Es
Dios…le exaltó…y le dio un nombre que es sobre todo nombre. Filipenses 2:9
Filipenses 2:1–11; Hechos 2:29–36; Hebreos 2:1–9
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con intensidad

Maravilloso es, maravilloso es,
Maravilloso es Cristo el Señor.
Rey soberano es,
Autor de todo bien;
Maravilloso es Cristo el Señor.
El buen Pastor es,
el Rey de los siglos,
Omnipotente Dios.
Gloria le damos, y le adoramos;
 Maravilloso es
Cristo el Señor. 


143	Jesús el buen Pastor
El buen Pastor su vida da por las ovejas. Juan 10:11
Salmo 23; Ezequiel 34:11–16; Hebreos 13:20–25
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con energía

1. Jesús, el buen Pastor,
mostrando su tierno amor,
del vil abismo me sacó;
Su mano me extendió,
del lodo me levantó,
mis pasos él enderezó.
Coro:
Querido Salvador,
canto hoy de tu inmenso amor;
Arde mi corazón de gratitud.
Solo, no puedo andar,
a tu lado yo quiero estar;
Llévame, oh Salvador,
a la celestial mansión.
2. Andando con Jesús,
por sendas de gozo y luz,
el mundo pierde su atracción;
Ya pertenezco a él,
y anhelo servirle fiel;
el mundo es vana ilusión.
3. Con Cristo moraré
y siempre le cantaré
por toda la eternidad;
De reyes es el Rey,
tributo le brindaré,
pues tiene toda potestad.


144	Cordero de gloria
He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Juan 1:29
Juan 1:29–37; 1 Pedro 1:13–23; Apocalipsis 5
Sol
	Con amplitud

1. Cristo tanto me amó
que en la cruz por mí murió;
Por su sangre me limpió
de mi pecado y transgresión.
Coro:
Al Cordero gloria,
oh, qué excelsa historia;
 El nos salva por su amor,
¡Dad al Cordero gloria! 
2. Dios al mundo descendió;
mi castigo en sí tomó;
Pena y muerte él sufrió,
mas con poder resucitó.


145	Gloria por siempre
[Para que] toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor. Filipenses 2:11
Filipenses 2:1–11; Apocalipsis 17:7–14; Romanos 14:7–12
Sol
	
	Con regocijo

• Gloria por siempre
al Cordero de Dios,
A Jesús el Señor,
al León de Judá,
La Raíz de David
que ha vencido
y el Libro abrirá. Amén.
Los cielos, la tierra y el mar,
y todo lo que en ellos hay,
Le adorarán y proclamarán:
“Jesucristo es el Señor”.


146	El es Señor
Y era magnificado el nombre del Señor Jesús. Hechos 19:17
Filipenses 2:1–11; Apocalipsis 12:7–12; Hechos 2:29–36
Sol
	
	Con regocijo

• El es Señor, (Jesucristo es Señor,)
él es Señor; (Jesucristo es Señor,)
Resucitado de entre los muertos,
él es Señor. (Jesucristo es Señor.)
Toda rodilla se doblará,
toda lengua confesará:
Jesucristo es el Señor,
 Jesucristo es el Señor. 


147	Gloria a tu nombre
Grande eres tú, y grande tu nombre en poderío. Jeremías 10:6
Efesios 1:15–23; Romanos 5:1–11; 1 Pedro 1:13–23
Do
	Con entusiasmo

1. Yo sé que Cristo salvó mi alma,
yo sé que Cristo me redimió.
Me dio la vida,
me dio la calma,
y del infierno me rescató.
Coro:
¡Gloria a tu nombre,
Cristo bendito!
¡Gloria a tu nombre,
mi buen Jesús!
Con mis dolores fuiste cargado
cuando moriste
por mí en la cruz.
2. Y cuando al cielo llegue
algún día,
con tus amados te alabaré.
Porque salvaste
el alma mía,
sé que en la gloria te cantaré.
3. Me diste vida por mis
dolores,
me diste gozo
por mi pesar.
Cambiaste en gloria
mis sinsabores;
por eso ahora puedo cantar.


149	En el nombre de Jesús 
Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla. Filipenses 2:10
Filipenses 2:1–11; Salmo 8; 34:1–10
Fa m (Capo 1 - Mi m)
	Con vigor

En el nombre de Jesús se doble,
doble toda rodilla
De los que están en los cielos,
y en la tierra,
y debajo de la tierra;
Y toda lengua confiese que Jesucristo
es el Señor,
para gloria del Padre.
Y tú, amigo, confiesa que
Jesucristo es el Señor,
// para gloria del Padre. //


150	Cristo es la peña de Horeb
Bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo. 1 Corintios 10:4
Deuteronomio 32:1–4; Cantares 1:1, 3–4 2 Samuel 22:31–34, 47–50;
Mi m
	Con emoción

1. Cristo es la peña de Horeb
que está brotando
Agua de vida saludable para ti.
Cristo es la peña de Horeb
que está brotando
Agua de vida saludable para ti.
Ven a tomarla que es más dulce
que la miel;
Refresca el alma,
refresca todo tu ser.
Cristo es la peña de Horeb
que está brotando
Agua de vida saludable para ti.
2. Cristo es el lirio del valle de
las flores;
Él es la rosa blanca
y pura de Sarón.
Cristo es la vida
y amor de los amores;
Él es la eterna fuente de la
salvación.
Ven a buscarla en tu triste
condición;
Refresca el alma,
refresca todo tu ser.
Cristo es el lirio del valle de
las flores;
Él es la rosa blanca
y pura de Sarón.


151	Cristo, nombre glorioso 
¡Cuán glorioso es tu nombre! Salmo 8:1
Apocalipsis 11:15–17; Jeremías 23:3–6; Apocalipsis 22:1–7
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con reverencia

1. Cristo, nombre glorioso,
Salvador bello, precioso Señor;
(glorioso)
Emanuel, Dios con nosotros;
Pan de la vida, Cordero de Dios.
2. Cristo, nombre glorioso,
Alfa y Omega, eterno Yo Soy;
(glorioso)
Creador omnipotente,
Rey de los siglos,
el gran Vencedor.


152	Jesús es la Roca
El es la Roca, cuya obra es perfecta. Deuteronomio 32:4
Deuteronomio 32:1–4; Salmo 62:1–8; Mateo 7:21–29
La m
	Con energía

1. Jesús es la roca de mi
salvación;
El es quien me libra de
condenación.
Jesús es mi fuerte,
mi gran protector;
Yo sé que soy hijo
de todo su amor.
Yo sé que soy hijo
de todo su amor.
2. Jesús me defiende de
negra traición;
El lava las manchas de mi corazón.
Jesús me rescata del mundo falaz;
Me lleva a su seno,
su seno de paz.
Me lleva a su seno,
su seno de paz.
3. Por eso en mis horas de
negro dolor,
Yo busco el consuelo de mi Redentor.
Venid, si por Cristo ser salvos
queréis,
Al lado de Cristo lugar hallaréis.
Al lado de Cristo lugar hallaréis.
4. Su paz os ofrece, su paz
él os da;
Aquel que le busca,
ser salvo podrá.
Yo fui mucho tiempo
esclavo del mal,
Mas hoy Jesucristo me dio
libertad.
Mas hoy Jesucristo me dio
libertad.
5. Jesús es la fuente de la
redención;
El sana las llagas de mi corazón.
El sana al leproso,
al ciego da luz;
Por eso confío tan sólo en Jesús.
 Por eso confío
tan sólo en Jesús. 


153	Oh Cristo, nuestra Roca aquí
Será… como sombra de gran peñasco en tierra calurosa. Isaías 32:2
2 Samuel 22:1–7; Salmo 61; Isaías 32:1–4
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con fervor

1. ¡Oh Cristo! nuestra Roca aquí
y abrigo de la tempestad;
Dichoso quien se esconda en ti,
Abrigo de la tempestad.
Coro:
En tierra de cansancio
Jesús roca es,
Jesús roca es, Jesús roca es;
En tierra de cansancio
Jesús roca es,
y abrigo de la tempestad.
2. Sombra eres tú y escudo fiel,
y abrigo de la tempestad;
¿Por qué temer con tal broquel
y abrigo de la tempestad?
3. Refugio tú eres, Salvador,
y abrigo de la tempestad;
Sé nuestro gran auxiliador
y abrigo de la tempestad.


154	Cristo cual pastor
A sus ovejas llama por nombre. Juan 10:3
Juan 10:1–15; Salmo 23; Ezequiel 34:23–31
Do
	Con ternura

1. Cristo, cual pastor, oh guía
nuestros pasos en tu amor;
Nuestras almas siempre cuida,
guárdalas, oh Salvador.
Oh, bendito Jesucristo,
nos compraste por tu amor;
Oh, bendito Jesucristo,
somos tuyos ya, Señor.
2. Tuyos somos, fiel Amigo,
sé tú nuestro Defensor;
Da al rebaño tuyo abrigo
de este mundo pecador.
 // Oh, bendito Jesucristo,
oye nuestra petición. // 
3. Aunque somos tan indignos
nos prometes recibir;
Tú ofreces bendecirnos,
del pecado redimir.
// Oh, bendito Jesucristo,
te buscamos hoy, Señor. //
4. ¡Oh Pastor! Hoy te buscamos,
te pedimos tu favor;
Llénanos de amor, rogamos; óyenos,
buen Salvador.
Oh, bendito Jesucristo,
sin cesar tu amor nos das;
Oh, bendito Jesucristo,
hasta el fin nos amarás.


155	El es la imagen 
El es la imagen del Dios invisible. Colosenses 1:15
Juan 1:1–14; Colosenses 1:15–23; 2 Corintios 3:4–18
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con amplitud

1. Él es la imagen
del Dios invisible,
El Hijo amado
y nuestro Redentor;
Él es el primogénito
de la creación:
Te adoro, Jesucristo,
mi Dios y Salvador.
2. Él hizo las cosas
que hay en el cielo,
También de la tierra
él es el Creador,
Y todo lo que hay
subsiste sólo en él:
Te adoro, Jesucristo,
mi Dios y Salvador.
3. Él es la cabeza
del cuerpo, la Iglesia,
De entre los muertos,
supremo Vencedor;
En el Señor habita
toda plenitud:
Te adoro, Jesucristo,
mi Dios y Salvador.
4. Él hizo la paz por
su sangre preciosa,
Y el Padre lo ha puesto
por Reconciliador;
Sin mancha ante Dios
él nos presentará:
 Te adoro, Jesucristo,
mi Dios y Salvador. 


156	Hay un canto nuevo en mi ser*
Cantadle salmos; hablad de todas sus maravillas. 1 Crónicas 16:9
Isaías 12; Efesios 5:8–20; Hechos 16:23–34
La b (Capo 1 - Sol)
	Con regocijo

1. Hay un canto nuevo
en mi ser,
Es la voz de mi Jesús,
Que me dice:
“Ven a descansar;
Tu paz conquisté en la cruz”.
Coro:
Cristo, Cristo, Cristo,
nombre sin igual,
 Llena siempre mi alma
de esa nota celestial. 
2. Tengo de su gracia celestial,
Gozo en su santo amor;
Y riquezas fluyen a raudal,
Desde el trono del Señor.
3. Por las aguas hondas
me llevó;
Pruebas en mi senda hallé;
Do áspero sendero él
me guió,
Mas sus huellas seguiré.
4. Cristo en las nubes volverá,
Bajo el bello cielo azul;
A su lado él me llevará
A vivir en gloria y luz.


157	Jesús es la luz del mundo
Despiértate, tú que duermes…y te alumbrará Cristo. Efesios 5:14
Juan 1:1–14; 9:1–7; Isaías 60:1–3, 18–22
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con admiración

1. El mundo perdido en
pecado se vio,
¡Jesús es la luz del mundo!
Mas en las tinieblas
la gloria brilló,
¡Jesús es la luz del mundo!
Coro:
¡Ven a la luz; no quieres perder
Gozo perfecto al amanecer!
Yo ciego fui, mas ya puedo ver,
¡Jesús es la luz del mundo!
2. Si ciego te encuentras en la
oscuridad,
¡Jesús es la luz del mundo!
Te manda lavarte y verás su
verdad,
¡Jesús es la luz del mundo!
3. En día la noche se cambia
con Él,
¡Jesús es la luz del mundo!
Irás en la luz si a su ley eres fiel,
¡Jesús es la luz del mundo!
4. Ni soles ni lunas el cielo
tendrá,
¡Jesús es la luz del mundo!
La luz de su rostro lo iluminará,
¡Jesús es la luz del mundo!


158	Yo soy la luz del mundo 
Soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas. Juan 8:12
Juan 8:3–12; Miqueas 7:7–9; Isaías 42:1–7
Do
	
	Con energía (ritmo de calipso)


	
	Canon a 4 voces

j Yo soy la luz del mundo,
El que me siga tendrá
La luz que le da la vida,
Y nunca andará en la oscuridad.
(En la oscuridad).
k Dios es luz, paz y amor;
Dios es luz, paz y amor.
(Soy la luz del mundo).
l Dios es la luz, Dios es la paz,
Dios es amor, oh, sí;
Dios es la luz, Dios es la paz,
Dios es amor.
(Soy la luz del mundo).
m Dios es luz, paz y amor;
Dios es luz, paz y amor.
(Soy la luz del mundo).


159	Fruto del amor divino
Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Apocalipsis 22:13
1 Pedro 1:3–12; Apocalipsis 1:1–8; 11:15–17
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con amplitud

1. Fruto del amor divino,
génesis de la creación;
Él es Alfa y Omega,
es principio y conclusión
De lo que es, de lo que ha sido,
de lo nuevo en formación;
Y así será por siempre.
2. Es el mismo que el profeta
vislumbrara en su visión
Y encendiera en el salmista
la más alta inspiración;
Ahora brilla y es corona
de la antigua expectación.
Y así será por siempre.
3. Las legiones celestiales
ahora canten su loor;
Los dominios hoy le adoren
como Rey y Redentor;
Y los pueblos de la tierra
le proclamen su Señor.
Y así será por siempre.


160	Grande amor, sublime, eterno
Las doce puertas eran doce perlas. Apocalipsis 21:21
Tito 3:3–8; 1 Juan 4:6–12; Apocalipsis 21:21–27
Sol
	Con sencillez

1. Grande amor, sublime, eterno,
Más profundo es que la mar,
Y más alto que los cielos;
Insondable es y sin par.
Coro:
Él me abrirá la puerta
y así entrar podré;
 Redención me ha comprado,
y perdón me da por fe. 
2. Grande amor, sublime, eterno;
En la cruenta cruz murió
Mi bendito Jesucristo;
Mi castigo así llevó.
3. Grande amor, sublime, eterno;
Soy indigno pecador,
Mas el Hijo incomparable
Dio su vida en mi favor.


161	Cuán grande amor
Pero Dios… por su gran amor… nos dio vida. Efesios 2:4–5
Efesios 2:1–10; Juan 3:11–21; Romanos 5:1–11
La b (Capo 1 - Sol)
	Con ánimo

1. Que Cristo me haya salvado,
tan malo como yo fui,
Me deja maravillado,
pues él se entregó por mí.
Coro:
¡Cuán grande amor!
(¡Oh cuán grande amor!)
¡Tan grande amor!
(¡Oh cuán grande amor!)
el de Cristo para mí;
 ¡Cuán grande amor!
(¡Oh cuán grande amor!)
¡Tan grande amor!
(¡Oh cuán grande amor!)
pues por él salvado fui. 
2. Oró por mí en el huerto:
“No se haga mi voluntad”.
Y todo aquel sufrimiento
causado fue por mi mal.
3. Por mí se hizo pecado;
mis culpas su amor llevó.
En cruenta cruz fue clavado,
mas mi alma él rescató.
4. Cuando al final con los
santos su gloria contemplaré,
Con gratitud y con cantos
por siempre le alabaré.


162	El amor de Cristo

¿Quién nos separará del amor de Cristo?
¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,
Ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.
Para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor,
Seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura,
Y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.
Romanos 8:35, 37–39; Efesios 3:17–19 (RVR)


163	Yo cantaré de mi Jesucristo*
Se postran… y adoran al que vive por los siglos de los siglos. Apocalipsis 4:10
Efesios 5:8–20; Salmo 89:1–8; 100
La b (Capo 1 - Sol)
	Con alegría

1. Yo cantaré de mi Jesucristo,
y de su grande y tierno amor,
Del que sufrió en la cruz del
Calvario
para librar al vil pecador.
Coro:
Yo cantaré de mi Jesucristo,
Pues con su sangre me redimió;
Y en la cruz me dio el indulto;
De mi pecado me libró.
(2nda voz)
(Yo cantaré de mi Jesús,
yo cantaré de mi Jesús,
Pues con su sangre me compró,
me redimió, me redimió;
Y en la cruz me dio el indulto,
y en la cruz me dio el indulto,
De mi pecado, del pecado me libró,
él me libró.)
2. Yo cantaré la excelsa historia
De su gloriosa y gran redención;
Al que decide hoy recibirle
El le da vida y salvación.
3. Yo cantaré loor a mi Cristo,
Porque triunfó con su gran poder;
Y al pecado, infierno y muerte,
Él me ayudará a vencer.
4. Yo cantaré de mi Jesucristo,
De su eterno y tierno amor;
Hijo de Dios yo soy por
su gracia,
Gracia de Cristo mi Salvador.


164	Oh qué inmenso amor
En esto se mostró el amor de Dios…en que …envió a su Hijo. 1 Juan 4:9
Romanos 5:1–11; Tito 3:3–8; Romanos 8:28–39
Re m
	Con emoción

¡Oh qué amor!
¡Qué inmenso amor!
el de mi Salvador.
¡Oh qué amor!
¡Qué inmenso amor!
el de mi Salvador.
Dios desde el cielo al Salvador
mandó a morir por mí.
Por ti murió, por mí murió;
dio sangre carmesí.
 ¡Oh qué amor!
¡Qué inmenso amor!
el de mi Salvador. 


165	Gracia Admirable
Siendo justificados gratuitamente por su gracia. Romanos 3:24
Romanos 5:1–11; 1 Juan 3:1–3; Juan 3:11–21
Sol
	Con ánimo

1. ¡Gracia admirable del Dios
de amor
Que excede a todo nuestro
pecar!
Cristo en la cruz por el pecador
Su vida ha dado.
¡Qué amor sin par!
Coro:
¡Gracia! (¡Gracia de Dios!)
¡Gracia! (¡Gracia sin par!)
¡Gracia de Dios
que nos da perdón!
 ¡Gracia! (¡Gracia de Dios!)
¡Gracia! (¡Gracia sin par!)
¡Gracia que limpia el corazón! 
2. Negras las olas de la maldad
Me amenazaron con perdición;
Pudo en la gracia de Dios hallar
Dulce refugio mi corazón.
3. Nunca tu mancha podrás
limpiar
Sino en la sangre del buen Jesús;
En ella, sí, la podrás lavar,
Hoy sin cesar fluye de la cruz.
4. Gracia infinita recibirá
Todo el que cree en Cristo
el Señor;
Si del pecado cansado estás,
Ven, gracia ofrece tu Salvador.


166	Maravilloso es el gran amor
Para mostrar en los siglos venideros… su gracia en su bondad. Efesios 2:7
Efesios 3:14–21; Romanos 8:28–39; Efesios 1:3–14
Sol
	Con amplitud

1. Maravilloso es el gran amor
que Cristo el Salvador
derramó en mí;
Siendo rebelde y pecador,
yo de su muerte causa fui.
¡Grande, sublime,
inmensurable amor!
Por mí murió el Salvador.
Coro:
 ¡Oh, maravilla de su amor,
por mí murió el Salvador! 
2. Él su celeste hogar abandonó,
dejando posición, gloria y honor;
De todo ello se despojó
por rescatar al pecador.
Misericordia inmensa él mostró;
su gran amor me alcanzó.
3. ¡Grande misterio!
Dios el inmortal
muriendo en la cruz
entregó su ser;
Ni mente humana ni angelical
jamás lo puede comprender.
Inexplicable es el infinito amor
que demostró mi Salvador.
4. En vil prisión mi alma
padeció,
atada en pecado y oscuridad;
Pronto en mi celda resplandeció
la clara luz de su verdad.
Cristo las férreas cadenas
destruyó;
Quedé ya libre, ¡Gloria a Dios!
5. Hoy ya no temo la condenación;
Jesús es mi Señor, y yo suyo soy.
Vivo en él que es mi salvación,
Vestido en su justicia voy.
Libre acceso al Padre gozo ya
y entrada al trono celestial.


167	En tu presencia
Mi presencia irá contigo, y te daré descanso. Exodo 33:14
Salmo 71:14–21; Isaías 12; Salmo 86:1–10, 14–17
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con ternura

En tu presencia hay consuelo;
En tu presencia hay amor;
Al buscar tu corazón
encontramos paz y gozo
En tu presencia, oh Señor.


168	De su trono a un pesebre
Se humilló… haciéndose obediente hasta la muerte. Filipenses 2:8
Isaías 53:1–6; Efesios 2:4–10; Juan 3:11–21
Si b (Capo 1- La)
	Con sentimiento

1. De su trono a un pesebre,
de riqueza y honor,
A buscarnos Cristo descendió;
De las calles celestiales
a la cruz de cruel dolor,
Vino y por la humanidad
su vida dio.
Coro:
¡Cuán grande amor!
¡Jesús me ha redimido!
¡Cuán grande amor,
sublime y eternal!
 Yo cantaré
por siempre su alabanza,
Con gozo unido
al coro celestial. 
2. De la diestra de su Padre
a su creación bajó,
Mas rechazo y odio él sufrió;
Yo fui pecador perdido
mas su amor me encontró;
Por su sangre paz y vida me
compró.
3. Él sufrió nuestros dolores,
el quebranto, la aflicción,
Nuestra angustia y pena conoció;
Azotado y herido
fue por nuestra rebelión,
Y el pecado nuestro,
Dios en él cargó.


170	Yo quisiera hablarte
Dios… es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó. Efesios 2:4
Efesios 2:1–10; 3:14–21; Romanos 5:1–11
Do
	Con sinceridad

1. Yo quisiera hablarte del
amor de Cristo,
Pues en él hallé un amigo
fuerte y fiel.
Por su gracia transformó
mi vida entera;
Lo que en esta vida soy
lo debo a él.
Coro:
Nadie pudo amarme
como Cristo,
Es incomparable su amistad;
Sólo él pudo redimirme del pecado
Por su amor y su bondad.
2. Mi alma estaba llena de
ayes y tristezas,
Llena estaba de miserias
y dolor;
Con ternura Cristo me tendió
la mano,
Y me guió por el sendero
del amor.
3. Cada día viene a darme
nuevo aliento;
A mi corazón infunde dulce
paz;
No comprenderé por qué vino a
salvarme,
Hasta que en el cielo pueda ver
su faz.


171	¿Con qué pagaremos?
¿Qué pagaré a Jehová por todos sus beneficios? Salmo 116:12
1 Juan 3:1–3; Salmo 6; Isaías 57:15–19
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con devoción

1. ¿Con qué pagaremos
amor tan inmenso?
Que diste tu vida
por el pecador;
En cambio recibes
la ofrenda humilde,
La ofrenda humilde,
Señor Jesucristo, de mi corazón.
La ofrenda humilde,
Señor Jesucristo, de mi corazón.
2. Y cuando la noche
extiende su manto,
Mis ojos en llanto
en ti fijaré;
Alzando mis ojos
veré las estrellas;
Yo sé que tras ellas
cual Padre amoroso
tú velas por mí.
Yo sé que tras ellas
cual Padre amoroso
tú velas por mí.
3. No puedo pagarte
con oro ni plata
el gran sacrificio
que hiciste por mí;
No tengo qué darte
por tanto amarme;
Recibe este canto mezclado con
llanto, y mi corazón.
Recibe este canto mezclado con
llanto, y mi corazón.


172	Gracias dad a Jesucristo
Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios. 1 Tesalonicenses 5:18
Colosenses 1:3–14; Salmo 22:23–28; Salmo 107:1–10, 13–15
Si b (Capo 1 - La)
	Con ánimo

1. Gracias dad a Jesucristo
por su sempiterno amor;
Alabadle, santos todos,
él es nuestro Salvador.
Que sus siervos por doquiera
canten su benignidad;
Los que temen a su nombre
hablen de su libertad.
2. De cadenas de amargura
le pedí liberación;
Escuchó mi voz, y mi alma
la salvó de la prisión.
Si me asalta el enemigo
nada tengo que temer;
En la lucha tenebrosa
con Jesús podré vencer.
3. Quien confía en Jesucristo
la victoria llevará,
Mas si espera en el hombre siempre
éste fallará.
Oh Señor, tu santo nombre alabamos
sin cesar,
 Por tu amor incomparable
gracias te queremos dar. 


173	Dime la historia de Cristo
Felipe, abriendo su boca… anunció el evangelio de Jesús. Hechos 8:35
Juan 20:26–31; Hechos 8:26–39; Lucas 24:14–32
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con vigor

1. Dime la historia de Cristo;
grábala en mi corazón;
Dime la historia preciosa,
¡cuán melodioso es su son!
Di cómo cuando nacía,
ángeles con dulce voz
“Paz en la tierra”, cantaron,
“y en las alturas gloria a Dios”.
Coro:
Dime la historia de Cristo;
grábala en mi corazón;
Dime la historia preciosa,
¡cuán melodioso es su son!
2. Dime del tiempo en que a solas
en el desierto se halló;
De Satanás fue tentado,
mas con poder le venció.
Dime de todas sus obras,
de su tristeza y dolor,
Pues sin hogar, despreciado
anduvo nuestro Salvador.
Coro:
Dime la historia de Cristo;
grábala en mi corazón;
Dime la historia preciosa,
¡cuán melodioso es su son!
3. Di cuando crucificado
él por nosotros murió;
Di del sepulcro sellado;
di cómo resucitó.
En esa historia tan tierna
miro las pruebas de amor;
Mi redención ha comprado
el bondadoso Salvador.


174	Qué bella historia
Pero nosotros predicamos a Cristo. 1 Corintios 1:23
Filipenses 2:1–11; Juan 1:14–18; Hechos 26:12–20
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con emoción

1. ¡Qué bella historia!
de su excelsa gloria
Bajó el Salvador,
Jesús, mi Redentor.
Nació en pesebre,
despreciado y pobre,
Varón de lágrimas
y de dolor.
Coro:
¡Oh cuánto le amo!
y fiel le adoro;
Él es mi vida, mi Redentor;
El Rey de gloria
vino a salvarme, Y a revelarme
al Dios de amor.
2. ¡Qué gran misterio,
tan incomprensible!
El Verbo se encarnó
y al mundo descendió.
El plan oculto
revelóse al hombre,
Y por su tierno amor
me levantó.
3. ¡Don admirable,
tan incomparable!
De plena salvación,
y eterna redención.
El sol divino
brilla en mi camino;
Su luz alumbrará mi corazón.


175	Oh profundo, inmenso amor
Se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor. Tito 3:4
Efesios 2:4–10; 1 Corintios 15:1–10; Hechos 10:34–43
Si b (Capo 1 - La)
	Con intensidad

1. ¡Oh amor, profundo,
inmenso amor!
de gozo llena el corazón
Que el Dios eterno,
en su bondad,
tomara forma corporal.
2. Fue por nosotros su oración,
su enseñanza y su labor:
Jamás buscó su propio bien;
se hizo siervo, siendo rey.
3. Él por nosotros padeció
blasfemias, burlas y dolor;
Y para darnos vida y luz
halló la muerte en una cruz.
4. Mas en su triunfo
el nuestro está,
y junto al Padre, nuestro hogar;
Nos da su Espíritu, y en Él
hallamos gozo, paz, poder.


176	Vida Abundante
Yo he venido para que tengan vida… en abundancia. Juan 10:10
Juan 10:1–15; Romanos 8:1–11; Efesios 2:1–10
Sol
	Con entusiasmo

Coro:
Vida abundante Jesús ofrece,
vida triunfante de día en día;
Él es la fuente de vida eterna
que brota siempre en mi
corazón.
1. En la cruz murió mi Jesús;
con su muerte vida me dio;
Por su gracia me transformó
y la vida abundante me
concedió.
2. La mujer que fue y tocó
el vestido de mi Señor;
Por su fe salud recibió
y la vida abundante
Jesús le dio.
3. En la cruz pidió el malhechor
de su alma la salvación;
Vida eterna pudo alcanzar,
pues la vida abundante
Jesús le dio.


177	Es Jesús ¡Qué bella historia!
Jesús de Nazaret… anduvo haciendo bien… porque Dios estaba con él. Hechos 10:38
Hechos 10:34–43; Marcos 5:22–34; Lucas 24:1–12
La b (Capo 1 - Sol)
	Con reflexión

1. ¿Quién es el que en Belén
reyes y pastores ven?
¿Quién a solas ayunó,
y la tentación venció?

	Con vigor

Coro:
 Es Jesús, ¡Qué bella historia!
mi Señor el Rey de gloria;
A sus pies le adoraré,
¡Aleluya! cantaré. 

	Con reflexión

2. ¿Quién tres años enseñó
y al enfermo levantó?
¿Quién a niños recibió,
con amor los abrazó?
3. ¿Quién al Padre siempre oró
y su voluntad buscó?
¿Quién por mí en la cruz murió,
y mi pena allí pagó?
4. ¿Quién la tumba conquistó,
con poder resucitó?
¿Quién al cielo ascendió,
junto al Padre se sentó?


178	Sea la paz
Levantándose, reprendió al viento y dijo al mar: Calla, enmudece. Marcos 4:39
Marcos 6:45–51; 4:35–41; 2 Corintios 4:5–16
Si b (Capo 1 - La)
	Con emoción

1. ¡Maestro, se encrespan las aguas
y ruge la tempestad!
Los grandes abismos del cielo
se llenan de oscuridad.
¿No ves que aquí perecemos?
¿Puedes dormir así,
Cuando el mar agitado nos abre
profundo sepulcro aquí?
Coro:
Los vientos, las ondas oirán tu voz,
“¡Sea la paz!”
(“¡Sea la paz, sea la paz!”)
Calmas las iras del negro mar,
Las luchas del alma
las haces cesar,
Y así la barquilla do va el Señor,
Hundirse no puede
en el mar traidor.
Doquier se cumple tu voluntad,
“¡Sea la paz!” “¡Sea la paz!”
Tu voz resuena en la inmensidad,
“¡Sea la paz!”
2. Maestro, mi ser angustiado
te busca con ansiedad;
De mi alma en los antros profundos
se libra cruel tempestad.
Asalta el pecado a torrentes
sobre mi frágil ser.
¡Y perezco, perezco, Maestro!
¡Oh, quiéreme socorrer!
3. Maestro, pasó la tormenta,
los vientos no rugen ya,
Y sobre el cristal de las aguas
el sol resplandecerá.
Maestro, prolonga esta calma,
no me abandones más;
Cruzaré los abismos contigo,
gozando bendita paz.


179	A la casa de Jairo
No temas; cree solamente, y será salva. Lucas 8:50
Lucas 8:41–48; Marcos 5:22–34; Mateo 9:18–26
La m / La
	Con vigor

1. A la casa de Jairo iba Jesús;
una gran multitud iba tras Él.
Y una pobre mujer llena de fe,
no miró la multitud, mas le tocó.
Coro:
Haz tú cual la mujer que le tocó
el borde del vestido del Señor.
Virtud salió de Él, y ella sanó;
si crees tú en Él, salvo serás.
2. Aquel pueblo inmenso
le escuchó;
una parte creía al Señor,
Pero el resto furioso rechazó
a este Mensajero del excelso
amor.
3. Jesucristo, fui yo quien te tocó;
mi mal ningún doctor
pudo quitar,
Mas tu mano potente me sanó;
ya mi alma y cuerpo traigo a tu
altar.


180	La mujer samaritana
Vino una mujer de Samaria… y Jesús le dijo: Dame de beber. Juan 4:7
Juan 4:4–15; 7:37–46; Isaías 12
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con emoción

1. “De tu cántaro dame,
dame tú de beber”,
A la Samaritana,
dijo un día Jesús.
“¿Por qué, siendo judío
me diriges la voz?”
// Respondió con vehemencia
la mujer que ignoraba
la grandeza de Dios. //
2. “¡Oh! si tú conocieses
este don que es de Dios
Y quien viene a rogarte
que le des de beber,
Quizá tú pedirías
y él podríate dar
// Agua más deleitosa,
que en los pozos terrenos
no podrás encontrar. //
3. “Quien bebiere de esta agua
volverá a tener sed,
Mas aquel que bebiere
de la que le daré,
Para siempre, declaro
que más sed no tendrá;
// En su alma una fuente
para vida eterna
con poder saltará”. //


181	El ciego Bartimeo
Bartimeo el ciego… estaba sentado junto al camino. Marcos 10:46
Lucas 18:35–43; 4:17–21; Marcos 10:46–52
Sol m (Capo 3 - Mi m)
	Con energía

1. Cuando el ciego escuchó
que Jesús iba a ir,
Caminó a Jericó,
lo salió a recibir;
Le gritaba, “¡Señor,
ten piedad tú de mí!
Porque ciego soy yo
y no puedo vivir”.
// Cristo le preguntó:
“¿Qué podré por ti hacer?”
Y con fe respondió:
“Haz que yo pueda ver”. //
2. Al salir de allí
daba gracias a Dios
Porque ya pudo ver,
pues Jesús lo sanó;
El Señor le mostró
su amor y poder
Cuando al ciego sanó,
permitiéndole ver.
// Él también lo sacó
de otra noche sin luz,
Pues su pena pagó
Cristo allí en la cruz. //
3. Este mismo Jesús
poderoso de ayer
Es el mismo que hoy
te dará su poder;
Como escrito está,
todo puede el Señor,
Como ayer, también hoy
y por la eternidad.
// Si tú vienes a él,
salvación tú tendrás;
Dale tu corazón;
libre y salvo serás. //


182	El ministerio terrenal de Jesús

Al comenzar su ministerio, Jesús tenía como treinta años. Fue a Nazaret, donde se había criado, y conforme a su costumbre, el día sábado entró en la sinagoga, y se levantó para leer.
Se le entregó el rollo del profeta Isaías; y cuando abrió el rollo, encontró el lugar donde estaba escrito:
El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres;
Me ha enviado para proclamar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, para poner en libertad a los oprimidos y para proclamar el año agradable del Señor.
Después de enrollar el libro y devolverlo al ayudante, se sentó.
Y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en Él.
Entonces comenzó a decirles: “Hoy se ha cumplido esta Escritura en vuestros oídos”.
Y se asombraban de su enseñanza, porque su palabra era con autoridad.
Pero Él les dijo: “Me es necesario anunciar el evangelio del reino de Dios a otras ciudades también, porque para esto he sido enviado”.
Su fama se extendía cada vez más, y se juntaban a él muchas multitudes para oírle y para ser sanadas de sus enfermedades.
Pero Él se apartaba a los lugares desiertos y oraba.
Lucas 3:23a; 4:16–21, 32, 43; 5:15–16 (RVA)


183	Tierra de la Palestina
De ti saldrá un guiador, que apacentará a mi pueblo Israel. Mateo 2:6
Isaías 9:1–7; Mateo 4:17–25; Génesis 12:1–4
Mi m
	Con ánimo

1. Tierra bendita y divina
es la de Palestina,
donde nació Jesús;
Eres, de las naciones,
cumbre bañada por la lumbre
que derramó su luz.
Coro:
Eres la historia inolvidable, porque
en tu seno se derramó
La sangre, preciosa sangre,
del unigénito Hijo de Dios;
La sangre, preciosa sangre,
del unigénito Hijo de Dios.
2. Cuenta la historia del pasado
que en tu seno sagrado
vivió el Salvador,
Y en tus hermosos olivares,
habló a los millares
la palabra de amor.
3. Quedan en ti testigos mudos,
que son los viejos muros
de la Jerusalén;
Viejas paredes destruidas,
que si tuvieran vida,
nos hablarían también.



184	Las Palmas
Decid a la hija de Sion: He aquí, tu Rey viene. Mateo 21:5
Mateo 21:1–11; Zacarías 9:8–12; Lucas 19:28–40
La b (Capo 1 - Sol)
	Con amplitud

1. Palmas y flores que se ven
brotar,
Hoy día sus perfumes ricos dan,
Pues viene Cristo el llanto a
enjugar
Y revelarnos el divino plan.
Coro:
A Cristo dad hosannas,
(¡Gloria! ¡Hosanna!)
Himnos cantad a Cristo con
triunfo y grande aclamación;
¡Gloria al Señor! ¡Hosanna!
(¡Hosanna! ¡Gloria al Señor!)
¡Gloria al que viene
trayéndonos salvación!
2. Los pueblos, al oír su regia voz,
Del mal que oprime alcanzan
libertad.
Contemplan otra vez
la luz de Dios,
Regocijada está la humanidad.
3. Hoy día alégrate, Jerusalén;
Viene a librarte tu divino Rey,
Pues el amor del Cristo de Belén
Trae esperanza, paz y eterna fe.


185	En el nombre de Dios
Sobre todo nombre…no sólo en este siglo, sino también en el venidero. Efesios 1:21
Efesios 1:15–23; Daniel 2:16–23; Joel 2:21–32
La b (Capo 1 - Sol)
	Con regocijo

Hay poder, esperanza y amor
En el nombre de nuestro Señor;
Aclamemos a Cristo el Rey,
¡Bendito el que viene
en el nombre de Dios!


186	¡Hosanna! (Mantos y palmas)
¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! Juan 12:13
Lucas 19:28–40; Mateo 21:1–11; Marcos 11:1–11
Do
	
	Con regocijo

•1. Mantos y palmas
esparciendo va
El pueblo alegre de Jerusalén,
Y a lo lejos ya se puede ver
En un pollino a Jesús el Rey;
Coro:
Mientras mil voces resuenan
por doquier,
“Hosanna al que viene en el
nombre del Señor”;
Con un estruendo
de gran exclamación
Prorrumpen con voz triunfal:
“¡Hosanna, hosanna al Rey!
¡Hosanna! ¡Hosanna al Rey!”
2. Como en la entrada de
Jerusalén,
Un día todos vamos a cantar,
Cuando regrese Cristo otra vez
Para llevarnos al eterno hogar.


187	Cabalga Majestuoso
He aquí, tu Rey viene… sentado sobre una asna. Mateo 21:5
Apocalipsis 19:1–10; Juan 12:12–16; Lucas 19:28–40
Do
	
	Con solemnidad

•1. Cabalga majestuoso
tan alto embajador,
Seguido de sus fieles
del Olivar a Sion.
Las multitudes cantan
con gozo y con fervor:
¡Hosanna al rey que viene
en nombre del Señor!
•2. Con palmas y con ramos
el pueblo marcha en pos;
Aclámanle los niños,
rindiendo gloria a Dios.
Las multitudes cantan
con gozo y con fervor:
¡Hosanna al rey que viene
en nombre del Señor!
•3. Cubrid de mirto y flores
la senda del Señor,
Con corazón y labios
rendidle adoración.
Cantadle, multitudes,
con gozo y con fervor:
 ¡Hosanna al rey que viene
en nombre del Señor! 


188	La entrada triunfal

Al día siguiente, cuando oyeron que Jesús venía a Jerusalén,
La gran multitud que había venido a la fiesta tomó ramas de palmera y salió a recibirle, y le aclamaban a gritos:
“¡Hosanna!”
Ellos decían: “¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor! ¡Paz en el cielo, y gloria en las alturas!”
Cuando llegó cerca, al ver la ciudad, lloró por ella.
Juan 12:12–13a; Lucas 19:38, 41 (RVA)

189	Hosanna en el cielo 
¡Bendito el que viene… Hosanna en las alturas! Marcos 11:9–10
Mateo 21:1–11; Marcos 11:1–11; Lucas 19:28–40
Do m (Capo 1 - Si m)
	Con amplitud

Santo, santo,
santo es el Señor;
Dios del universo,
santo es el Señor.
Santo, santo, santo,
santo es el Señor;
Dios del universo,
santo es el Señor.
// ¡Hosanna en el cielo!
¡Hosanna en la tierra!
 ¡Bendito el que viene
en el nombre del Señor! // 


190	Jerusalén la hermosa
Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los…enviados. Lucas 13:34
Lucas 19:41–44; Mateo 23:29–39; Salmo 122
Si b (Capo 1 - La)
	Con emoción

1. Una noche con la luna,
Cristo lloraba,
Y contemplaba la ciudad santa.
¡Oh, Jerusalén la hermosa!
Tú que has matado
Cuantos te ha enviado
mi Padre Dios.
Coro:
¡Oh Jerusalén, Jerusalén, ciudad
de Sion!
Llora por ti hoy mi corazón:
Como el ave al hijo
le da siempre protección,
Vine yo a traerte salvación.
¡Oh, Jerusalén la hermosa!
Tú que has matado
Cuantos te ha enviado
mi Padre Dios.
2. Y cuando Jesús moría
en cruz clavado,
Al vil malvado él bendecía.
Si tú aceptas hoy la sangre
que ha derramado,
Serás llevado a Jerusalén.


191	¿Qué quiero mi Jesús?

[vea 108 +++]
¿Qué quiero, mi Jesús?…
Quiero quererte,
quiero cuanto hay en mí,
del todo darte
sin tener más placer
que el agradarte,
sin tener más temor que el
ofenderte.
Quiero olvidarlo todo y
conocerte,
quiero dejarlo todo por
buscarte,
quiero perderlo todo por
hallarte,
quiero ignorarlo todo por
saberte.
Quiero, amable Jesús,
abismarme
en ese dulce hueco de tu
herida,
y en tus divinas llamas
abrasarme.
Quiero, por fin, en ti
transfigurarme,
morir a mí, para vivir tu vida,
perderme en ti, Jesús, y no
encontrarme.
Pedro Calderón de la Barca, s. 17 


192	Cristo nuestra ofrenda es 
Con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados. Hebreos 10:14
Hebreos 10:11–25; Isaías 53; 1 Pedro 2:21–25
Mi m
	Con amplitud

1. Cristo nuestra ofrenda es:
holocausto excelso;
Al Cordero alabad;
conquistó el Calvario.
Coro:
“Santos seréis, porque santo soy
yo Jehová vuestro Dios”.
“Santos seréis, porque santo soy
yo Jehová vuestro Dios”.
2. Cristo nuestra ofrenda es:
oblación tan fragante;
Es olor suave hacia Dios;
load al Hijo amante.
3. Cristo nuestra ofrenda es,
quien logró para el hombre
Paz y comunión con Dios,
¡gloria dad a su nombre!
4. Cristo nuestra ofrenda es
el que quita el pecado;
Por su muerte eficaz
vida ofrece al mundo.
5. Cristo nuestra ofrenda es:
expiación consumada;
Queda satisfecho Dios,
y el alma limpiada.


193	Fue de Dios la santa voluntad
Se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo. Filipenses 2:7
Isaías 53; Mateo 27:35–51; Lucas 22:39–46
Do
	Con intensidad

1. A solas en Getsemaní
el Salvador sufrió;
La copa amarga de dolor
mi buen Jesús bebió.
A solas en el tribunal
las burlas aguantó,
Pues fue de Dios
la santa voluntad.
Coro:
Se despojó del trono
y todo su esplendor;
Fue despreciado
y desechado el Salvador,
Mas como oveja no abrió
su boca mi Señor,
Pues fue de Dios
la santa voluntad.
2. A solas al Calvario, Cristo el
Redentor subió; Sin murmurar,
mis negras penas
en la cruz sufrió.
“Dios mío, ¿por qué me has
dejado?” con dolor clamó,
Mas fue de Dios
la santa voluntad.


194	Los amó hasta el fin

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora para pasar de este mundo al Padre,
Como había amado a los suyos que estaban en el mundo, les amó hasta el fin.
Así que, después de haberles lavado los pies, tomó su manto, se volvió a sentar a la mesa y les dijo: — ¿Entendéis lo que os he hecho?
—Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros. Como os he amado, amaos también vosotros los unos a los otros.
Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a los discípulos: —Sentaos aquí, hasta que yo vaya allá y ore.
Tomó consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo y comenzó a entristecerse y a angustiarse.
Pasando un poco más adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo:
—Padre mío, de ser posible, pase de mí esta copa. Pero, no sea como yo quiero, sino como tú.
Juan 13:1, 12, 34; Mateo 26:36–37, 39 (RVA)


195	Rasgóse el velo 
El camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo. Hebreos 10:20
Mateo 27:51–54; Hebreos 10:11–25; 9:24–28
Sol
	Con certidumbre

1. ¡Rasgóse el velo! ya no más
distancia mediará;
Al trono mismo de su Dios
el alma llegará.
2. ¡Rasgóse el velo, sombras id!
la luz resplandeció;
La cara misma de su Dios
Jesús ya reveló.
3. ¡Rasgóse el velo! hecha está
eterna redención;
El alma pura y limpia ya
no teme perdición.
4. ¡Rasgóse el velo! Dios abrió
los brazos de su amor;
Entrar podemos donde entró
Jesús, el Salvador.


196	El Varón de gran dolor
Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? Salmo 22:1
Isaías 53; Salmo 22:1–2, 19–28; Mateo 27:35–51
Si b (Capo 1 - La)
	
	Con amplitud

•1. El Varón de gran dolor
es el Hijo del Señor;
Vino al mundo por amor,
¡Aleluya! ¡Es mi Cristo!
•2. Él llevó la cruenta cruz
para darnos vida y luz;
Ya mi cuenta Él pagó,
¡Aleluya! ¡Es mi Cristo!
3. Quiso Él por mí morir;
puedo hoy por Él vivir.
Quiero sólo a Él servir,
¡Aleluya! ¡Es mi Cristo!
4. Cuando venga nuestro Rey,
Luego yo su faz veré,
 Y sus glorias cantaré,
¡Aleluya! ¡Es mi Cristo! 


197	Mirad al Salvador Jesús
El herido fue por nuestras rebeliones. Isaías 53:5
Mateo 27:35–51; Isaías 53; Hebreos 9:24–28
Si b (Capo 1 - La)
	
	Con reflexión

1. Mirad al Salvador Jesús,
el Príncipe benigno,
Por mí muriendo en la cruz,
por mí, tan vil, indigno.
Coro:
De amor la prueba hela aquí:
el Salvador murió por mí.
 Por mí, (por mí,)
por mí, (por mí,)
Jesús murió por mí. 
•2. El sol su rostro encubrió
al ver su agonía;
La dura peña se partió;
¿Lo oyes, alma mía?
•3. Y yo también al ver la cruz,
por ella soy vencido;
Mi corazón te doy, Jesús,
A tu amor rendido.


198	Mi vida di por ti
Por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí. 2 Corintios 5:15
2 Corintios 5:11–21; Filipenses 2:1–11; Juan 10:1–15
Si b (Capo 1 - La)
	Con intensidad

1. Mi vida di por ti,
mi sangre derramé;
Por ti inmolado fui,
por gracia te salvé;
// Por ti, por ti inmolado fui,
¿Qué has dado tú por mí? //
2. Mi celestial mansión,
mi trono de esplendor,
Dejé por rescatar
al mundo pecador;
// Sí, todo yo dejé por ti,
¿Qué dejas tú por mí? //
3. Reproches, aflicción
y angustias yo sufrí;
La copa amarga fue
que yo por ti bebí;
// Reproches yo por ti sufrí,
¿Qué sufres tú por mí? //
4. De mi celeste hogar,
te traigo el rico don
Del Padre Dios de amor,
la plena salvación;
// Mi don de amor te traigo a ti,
¿Qué ofreces tú por mí? //


199	En la vergonzosa cruz
Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras. 1 Corintios 15:3
1 Pedro 2:21–25; 1 Corintios 15:1–10; 1:17–24
Si b (Capo 1 - La)
	Con solemnidad

1. En la vergonzosa cruz
padeció por mí, Jesús;
Por la sangre que vertió,
mis pecados él expió;
Lavará de todo mal
ese rojo manantial,
El que abrió por mí, Jesús,
en la vergonzosa cruz.
Coro:
Sí, fue por mí, (Sí, fue por mí,)
sí, fue por mí, (sí, fue por mí,)
Fue por mí, murió Jesús
en la vergonzosa cruz.
2. ¡Oh, qué amor,
qué inmenso amor
reveló mi Salvador!
La maldad que hice yo,
al suplicio le llevó.
Ahora a ti mi todo doy,
cuerpo y alma tuyo soy;
Mientras permanezca aquí,
hazme siempre fiel a ti.
3. Yo de Cristo sólo soy,
a seguirle presto estoy;
Al bendito Redentor
serviré con firme amor;
Sea mi alma ya su hogar,
y mi corazón su altar;
Vida emana, paz y luz,
del Calvario, de la cruz.


200	Crucificado por nosotros

Los principales sacerdotes y los ancianos persuadieron a la multitud que pidiese a Barrabás, y que Jesús fuese muerto.
Pilato les dijo: —¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?
Todos le dijeron: —¡Sea crucificado!
Y Pilato, queriendo satisfacer al pueblo, les soltó a Barrabás, y entregó a Jesús, después de azotarle, para que fuese crucificado.
Y le llevaron a un lugar llamado Gólgota, que traducido es: Lugar de la Calavera.
Era la hora tercera cuando le crucificaron.
Crucificaron también con él a dos ladrones, uno a su derecha, y el otro a su izquierda.
Y se cumplió la Escritura que dice: Y fue contado con los inicuos.
Cuando vino la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena.
Mas Jesús, dando una gran voz, expiró.
Entonces el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.
Y el centurión que estaba frente a él, viendo que después de clamar había expirado así, dijo: —Verdaderamente este hombre era hijo de Dios.
Cristo padeció por nosotros
Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia.
Mateo 27:20, 22; Marcos 15:15, 22, 25, 27, 28, 33, 37–39; 1 Pedro 2:21b, 24 (RVR)


201	Pies Divinos
¡Cuán hermosos… son los pies del que trae alegres nuevas! Isaías 52:7
Lucas 7:36–50; Mateo 4:17–25; Lucas 24:36–48
Mi m
	Con solemnidad

1. Pies divinos, pies divinos,
pies divinos;
Pies divinos, pies divinos
de Jesús,
// Que en la cumbre del
Calvario
Los clavaron en la cruz. //
2. Ved los fríos y desnudos
por los campos,
Caminando, caminando
sin cesar;
// Por las cumbres,
por los valles,
Por la orilla de la mar. //
3. Van llevando por Judea
la semilla
Del bendito Evangelio del amor,
// Y calmando del enfermo
Las tristezas y el dolor. //
4. ¡Cuán hermosos y cuán
santos, cuán benditos,
De Jesús el Nazareno
son los pies!
 // ¡Oh yo quiero que a la tierra
Vengan pronto otra vez! // 
5. Pies divinos, pies divinos,
pies sangrantes,
Horadados por mi culpa
sin igual,
// Nos librasteis del pecado
y del juicio eternal. //


202	Cristo Padeció 
Cristo padeció una sola vez por los pecados. 1 Pedro 3:18
Mateo 17:5–12; 1 Pedro 3:14b–18; Hebreos 9:24–28
Do m (Capo 1 - Si m)
	Con intensidad

Padeció una sola vez mi Cristo,
padeció una sola vez por mí;
Por los pecados padeció,
por los pecados padeció,
El justo por los injustos;
Padeció una sola vez mi Cristo,
padeció una sola vez por mí;
Para llevarnos a Dios,
para llevarnos a Dios;
Padeció por nosotros Jesús.


203	Cabeza Ensangrentada
Y pusieron sobre su cabeza una corona tejida de espinas. Mateo 27:29
Mateo 27:24–31; Marcos 15:12–20; Isaías 53
Do
	Con amplitud

1. Cabeza ensangrentada,
herida por mi bien,
De espinas coronada,
por fe mis ojos ven;
De todos despreciada,
mi eterno bien será;
Por todas las edades
mi ser te adorará.
2. Pues oprimida tu alma
fue por el pecador;
La transgresión fue mía,
mas tuyo fue el dolor;
Hoy vengo contristado,
merezco tu dolor,
Concédeme tu gracia;
¡oh! dame tu favor.
3. Te doy loor eterno,
bendito Salvador,
Por tu dolor y muerte,
por tu divino amor;
Oh Salvador, deseo
tu gracia conocer;
Junto a tu cruz espero,
te entrego a ti mi ser.


204	Alzad la cruz
Y yo, si fuere levantado… a todos atraeré a mí mismo. Juan 12:32
Juan 12:20–32; 1 Corintios 1:17–24; Colosenses 1:15–23
Do
	Con majestuosidad

Coro:
 ¡Alzad la cruz de Cristo
el Salvador
Y proclamad su nombre
en derredor! 
1. Venid, unidos
el pendón llevad,
El Hijo de Dios
es nuestro Capitán.
2. Es el madero
símbolo de paz,
Amor, fe, justicia
y de libertad.
3. Todo creyente
en el Redentor
Ostenta en la frente
el sello del perdón.
4. Por Jesucristo
con fervor luchad,
Y él la victoria
os concederá.


205	Las siete palabras

1. “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”.
Lucas 23:34
2. “Hoy estarás conmigo en el paraíso”.
Lucas 23:43
3. “Mujer, he allí tu hijo… He allí tu madre”.
Juan 19:26–27
4. “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”
Marcos 15:34
5. “Tengo sed”.
Juan 19:28
6. “Consumado es”.
Juan 19:30
7.“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”.
Lucas 23:46


206	La visión de la cruz
Sufrió la cruz, menospreciando el oprobio. Hebreos 12:2
Lucas 23:32–46; Mateo 27:35–51; Juan 19:16–19, 25–30
Sol
	Con devoción

1. Ese triste día,
mi Jesús sufría
En la cruz clavado
por nuestro pecado;
// Tiernamente dijo
a Juan y a la madre:
“He aquí tu hijo,
he aquí tu madre”. //
2. Cuando le clavaban
y le denostaban,
Imploró clemencia,
perdón y paciencia
// En favor de aquellos
que en tinieblas yacen,
“Pues ignoran ellos”,
dijo, “lo que hacen”. //
3. En su angustia, llama;
“¡Sed yo tengo!” exclama.
¿Y sabéis qué hicieron?
vinagre le dieron.
// A aquel penitente
que buscarle quiso,
Le ofreció la fuente
de su paraíso. //
4. Con solemne calma
encomienda su alma,
A su Padre amado
que ya le ha dejado
// Por el vil pecado
de un mundo errado,
Y clama angustiado:
“¡Ya es consumado!”//
5. ¡Cuán felices fuimos
desde que creímos
En el Cristo amado
que fuera inmolado!
// Fue a la tumba fría,
y resucitado,
Un hermoso día
fue glorificado. //


207	Junto a la cruz de Cristo
Mediante la cruz reconciliar con Dios. Efesios 2:16
Romanos 6:3–14; Juan 19:16–19, 25–30; Gálatas 2:16–21
Do
	Con tranquilidad

1. Junto a la cruz de Cristo
yo quiero siempre estar,
Pues mi alma albergue fuerte
y fiel allí puede encontrar.
En medio del desierto aquí,
allí encuentro hogar
Do del calor y del trajín
yo pueda descansar.
2. Bendita cruz de Cristo,
a veces veo en ti
La misma forma en fiel visión
del que sufrió por mí;
Hoy mi contrito corazón
confiesa la verdad
De tu asombrosa redención
y de mi indignidad.
3. Oh, Cristo, en ti he hallado
completa y dulce paz;
No busco bendición mayor
que la de ver tu faz;
Sin atractivo el mundo está,
ya que ando por tu luz;
Avergonzado de mi mal,
mi gloria es ya la cruz.


208	Un Día
Cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo. Gálatas 4:4
Gálatas 4:3–7; Hechos 10:34–43; Lucas 2:4–20
Do
	Con vigor

1. Un día que el cielo
sus glorias cantaba,
Un día que el mal
imperaba más cruel,
Jesús descendió,
y al nacer de una virgen,
Nos dio por su vida
ejemplo tan fiel.

Coro:
Vivo, me amaba;
muerto, salvóme;
Y en el sepulcro
mi mal enterró;
Resucitado,
él es mi justicia;
Un día él viene,
pues lo prometió.

2. Un día lleváronle
al monte Calvario,
Un día claváronle
sobre una cruz;
Sufriendo dolores
y pena de muerte,
Expiando el pecado,
salvóme Jesús.

3. Un día dejaron
su cuerpo en el huerto,
Un día Jesús de
dolor reposó.
Velaban los ángeles
sobre el sepulcro
De quien por nosotros
su vida entregó.
4. Un día la tumba
ocultarle no pudo,
Un día el ángel
la piedra quitó;
Habiendo Jesús
a la muerte vencido,
A estar con su Padre
en gloria ascendió.

5. Un día Él viene
con voz de arcángel,
Un día en su gloria
el Señor brillará;
¡Oh día admirable,
en que unido, su pueblo
Loores a Cristo
por siempre alzará!


209	Manos Cariñosas
Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos. Juan 20:20
Lucas 4:38–44; Juan 20:19–29; Lucas 5:12–15
Re m
	Con reverencia

1. Manos cariñosas,
manos de Jesús;
Manos que llevaron
la pesada cruz,
Manos que supieron
sólo hacer el bien,
¡Gloria a esas manos!
¡Aleluya, amén!
2. Blancas azucenas,
lirios de amor,
Fueron esas manos
de mi Redentor;
Manos que a los ciegos
dieron la visión
Con el real consuelo
de su gran perdón.
3. Manos que supieron
calmar el dolor,
¡Oh, manos divinas
de mi Redentor!
Que multiplicaron
los peces y el pan,
Manos milagrosas
que la vida dan.
4. Manos que sufrieron
el clavo y la cruz;
Manos redentoras
de mi buen Jesús;
De esas manos bellas
yo confiado estoy;
Ellas van guiando,
pues al cielo voy.
5. ¡Oh, Jesús! tus manos
yo las vi en visión
Y vertí mi llanto
con el corazón;
Vi sus dos heridas
y la sangre vi
Que tú derramaste
por salvarme a mí.


210	En la cruz
Llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores. Isaías 53:4
1 Corintios 1:17–24; 15:1–10; Juan 14:15–26
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con decisión

1. Con pena amarga fui a Jesús;
mostréle mi dolor;
Perdido, errante, vi su luz; bendíjome
en su amor.
Coro:
En la cruz, en la cruz,
do primero vi la luz,
Y las manchas de mi alma
*yo lavé,
 Fue allí por fe
do vi a Jesús,
*Y siempre feliz con Él seré. 
2. Sobre una cruz, mi buen Señor
su sangre derramó
Por este pobre pecador,
a quien así salvó.
3. Venció la muerte con poder,
y al cielo se exaltó;
Confiar en Él es mi placer,
morir no temo yo.
4. Aunque Él se fue, solo
no estoy;
mandó al Consolador,
Divino Espíritu que hoy
me da perfecto amor.


211	REFLEXIÓN: Mi Señor Jesucristo

[vea 259 +]
¡Jesucristo, mi Señor! Me asombra el hecho de que tú, el Dios eterno, te hiciste hombre por mí. Dejaste el esplendor celestial por el establo de Belén. Anduviste por las polvorientas veredas de Palestina, enseñando y haciendo el bien. Calmaste el mar furioso; sanaste al enfermo y diste esperanza al desalentado.
Tú, el perfecto Hijo de Dios, tomaste mi pecado y llevaste mi castigo. Sufriste el dolor, el rechazo, la soledad… y la muerte. Eres Jesús, mi Salvador.
Resucitaste triunfante del sepulcro. Desde que te recibí por la fe, vives en mí y estás transformando mi pensar y mis anhelos. Has quebrantado el poder del pecado en mi vida. Eres Cristo, mi Libertador.
Hoy ocupas el lugar de honor a la diestra de tu Padre, donde intercedes por mí. Y cuando regreses a este mundo en gloria, toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que eres el Señor, Dios todopoderoso.
¡Jesucristo, tú eres mi Señor! Te amo, te adoro y te alabo con el canto que surge de mi ser.


212	La tumba le encerró
Hallaron removida la piedra… y entrando, no hallaron el cuerpo. Lucas 24:2–3
Mateo 28:1–10; 1 Corintios 15:20–26; Juan 20:1–10
Si b (Capo 1 - La)
	Con solemnidad

1. La tumba le encerró,
Cristo, mi Cristo;
El alba allí esperó
Cristo el Señor.

	Con ánimo

Coro:
Cristo la tumba venció,
(la venció,)
Y con gran poder resucitó;
De sepulcro y muerte
Cristo es vencedor,
Vive para siempre
nuestro Salvador;
 ¡Gloria a Dios! (¡Gloria a Dios!)
¡Gloria a Dios! (¡Gloria a Dios!)
El Señor resucitó. 

	Con Solemnidad

2. De guardas escapó
Cristo, mi Cristo;
El sello destruyó
Cristo el Señor.
3. La muerte dominó
Cristo, mi Cristo;
y su poder venció
Cristo el Señor.


213	Resucitó Jesús
Pero cuando miraron, vieron removida la piedra. Marcos 16:4
Lucas 24:1–12; Juan 20:1–10; Hechos 2:29–36
Mi m
	Con brillo

1. Resucitó Jesús,
la tumba abierta está;
Con gran poder se levantó
y vive ya.
Merece todo honor,
alabanza, gratitud y amor;
Cantemos al Señor Jesús,
el Salvador.
2. En gloria celestial
él reina vencedor;
La muerte y tumba derrotó
Cristo el Señor.
Rindamos hoy loor
con los ángeles al Redentor;
 Cantemos al Señor Jesús,
el Salvador. Amén. 


214	El sepulcro vacío

Y el primer día de la semana, muy de mañana, fueron al sepulcro…
Y hallaron removida la piedra del sepulcro; pero al entrar, no hallaron el cuerpo de Jesús,
Que fue sepultado y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;
Que el Cristo había de padecer, y ser el primero de la resurrección de los muertos.
Lucas 24:1–3; 1 Corintios 15:4 (RVA); Hechos 26:23a (RVR)

215	El Señor resucitó
Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos. 1 Corintios 15:20
1 Corintios 15:20–26; Marcos 16:1–7; Hechos 2:29–36
Do
	
	Con gozo

•1. El Señor resucitó,
¡Aleluya! (¡Aleluya! ¡aleluya!)
Muerte y tumba él venció;
¡Aleluya! (¡Aleluya! ¡aleluya!)
Con su fuerza y su virtud
¡Aleluya! (¡Aleluya! ¡aleluya!)
Cautivó la esclavitud.
(¡Aleluya!)
¡Aleluya, aleluya, gloria a Dios!
•2. El que al polvo se humilló,
¡Aleluya! (¡Aleluya! ¡aleluya!)
Vencedor se levantó;
¡Aleluya! (¡Aleluya! ¡aleluya!)
Cante hoy la cristiandad
¡Aleluya! (¡Aleluya! ¡aleluya!)
Su gloriosa majestad.
¡Aleluya!
¡Aleluya, aleluya, gloria a Dios!
3. Cristo que la cruz sufrió, ¡Aleluya!
(¡Aleluya! ¡aleluya!)
Y en desolación se vio,
¡Aleluya! (¡Aleluya! ¡aleluya!)
Hoy en gloria celestial
¡Aleluya! (¡Aleluya! ¡aleluya!)
Reina vivo e inmortal.
¡Aleluya!
¡Aleluya, aleluya, gloria a Dios!
4. Cristo nuestro Salvador,
¡Aleluya! (¡Aleluya! ¡aleluya!)
De la muerte vencedor,
¡Aleluya! (¡Aleluya! ¡aleluya!)
Pronto vamos sin cesar
¡Aleluya! (¡Aleluya! ¡aleluya!)
 Tus loores a cantar.
¡Aleluya!
¡Aleluya, aleluya,
gloria a Dios! 


216	Aleluya, gloria a Cristo
Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos. Apocalipsis 1:5
Apocalipsis 1:1–8; Hebreos 10:11–25; Apocalipsis 19:1–10
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con regocijo

1. ¡Aleluya! Gloria a Cristo,
poderoso Salvador;
¡Aleluya! La victoria
por sí solo conquistó.
Escuchad las alabanzas
del gran coro celestial;
Jesucristo, con su sangre,
redención al hombre da.
•2. ¡Aleluya! No temamos,
con nosotros Cristo está;
¡Aleluya! Su presencia
gozo y confianza da.
Recordemos la promesa
que Jesús, al ascender,
Hizo a sus seguidores:
“Con vosotros estaré”.
•3. ¡Aleluya! Por su muerte
él la muerte conquistó;
¡Aleluya! Vive ahora,
con poder resucitó.
Nuestro Sumo Sacerdote
a los cielos ascendió;
Intercede por nosotros
ante el santo Padre Dios.
4. ¡Aleluya! Rey supremo,
Dios eterno, Gran Señor;
¡Aleluya! Él es digno;
Dadle gloria y honor.
Cantan seres celestiales;
hombres, levantad la voz;
 Todo lo creado cante
alabanza a nuestro Dios. 


217	Gloria, gloria al Vencedor
El Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes. Apocalipsis 17:14
Apocalipsis 19:11–16; 1 Corintios 15:20–26; Apocalipsis 7:9–17
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con júbilo

•1. ¡Gloria, gloria al Vencedor!
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
¡Mil hosannas repetid!
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
Cristo lleno de esplendor
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
Triunfa en portentosa lid.
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
2. Roca, sellos, guardias son
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
Vano intento, pues triunfal
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
De la fosa el gran Campeón
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
Surge invicto e inmortal.
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
3. El averno se hunde ya:
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
Caen la muerte y la maldad;
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
El sepulcro se abre y da
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
Paso a la inmortalidad.
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
•4. ¡Alabanzas cántenle!
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
Cristo en su resurrección
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
Asegura nuestra fe
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)
Y eterna salvación.
¡Alelú, aleluya! (¡Aleluya!)


218	¡Resucitó, Resucitó!
Por asunto de derechos de autor este himno no está incluído en el himnario


219	Resucitó Jesús el Señor
¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? 1 Corintios 15:55
1 Corintios 15:20–26; Juan 20:1–10; Hechos 2:29–36
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con júbilo

•¡Aleluya! ¡Aleluya! ¡Aleluya!
•1. Resucitó Jesús el Señor,
de infierno y muerte es
vencedor;
Suenen pues himnos
en su loor.
¡Aleluya!
2. Huyen las sombras y el dolor;
deja la tumba el Salvador;
Démosle gloria y todo honor.
¡Aleluya!
•3. Por sus heridas el Redentor
nos libra hoy de pena y temor;
Él del sepulcro es conquistador.
¡Aleluya!
•4. Nuestro rescate Cristo pagó;
al cielo entrada él nos abrió;
Su gracia libre nos concedió.
¡Aleluya!
•5. Suenen pues himnos en
su loor,
y celebremos su gran amor:
¡Cristo ha triunfado!
¡Gloria al Señor!
¡Aleluya! Amén.


220	A ti la gloria
Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Mateo 6:13
1 Corintios 15:20–26; Apocalipsis 7:9–17; 19:1–10
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con gozo

•1. A ti la gloria
¡oh nuestro Señor!
A ti la victoria,
gran Libertador.
Te alzaste pujante,
lleno de poder,
Más que el sol radiante
al amanecer.
Coro:
A ti la gloria
¡oh nuestro Señor!
A ti la victoria,
gran Libertador.
•2. Gozo, alegría,
reinen por doquier,
Porque Cristo hoy día
muestra su poder;
Ángeles cantando
himnos al Señor
Vanle aclamando
como vencedor.
3. Libre de penas,
nuestro rey Jesús
Rompe las cadenas
de la esclavitud.
¡Ha resucitado,
ya no morirá!
Quien muera al pecado
en Dios vivirá.


221	Jesús venció la muerte
Mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos. Colosenses 2:12
Lucas 24:36–48; Mateo 28:1–10; Lucas 24:1–12
Re m
	Con solemnidad

1. A Jesús crucificado
lo llevaron al jardín;
A Jesús lo han sepultado
entre flores de jazmín.
A Jesús lo han sepultado
entre flores de jazmín.
2. Vino un ángel al sepulcro
y la piedra le quitó;
Y Jesús venció la muerte,
el Señor resucitó.
Y Jesús venció la muerte,
el Señor resucitó.
Re
	Con regocijo

3. Alegres las aves cantan,
perfuman las flores ya;
Porque vive el bien amado,
Jesús resucitado ha.
Porque vive el bien amado,
Jesús resucitado ha.
Re m
	Con solemnidad

4. Oh Jesús resucitado,
te adoramos con amor;
Príncipe de nuestras almas
sé tú, oh buen Salvador.
Príncipe de nuestras almas
sé tú, oh buen Salvador.
Re
	Con regocijo

5. Alegres hoy te cantamos,
te amamos, oh buen Señor.
Gloria a Dios por la victoria
del poderoso Salvador.
 Gloria a Dios por la victoria
del poderoso Salvador. 


222	Porque Él vive
Porque yo vivo, vosotros también viviréis. Juan 14:19
Juan 14:12–24; Salmo 18:1–6, 46–50; 2 Corintios 13:3–11
La b (Capo 1 - Sol)
	Con emoción

1. Dios nos envió a su Hijo Cristo;
Él es amor, paz y perdón.
Por mí murió en el Calvario,
Mas de la tumba
con poder resucitó.
Coro:
Porque Él vive no temo el mañana;
Porque Él vive seguro estoy,
 Porque yo sé,
yo sé que el futuro es suyo
Y que la vida vale,
porque él vive hoy. 
2. Grato es tener a un tierno niño,
Precioso don que Dios nos da.
Cuánto mejor cuando él recibe
Al Salvador, y vida eterna gozará.
3. Se acabará mi vida un día;
Enfrentaré muerte y dolor.
Mas a Jesús veré en la gloria,
Y reinaré con mi triunfante
Salvador.


223	Glorificaremos al Señor
Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea… la gloria y el poder. Apocalipsis 5:13
Apocalipsis 5; Hechos 1:6–11; Apocalipsis 15:2–4
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con gozo

1. Glorificaremos al Señor,
por su muerte en la cruz;
De la tumba él se levantó,
¡Gloria al Salvador Jesús!
2. Por cuarenta días regresó;
a los suyos se mostró.
A sus seguidores dio la paz
y en las nubes ascendió.
3. Vive victorioso nuestro Rey,
exaltado Redentor.
En el cielo reina en majestad,
el glorioso Salvador.
4. Aleluya a Cristo el Señor,
al Cordero, nuestra Luz,
El Mesías vive, el “Yo soy”;
Rey de reyes es Jesús.


224	Al Cristo vivo sirvo
Yo sé que mi Redentor vive. Job 19:25
Apocalipsis 1:12–19; Filipenses 3:7–14; Gálatas 2:16–21
La b (Capo 1 - Sol)
	Con regocijo

1. Al Cristo vivo sirvo
y él en el mundo está;
Aunque otros lo negaren,
yo sé que Él vive ya.
Su mano tierna veo,
su voz consuelo da,
Y cuando yo le llamo,
muy cerca está.
Coro:
// Él vive, (Él vive,) //
Hoy vive el Salvador;
conmigo está y me guardará
mi amante Redentor.
// Él vive, (Él vive,) //
Me imparte salvación;
sé que Él viviendo está porque
vive en mi corazón.
2. En todo el mundo entero
contemplo yo su amor,
Y al sentirme triste,
consuélame el Señor;
Seguro estoy que Cristo
mi vida guiando está,
Y que otra vez al mundo
regresará.
3. Regocijad, cristianos,
hoy himnos entonad;
Eternas aleluyas
a Cristo el Rey cantad.
Ayuda y esperanza es
del mundo pecador;
No hay otro tan amante
como el Señor.


225	Cristo Resucitado

En la misma hora se levantaron y se volvieron a Jerusalén. Hallaron reunidos a los once y a los que estaban con ellos, quienes decían:
—¡Verdaderamente el Señor ha resucitado y ha aparecido a Simón!
Mientras hablaban estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos y les dijo:
—Paz a vosotros… Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy. Palpad y ved, pues un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo.
Entonces les abrió el entendimiento para que comprendiesen las Escrituras, y les dijo:
—Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese y resucitase de los muertos al tercer día.
Entonces Él los llevó fuera hasta Betania, y alzando sus manos les bendijo.
Aconteció que al bendecirlos, se fue de ellos, y era llevado arriba al cielo.
Lucas 24:33–34, 36, 39, 45–46, 50–51 (RVA)


226	Rey Exaltado
Viéndolo ellos, fue alzado. Hechos 1:9
Hebreos 1:1–13; Filipenses 2:1–11; Apocalipsis 19:11–16
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con vigor

Rey exaltado en gloria
es Cristo Jesús y le alabo.
Rey exaltado por siempre
es Cristo y yo le alabaré.
(alabaré.)
Él es Señor,
por siempre él reinará;
La creación
su nombre proclamará.
Rey exaltado en gloria
es Cristo Jesús.


227	¡Victoria, Victoria!
Mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Apocalipsis 1:18
1 Corintios 15:51–58; Apocalipsis 5; 19:11–16
La b (Capo 1 - Sol)
	
	Con regocijo

•1. ¡Victoria! ¡Victoria!
Cantemos la gloria del Rey
poderoso que resucitó.
Quedó abolido el poder
de la muerte:
El fuerte vencido
por uno más fuerte;
Satán derrotado
y Jesús vencedor.
•2. El Crucificado,
por Dios coronado,
Es Rey soberano,
Glorioso Señor;
Daránle honores,
dominio y grandeza;
Reconocerán
su eterna realeza,
Pues digno es Cristo
de todo loor.
•3. Corona celeste
adorna su frente,
los ángeles todos
le rinden honor.
Ya pronto el cetro
terrestre empuñando,
Cual rey le veremos
en paz dominando,
En cielos y tierra
triunfante Señor.


228	Venid, Adoremos

•1. Venid, adoremos, 
venid, adoremos;
Venid, adoremos
a Cristo el Señor.
•2. Jesús, tú eres digno,
Jesús, tú eres digno;
Jesús, tú eres digno
de todo honor.
•3. A ti daremos gloria,
a ti daremos gloria;
A ti daremos gloria
por siempre, Señor.


229	Hoy en gloria celestial
Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad. Efesios 4:8
Lucas 24:1–12; Hebreos 10:11–25; Eclesiastés 2:15–23
La b (Capo 1 - Sol)
	Con ánimo

1. Hoy en gloria celestial,
reina vivo e inmortal
Cristo que la cruz sufrió;
con poder se levantó.
 Su gloriosa majestad,
cante, pues, la cristiandad. 
2. Muerte y tumba ya venció
el que al polvo se humilló;
Su poder y gran virtud
cautivó la esclavitud.
Su gloriosa majestad,
cante, pues, la cristiandad.
3. A los cielos ascendió;
por su amor nos redimió;
Cristo el victorioso Rey
intercede por su grey.
Su gloriosa majestad,
cante, pues, la cristiandad.


230	Yo vivo, Señor
Con Cristo estoy… crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí. Gálatas 2:20
Filipenses 1:21–26; Gálatas 2:16–21; Tito 2:11–15
Do
	
	Con vigor

•1. Yo vivo, Señor,
porque tú vives;
Porque tú vives, Señor,
es que yo vivo.
// Me das consuelo,
me das abrigo,
Y en la aflicción, mi Señor,
estás conmigo. //
•2. Soy salvo, Señor,
pues me salvaste,
Pues me salvaste,
Señor, eternamente.
// Yo voy al cielo,
voy a la gloria,
Porque, Señor,
tú me diste la victoria. //
LETRA y MÚSICA: Adán A. Calderón, 1954, arreg. Roberto C. Savage*. © 1954, ren. 1982 Singspiration Music. Usado con permiso.


Su alabanza
231	Alabad a Cristo 
Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré. Salmo 18:2
Salmo 18:1–6, 46–50; Hebreos 2:10–13; Hechos 2:29–36
Do
	
	Con amplitud

•Alabad a Cristo,
alabad a Cristo;
Roca es, mi refugio;
es mi Libertador,
En él confiaré;
alabad a Cristo.


232	Cordero
Con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero. 1 Pedro 1:19
1 Pedro 1:13–23; Isaías 53; Juan 1:29–37
Do
	
	Con ternura

•1. Cordero, que bajaste del cielo
a morir en la cruz
para darme la luz
y tu gran salvación,
Vertiste sangre inmaculada
Con la cual mi maldad,
al morir en la cruz,
la borraste, Jesús.
Coro:
Hoy yo te alabo, Señor,
con todo mi corazón,
Cordero, porque eres mi Dios
y mi buen Salvador
que moriste por mí.
•2. Tú eres el que diste a mi vida
esa paz sin igual,
que en el mundo falaz,
no la pude encontrar.
Por eso mi alma alegre te canta,
disfrutando el amor
que en la cruz de dolor
me extendiste, Jesús.


233	Digno Eres
Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder. Apocalipsis 4:11
Hebreos 3:1–6; Apocalipsis 5; 1 Timoteo 6:11–16
Si b (Capo 1 - La)
	Con majestuosidad

1. Digno eres, digno eres,
digno eres, Señor,
Digno de gloria,
gloria y honra,
gloria y honra y poder.
Pues todas las cosas
por ti fueron hechas,
existen por tu voluntad;
Todo lo creaste
para tu gloria,
¡Digno eres, Señor!
2. Digno eres, digno eres,
digno eres, Señor,
de la riqueza,
la fortaleza,
de alabanza y honor.
Pues fuiste inmolado
por nuestro pecado,
moriste en nuestro lugar;
Y con tu sangre
nos redimiste,
¡Digno eres, Señor!


234	Digno es el Cordero
El Cordero que fue inmolado es digno de tomar… la alabanza. Apocalipsis 5:12
Apocalipsis 5; Filipenses 2:1–11; Efesios 3:14–21
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con certidumbre

•1. Digno es el Cordero
que inmolado fue
De tomar el reino,
honra, gloria y prez;
Para abrir el libro
nadie se encontró;
El fue solo digno:
¡Cante nuestra voz!
Coro:
A Jesús loor, a Jesús loor,
A Jesús loor, porque él es digno;
 A Jesús loor, a Jesús loor,
A Jesús loor,
porque él es digno. 
2. Digno es el Cordero
que en la cruz murió
Por llevar el mundo
cerca de su Dios;
Y donde reinaba
densa oscuridad,
Él la luz del cielo
vino a derramar.
•3. Digno es el Cordero,
canten voces mil,
Que la humana raza
vino a redimir;
Digno es el Cordero:
¡Salvación a él!
Y al que está en el trono,
hoy y siempre ¡Amén!


235	A Cristo coronad
Adoran al que vive por los siglos de los siglos. Apocalipsis 4:10
Hebreos 2:1–9; Filipenses 2:1–11; Apocalipsis 5
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con amplitud

•1. A Cristo coronad,
divino Salvador;
Sentado en alta majestad
es digno de loor;
Al Rey de gloria y paz
loores tributad,
Y bendecid al Inmortal
por toda eternidad.
•2. A Cristo coronad,
Señor de nuestro amor;
Al Rey triunfante celebrad,
glorioso vencedor;
Potente Rey de paz,
el triunfo consumó,
Y por su muerte de dolor
su grande amor mostró.
•3. A Cristo coronad,
Señor de vida y luz;
Con alabanzas proclamad
los triunfos de la cruz;
A Él solo adorad,
Señor de salvación;
 Loor eterno tributad
de todo corazón. 


236	Cristo, Jesucristo
Y conocerá todo hombre que…soy Salvador tuyo y Redentor tuyo. Isaías 49:26
Salmo 45:1–6; Apocalipsis 1:12–19; 19:11–16
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con sentimiento

•Cristo, Jesucristo,
maravilloso es Jesús,
Su rostro brilla más que el sol;
Más hermoso es Cristo
que el lirio de los valles,
Y dulce, más dulce que la miel.
Cual es la rosa de Sarón,
así tan bello es él,
Y le amo, sí, de corazón.
Más hermoso es Cristo
que el lirio de los valles,
Y dulce, más dulce que la miel.


237	Cariñoso Salvador
Fuiste fortaleza al pobre… refugio contra el turbión. Isaías 25:4
Salmo 91; 27; 62:1–8
Re m
	Con amplitud

1. Cariñoso Salvador,
huyo de la tempestad
A tu seno protector,
fiándome de tu bondad.
Sálvame, Señor Jesús,
de las olas del turbión:
Hasta el puerto de salud,
guía tú mi embarcación.
2. Otro asilo ¿dónde hallar?
indefenso acudo a ti;
Sólo pude desmayar,
porque mi peligro vi.
Solamente tú, Señor,
puedes dar consuelo y luz;
Vengo lleno de temor
a los pies de mi Jesús.
3. Cristo, encuentro todo en ti,
y no necesito más;
Débil, me pusiste en pie,
triste, ánimo me das.
Al enfermo das salud;
guías tierno al que no ve;
Con amor y gratitud
tu bondad ensalzaré. Amén.


238	Al Señor Jesús loemos
Cantaré y entonaré alabanzas al Señor. Salmo 27:6
Salmo 27; Juan 20:19–29; Apocalipsis 5
Sol
	Con resolución

1. Al Señor Jesús loemos,
porque tanto le debemos;
Lo que somos y tenemos,
sólo es nuestro en él.
2. Es Jesús su nombre amado;
a su pueblo él ha salvado;
Es el triunfo asegurado
por su gran poder.
3. ¡Oh, confiad en este amigo!
nos liberta del peligro,
Nos es hoy un fuerte abrigo
y hasta el fin será.
4. Cumpliráse nuestro anhelo,
en el día en que sin velo
Le veremos en el cielo
al Señor Jesús.


239	Por los siglos de los siglos

Yo Juan,… estaba en la isla llamada Patmos por causa de la palabra de Dios y del testimonio de Jesús.
Y…, vi siete candeleros de oro, y en medio de los candeleros vi a uno semejante al Hijo del Hombre,
Vestido con una vestidura que le llegaba hasta los pies y tenía el pecho ceñido con un cinto de oro.
Su cabeza y sus cabellos eran blancos como la lana blanca, como la nieve, y sus ojos eran como llama de fuego.
Sus pies eran semejantes al bronce bruñido, ardiente como en un horno. Su voz era como el estruendo de muchas aguas.
Tenía en su mano derecha siete estrellas, y de su boca salía una espada aguda de dos filos.
Su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.
Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y puso sobre mí su mano derecha, y me dijo:
—No temas. Yo soy el primero y el último, el que vive.
Estuve muerto, y he aquí que vivo por los siglos de los siglos.
Apocalipsis 1:9, 12b–18a (RVA)


240	Coronadle
Vemos… a Jesús, coronado de gloria y de honra. Hebreos 2:9
Hechos 2:29–36; Apocalipsis 5; Hebreos 2:1–9
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con majestuosidad

•1. Ved al Cristo, Rey de gloria,
es del mundo el vencedor;
De la guerra vuelve invicto,
todos deben dar loor.
Coro:
Coronadle, santos todos;
coronadle Rey de reyes;
 Coronadle, santos todos;
coronad al Salvador. 
•2. Exaltadle, exaltadle,
ricos triunfos trae Jesús;
Entronadle en los cielos,
en la refulgente luz.
3. Pecadores se burlaron,
coronando al Salvador;
Ángeles y santos danle
su riquísimo amor.
4. Escuchad las alabanzas
que se elevan hacia él;
Victorioso reina el Cristo;
adorad a Emanuel.


241	Loores dad a Cristo el Rey*
Adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra. Apocalipsis 14:7
Apocalipsis 19:11–16; 21:10, 22–26; 11:15–17
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con amplitud

•1. Loores dad a Cristo el Rey,
suprema potestad;
De su divino amor la ley
postrados aceptad;
De su divino amor la ley
postrados aceptad.
2. Vosotros, hijos de Israel,
ovejas de la grey;
Loores dad a Emanuel
y proclamadle Rey;
Loores dad a Emanuel
y proclamadle Rey.
3. Gentiles que por su perdón
gozáis de libertad,
Al que de la condenación
os libra, hoy load;
Al que de la condenación
os libra, hoy load.
4. Naciones todas, escuchad
y obedeced su ley
De gracia y de santidad,
y proclamadle Rey;
De gracia y de santidad,
y proclamadle Rey.
•5. Con la celeste multitud
del trono en derredor,
Alzad canción de gratitud
a Cristo el Salvador;
 Alzad canción de gratitud
A Cristo el Salvador. 


242	Gloria a Cristo
Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia. Mateo 3:17
Apocalipsis 1:1–8; Romanos 11:33–12:1; Apocalipsis 5
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con majestuosidad

• Gloria a Cristo,
gloria a Emanuel;
Rey de reyes y Señor
de los señores;
Y por siempre cantaré
tus alabanzas;
 Te adoraré por la eternidad. 


243	Jesús es mi Rey soberano
El bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes. 1 Timoteo 6:15
1 Timoteo 1:12–17; Apocalipsis 19:11–16; Filipenses 2:1–11
Do
	Con emoción

1. Jesús es mi Rey soberano,
Mi gozo es cantar su loor;
Es Rey, y me ve cual hermano,
Es Rey y me imparte su amor.
Dejando su trono de gloria,
Me vino a sacar de la escoria,
Y yo soy feliz,
y yo soy feliz por Él.
2. Jesús es mi amigo anhelado,
Y en sombras o en luz siempre va
Paciente y humilde a mi lado;
Ayuda y socorro me da.
Por eso constante lo sigo,
Porque él es mi Rey y mi amigo,
Y yo soy feliz,
y yo soy feliz por Él.
3. Señor, ¿qué pudiera yo darte
Por tanta bondad para mí?
¿Me basta servirte y amarte?
¿Es todo entregarme yo a ti?
Entonces, acepta mi vida,
Que a ti solo queda rendida,
Pues yo soy feliz,
pues yo soy feliz por ti.


244	Glorioso Cristo
Vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre. Juan 1:14
Juan 1:1–14; 1 Juan 1; Apocalipsis 1:12–19
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con majestuosidad

1. Glorioso Cristo,
Rey de lo creado,
Hombre y Dios, te doy loor;
 Quiero amarte,
mi dulce amigo,
corona mía y Salvador. 
2. Bello es el campo,
más aún los bosques
En la estación primaveral;
Cristo es más bello,
Cristo es más puro,
que al alma triste gozo da.
3. Bella es la luna,
es el sol más bello,
y las estrellas, sin igual;
Pero el Cristo
es quien más brilla
En todo el Reino celestial.
4. Bellas las flores,
bello es el hombre
en su lozana juventud;
Mas su belleza
pronto perece,
Sólo es eterna en Jesús.
5. De tierra y cielo,
toda la hermosura
se muestra en Cristo, mi Señor;
Nadie merece cual Jesucristo
nuestra alabanza y nuestro amor.
Amén.


245	¡Oh, cuánto le amo!
Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. 1 Juan 4:19
1 Juan 4:10–19; Juan 14:12–24; Romanos 5:1–11
Sol
	Con gozo

1. Es Cristo quien por mí murió,
mis culpas por borrar;
Dolor y penas Él sufrió,
mi alma por salvar.
Coro:
¡Oh, cuánto le amo!
¡Oh, cuánto le amo!
¡Oh, cuánto le amo!
Porque él murió por mí.
(Letra optativa)
¡Oh, cuánto le alabo!
¡Oh, cuánto le adoro!
Y siempre le sigo
de todo corazón.
2. Jesús el nombre sin igual,
precioso es para mí;
Cual grata nota musical
resuena en mi oír.
3. Con Cristo yo seguro estoy,
me da perfecta paz;
Conmigo va, pues suyo soy;
no temeré jamás.
4. En horas tristes de dolor
consuelo da Jesús;
Me ofrece fuerzas y valor,
me guía en su luz.


246	Cristo, maravilloso eres tú
El cual, siendo el resplandor de su gloria. Hebreos 1:3
Apocalipsis 7:9–17; 19:1–10; Romanos 14:7–12
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con sencillez

•Cristo, maravilloso eres tú;
Eres tan bueno,
tan lleno de amor;
Brillas como brilla el sol;
Cristo, maravilloso eres tú.


247	En momentos así
A ti, oh Señor, levantaré mi alma. Salmo 25:1
Salmo 25:1–10; 86:1–10, 14–17; 143
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con serenidad

• En momentos así
levanto mi voz,
Levanto mi canto a Cristo;
En momentos así
levanto mi ser,
Levanto mi alma a Él.
Cuánto te amo, Dios,
cuánto te amo, Dios;
Cuánto te amo, Dios,
te amo.
(Letra optativa)
Cuánto te amo, Señor;
Cuánto te amo, Señor;
Cuánto te amo,
Cristo, mi Señor.


249	Himno al Espíritu Santo 
Y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma. Mateo 3:16
Mateo 3:13–17; Efesios 4:1–13; Juan 14:15–26
Fa m (Capo 1 - Mi m)
	Con vigor

1. Santo Espíritu, excelsa paloma,
inmutable ser del trino Dios,
Mensajero de paz
que procedes del Padre,
hoy consuélanos con suave voz.
Tu fragancia y llenura
anhelamos;
embalsama tu templo, tu altar;
Y la sombra feliz
de tus alas de gracia
Nos cobije, ¡oh Amigo sin par!
2. Santo Espíritu, fuego celeste,
en el día de Pentecostés
Cual la nube de gloria,
bajaste a la Iglesia
como al templo de Sion otra vez.
Para el nuevo cristiano eres sello;
cada uno de ti tiene un don;
Todo hijo de Dios elegido es y goza
ya las arras de tu salvación.
3. Santo Espíritu, aceite bendito,
cual producto del verde olivar,
Luminaria y calor
en la tienda sagrada
Donde Aarón se acercaba a adorar.
Agua viva y regeneradora,
santifícanos contra el mal;
Somos uno en Jesús
los creyentes del mundo
Por tu santa labor bautismal.
4. Santo Espíritu, viento potente,
fuente y fuerza de paz y amor,
Paracleto veraz
que consuelo nos brindas
Y abogas a nuestro favor;
Sénos luz que ilumine la Biblia,
nuestros pies dirigiendo al andar;
Hoy rendimos a ti
nuestras almas ansiosas;
Sólo ungidos podremos triunfar.
Amén.


251	Lluvias de gracia
Haré descender la lluvia en su tiempo; lluvias de bendición. Ezequiel 34:26
Hechos 1:1–8; Efesios 4:1–13; Gálatas 5:16–25
Si b (Capo 1 - La)
	Con vigorr

1. Dios nos ha dado promesa:
lluvias de gracia enviaré,
Dones que os den fortaleza;
gran bendición os daré.
Coro:
Lluvias (lluvias) de gracia,
lluvias pedimos, Señor;
 Mándanos lluvias copiosas,
lluvias del Consolador. 
2. Cristo nos dio la promesa
del Santo Consolador,
Dándonos paz y pureza,
para su gloria y honor.
3. ¡Oh Dios, a todo creyente
muestra tu amor y poder!
Tú eres de gracia la fuente;
llena de paz nuestro ser.
4. Obra en tus siervos piadosos
celo, virtud y valor,
Dándonos dones preciosos,
dones del Consolador.


252	Fuisteis sellados 
Habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu. Efesios 1:13
Efesios 1:3–14; 4:22–32; 2 Corintios 1:18–22
La m / La
	Con reflexión

Habiendo oído la palabra
de verdad,
El evangelio que nos da
la salvación;
También habiendo creído
en Cristo,
En Jesucristo que da
la redención;
La
	Con vigor

Fuisteis sellados, sellados
con el Espíritu,
Con el Espíritu de la promesa;
Fuisteis sellados, sellados
con el Espíritu,
Con el Espíritu Santo de Dios.


253	El fiel Consolador
Os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre. Juan 14:16
Juan 14:12–24; Efesios 5:8–20; Juan 15:26–16:14
Si b (Capo 1 - La)
	Con ánimo

1. Doquier el hombre esté,
la nueva proclamad;
Doquier haya aflicción,
miserias y dolor,
Cristianos, anunciad
que el Padre nos envió
Al fiel Consolador.
Coro:
El fiel Consolador,
el fiel Consolador
Que Dios nos prometió,
al mundo descendió.
Doquier el hombre esté,
decid que vino ya
El fiel Consolador.
2. La noche ya pasó,
y al fin brilló la luz
Que vino a disipar
las sombras del terror;
Así del alma fue
aurora celestial,
El fiel Consolador.
3. Él es quien da salud
y plena libertad,
A los que encadenó
el fiero tentador;
Los rotos hierros, hoy
dirán que vino ya
El fiel Consolador.
4. ¡Oh, grande, eterno amor!
Mi lengua débil es
Para poder hablar
del don que recibí,
Al renovar en mí
la imagen celestial,
El fiel Consolador.


254	Sed llenos, hermanos 
Antes bien sed llenos del Espíritu. Efesios 5:18
Efesios 5:8–20; Gálatas 5:16–25; Romanos 8:1–11
Do
	Con alegría

Sed llenos, hermanos,
del Santo Espíritu,
Hablando entre vosotros,
mandó el Salvador,
Con salmos e himnos y cánticos,
Cantando y alabando al Señor.


255	En un aposento alto
Y fueron todos llenos del Espíritu Santo. Hechos 2:4
Hechos 2:1–6, 41–47; 10:34–48; Efesios 5:8–20
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con fervor

1. En un aposento alto,
Con unánime fervor,
Ciento veinte esperaban
La promesa del Señor.
Coro:
Dios, manda tu gran poder,
Dios, manda tu gran poder,
Dios, manda tu gran poder
a cada corazón.
2. Con estruendo de los cielos
Descendió en plenitud;
Todos fueron bautizados
Con el Santo Espíritu.
3. Desde aquel feliz momento
Mora el Consolador
En el corazón creyente,
Dando dones, paz y amor.
4. El Espíritu de Cristo
Hoy nos llena de poder
Para ser testigos fieles,
Predicando por doquier.
(Ultimo coro:)
Oh, Santo Espíritu,
Bendito celeste don,
 Divino Consolador,
reina en mi corazón. 


256	Andad en el Espíritu

Mirad, pues, con cuidado, cómo os comportáis; no como imprudentes sino como prudentes.
Andad en el Espíritu, y así jamás satisfaréis los malos deseos de la carne.
¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que mora en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?
Pues habéis sido comprados por precio. Por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo.
Efesios 5:15; Gálatas 5:16; 1 Corintios 6:19–20 (RVA)


257	Espíritu de Cristo
Orando…con toda oración y súplica en el Espíritu. Efesios 6:18
Hechos 4:29–31; Romanos 8:1–11; Efesios 6:10–18
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con devoción

1. Espíritu de Cristo,
Lléname de tu amor,
Para que en mí se refleje
La imagen del Salvador.
Coro:
Llena, llena,
lléname de tu amor;
Entrego a ti mi vida
para servirte, Señor.
2. Espíritu de Cristo,
Lléname de tu poder,
Para que anuncie valiente
La salvación por doquier.
3. Espíritu de Cristo,
Lléname de santo ardor,
Para que haga fielmente
La obra de mi Señor.


258	Santo Consolador
El ocuparse del Espíritu es vida y paz. Romanos 8:6
Juan 15:26–16:14; Hechos 4:29–31; 1 Pedro 1:3–12
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con reflexión

•1. Santo Consolador,
aviva tú mi ser;
Que lo que amas
pueda amar,
Y tu voluntad hacer.
•2. Santo Consolador,
puro quisiera ser,
Servirte siempre
con fervor,
Y la tentación vencer.
•3. Santo Consolador,
dame tu santa unción;
Mantén el fuego
de tu amor
Ardiendo en mi corazón.
•4. Santo Consolador,
lléname de virtud;
Vida del cielo gozaré
Andando en tu plenitud.


259	Espíritu del Trino Dios
Esto tocó tus labios… es quitada tu culpa, y limpio tu pecado. Isaías 6:7
Isaías 6:1–8; Romanos 8:11–23; 2 Corintios 3:4–18
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con solemnidad

•Espíritu del Trino Dios,
llena mi ser;
Espíritu del Trino Dios,
llena mi ser.
Quebrántame, consúmeme,
Transfórmame y úsame,
Espíritu del Trino Dios,
llena mi ser.


260	Transfórmame, Espíritu
Somos transformados… por el Espíritu del Señor. 2 Corintios 3:18
Isaías 6:1–8; 1 Corintios 6:12–20; 2 Corintios 3:4–18
Si b (Capo 1 - La)
	Con reverencia

1. Transfórmame, Espíritu
de Dios;
líbrame de la ambición
carnal;
Renueva tú mi débil
corazón,
y haz que te ame
como debo amar.
2. No pido sueños, celestial
visión,
Ni roto el velo del misterio ver,
ni querubines, ni eternal
mansión;
Sólo que limpies,
oh Señor, mi ser.
3. Hazme sensible a tu dirección;
quiero vencer el mal con
decisión;
Calla la duda, la murmuración;
dame constancia en la oración.
4. Quiero amarte, oh Señor,
mi Dios;
mi mente, alma y corazón
te doy;
Veo la cruz do Cristo padeció,
y me consagro a tu servicio
hoy.


261	Guiados por el Espíritu

Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad;
Él me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.
Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.
Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor,
Sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!
El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.
Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.
Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
Mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.
Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.
Juan 16:13a, 14; Romanos 8:14–16; Gálatas 5:18, 22, 23, 25 (RVR)


262	Divino Espíritu de Dios
Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu. Gálatas 5:25
Gálatas 5:16–25; Efesios 5:8–20; 1:15–23
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con amplitud

•1. Divino Espíritu de Dios,
enviado por Jesús,
Del bien condúcenos en pos
y alúmbrenos tu luz.
•2. Haz comprender al corazón
cuán grave es su maldad,
Y danos el precioso don
de andar en santidad.
3. Venza la fuerza de tu luz
al fiero tentador
Por Cristo, quien muriendo en cruz
nuestro dolor sufrió.
•4. Sé nuestro guía al transitar
La senda que él trazó;
Danos poder para triunfar,
Siguiendo de él en pos.


263	Santo Espíritu, controla
Mirad… cómo andéis, no como necios sino como sabios. Efesios 5:15
Efesios 5:8–20; Juan 16:7–15; 1 Pedro 1:3–12
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con emoción

1. Santo Espíritu, controla
mi errante corazón;
Llena hoy de tu presencia
esta humilde habitación.
Coro:
Llena hoy, llena hoy,
lléname con tu poder;
Tu amor y tu presencia
llenen hoy mi humilde ser.
•2. Débil soy, oh sí, muy débil;
a tus pies postrado estoy,
Esperando que tu gracia
con poder me llene hoy.
3. Santo Espíritu, tú eres
ese prometido don;
Quiero siempre obedecerte
y gozar tu bendición.
•4. Oh, ayúdame, te pido,
a vivir en santidad;
Guíame en tus caminos,
haz en mí tu voluntad.


264	Oh, divino Espíritu
Mi Espíritu estará en medio de vosotros, no temáis. Hageo 2:5
Juan 16:7–15; 1 Corintios 6:12–20; Tito 3:3–8
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con sinceridad

1. Oh, divino Espíritu,
templo puro quiero ser;
Guía todo mi andar,
para no caer.
2. Oh, divino Espíritu,
comprensión tú me darás;
Los mandatos de mi Dios
clarificarás.
3. Oh, divino Espíritu,
don de tí yo recibí;
Usame con tu poder,
¡Gloria sea a ti!


265	El fruto del Espíritu 
El fruto… es amor, gozo, paz,… contra tales cosas no hay ley. Gálatas 5:22–23
Gálatas 5:16–25; Efesios 5:1–10; Colosenses 3:12–17
Sol
	
	Con certidumbre

•El fruto del Espíritu
es amor, gozo y paz;
El fruto es paciencia,
benignidad, bondad y fe;
El fruto del Espíritu
es mansedumbre y templanza;
Vivamos por el Espíritu,
y andemos siempre en él.
Vivamos por el Espíritu,
y andemos siempre en él.


266	Satúrame, Señor
Andad en el Espíritu. Gálatas 5:16
Juan 15:26–16:14; Efesios 5:8–20; 1 Pedro 4:7–16
Mi m
	
	Con intensidad

•1. Satúrame, Señor,
con tu Espíritu;
Satúrame, Señor,
con tu Espíritu,
// Y déjame sentir
el fuego de tu amor
Aquí en mi corazón,
oh Dios. //
•2. Bendíceme, Señor,
con tu Espíritu;
Bendíceme, Señor,
con tu Espíritu,
// Y déjame sentir
el gozo de tu amor
Momento tras momento,
oh Dios. //
3. Envíame, Señor,
con tu Espíritu;
Envíame, Señor,
con tu Espíritu,
// Y déjame sentir
tu corazón de amor
Y al mundo proclamarlo,
oh Dios. //


267	Abre mis ojos
El Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad. Juan 16:13
Salmo 119:9–18; Juan 15:26–16:14; 4:31–38
Sol
	
	Con entrega

•1. Abre mis ojos a la luz;
Tu rostro quiero ver, Jesús;
Pon en mi corazón tu bondad
Y dame paz y santidad.
Humildemente acudo a ti,
Porque tu tierna voz oí;
Mi guía sé, Espíritu Consolador.
•2. Abre mi oído a tu verdad;
Yo quiero oir con claridad
Bellas palabras de dulce amor,
¡Oh mi bendito Salvador!
Consagro a ti mi frágil ser;
Tu voluntad yo quiero hacer.
Llena mi ser, Espíritu Consolador.
3. Abre mis labios para hablar,
Y a todo el mundo proclamar
Que tú viniste a rescatar
Al más perdido pecador.
La mies es mucha, ¡Oh, Señor!
Obreros faltan de valor;
Heme aquí, Espíritu Consolador.
•4. Abre mi mente para ver
Más de tu amor y gran poder;
Dame tu gracia para triunfar,
Y hazme en la lucha vencedor.
Sé tú mi escondedero fiel,
Y aumenta mi valor y fe;
Mi mano ten,
Espíritu Consolador.


268	Lámpara es tu Palabra 
Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino. Salmo 119:105
Salmo 119:97–105; Proverbios 6:16–23; Salmo 19
Do
	Con sencillez

1. Lámpara es a mis pies
tu palabra,
Lámpara es a mis pies
tu palabra,
Lámpara es a mis pies
tu palabra
Y lumbrera a mi camino.
2. La exposición de tus dichos
alumbra,
La exposición de tus dichos
alumbra,
La exposición de tus dichos
alumbra,
Y hace entender a los simples.
3. Y para siempre, oh *Señor,
permanece,
Y para siempre, oh *Señor,
permanece,
 Y para siempre,
oh*Señor, permanece
Tu palabra en los cielos. 


269	Tu Palabra me habla

Bendito tú, oh SEÑOR; enséñame tus estatutos.
Me he gozado en el camino de tus testimonios, más que en todas las riquezas.
Me deleitaré en tus estatutos, y no olvidaré tu palabra.
Abre mis ojos, para que vea las maravillas de tu ley.
Hazme entender el camino de tus preceptos, y meditaré en tus maravillas.
¡Cuánto amo tu ley! Todo el día es ella mi meditación.
Escrito está: “No sólo de pan vivirá el hombre,
Sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.
Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia,
a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.
Salmo 119:12, 14, 16, 18, 27, 97; Mateo 4:4; 2 Timoteo 3:16, 17 (BLA)


270	Santa Biblia
En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar. Salmo 119:11
2 Pedro 1:16–21; Salmo 119:9–18; 119:17–24
Sol
	
	Con firmeza

•1. Santa Biblia, para mí
eres un tesoro aquí;
Tú contienes con verdad
la divina voluntad;
Tú me dices lo que soy,
de quién vine y a quién voy.
2. Tú reprendes mi dudar;
tú me exhortas sin cesar;
Eres faro que a mi pie
va guiando por la fe
A las fuentes del amor
del bendito Salvador.
3. Eres infalible voz
del Espíritu de Dios,
Que vigor al alma da
cuando en aflicción está;
Tú me enseñas a triunfar
de la muerte y el pecar.
•4. Por tu santa letra sé
que con Cristo reinaré;
Yo que tan indigno soy,
por tu luz al cielo voy;
¡Santa Biblia! para mí
eres un tesoro aquí.


271	Los cielos anuncian tus obras 
Su eterno poder y deidad se hacen claramente visibles. Romanos 1:20
Salmo 19; Romanos 1:16–22; Salmo 8
Sol
	
	Con júbilo

1. Los cielos anuncian
tus obras, Señor,
La gloria y potencia
de su Creador;
El día y la noche
levantan su voz,
Y en toda la tierra
alaban a Dios.
•2. Oh Dios, tu palabra
es fiel y veraz;
A los que la guardan
da gozo y paz.
Tus leyes perfectas
y límpidas son;
Tu sabiduría
dan al corazón.
•3. Tus juicios excelsos
son mucho mejor
Que oro o joyas
de grande valor;
Aun miel que destila
del rico panal
No tiene dulzura
que sea igual.
•4. Que cada palabra
que expresa mi voz,
Las meditaciones
de mi corazón,
A ti sean gratas,
te imploro, Señor,
Mi Roca eterna
y mi Redentor. Amén.


272	Cuán firme cimiento
El fundamento de Dios está firme. 2 Timoteo 2:19
Salmo 119:97–105; Isaías 41:8–13; 43:1–5
Sol
	
	Con firmeza

•1. ¡Cuán firme cimiento
se ha dado a la fe,
De Dios en su eterna
palabra de amor!
¿Qué más él pudiera en
su libro añadir,
Si todo a sus hijos
lo ha dicho el Señor?
2. “No temas por nada,
contigo yo soy;
Tu Dios yo soy sólo,
tu ayuda seré;
Tu fuerza y firmeza
en mi diestra estarán,
 Y en ella sostén
y poder te daré. 
3. “La llama no puede
dañarte jamás,
Si en medio del fuego
te ordeno pasar;
El oro de tu alma
más puro será,
Pues sólo la escoria
se habrá de quemar.
4. “No habrán de anegarte
las ondas del mar,
Si en aguas profundas
te ordeno salir;
Pues siempre contigo
en angustia estaré,
Y todas tus penas
podré reducir.
5. “Al alma que anhele
la paz que hay en mí,
Jamás en sus luchas
la habré de dejar;
Si todo el infierno
la quiere perder,
¡Yo nunca, no nunca,
la puedo olvidar!”


273	Todas las promesas
Nos ha dado preciosas promesas. 2 Pedro 1:4
2 Pedro 1:2–11; 3:8–14; 2 Corintios 1:18–22
Si b (Capo 1 - La)
	Con vigor

1. Todas las promesas
del Señor Jesús
Son apoyo poderoso de mi fe;
Mientras luche aquí
buscando yo su luz,
Siempre en sus
promesas confiaré.
Coro:
Grandes, fieles,
(Grandes, grandes, fieles son,
grandes, grandes, fieles son,)
Las promesas
que el Señor Jesús ha dado;
Grandes, fieles,
(Grandes, grandes, fieles son,
grandes, grandes, fieles son,)
En ellas para siempre confiaré.
2. Todas las promesas
para el hombre fiel,
El Señor en sus bondades
cumplirá,
Y confiado sé que para
siempre en él,
Paz eterna mi alma gozará.
3. Todas las promesas
del Señor serán
Gozo y fuerza en nuestra
vida terrenal;
Ellas en la dura lid
nos sostendrán,
Y triunfar podremos
sobre el mal.


274	Dame de vida el pan
La palabra de Dios… vive y permanece para siempre. 1 Pedro 1:23
Juan 6:45–51; 6:5–14; 6:22–35
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con reflexión

1. Dame, mi buen Señor,
de vida el pan,
Como lo hiciste un día
junto al mar;
Mi alma te busca a ti,
Verbo de Dios,
Y en tu Palabra
espero oír tu voz.
2. “El pan de vida soy”,
dice el Señor;
Ven, alma hambrienta hoy
al Salvador.
“Hambre jamás tendrá
quien viene a mí;
Sed nunca más tendrá
quien cree en mí”.
3. Bendice, oh Salvador,
hoy tu verdad,
Cual bendijiste ayer
el fresco pan;
En ella nos darás
la libertad,
En ella encuentro
gozo y solaz.
4. Con tu Espíritu
toca mi ser,
Y abre mis ojos
tu verdad a ver.
Muestra tu voluntad;
dame tu luz;
Quiero en tu Libro
verte a ti, Jesús.


275	Nunca se apartará 
Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley. Josué 1:8
Josué 1:1–9; Salmo 1; 2 Pedro 1:16–21
Sol
	Con ánimo

Nunca se apartará de tu boca
este libro de la ley,
Sino que de día y de noche
tú meditarás en él;
Para que guardes
y hagas conforme
A todo lo que en él está escrito;
Porque entonces harás
prosperar tu camino,
Y todo te saldrá bien.
Nunca se apartará de tu boca
Este libro de la ley,
Sino que de día y de noche,
Tu meditarás en él.


276	Padre, tu Palabra
Ordena mis pasos con tu palabra. Salmo 119:133
Salmo 119:43–56; 119:97–105; 119:129–135
Do
	Con certidumbre

1. Padre, tu Palabra es
Mi delicia y mi solaz;
Guíe siempre aquí mis pies,
Y a mi alma traiga paz.
Coro:
Es tu ley, Señor,
Faro celestial,
Que en perenne resplandor,
Norte y guía da al mortal.
2. Sí, obediente oí tu voz,
En tu gracia fuerza hallé,
Y con firme pie y veloz
Por tus sendas caminé.
3. Tu verdad es mi sostén
Contra duda y tentación,
Y destila calma y bien
Cuando asalta la aflicción.
4. Son tus dichos, para mí,
Prendas fieles de salud;
Dame, pues, que te oiga a ti,
Con filial solicitud.


277	Tu Palabra es mi cántico 
Cánticos fueron para mí tus estatutos. Salmo 119:54
Salmo 119:43–56; 119:97–105; 119:129–135
Sol
	Con energía

1. Tu Palabra es mi cántico;
Esperanza y gozo da;
Es espada, arma divinal
Y escudo contra el mal.
Coro:
Por la Santa Biblia te alabo,
Padre amante, mi Señor;
Te adoro, Cristo, Rey eterno;
Gracias, oh Consolador.
2. Tu Palabra es mi lámpara,
Luz divina y guía fiel;
Más deseable que oro y plata es,
Y más dulce que la miel.
3. Tu Palabra es mi gran mentor;
Es semilla, eterno don;
Quiero siempre en ella meditar,
Hallo allí la salvación.
4. Tu Palabra trae libertad,
Me consuela en aflicción;
Cual martillo, y espejo es;
Fuego en el corazón.
5. Tu Palabra es mi agua y pan;
Limpia el ser y fuerza da;
Leche y carne encuentro yo allí
Que mi alma sostendrá.


278	Gracias damos por la Biblia

1.	Gracias damos por la Biblia,
Tu Palabra es, Señor;
Inspiraste al salmista,
Y al santo historiador.
El profeta y el apóstol,
Desde la antigüedad,
Por tu Espíritu guiados,
Nos legaron tu verdad.
2.	Gracias damos por la Biblia,
Y por esa multitud
De escribas abnegados,
Que con gran exactitud
A través de muchos siglos,
Aun en gran persecución,
Cada letra preservaron,
Para nuestra bendición.
3.	Gracias damos por la Biblia,
Y por cada traductor
Que la ha hecho entendible
Al oyente y lector.
Y por los que la publican,
Y el ejército mundial
Que trabaja esparciendo
Tu Palabra eternal.
4.	Gracias damos por la Biblia,
Tu Palabra es, Señor;
La tenemos al alcance,
Tu mensaje de amor.
Oh ayúdanos, pedimos,
A leerla con afán,
Y a cumplirla diariamente;
Sus preceptos vida dan.


279	Proclamemos la Palabra

Si alguien habla, hable conforme a las palabras de Dios.
Predica la palabra; mantente dispuesto a tiempo y fuera de tiempo; convence, reprende y exhorta con toda paciencia y enseñanza.
Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos.
Penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.
Por esto, la fe es por el oír, y el oír por la palabra de Cristo. Pues lo que fue escrito anteriormente fue escrito para nuestra enseñanza, a fin de que por la perseverancia y la exhortación de las Escrituras tengamos esperanza.
¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian el evangelio de las cosas buenas!
1 Pedro 4:11a; 2 Timoteo 4:2; Hebreos 4:12; Romanos 10:17; 15:4; 10:15b (RVA)


280	Bellas palabras de vida
Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:63
Juan 6:63–69; Salmo 119:161–168; 119:129–135
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con gozo

•1. ¡Oh! cantádmelas otra vez,
Bellas palabras de vida;
Hallo en ellas mi gozo y luz,
Bellas palabras de vida.
Sí, de luz y vida
Son sostén y guía;
Coro:
¡Qué bellas son, qué bellas son!
Bellas palabras de vida;
 ¡Qué bellas son,
qué bellas son!
Bellas palabras de vida. 
2. Jesucristo a todos da
Bellas palabras de vida;
Oye su dulce voz, mortal,
Bellas palabras de vida.
Bondadoso te salva,
Y al cielo te llama.
•3. Grato el cántico sonará,
Bellas palabras de vida;
Tus pecados perdonará,
Bellas palabras de vida.
Sólo Cristo redime,
Vida nueva te ofrece.


281	La Palabra del Señor
Que prediques la palabra; …redarguye, reprende, exhorta. 2 Timoteo 4:2
2 Timoteo 4:1–5; 1 Timoteo 4:11–16; 1 Corintios 2:1–7
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con vigor

•1. La palabra del Señor
predicad, predicad;
Con anhelo y oración,
predicad, predicad.
Ante el mundo burlador
sed testigos de su amor;
El poder del Salvador
predicad, predicad.
2. El ejemplo del Señor
imitad, imitad;
Su humildad y tierno amor
imitad, imitad.
Su constancia en la oración,
su paciencia en la aflicción,
Su bondad y compasión,
imitad, imitad.
3. La venida del Señor
esperad, esperad;
El vendrá, no tardará,
esperad, esperad.
Como siervos del gran Rey,
trabajad con celo y fe;
Si sembráis, recogeréis;
esperad, esperad.


282	Sembraré la simiente preciosa
La semilla es la palabra de Dios. Lucas 8:11
Lucas 8:4–15; Marcos 4:1–9; Juan 4:31–38
Si b (Capo 1 - La)
	
	Con resolución

•1. Sembraré la simiente preciosa
del glorioso evangelio de amor.
Sembraré, sembraré,
mientras viva;
dejaré el resultado al Señor.
Coro:
Sembraré, (Sembraré,)
Sembraré, (Sembraré,)
Mientras viva, simiente de amor.
Segaré, (Segaré,)
Segaré, (Segaré,)
Al hallarme en la casa de Dios.
•2. Sembraré en corazones
sensibles
la doctrina del Dios de perdón.
Sembraré, sembraré,
mientras viva;
dejaré el resultado al Señor.
•3. Sembraré en corazones
de mármol
la bendita palabra de Dios.
Sembraré, sembraré,
mientras viva;
dejaré el resultado al Señor.


283	Esdras preparó su corazón 
Esdras había preparado su corazón para inquirir… la ley. Esdras 7:10
Salmo 119:43–56; Nehemías 8:1–10; Esdras 7:1–10
Sol
	Con ánimo

1. Esdras preparó su corazón
Para inquirir la ley de Jehová;
Esdras preparó su corazón
Para inquirir las Escrituras.
// La buena mano de Dios
estaba con Esdras; //
Esdras preparó su corazón
Para inquirir las Escrituras.
2. Esdras preparó su corazón
Para así cumplir la ley de Jehová;
Esdras preparó su corazón
Para así cumplir las Escrituras.
// La buena mano de Dios
estaba con Esdras; //
Esdras preparó su corazón para
así cumplir las Escrituras.
3. Esdras preparó su corazón
para enseñar la ley de Jehová;
Esdras preparó su corazón
para enseñar las Escrituras.
// La buena mano de Dios
estaba con Esdras; //
Esdras preparó su corazón
para enseñar las Escrituras.


284	Oh, Verbo encarnado
Santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo. 2 Pedro 1:21
Salmo 119:88–96; 119:105–112; 2 Pedro 1:16–21
Re
	Con majestuosidad

1. Oh, Verbo encarnado,
oh, celestial Verdad,
Sabiduría eterna,
luz en la oscuridad,
Te loamos por tu Libro
que luz eterna da;
Cual lámpara divina
su luz siempre dará.
2. Oh Cristo, a tu Iglesia
legaste este don,
Que cual brillante faro
provee dirección.
Es tu Palabra caja
de joyas sin igual;
Pintura que retrata
tu imagen celestial.
3. Delante de tu pueblo
cual estandarte va;
Al mundo
envuelto en nieblas
sus rayos puros da;
Es brújula, y carta
que en tormentosa mar,
Por todos los peligros
a Cristo saben guiar.
4. Haz que tu Iglesia sea
lumbrera, oh Señor,
Que brilla en las naciones
con santo resplandor;
Enseña al peregrino
a guiarse por tu luz,
Seguro, hasta verte
en gloria, oh Jesús.


285	REFLEXIÓN: Mi Biblia, la Palabra de Dios

[vea 325 +]
Te doy gracias, Señor, por tu Palabra, la Santa Biblia. Me deleita leerla, porque por medio de ella te has dado a conocer y me has mostrado el camino de la salvación.
Tu Palabra me es más preciosa que el oro. Es lámpara que ilumina mi senda y pan que alimenta mi alma; es agua que refresca y purifica mi espíritu. Es espejo que me muestra cómo soy y espada en mis luchas contra Satanás.
La Biblia proviene de ti y por lo tanto refleja lo que tú eres. Ella es absolutamente confiable, porque eres fiel y no puedes mentir. Permanece para siempre, porque tú existes eternamente.
Las Escrituras me instruyen en tu voluntad y me capacitan para servirte. En ellas escucho tu voz y al meditar en su mensaje encuentro consuelo y paz.
Con el salmista exclamo, “¡Oh, cuánto amo yo tu ley!” Tus enseñanzas son el tema de mi cántico. Impulsado por tu Palabra, elevo mi voz con notas de loor a ti.
NUESTRA
Grandiosa Salvación
Image
El plan divino


286	Oh, Señor, procuro en vano
No hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Romanos 7:19
Romanos 7:15–8:2; Gálatas 5:16–25; Efesios 2:1–10
Re m
	Con emoción

1. Oh, Señor, procuro en vano
mi conducta reformar,
Pues ningún poder humano
santidad me puede dar.
Es mi vida de pecado
diaria ofensa para ti;
Pero mi alma ha confiado
en tu sangre carmesí.
2. En tu reino está el contento;
nada impuro allí entrará;
Sin el nuevo nacimiento
ninguna alma lo verá.
Mira, pues, mi insuficiencia,
muestra en mí tu gran poder;
Manifiesta tu clemencia
y de nuevo hazme nacer.
3. Ven, Espíritu divino;
ven y escucha mi oración;
Ante ti mi frente inclino
por mi regeneración.
No vacilo en la esperanza;
he llegado a creer
Que la bienaventuranza
en el cielo he de tener.


287	Por fe en Jesús, el Salvador
Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo. Hechos 16:31
Romanos 3:21–28; Isaías 35; 2 Pedro 3:8–14
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con gozo

1. Por fe en Jesús, el Salvador,
se hace salvo el pecador;
Sin merecer tan rico don,
recibe plena salvación.
Coro:
¡Oh, excelsa gracia del amor,
que Dios perdona al pecador!
Si presto está a confesar
sus culpas y en Jesús confiar;
No hay otro autor de salvación,
pues Cristo obró la redención.
2. La vida antigua ya pasó,
y todo nuevo se tornó;
Aquí cual peregrino es,
hogar con Dios tendrá después.


288	El camino romano 
La dádiva de Dios es vida eterna en Cristo. Romanos 6:23
Romanos 6:15–23; 7:15–8:2; 8:28–39
Fa m (Capo 1 - Mi m)
	Con energía

Por cuanto todos pecaron,
todos pecaron,
Y están destituidos de
la gloria de Dios;
Por cuanto todos pecaron,
todos pecaron
Y están destituidos de
la gloria de Dios.
Porque la paga del pecado es
muerte,
Mas la dádiva de Dios es vida,
Vida eterna en Cristo,
Cristo Jesús Señor nuestro.
Porque con el corazón,
con el corazón,
Se cree para justicia,
Mas con la boca se confiesa,
la boca se confiesa,
Para salvación. Para salvación.


289	Oh, la sangre de Cristo
Lávame, y seré más blanco que la nieve. Salmo 51:7
Isaías 1:16–19; 1 Juan 1; Apocalipsis 7:9–17;
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con emoción

Oh, la sangre de Cristo,
Oh, la sangre de Cristo,
Oh, la sangre de Cristo
de culpa me lavó.


290	Cristo habita en mi corazón
Que habite Cristo por la fe en vuestros corazones. Efesios 3:17
Juan 14:23–29; Romanos 8:1–11; Efesios 3:14–21
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con sinceridad

1. Cristo habita en mi corazón;
Río divino es su inundación;
Por ello paz y amor míos son;
Cristo habita en mí.
2. Cristo conmigo, hermoso el don;
Horas pasamos en conversación;
Felicidad me da su comunión;
Cristo habita en mí.
3. Quiero que Cristo controle
mi ser;
Quiero que el mundo su amor
pueda ver.
Quiero que él sea mi sumo placer;
Cristo habita en mí.


291	Dios muestra su amor 
Mas Dios muestra su amor para con nosotros. Romanos 5:8
Juan 3:11–21; Romanos 5:1–11; 1 Juan 4:10–19
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con intensidad

// Mas Dios muestra su amor
para con nosotros
En que siendo aún pecadores,
Cristo murió por nosotros. //


292	Hay un solo Dios
Hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres. 1 Timoteo 2:5
Job 33:23–30; 1 Timoteo 2:1–7; Hebreos 12:15–24;
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con expresión

Porque hay un solo Dios,
y un solo mediador
Entre Dios y los hombres,
Jesucristo el Redentor,
Quien se dio a sí mismo
en rescate al pecador.
Ven, amigo, y acepta al Salvador.


293	Oh, bondad tan infinita
¡Cuán grande es tu bondad… para los que te temen! Salmo 31:19
Tito 3:3–8; 2 Crónicas 6:40–41; Salmo 145:1–13
Sol
	Con firmeza

1. ¡Oh, bondad tan infinita,
Hacia el mundo pecador,
Dios, en Cristo revelando
Su eternal y santo amor!
Coro:
Es Jesús (Es Jesús)
Para mí, (para mí,)
La esperanza de salud;
 Sólo en él (sólo en él)
Hallaré (hallaré)
La divina plenitud. 
2. Como el vasto firmamento,
Como el insondable mar,
Es la gracia salvadora
Que Jesús al alma da.
3. Aunque fueran tus pecados
Rojos como el carmesí,
En el río del Calvario
Hay limpieza para ti.


294	Cuán profundo es tu amor
De comprender… la profundidad… del amor de Cristo. Efesios 3:18–19
Efesios 3:14–21; 1 Juan 3:1–3; Tito 3:3–8
Do m (Capo 1 - Si m)
	Con intensidad

1. Cuán profundo es tu amor,
(Cuán profundo es tu amor,)
no lo puedo comprender;
(no lo puedo comprender;)
Alto es para mí,
(Alto es para mí,)
¡Cuán inmenso es!
Coro:
¡Cuán profundo es tu amor,
Dios de los cielos!
Más profundo que el mar
es tu gran amor;
Alto es, (Alto es,)
inmenso es, (inmenso es,)
profundo es (profundo es)
tu gran amor.
2. Siendo yo pecador,
(Siendo yo pecador,)
te humillaste, Dios, por mí;
(te humillaste, Dios, por mí;)
Lo hiciste en amor,
(Lo hiciste en amor)
¡Cuán inmenso es!
3. Viendo la inmensidad
(Viendo la inmensidad)
y el poder de tu amor,
(y el poder de tu amor,)
Sólo puedo decir:
(Sólo puedo decir:)
¡Cuán inmenso es!


295	Dios al mundo amó 
De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo. Juan 3:16
Juan 3:11–21; Romanos 5:1–11; Efesios 2:4–10
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con emoción

Dios al mundo amó;
a su Hijo dio
para que todo aquel
que cree en él
No se pierda,
mas tenga vida eterna.
(Contramelodía:) (DISCANTE)
Dios al mundo amó; a su Hijo dio
Para que todo aquel que cree en él
Vida eterna, vida eterna.


296	Nuestro Dios nos salvó 
Nos salvó… por su misericordia. Tito 3:5
Lucas 18:18–30; Romanos 3:21–28; Tito 3:3–8
Mi m
	Con admiración

Nuestro Dios nos salvó,
no por obras
Que nosotros hubiéramos hecho,
Sino por su misericordia
Nos lavó y nos regeneró.
Nuestro Dios nos salvó,
no por obras
Que nosotros hubiéramos hecho,
Sino por su misericordia
Por su Espíritu nos renovó.
Nuestro Dios nos salvó
por su gracia,
Nuestro Dios nos salvó
por su amor.



297	A ti me vuelvo

A ti me vuelvo,
gran Señor que alzaste
a costa de tu sangre y de tu vida
la mísera de Adán primer caída,
y adonde él nos perdió
nos recobraste;
A ti, Pastor bendito, que buscaste
de las cien ovejuelas la perdida,
hallándola del lobo perseguida,
sobre tus hombros santos
te la echaste.
Miguel de Cervantes Saavedra, s. 16 


298	¿Qué me puede dar perdón?
Sin derramamiento de sangre no se hace remisión. Hebreos 9:22
1 Juan 1; Hebreos 9:13–22; Tito 2:11–15
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con firmeza

1. ¿Qué me puede dar perdón?
Sólo de Jesús la sangre;
¿Y un nuevo corazón?
Sólo de Jesús la sangre.
Coro:
Precioso es el raudal
Que limpia todo mal;
No hay otro manantial,
Sólo de Jesús la sangre.
2. Fue el rescate eficaz,
Sólo de Jesús la sangre;
Trajo santidad y paz,
Sólo de Jesús la sangre.
3. Veo para mi salud,
Sólo de Jesús la sangre;
Tiene de sanar virtud,
Sólo de Jesús la sangre.
4. Cantaré junto a sus pies,
Sólo de Jesús la sangre;
 El Cordero digno es,
Sólo de Jesús la sangre. 


299	Por fe contemplo redención
Mas el justo por su fe vivirá. Habacuc 2:4
Isaías 1:16–19; Apocalipsis 7:9–17; 1:12–19
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con certidumbre

1. Por fe contemplo redención,
la fuente carmesí;
Jesús nos da la salvación;
su vida dio por mí.
Coro:
La fuente sin igual hallé,
De vida y luz el manantial;
 ¡Oh, gloria a Dios,
Me limpia a mí, me limpia a mí,
me limpia a mí! 
2. Mi vida entrego a mi Jesús;
Las dudas él quitó;
Mi alma goza en su luz,
Mis deudas él pagó.
3. ¡Cuán inefable gozo es
Saber que salvo soy!
Mi Rey aquí es mi Jesús;
Al cielo sé que voy.
4. ¡Oh, gracia excelsa de mi Dios!
Profundo es el amor
De mi Jesús, divina luz,
Cordero Redentor.


300	Sublime Gracia*
Siendo justificados…mediante la redención que es en Cristo Jesús. Romanos 3:24
Juan 9:24–33; Romanos 3:21–28; Efesios 1:3–14
Sol
	Con ánimo

1. Sublime gracia del Señor
Que un infeliz salvó;
Fui ciego mas hoy miro yo,
Perdido y él me halló.
2. Su gracia me enseñó
a temer;
Mis dudas ahuyentó;
¡Oh cuán precioso fue a mi ser
Cuando él me transformó!
3. En los peligros o aflicción
Que yo he tenido aquí,
 Su gracia siempre me libró
Y me guiará feliz. 
4. Y cuando en Sion
por siglos mil
Brillando esté cual sol,
Yo cantaré por siempre allí
Su amor que me salvó.


301	¿Sabes dónde hay una fuente?

1. ¿Sabes dónde hay una fuente
pura de divino amor,
Cuyas aguas celestiales manan
con ferviente ardor?
Esta fuente inagotable, de
eficacia y de valor
Es el Redentor bendito, el
precioso Salvador.
Coro:
Es Jesús la viva fuente,
donde he apagado yo
Esa sed que consumía
mi cuitado corazón.
2. Esa fuente siempre pura,
nunca su cristal perdió;
Y sus aguas refrescantes se te
ofrecen, pecador.
Si sediento y fatigado a Jesús,
la fuente, vas,
Satisfecho y aliviado al
momento quedarás.
3. ¡Oh! recibe pues su oferta,
no rechaces, no, su amor;
Dile: “De esas aguas dame, y
sabré su gran valor”.
Sin dinero, y sin precio, se te
ofrece el grato don:
Vida eterna, paz y gozo, de tus
culpas el perdón.


302	Sin Cristo yo no tengo nada
Si alguno está en Cristo, nueva criatura es. 2 Corintios 5:17
2 Corintios 5:11–21; Filipenses 1:21–26; 2 Timoteo 1:6–13
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con convicción

1. Sin Cristo yo no tengo nada;
Sin Cristo no hay salvación;
Sin Cristo yo voy por la vida
Como barco sin timón.
Coro:
¡Cristo, oh Cristo!
Si has oído su voz,
Ven, acéptale hoy.
¡Oh Cristo, oh Cristo!
con él seguro estoy.
2. Sin Cristo mi alma está muerta;
Sin Cristo esclavo yo soy;
Sin Cristo no hay esperanza,
Mas con él yo salvo soy.


303	¿Sabes tú de Cristo?
Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti. Juan 17:3
Juan 17:1–8; Mateo 11:25–30; Juan 12:20–32
Si b (Capo 1 - La)
	Con emoción

1. ¿Vives cansado y triste?
¿Es grande tu aflicción?
¿Tu inquietud persiste?
¿Buscas feliz protección?
Coro:
¿Sabes tú de Cristo?
(¿Sabes tú?)
¿Le conoces ya?
(¿Le conoces ya?)
En su amor (en su amor)
bendito
Salvación y poder te dará.
(te dará.)
2. ¿A quién te acercas, dime,
Cuando te acosa el mal?
Y cuando tu alma gime,
¿Quién es tu paz eternal?
3. En tus desilusiones,
Tu llanto enjugará;
En rudas tentaciones,
Tu ruego contestará.


304	¿Has hallado en Cristo?
La sangre de Jesucristo…nos limpia de todo pecado. 1 Juan 1:7
1 Juan 1; Romanos 5:1–11; 3:21–28
La b (Capo 1 - Sol)
	Con vigor

1. ¿Has hallado en Cristo tu
buen Salvador?
¿Eres salvo por la sangre de
Jesús?
¿Por la fe descansas en el
Redentor?
¿Eres salvo por la sangre de
Jesús?
Coro:
Lávame, (Lávame,)
lávame, (lávame,)
En tu sangre, Cordero de Dios,
(de Dios,)
Y con alma limpia
me presentaré
Ante tu tribunal de luz.
2. ¿Vives siempre al lado de tu
Salvador?
¿Eres salvo por la sangre de Jesús?
¿Del pecado eres siempre
vencedor?
¿Eres salvo por la sangre de Jesús?
3. ¿Cuando él viniere te
encontrarás
Ya lavado en la sangre de Jesús?
¿Para su venida preparado estás,
Ya lavado en la sangre de Jesús?
4. Si perdón y paz deseas,
pecador,
Tu refugio es la sangre de Jesús.
Si librarte quieres de eternal dolor,
Oh, acude a la sangre de Jesús.


305	Ven a los pies de Jesús
Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron. Mateo 28:9
Hechos 16:23–34; Juan 20:11–18; 3:11–21
Mi m
	Con intensidad

1. Ven a los pies de Jesús;
Ven, no desprecies su cruz.
Ven por la senda de luz,
// Por la senda de luz
que es tan sólo Jesús,
Quien tomando su cruz,
Te brindó salvación;
Mira al Monte de Sion. //
2. Oye la voz del Señor;
Mira su inmenso dolor.
Piensa en que Dios es amor,
// En que Dios es amor;
Sufrió intenso dolor
Por hacerte el favor
De brindarte salud
En su gran plenitud //
3. Vuelve tus ojos a Dios;
Vuelve, escucha su voz.
Y ya no más serán dos,
// Uno solo con Dios,
Uno solo con Dios;
Ven y busca veloz
Aquel bello país
Do serás más feliz. //
4. Ábrele tu corazón
A quien te ofrece perdón,
Quien con su crucifixión
// Consumó redención,
ofreciendo el perdón
y la consolación,
pues él quiso morir
para hacernos vivir. //


307	Nuestra vida acabará
Por poco me persuades a ser cristiano. Hechos 26:28
Hechos 26:15–29; Isaías 40:1–8; Mateo 11:25–30
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con firmeza

•1. Nuestra vida acabará,
cual las hojas caerá,
Cual el haz se ligará:
busca a Dios.
Vuela cada día veloz
y volando da su voz:
“Ven a dar tu cuenta a Dios”.
Busca a Dios.
Coro:
Busca a Dios, (Busca a Dios,)
busca a Dios; (busca a Dios;)
Entre tanto tengas tiempo,
busca a Dios. (busca a Dios.)
Si te atreves a esperar,
Dios la puerta cerrará
Y dirá, “Es tarde ya”.
Busca a Dios.
2. Pierde el hombre su vigor,
se marchita cual la flor,
Se disipa cual vapor:
busca a Dios.
Como el río aprisa va
hasta entrar al vasto mar,
Vas así a la eternidad:
busca a Dios.
•3. Clama a Dios de corazón
con sincera contrición;
Por Jesús Dios da perdón:
busca a Dios.
Si no escuchas al Señor,
si desprecias su perdón,
Te acarreas perdición:
busca a Dios.


308	Tal como soy
El que por mí entrare, será salvo. Juan 10:9
Juan 6:37–40; 10:1–15; 5:36–40
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con devoción

•1. Tal como soy, de pecador,
Sin más confianza que tu amor,
Ya que me llamas, acudí;
Cordero de Dios, heme aquí.
2. Tal como soy, buscando paz
En mi desgracia y mal tenaz,
Conflicto grande siento en mí;
Cordero de Dios, heme aquí.
3. Tal como soy, me acogerás;
Perdón, alivio me darás,
Pues tu promesa ya creí;
Cordero de Dios, heme aquí.
•4. Tal como soy, tu compasión
Vencido ha toda oposición;
 Ya pertenezco sólo a ti;
Cordero de Dios,
heme aquí. 


309	Toma de la fuente de agua viva
El que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás. Juan 4:14
Juan 4:4–15; Isaías 55; Juan 7:37–46
Sol
	
	Con energía

•1. Vagué sediento en el
pecado abrumador,
Y nada a mi alma dio
satisfacción;
Mas cuando fui a la cruz de
Cristo el Salvador,
Agua abundante halló mi
corazón.
Coro:
Toma de la fuente de agua viva,
fuente eternal, agua del raudal;
Toma de la fuente de agua viva,
fuente de agua viva celestial.
•2. ¡Oh cuán dulce raudal de
Dios brotando está!
Felicidad y gozo me brindó.
En gloria, gracia y bendición
mi vida irá;
por eso ¡Aleluya! canto yo.
3. Oh pecador ¿por qué a
Jesús no vienes hoy
y así su agua de vida aceptar?
El dice, “Fuente de agua eterna
y libre soy;
la sed de tu alma puedo aplacar”.


310	Pecador, ven a Cristo Jesús
Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. Juan 7:37
Santiago 4:7–10; Juan 7:37–46; 1 Timoteo 1:12–17
Sol
	
	Con ánimo

•1. Pecador, ven a Cristo Jesús,
y feliz para siempre serás,
Que si tú le quisieres tener,
al divino Señor hallarás.
Coro:
//Ven a él, (pecador,)
ven a él, (pecador,)
Que te espera
tu buen Salvador.//
•2. Si cual hijo que necio pecó,
vas buscando a sus pies
compasión,
Tierno Padre en Jesús hallarás,
y tendrás en sus brazos
perdón.
3. Si en pecado te sientes morir,
él será tu Doctor celestial,
Y hallarás en su sangre también
medicina que cure tu mal.
4. Ovejuela que huyó del redil,
¡he aquí tu benigno Señor!
Y en los hombros llevada serás
de tan dulce y amante Pastor.


311	¿Quieres ser salvo?
En quien tenemos redención por su sangre. Colosenses 1:14
Apocalipsis 12:10–12a; Colosenses 1:9–14; Apocalipsis 5
Si b (Capo 1 - La)
	
	Con firmeza

•1. ¿Quieres ser salvo de toda
maldad?
Tan sólo hay poder en mi Jesús.
¿Quieres vivir y gozar santidad?
Tan sólo hay poder en Jesús.
Coro:
Hay poder, (hay poder,) poder,
sin igual poder
En Jesús (en Jesús)
quien murió; (quien murió;)
Hay poder, (hay poder,) poder,
sin igual poder
En la sangre que él vertió.
2. ¿Quieres ser libre de orgullo
y pasión?
Tan sólo hay poder en mi Jesús.
¿Quieres vencer toda
cruel tentación?
Tan sólo hay poder en Jesús.
•3. ¿Quieres servir a tu Rey y
Señor?
Tan sólo hay poder en mi Jesús.
Ven, y ser salvo podrás
en su amor;
Tan sólo hay poder en Jesús.


312	A Jesucristo ven sin tardar
Al que a mí viene, no le echo fuera. Juan 6:37
Isaías 55; Juan 14:1–10; Mateo 11:25–30
Si b (Capo 1 - La)
	
	Con fervor

•1. A Jesucristo ven sin tardar,
Que entre nosotros
hoy él está,
Y te convida con dulce afán,
Tierno diciendo: “Ven”.
Coro:
¡Oh cuán grata nuestra reunión
Cuando allá, Señor,
en tu mansión,
Contigo estemos en comunión
Gozando eterno bien!
2. Piensa que él sólo puede
colmar
Tu triste pecho
de gozo y paz,
Y porque anhela tu bienestar,
Vuelve a decirte: “Ven”.
•3. Su voz escucha sin vacilar,
Y grato acepta lo
que hoy te da;
Tal vez mañana
no habrá lugar;
No te detengas, ven.


313	Ven amigo a Jesús
Por lo cual puede… salvar… a los que por él se acercan a Dios. Hebreos 7:25
Juan 1:35–46; Hebreos 7:22–28; Mateo 11:25–30
Do m (Capo 1 - Si m)
	Con intensidad

1. Ven amigo a Jesús,
pues él murió por ti;
Recibirás la luz
que quiere darte a ti.
Mi buen Jesús murió
para darte perdón;
Abre tu corazón
y dulce paz tendrás.
Coro:
Día fatal vendrá
cuando no habrá lugar;
La puerta se abre hoy,
y tú podrás entrar.
Más gracia ya no habrá,
pues despreciaste hoy;
Acepta, pecador,
la salvación de Dios.
2. Las manos del Señor
se abren hoy para ti;
Ven y confía en él,
y serás muy feliz.
Tus cuitas pon en Dios,
pues él las llevará;
Quitará tu pesar
por su consolación.


314	Vida nueva encontré
Dios… nos dio vida juntamente con Cristo. Efesios 2:4–5
Romanos 4:6–8; Apocalipsis 22:1–7; Juan 10:1–15
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con vigor

1. // Ya mi vida se la debo a
Jesús, porque Él
Murió en la cruz por mí. //
Coro:
// Vida nueva encontré
en la cruz de Jesús
Porque Cristo
mi deuda pagó. //
2. // Yo me rindo a los pies
de Jesús mi Señor,
Porque fui un infiel pecador. //
3. // Pecador, el Santo Espíritu
te llama a ti;
Ven a Cristo y salvo serás. //


315	Visión Pastoral
¿No deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar? Mateo 18:12
Mateo 18:10–14; Lucas 15:1–10; Juan 10:1–15
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con sentimiento

1. Eran cien ovejas
las de su rebaño;
Eran cien ovejas
que amante cuidó,
Pero una tarde
al contarlas todas,
Le faltaba una,
le faltaba una
y triste lloró.
Las noventa y nueve
dejó en el aprisco,
Y por la montaña
a buscarla fue;
La encontró llorando,
temblando de frío;
Ungió sus heridas,
la cargó en sus hombros
y al redil volvió.
2. Esta antigua historia
vuelve a repetirse;
Hay aún ovejas
que errabundas van;
Con el alma rota
van por los collados,
Temblando de frío,
Vagando en el mundo,
sin Dios y sin luz.
Pero todavía
existen pastores
Que por la montaña
a buscarlas van,
Y cuando las hallan,
las traen al camino,
Al camino bueno,
la verdad y vida
que es Cristo el Señor.
3. Si tú eres un alma
que sufre angustia
De sentirse sola
en cruel lobreguez,
Hoy te traigo nuevas,
nuevas de gran gozo;
Es el evangelio
que salva y redime
y te da la luz.
Sea en la montaña
o en la cumbre agreste,
Ya fuera en el valle
o en abismo cruel,
Cristo el buen Pastor
quiere en pastos verdes
Confortar tu alma,
vendar tus heridas
y darte la paz.


316	Con voz benigna
El Maestro está aquí y te llama. Juan 11:28
Salmo 95:1–7; Juan 11:17–29; Salmo 100
Si b (Capo 1 - La)
	Con seguridad

1. Con voz benigna te llama Jesús:
invitación de puro amor.
¿Por qué le dejas en vano llamar?
¿Sordo serás, pecador?
Coro:
Hoy te convida,
hoy te convida;
Voz bendecida,
benigna convídate hoy.
2. A los cansados convida Jesús;
con compasión mira el dolor.
Tráele tu carga, te bendecirá;
te ayudará el Señor.
3. Siempre aguardando
contempla a Jesús:
¡Tanto esperar, con tanto amor!
Hasta sus plantas ven, mísero,
y trae tu tentación, tu dolor.


317	Oh, Señor, recíbeme cual soy
Dios, ten piedad de mí, pecador. Lucas 18:13 (BLA)
Salmo 143; 25:1–10; Mateo 11:25–30
Do
	Con intensidad

1. Oh Señor, recíbeme cual soy,
ya no más, ya no quiero pecar.
Del pecado me quiero apartar;
Justifica mi ser,
dame tu dulce paz
y tu gran bendición.
2. Oh Señor, toma mi corazón
y hazlo tuyo por la eternidad.
Lléname de tu santa bondad,
Y en mi alma tú pon
una nueva canción
de paz y dulce amor.
3. Pecador, tú que vagas sin Dios,
ven ahora y acepta al Señor.
Él te quiere impartir su perdón;
Él te quiere salvar,
Él te quiere ayudar;
hoy acepta el perdón.


318	A los sedientos, venid
A todos los sedientos: Venid a las aguas. Isaías 55:1
Juan 7:37–46; Isaías 55; Juan 4:4–15
Sol
	Con ternura

1. A los sedientos, venid a las
aguas,
Y los cansados, venid con valor;
Hay una fuente preciosa de vida
Que satisface del alma el clamor.
Coro:
Aguas tendrá el que vive
sediento;
Ríos habrá en el secadal;
Busca al Señor mientras puedes
hallarlo;
Clama a él y salvado serás.
2. ¿Vives atado a los goces del
mundo?
¿Vives cansado de tanto vagar?
¿Hay en tu ser un anhelo
profundo?
Ven a Jesús; él te quiere salvar.
3. A los creyentes se ofrece la gracia
Que satisface de toda ansiedad,
Que capacita, que limpia,
que sacia:
Santa promesa de toda verdad.


319	El agua viva

[vea 325+++++++]
Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber. Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer.
La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí.
Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber, tú le pedirías, y él te daría agua viva.
Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.
La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla.
Y creyeron muchos más por la palabra de él, y decían a la mujer:
Ya no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo.
Juan 4:7–10, 13–15, 41–42 (RVR)


320	Cual la mar hermosa

[vea 325 ++++++++]
1. Cual la mar hermosa es la paz
de Dios,
fuerte y gloriosa, es eterna paz,
grande y perfecta,
premio de la cruz,
fruto del Calvario, obra de Jesús.
Coro:
Descansando en Cristo
siempre paz tendré;
en Jehová confiando,
nada temeré.
2. En el gran refugio de la paz de
Dios,
Nunca hay molestias,
es perfecta paz;
Nunca negra duda,
pena ni pesar,
Vejaciones crueles,
pueden acosar.
3. Toda nuestra vida cuidará
Jesús;
Cristo nunca cambia,
él es nuestra paz;
Fuertes y seguros en
el Salvador,
siempre moraremos en su
grande amor.
4. Oh Señor amado,
tú nos das quietud,
de ti recibimos celestial salud;
haznos conocerte,
te amaremos más;
sé tú nuestro dueño,
Príncipe de paz.


321	Paz con Dios
La paz os dejo, mi paz os doy…no se turbe vuestro corazón. Juan 14:27
Juan 14:23–29; Romanos 5:1–11; Colosenses 3:12–17
Do
	Con serenidad

1. Paz con Dios, busqué ganarla
con febril solicitud,
Mas mis obras meritorias
no me dieron la salud.
Coro:
¡Oh, qué paz Jesús me da!
Paz que antes ignoré;
 Todo nuevo se tornó,
desde que su paz hallé. 
2. Lleno estaba yo de dudas,
temeroso de morir,
Hoy en paz, mañana triste
con temor del porvenir.
3. Al final en desespero,
“Ya no puedo”, dije yo;
Y del cielo oí respuesta,
“Todo hecho ya quedó”.
4. De mis obras despojado,
vi la obra de Jesús;
Supe que la paz fue hecha
por su sangre en la cruz.


322	Años mi alma en vanidad vivió
Anunciamos que de estas vanidades os convirtáis al Dios vivo. Hechos 14:15
Juan 8:31–36; Romanos 6:1–11; 7:15–8:2
Do
	Con ánimo

1. Años mi alma en vanidad
vivió,
Ignorando a quien por mí
sufrió
Y que en el Calvario sucumbió:
El Salvador.
Coro:
Mi alma allí divina gracia halló;
Dios allí perdón y paz me dio;
Del pecado allí me libertó
El Salvador.
2. Por la Biblia miro que pequé,
Y su ley divina quebranté;
Mi alma entonces contempló
con fe al Salvador.
3. Toda mi alma a Cristo ya
entregué;
Hoy le quiero y sirvo como
a Rey;
Por los siglos siempre cantaré
Al Salvador.
4. En la cruz su amor Dios
demostró,
Y de gracia al hombre revistió
Cuando por nosotros se entregó
El Salvador.


323	Lejos de mi Padre Dios
Por quien…tenemos entrada por la fe…y nos gloriamos en la esperanza. Romanos 5:2
1 Corintios 1:17–24; Romanos 5:1–11; Efesios 2:11–22
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con devoción

1. Lejos de mi Padre Dios,
por Jesús fui hallado;
Por su gracia y por su amor
fui por él salvado.
Coro:
En Jesús, mi Señor,
sea mi gloria eterna;
 Él me amó y me salvó
por su gracia tierna. 
2. En Jesús, mi Salvador,
pongo mi confianza;
Toda mi necesidad
suple en abundancia.
3. Cerca de mi buen Pastor
vivo cada día;
Toda gracia en su Señor
halla el alma mía.


324	Jamás, Jamás
Vuestros pecados os han sido perdonados. 1 Juan 2:12
Isaías 1:16–19; Hebreos 8:6–12 Salmo 103:6–14
Si b (Capo 1 - La)
	Con certidumbre

Jamás, jamás
mis pecados contará;
Perdonados por siempre,
y ante mi mente
Nunca más los ha de mencionar.
Jamás oiré
de los días de maldad;
Cristo me ha redimido
Y ha dado al olvido mi pecar.


325	En el monte Calvario

1. En el monte Calvario
se vio una cruz,
Emblema de afrenta y dolor.
Y yo aprecio esa cruz,
do murió mi Jesús
Por salvar al más vil pecador.
Coro:
¡Cuánto estimo la cruz de Jesús!
En sus triunfos mi gloria será.
Y algún día en vez de una cruz,
mi corona Jesús me dará.
2. En la cruz do su sangre
Jesús derramó,
Hermosura contemplo en visión,
Pues en ella el Cordero
inmolado murió
Para darme pureza y perdón.
3. Seguiré a Jesús, tomaré hoy
mi cruz,
Los desprecios con él sufriré;
Y algún día feliz,
con los santos en luz,
Para siempre su gloria tendré.


326	La hermosa visión de la cruz*
Haciendo la paz mediante la sangre de su cruz. Colosenses 1:20
Colosenses 1:15–23; Efesios 2:11–22; Gálatas 6:11–15
Si b (Capo 1 - La)
	Con sentimiento

1. Largos años vagué
por el valle del mal,
Sin consuelo, sin fe, sin amor;
Y la sombra fatal
de la senda que hollé
Puso en mi alma la hiel del dolor.
Coro:
A mis pies el infierno se abrió,
(infierno se abrió,)
Y clamé con el alma a Jesús;
Y al instante la escena cambió
(la escena cambió)
en la hermosa visión de la cruz.
2. Desde entonces, por él,
ya no soy lo que fui,
Una sombra sin Dios y sin ley;
Mi existencia le di,
y le quiero ser fiel;
Me constriñe el amor de mi Rey.
3. Peregrino que vais
por el valle del mal,
Vuestra senda sólo es de dolor;
Esa carga fatal
que en el alma lleváis,
Ven y ponla a los pies del Señor.


327	Hallé un buen amigo
En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia. Proverbios 17:17
Juan 15:5–15; Santiago 2:18–23; 1 Pedro 1:13–23
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con ánimo

1. Hallé un buen amigo,
mi amado Salvador;
Contaré lo que ha hecho él
por mí;
Hallándome perdido
e indigno pecador,
Me salvó y ya me guarda
para sí.
Me salva del pecado,
Me guarda de Satán,
Promete estar conmigo hasta
el fin. (¡Aleluya!)
Él consuela mi tristeza,
Me quita todo afán;
¡Grandes cosas Cristo ha hecho
para mí!
2. Jesús jamás me falta;
jamás me dejará;
Es mi fuerte y poderoso
Protector.
Del mundo yo me aparto
y de la vanidad
Para consagrar mi vida a
mi Señor.
Si el mundo me persigue,
Si sufro tentación,
Confiado en Cristo puedo
resistir. (¡Aleluya!)
La victoria me es segura,
Y elevo mi canción:
¡Grandes cosas Cristo
ha hecho para mí!
3. Yo. Yo sé que Jesucristo
muy pronto volverá,
Y entre tanto me prepara
un lugar
En casa de su Padre,
mansión de luz y paz,
Do el creyente fiel con él ha
de morar.
Llegando a la gloria,
con él yo estaré;
Contemplaré su rostro
siempre allí. (¡Aleluya!)
Con los santos redimidos
gozoso cantaré:
 ¡Grandes cosas Cristo
ha hecho para mí! 



328	Solamente en Cristo 
No hay otro nombre bajo el cielo…en que podamos ser salvos. Hechos 4:12 
Hechos 4:8–12; 1 Timoteo 2:1–7; Hebreos 9:13–22
Do
	Con alegría

1. Solamente en Cristo,
solamente en él,
La salvación
se encuentra en él.
No hay otro nombre
dado a los hombres;
Solamente en Cristo,
solamente en él.
2. En San Juan catorce
y el verso seis,
Dice Jesús, “Soy la verdad,
Soy el camino,
también la vida;
Nadie viene al Padre
sino por mí”.


329	Fuente de la vida eterna
La bendición de Jehová es la que enriquece. Proverbios 10:22
Isaías 12; Efesios 4:1–13; Salmo 103:1–13
Re
	Con confianza

1. Fuente de la vida eterna
y de toda bendición,
Ensalzar tu gracia tierna
debe cada corazón.
Tu piedad inagotable,
abundante en perdonar,
 Único Ser adorable,
gloria a ti debemos dar. 
2. De los cánticos celestes
te quisiéramos cantar,
Entonados por las huestes
que lograste rescatar.
Almas que a buscar viniste,
porque les tuviste amor;
De ellas te compadeciste
con tiernísimo favor.
3. Toma nuestros corazones,
llénalos de tu verdad,
De tu Espíritu los dones,
y de toda santidad.
Guíanos en obediencia,
humildad y puro amor;
Nos ampare tu presencia,
oh bendito Salvador.


330	Hay una senda
Sus caminos son caminos deleitosos, y todas sus veredas paz. Proverbios 3:17
Juan 14:1–10; Salmo 16; Proverbios 3:5–6, 13–18
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con intensidad

•1. Hay una senda
que el mundo no conoce;
Hay una senda
que yo pude encontrar;
En Cristo tengo
la salvación de mi alma;
Cristo es la senda
que me puede salvar.
En Cristo tengo
la salvación de mi alma;
Cristo es la senda
que me puede salvar.
•2. Las amistades
y todos mis parientes
Fueron las gentes
que yo relacioné;
Me aborrecieron
por causa de su nombre
Cuando supieron
que a Cristo me entregué;
Me aborrecieron
por causa de su nombre
Cuando supieron
*que a Cristo me entregué.
3. Y aquel camino
de tantos sufrimientos,
Aquel camino
que el cielo me trazó,
Fue transformado en
aquel feliz momento
Cuando mi Cristo
a mí me rescató;
Fue transformado en
aquel feliz momento
Cuando mi Cristo
al cielo me llamó.


331	El encuentro con Jesús
Y halló a Felipe, y le dijo: Sígueme. Juan 1:43
Juan 1:40–50; Lucas 24:14–32; Juan 9:18–25
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con entusiasmo

1. Con Jesús un día me encontré
y le expuse mi condición,
Y a pesar de mi transgresión,
Jesucristo me dio el perdón.
Coro:
Ese encuentro con Jesús
Nunca lo podré olvidar;
Por sentirme tan feliz,
Jamás yo lo podré abandonar.
2. Esa paz que yo encontré,
Que consuela mi corazón,
Nunca la experimenté
Por mi triste anterior situación.
•3. Voy cantando ya por doquier
Que Jesús me libró del mal;
A gran precio él me compró.
¡Gloria a Dios por el don
celestial!


332	Me salvó, me perdonó
Invoqué en mi angustia a Jehová, y él me oyó. Jonás 2:2
Colosenses 1:9–14; Salmo 31:1–5; 40:1–5, 16
Sol m (Capo 3 - Mi m)
	Con sentimiento

1. Vagaba por el mundo
sin fe, sin esperanza,
No sabiendo
que había un Salvador,
Que, por librar mi alma
de muerte y pecado,
En el Calvario
Murió el Buen Pastor.
Coro:
 // Me salvó, me perdonó,
Mi Jesucristo me redimió // 
Coro original:
// Soy feliz, yo soy feliz,
Desde que Cristo me redimió. //
2. Cuando desalentado
Estoy en esta vida,
Con el alma
imploro al Salvador,
Pidiéndole me mande
Del cielo su consuelo
Para poder aguantar
el cruel dolor.
3. Eres, Jesús, el lirio
Que perfumó mi vida;
Me libraste
de toda iniquidad;
Pusiste en mi boca
Un canto de alabanza;
Es mi anhelo
Cumplir tu voluntad.
4. Cerca de ti, oh Cristo,
Andar yo siempre quiero;
Me ampara
tu sacrosanto amor;
Sin ti la vida es triste,
Muy llena de amarguras,
Pero tú eres
mi gran consolador.


333	Hay un nombre en la gloria
Regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos. Lucas 10:20
Apocalipsis 2:12–17; Lucas 10:17–24; Isaías 62:1–5
Si b (Capo 1 - La)
	Con energía

1. Una vez perdido vivía yo
Lejos y vagante en error;
Mas la voz de Cristo me alcanzó;
Me llamó con tierno amor.
Coro:
Hay un nombre
escrito en la gloria;
Mío es, (mío es,)
sí, mío es; (mío es;)
Y los ángeles cantan la historia,
“Salvo es el pecador”. (pecador.)
Oh hay un nombre
escrito en la gloria;
Mío es, (mío es,)
sí, mío es; (mío es;)
 Todos mis pecados
ya son perdonados,
¡Gloria al Señor! 
2. En la Biblia dice que salvo soy;
Por la gracia me redimió;
Ya por fe en su nombre
a la gloria voy,
Desde que me rescató.
3. Cantos de alegría elevo hoy
A mi Rey y buen Salvador;
Todos mis talentos a Cristo doy,
Que me use por su amor.


334	Cuán bueno es Dios
Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto. Santiago 1:17
Salmo 25:1–10; Santiago 1:16–25; 1 Pedro 1:3–9
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con serenidad

1. Cuán bueno es Dios,
Cuán bueno es Dios,
Cuán bueno es Dios,
Su amor me dio.
2. Es siempre fiel,
Es siempre fiel,
Es siempre fiel,
No me dejará.
3. Me cuidará,
Me cuidará,
Me cuidará,
Es mi buen Pastor.
4. Le serviré,
Le serviré,
Le serviré,
Viviré por él.


335	Salvos por gracia

Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,
Aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),
En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,… no por obras, para que nadie se gloríe.
Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.
Efesios 2:4, 5; 1:7; 2:9; Hechos 4:12 (RVR)


336	Mi culpa él llevó
Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos. Hebreos 9:28
Isaías 53; 1 Pedro 2:21–25; Romanos 6:8–15
La b (Capo 1 - Sol)
	
	Con gozo

•1. Cansado y triste
vine al Salvador;
mi culpa él llevó,
mi culpa él llevó;
Eterna dicha
hallé en su amor;
Mi culpa él llevó.
Coro:
Mi culpa él llevó,
mi culpa él llevó;
Alegre siempre cantaré.
 Al Señor gozoso alabaré,
porque él me salvó. 
2. Borrados todos
mis pecados son;
mi culpa él llevó,
mi culpa él llevó;
A él feliz elevo mi canción;
mi culpa él llevó.
•3. Ya vivo libre
de condenación;
mi culpa él llevó,
mi culpa él llevó;
Su dulce paz
tengo en mi corazón;
mi culpa él llevó.
4. Si vienes hoy
a Cristo, pecador,
tu culpa llevará,
tu culpa llevará;
Perdon tendrás
si acudes al Señor;
tu culpa llevará.
Ultimo Coro:
Tu culpa llevará,
tu culpa llevará,
y limpiará tu corazón;
Y dirás feliz en tu canción:
“Mi culpa él llevó”.


337	El vino a mi corazón
Este misterio… Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Colosenses 1:27
2 Corintios 5:11–21; Gálatas 1:11–24; Romanos 8:11–23
La b (Capo 1 - Sol)
	
	Con júbilo

1. Cuan glorioso es el cambio
operado en mi ser,
Viniendo a mi vida el Señor;
Hay en mi alma una paz
que yo ansiaba tener,
La paz que me trajo su amor.
Coro:
Él vino a mi corazón,
Él vino a mi corazón.
 Soy feliz con la vida
que Cristo me dio;
Él vino a mi corazón. 
•2. Ya no voy por la senda que
el mal me trazó,
Do sólo encontré confusión;
Mis pecados pasados
Jesús los borró;
Él vino a mi corazón.
•3. Ni una sombra de duda
oscurece su amor,
Amor que me trajo el perdón;
La esperanza que aliento
la debo al Señor;
Él vino a mi corazón.


338	A su nombre gloria
Al que nos amó, y nos lavó… sea gloria e imperio por los siglos. Apocalipsis 1:5–6
Colosenses 1:15–23; 2:8–15; Efesios 2:11–22
La b (Capo 1 - Sol)
	
	Con energía

1. Junto a la cruz,
do murió el Salvador
Por mis pecados,
clamé con fervor;
¡Qué maravilla!
Jesús me salvó.
¡A su nombre gloria!
Coro:
¡A su nombre gloria!
¡A su nombre gloria!
 ¡Qué maravilla!
Jesús me salvó.
¡A su nombre gloria! 
2. Junto a la cruz
recibí el perdón;
Limpio en su sangre
es mi corazón;
Llena es mi alma
de gozo y paz:
¡A su nombre gloria!
•3. Ven sin tardar
a la cruz, pecador;
Allí te espera
Jesús, Salvador.
Allí de Dios
hallarás el amor:
¡A su nombre gloria!


339	Comprado con sangre por Cristo
En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados. Efesios 1:7
1 Pedro 1:13–23; Efesios 1:3–14; Colosenses 1:9–14
La b (Capo 1 - Sol)
	Con ánimo

1. Comprado con sangre por
Cristo,
Con gozo al cielo yo voy;
Librado por gracia infinita,
Ya sé que su hijo yo soy.
Coro:
Lo sé, (Lo sé,) lo sé, (lo sé,)
Comprado con sangre yo soy;
 Lo sé, (Lo sé,) lo sé, (lo sé,)
Con Cristo al cielo yo voy. 
2. Soy libre de pena y culpa;
su gozo él me hace sentir;
Él llena de gracia mi alma;
con él es tan dulce vivir.
3. En Cristo yo siempre medito,
Y nunca le puedo olvidar;
Callar sus favores no quiero;
Voy siempre a Jesús (a) alabar.
4. Yo sé que me espera corona,
La cual a los fieles dará
Jesús Salvador en el cielo;
Mi alma con él estará.


340	Escogido fui de Dios 
Nos escogió en él antes de la fundación del mundo. Efesios 1:4
Efesios 1:3–14; 3:14–21; 4:17–30
Do
	Con admiración

1. Escogido fui de Dios en el
Amado;
En lugares celestiales
su bendición me dio.
Antes de la creación
el plan fue hecho
Por su santa voluntad.
Coro:
Escondido en Cristo estoy,
nadie me apartará,
Y las fuerzas de este mundo
no me podrán dañar.
Vivo y ando en esta vida
con seguridad,
Porque me escogió mi Dios.
2. Tengo un sello que el Espíritu
me ha dado
Cuando mi confianza puse
sólo en mi Salvador,
Prenda que el Señor me dio
de vida eterna;
Escogido fui de Dios.
3. Me escogió para alabanza
de su gloria,
Y sentóme en las alturas
con Cristo mi Señor.
Grande fue la admiración
al ver su gracia,
Cuando me escogió mi Dios.


341	Vida Eterna 
Este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna. 1 Juan 5:11
Colosenses 2:8–15; 1 Timoteo 1:12–17; 1 Juan 5:7–13
Sol
	Con convicción

Dios nos ha dado vida eterna;
y esta vida está en su Hijo.
Dios nos ha dado vida eterna;
y esta vida está en su Hijo.
El que tiene al Hijo,
tiene la vida;
El que no tiene al Hijo de Dios
No tiene la vida.
Dios nos ha dado vida eterna;
y esta vida está en su Hijo.
Dios nos ha dado vida eterna;
y esta vida está en su Hijo.


342	Un gran Salvador es Jesús
En Dios está mi salvación y mi gloria. Salmo 62:7
Isaías 32:1–4; 1 Pedro 2:21–25; Colosenses 1:15–23
Do
	Con vigor

1. Un gran Salvador es Jesús
el Señor,
Un gran Salvador para mí.
Protege mi vida de todo temor,
Refugio me ofrece aquí.
Coro:
Protege mi alma de todo temor,
la libra de toda ansiedad.
Mis dudas quitó y yo sé
que su amor
feliz protección me dará,
feliz protección me dará.
2. Un gran Salvador es Jesús
el Señor,
mi horrendo pecado quitó.
Me guarda y sostiene feliz en
su amor,
mi vida del mal redimió.
3. Raudales de gracia recibo
de él,
raudales de paz y virtud;
Su Espíritu inunda del todo
mi ser,
de gozo, sin par plenitud.
4. Al ser transportado en las
nubes feliz,
con gloria mi Dios a encontrar,
Su amor infinito, su gracia sin fin,
mis labios habrán de alabar.


343	Yo te bendigo
Bienaventurados todos los que confían en él. Isaías 30:18
Salmo 115:1–8, 17–18; 20; 9:1–11
Re
	Con expresión

1. Yo te bendigo, oh mi Redentor,
tú, la confianza de mi corazón;
Ya que sufriste por mi condición,
Quita mis penas, quita mi temor.
2. Tú eres Rey de gracia y
perdón;
omnipotente reinas por doquier;
Señor Jesús, domina nuestro ser;
tu luz alumbre siempre el
corazón.
3. Eres la vida, nuestra
inspiración;
en ti descansa todo mi querer;
Sosténnos siempre por tu gran poder,
y en la prueba danos protección.
4. Tu providencia guarda
del azar
en esta corta vida terrenal;
Otra esperanza no hay para el mortal;
tus fuerzas siempre nos harán triunfar.
Amén.


344	Yo sé a quién he creído
Porque yo sé a quién he creído. 2 Timoteo 1:12
2 Timoteo 1:6–13; 1 Pedro 1:3–12; Juan 16:7–15
Re
	Con gozo

1. No sé por qué la gracia del
Señor
a mí un día me alcanzó,
Ni sé por qué obró la salvación
en un indigno como yo.
Coro:
Mas yo sé a quién he creído,
y es poderoso para guardarme
Seguro hasta el día
en que venga él por mí.
2. No sé por qué la gracia del
Señor
en mí él quiso demostrar,
Ni sé por qué cuando era
pecador
por mí su vida vino a dar.
3. No sé cómo es que su Espíritu
convence al hombre de su error,
Ni cómo obra en el corazón
creando fe en el Señor.
4. No sé cuándo el Señor
regresará,
De noche o al amanecer,
Ni sé si por la muerte
he de pasar
O vivo subiré con él.


345	Mi fe descansa en Jesús
Los que hemos creído entramos en el reposo. Hebreos 4:3
Romanos 3:21–28; 2 Timoteo 1:6–13; Hebreos 4:1–8
Sol
	Con seguridad

1. Mi fe descansa en Jesús,
Y en su redención;
Confiando solamente en él,
Obtengo salvación.
Coro:
No necesito obra hacer,
Ni rito observar;
 Me basta que Jesús murió;
Murió en mi lugar. 
2. Su obra suficiente es,
Mi pena él pagó;
Su sangre cubre mi maldad,
Pues él me redimió.
3. Yo nada puedo agregar,
Descanso sólo en él;
Seguridad perfecta da
Por su promesa fiel.


346	Del amor divino 
¿Quién nos separará del amor de Cristo? Romanos 8:35
Romanos 8:28–39; Romanos 5:1–11; Salmo 91
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con convicción

1. Del amor divino,
¿quién me apartará?
Escondido en Cristo,
¿quién me tocará?
Si Dios justifica,
¿quién condenará?
Cristo por mí aboga,
¿quién me acusará?
Coro:
A los que a Dios aman,
todo ayuda a bien;
Esto es mi consuelo,
esto es mi sostén.
2. Todo lo que pasa
en mi vida aquí
obra para bien,
pues cuida él de mí.
En mis pruebas duras,
Dios me es siempre fiel.
¿Por qué, pues, las dudas?
yo descanso en él.
3. Plagas hay y muerte
en mi alrededor;
Ordenó mi suerte
el que es Dios de amor.
Ni una sola flecha
me podrá dañar;
Mientras no permita,
no me alcanzará.


347	Bajo sus alas
Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro. Salmo 91:4
Salmo 61; 91; Isaías 51:12–16
Do
	Con serenidad

1. Bajo sus alas habito seguro,
En densa noche y en cruel
tempestad;
Confiar yo puedo,
pues sé que él me guarda;
Me ha rescatado
su inmensa bondad.
Coro:
Seguro estoy, seguro estoy,
¿Quién de Jesús me separa?
Seguro estoy en su gran amor;
Salvo y seguro él me guarda.
2. Bajo sus alas refugio
encuentro,
En la tristeza, dolor y aflicción;
Cuando temores
y pruebas me asaltan,
Cristo me cubre
con su protección.
3. Bajo sus alas hay gozo inefable;
Paz y certeza me da mi Señor.
No puede mal ni enemigo
vencerme;
Salvo y seguro
estoy en su amor.


348	Pues si vivimos 
Pues si vivimos, para el Señor vivimos. Romanos 14:8
Romanos 14:7–12; 6:1–11; Filipenses 1:15–21
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con intensidad

Pues si vivimos,
para él vivimos,
Y si morimos,
para él morimos.
Sea que vivamos,
o que muramos,
Somos del Señor,
somos del Señor.
Sea que vivamos,
o que muramos,
Somos del Señor,
somos del Señor.


349	Del santo amor de Cristo*
Conservaos en el amor de Dios. Judas v. 21
Judas vv. 20–25; 1 Juan 4:10–19; 2 Corintios 5:11–21
La b (Capo 1 - Sol)
	Con gozo

1. Del santo amor de Cristo
que no tendrá su igual,
De su divina gracia,
sublime y eternal,
De su misericordia,
inmensa como el mar
Y cual los cielos alta,
con gozo he de cantar.
Coro:
El amor de mi Señor
Grande y dulce es más y más;
(El amor de mi Señor grande
y dulce es más y más;)
Rico e inefable,
Nada es comparable
Al amor de mi Jesús.
2. Cuando él vivió en el mundo
la gente lo siguió,
Sus penas y angustias
en él depositó;
Entonces, bondadoso,
su amor brotó en raudal
Incontenible, inmenso,
Venciendo todo mal.
3. Él puso en las pupilas
del ciego nueva luz,
la eterna luz de vida
que brilla de la cruz,
Y dio a sus seguidores
la gloria de su ser
Al impartir su gracia,
su Espíritu y poder.
4. Su amor, por las edades
del mundo, es el fanal
que marca esplendoroso
la senda celestial,
Y el paso de los años
lo hará más dulce y más
Precioso al darle al alma
su incomparable paz.


350	Confío en Jesús
En Jehová Dios de Israel puso su esperanza. 2 Reyes 18:5
Salmo 5:1–8, 11–12; 7:1–2, 10, 17; Tito 2:3–7
Sol
	Con certidumbre

1. Confío en Jesús,
el que por mí murió,
Y que por mis pecados
en la cruz pagó.
Coro:
Por mí (Por mí) murió, (murió,)
y vive hoy;
(por mí él vive, vive hoy;)
 Por toda la eternidad
loor le doy. 
2. No hay mérito en mí,
indigno pecador;
Mi única esperanza
es el Salvador.
3. Jesús en gloria está;
por mí aboga allí;
Sus manos traspasadas
muestra él por mí.
4. Su gracia me mostró;
la gozo hoy por fe;
Y en su obra en
la cruz descansaré.


351	Amarte sólo a ti, Señor 
El que me ama, será amado por mi Padre. Juan 14:21
Mateo 22:34–40; Salmo 63:1–8; 1 Pedro 1:3–9
Mi m
	Con emoción

1. Amarte sólo a ti, Señor,
amarte sólo a ti, Señor,
amarte sólo a ti, Señor,
y hacer tu voluntad;
Seguir tu caminar, Señor,
seguir sin desmayar, Señor,
seguir hasta el final, Señor,
y no mirar atrás.
Seguir tu caminar, Señor,
seguir sin desmayar, Señor,
seguir hasta el final, Señor,
y no mirar atrás.
2. Confiar tan sólo en ti, Señor,
confiar tan sólo en ti, Señor,
confiar tan sólo en ti, Señor,
y hacer tu voluntad;
Seguir tu caminar, Señor,
seguir sin desmayar, Señor,
seguir hasta el final, Señor,
y no mirar atrás.
Seguir tu caminar, Señor,
seguir sin desmayar, Señor,
seguir hasta el final, Señor,
y no mirar atrás.


352	Ya pertenezco a Cristo
Para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de él. Colosenses 1:22
Filipenses 3:7–14; Colosenses 1:15–23; Efesios 2:4–10
Sol
	Con admiración

1. Cristo el Señor me ama por
siempre,
mi vida guarda él tiernamente.
Vence el pecado, cuida del mal;
ya pertenezco a él.
Coro:
Ya pertenezco a Cristo,
él pertenece a mí,
 No sólo por el tiempo aquí,
mas por la eternidad. 
2. Cristo bajó del cielo a
buscarme;
cubierto de pecado encontróme:
Me levantó de vergüenzas mil;
ya pertenezco a él.
3. Gozo indecible inunda mi
alma.
Ya libertado estoy y mi vida
Llena está de felicidad;
ya pertenezco a él.


353	Un mandamiento nuevo 
Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros. Juan 13:34
Juan 15:5–15; 1 Juan 3:11–20; 1 Juan 4:10–19
Mi m
	Con ánimo

1. Un mandamiento nuevo
os doy:
Que os améis unos a otros.
Un mandamiento nuevo os doy:
Que os améis unos a otros.
// Como yo os he amado,
como yo os he amado,
Que os améis también vosotros. //
2. Amémonos de corazón,
no de labios solamente.
Amémonos de corazón,
no de labios solamente.
// Para cuando Cristo venga,
para cuando Cristo venga
nos encuentre bien unidos. //
3. Y ¿Cómo puedo yo orar
resentido con mi hermano?
Y ¿Cómo puedo yo orar
resentido con mi hermano?
// Dios no escucha la oración,
Dios no escucha la oración
si no estoy reconciliado. //


354	El amor permanecerá
El mayor de ellos es el amor. 1 Corintios 13:13
1 Corintios 13; 1 Juan 4:10–19; 3:11–20 
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con confianza

1. Si yo hablase en lenguas
Y no tengo amor,
Soy metal que resuena;
Vengo a ser sin valor.
Coro:
Permanecen la fe,
La esperanza, el amor,
Pero debes tener
El mayor de los tres.
El amor siempre es;
Todo se acabará,
Pero éste permanecerá.
2. El amor es sufrido;
No se irrita, es benigno.
Nunca busca lo suyo;
¡oh, excelso camino!
3. Sigue, pues, este amor;
Nunca dejes de amar;
Lograrás así a Dios
Con tu vida agradar.


355	La gente de nuestro tiempo
Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor. 1 Pedro 4:8
1 Pedro 4:1–8; 1 Corintios 13; 1 Juan 4:10–19
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con emoción

1. La gente de nuestro tiempo
no sabe lo que es el amor,
Que vive perdiendo el tiempo,
buscando y sin encontrar.
Coro:
Amor (amor, amor)
es entregarse
En alma y cuerpo
a la humanidad;
Vivir (vivir, vivir)
siempre sirviendo,
Sin que tú esperes
algo para ti.
2. En Cristo yo he encontrado
ejemplo de paz y de amor.
La muerte del crucificado
me cuenta de su gran amor.
3. Y siempre debes hablar que
en Cristo sí hay salvación,
Llevando el grato mensaje
de muerte y resurrección.


356	Mi Paz
Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios. Romanos 5:1
Juan 14:23–29; Romanos 5:1–11; Efesios 2:11–22
Do
	Con ternura

1. Mi paz te doy a ti,
Es la paz
que el mundo no da,
Es la paz
que el mundo no entiende.
Para ti, recíbela,
Mi paz te doy a ti.
2. Mi amor te doy a ti,
Es amor
que el mundo no da,
Es amor
que el mundo no entiende.
Para ti, recíbelo,
Mi amor te doy a ti.


357	Amor, Amor
Tenemos gran gozo y consolación en tu amor. Filemón v. 7
1 Corintios 13; Filemón vv. 3–7; 1 Juan 4:10–19
Mi m
	
	Con sencillez


	
	Canon a 4 voces

j	Amor, amor, amor, amor;
k	Cristo dice, “Debes amar”.
l	Ama a tu vecino como a tu hermano.
m	Dios es amor.



358	Somos uno en espíritu
En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor. Juan 13:35
Juan 13:32–35; 17:12–23; 1 Juan 4:6–12
Mi m
	Con ánimo

1. Somos uno en espíritu y en el
Señor;
Somos uno en espíritu y en el
Señor,
Y rogamos que un día sea total
nuestra unión,
Coro:
Y que somos cristianos
lo sabrán, lo sabrán,
Porque unidos estamos
en amor.
2. Trabajemos unidos lado a lado
en amor;
Trabajemos unidos lado a lado
en amor,
Ayudando al vecino como
Cristo enseñó,
3. Marcharemos tomados de la
mano en unión;
Marcharemos tomados de la
mano en unión,
Anunciando que en esta tierra
vive y obra Dios,
4. Gloria al Padre que es fuente
de toda bendición;
Gloria a Cristo su Hijo que nos
da salvación,
Y al Espíritu Santo que nos une
en comunión,


359	El gozo del Señor 
No os entristezcáis, porque el gozo del Señor es vuestra fuerza. Nehemías 8:10
Nehemías 8:1–10; Salmo 119:105–112; Juan 4:4–15
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con gozo

1. El gozo del Señor mi
fortaleza es,
El gozo del Señor mi
fortaleza es;
El gozo del Señor mi
fortaleza es,
Su gozo sin medida él me da.
2. Si tienes ese gozo puedes
tú cantar,
Si tienes ese gozo puedes
tú cantar;
Si tienes ese gozo puedes
tú cantar,
Su gozo sin medida él me da.
3. Me da del agua viva;
sed no tengo más;
Me da del agua viva;
sed no tengo más;
Me da del agua viva;
sed no tengo más;
Su gozo sin medida él me da.


360	Canten con alegría
A él clamé con mi boca, y fue exaltado con mi lengua. Salmo 66:17
Salmo 149:1–5; 66:1–4, 16–20; Juan 6:22–35
Do
	Con vigor

1. Canten con alegría las
alabanzas de Cristo el Rey;
Anden en los caminos que nos
mostrara su augusta grey.
Vivan los redimidos en las
victorias del Vencedor;
Para que todos juntos veamos
las glorias del Redentor.
2. Cristo es la luz del mundo,
y el que le sigue, la luz tendrá;
Cristo es el pan de vida,
y el que de él come no morirá.
Cristo es la fuente viva,
y el que de él bebe no tendrá sed;
Y si queréis la vida,
id a la fuente y allí bebed.
3. Cristo es, de las ovejas que
él redimiera, su Buen Pastor;
Vino para salvarlas, pero
sufriendo cruento dolor.
Y al derramar su sangre en el
madero de aquella cruz,
Vida, paz y esperanza, y eterna
gloria nos dio Jesús.
4. Ahora ya no estoy triste sino
que vivo siempre feliz,
Con la dulce esperanza de que
algún día iré al país,
Ese país amado donde moradas
fue a preparar
Cristo, el Pastor Eterno,
que a sus ovejas vino a salvar.


361	Grande gozo hay en mi alma
Y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios. Hechos 16:34
2 Corintios 4:5–16; Gálatas 5:16–25; Romanos 5:1–11
La b (Capo 1 - Sol)
	Con energía

1. Grande gozo hay en mi alma
hoy,
Pues Jesús conmigo está,
Y su paz, que ya gozando estoy,
Por siempre durará.
Coro:
Grande gozo, ¡Cuán hermoso!
(Grande gozo para mí,
¡Cuán hermoso con Jesús!)
Paso todo el tiempo bien feliz;
(bien feliz)
Porque veo de Cristo
la sonriente faz,
Grande gozo siento en mí.
2. Hay un canto en mi alma hoy,
Melodías a mi Rey;
En su amor feliz y libre soy,
Y salvo por la fe.
3. Paz divina hay en mi alma
hoy,
Porque Cristo me salvó;
Las cadenas rotas ya están;
Jesús me libertó.
4. Gratitud hay en mi alma hoy,
y alabanzas a Jesús;
Por su gracia a la gloria voy,
gozándome en la luz.


362	Solo no estoy
Cobrad ánimo… y trabajad; porque yo estoy con vosotros. Hageo 2:4
Mateo 28:16–20; Salmo 44:1–8; Juan 14:15–26
Fa (Capo 1-Mi)
	Con regocijo

Solo no estoy,
Jesús está a mi lado,
Amigo fiel que no me dejará.
Solo no estoy;
En tempestad o en calma
Mi buen Jesús
Su protección me da.
Aunque la tempestad me azote,
Y el mundo me desprecie,
No temeré llevar la cruz,
Pues me guía con su amor.
 Así camino con pleno gozo;
Solo no estoy,
Jesús conmigo está. 


363	Oh mi santo Dios*
Mas Jehová me ha sido por refugio. Salmo 94:22
Salmo 40:1–5, 16; 94:16–22; 125
Mi m
	Con sentimiento

1. Oh mi santo Dios,
Mi alma espera en ti,
Y anhela descanso en ti.
Coro
En tu seno, oh Dios,
Siempre me cuidarás
Y tu paz eternal me darás.
2. La serenidad
Que en Dios encontré
Cada día alienta mi fe.
3. Si muriera hoy,
Al celeste hogar
Yo iría con Dios a morar.


364	Jehová es mi Pastor 
Jehová es mi pastor; nada me faltará. Salmo 23:1
Salmo 23; Juan 10:1–15; Ezequiel 34:11–16
Sol
	Con certidumbre

1. Jehová es mi Pastor,
Me apacienta con amor,
En sus pastos delicados paceré;
Descansando sin temor
Al abrigo del Señor,
De las aguas de reposo beberé.
Coro:
El Señor me pastorea,
Nada aquí me faltará;
Junto a él caminaré,
En su brazo confiaré,
Nada del amor de Dios
me apartará.
2. Mi Pastor me guardará,
Siempre me confortará,
Por las sendas de justicia
me guiará;
En el tiempo de dolor
Me será Consolador;
En mi corazón su paz infundirá.
3. ¡Oh, tan fiel es mi Pastor!
Tan constante es en su amor
Que mi copa rebosando
siempre está;
Cuando en valle oscuro esté,
Mal ninguno temeré;
A la casa de mi Dios iré a morar.
Coro:
El Señor me pastorea,
Nada aquí me faltará;
Junto a él caminaré,
En su brazo confiaré,
 Nada del amor de Dios
me apartará. 


365	Los que esperan en Jehová 
Los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas. Isaías 40:31
Isaías 40:27–31; Salmo 103:1–5; 2 Corintios 4:5–16
Re
	
	Con ánimo

•1. Los que esperan en Jehová*
Nuevas fuerzas poseerán;
Caminando sin descansar,
Nunca se fatigarán.
Coro:
// Cual las águilas alzarán,
Con el poder de Cristo el Rey,
Fuertes alas para volar,
Los que esperan en Jehová*. //
•2. En los brazos de mi Jesús,
Hay lugar de consuelo y luz;
El nos brinda su gozo y paz
En el sitio de solaz.


366	En Jesucristo
Y el mismo Señor de paz os dé siempre paz en toda manera. 2 Tesalonicenses 3:16
Marcos 6:45–51; Lucas 10:3–7; 19:37–40
Re
	
	Con gozo

•1. En Jesucristo se halla la
paz;
En horas negras de tempestad
Tienen las almas dulce solaz,
Grato consuelo, felicidad.
Coro:
Gloria cantemos al Redentor
Que por nosotros quiso morir;
Y que la gracia del Salvador
Siempre dirija nuestro vivir.
•2. En nuestras luchas, en el
dolor,
En tristes horas de tentación,
Calma le infunde, santo vigor,
Nuevos alientos al corazón.
•3. Cuando en la lucha falta
la fe
Y el alma vese desfallecer,
Cristo nos dice: “Siempre os daré
Gracia divina, santo poder”.


367	Confiado Estoy
En paz me… dormiré; porque sólo tú, Señor, me haces vivir confiado. Salmo 4:8
Salmo 13; 18:1–6, 46–50; Isaías 26:1–4
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con confianza

1. Se oculta el sol;
La noche cerca está
Y el día que se fue
No volverá jamás;
Y yo seguro dormiré,
Sabiendo que mi Dios
Me velará también.
Coro:
Confiado estoy en mi Señor;
Libra mi alma de temor;
Le obedecí; me rescató
Y con sus alas me cubrió.
Confiado estoy en mi Señor;
El es mi guía y pastor;
Sé que mi vida cuidará
Y que hasta el fin me guardará.
2. Igual que hoy
Más días pasarán,
Y algunos que, tal vez,
El sol no lucirá.
Sé bien que Dios conmigo está,
Y aquel que espera en él,
En paz descansará.
3. Pensando estoy
que triste debe ser
Vivir sin su calor,
Vivir sin entender
Que al fin la vida acabará y
Verás que andar sin Dios
Es sólo vanidad.


368	Día en día
Bendito el Señor; cada día nos colma de beneficios. Salmo 68:19
2 Corintios 12:9–10; Salmo 55:16–23; Hechos 18:1–10
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con calma

1. Día en día Cristo está
conmigo;
Me consuela en medio del dolor,
Pues confiando en su poder
eterno,
No me afano, ni me da temor.
Sobrepuja todo entendimiento
La perfecta paz del Salvador.
En su amor tan grande e infinito
Siempre me dará lo que es mejor.
2. Día en día Cristo me
acompaña
Y me brinda dulce comunión.
Todos mis cuidados él los lleva;
A él le entrego mi alma y
corazón.
No hay medida del amor
supremo
De mi bondadoso y fiel Pastor.
Él me suple lo que necesito,
Pues el pan de vida es mi Señor.
3. Oh Señor, ayúdame este día
A vivir de tal manera aquí
Que tu nombre esté glorificado,
Pues anhelo honrarte sólo a ti.
Con la diestra de tu gran justicia
Me sustentas en la turbación.
 Tus promesas son sostén y guía;
Siempre en ellas hay
consolación. 


369	Cuando Cristo vino
Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado. Lucas 17:19
Hechos 26:8–18; 10:30–33; 16:23–34
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con energía

1. Cuando Cristo vino
a mi corazón,
Mi vida entera cambió.
Su paz y su amor alejaron de mí
Las dudas, las sombras y el temor.
Coro:
Mi vida comenzó cuando el
Señor llegó,
Y hoy puedo cantar yo de su
amor.
 Mi vida comenzó cuando el
Señor llegó,
Y hoy puedo cantar yo de su
amor. 
2. Hoy quiero que Cristo te
transforme a ti,
Que cambie tu vida también;
Oh, piensa en la cruz donde
murió por ti
Y ábrele ya tu corazón.


370	La paz de Dios

Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.
En él tenemos libertad y acceso a Dios con confianza, por medio de la fe en él.
Romanos 5:1; Efesios 3:12 (RVA)


371	Cuán dulce es confiar
Guarda misericordia y juicio, y en tu Dios confía siempre. Oseas 12:6
Efesios 1:3–14; Salmo 86:1–10, 14–17; Apocalipsis 22:1–7
Sol
	Con gozo

1. ¡Cuán dulce es confiar en
Cristo
Y entregarse todo a él,
Esperar en sus promesas,
Y en sus sendas serle fiel!
Coro:
Jesucristo, Jesucristo,
Ya tu amor probaste en mí;
 Jesucristo, Jesucristo,
Siempre confiaré en ti. 
2. Dulce sí es confiar en Cristo
Y cumplir su voluntad,
No dudando su palabra,
Que es la luz y la verdad.
3. Siempre en ti confiar yo quiero,
Mi precioso Salvador;
En la vida y en la muerte
Protección me dé tu amor.


372	Jesús me pastorea 
Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas. Juan 10:14
Juan 10:11–18; Salmo 23; Hebreos 13:17–21
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con regocijo


	
	Canon a dos voces

j	// Jesús me pastorea,
Camino yo con él; //
k	// Con él, con él,
Camino yo con él. //


373	Estoy Bien
La mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le buscan. Esdras 8:22
Romanos 5:1–11; 8:28–39; Efesios 1:3–14
Do
	Con confianza

1. De paz inundada mi senda esté
O cúbrala un mar de aflicción,
Cualquiera que sea mi suerte,
diré:
“Estoy bien, tengo paz,
¡Gloria a Dios!”
Coro:
 Estoy bien,
(Estoy bien,)
¡Gloria a Dios!
(¡Gloria a Dios!)
Tengo paz en mi ser,
¡Gloria a Dios! 
2. Ya venga la prueba o me
tiente Satán,
No amengua mi fe
ni mi amor;
Pues Cristo comprende mis
luchas, mi afán,
Y su sangre obrará en mi favor.
3. Feliz yo me siento al saber
que Jesús
Libróme de yugo opresor;
Quitó mi pecado, clavólo en
la cruz;
Gloria demos al buen
Salvador.
4. La fe tornaráse en feliz
realidad
Al irse la niebla veloz;
Desciende Jesús con su gran majestad,
¡Aleluya, estoy bien con
mi Dios!


374	Sigo confiando en Jesús
En el Señor he confiado. Salmo 11:1
Salmo 125; 11; 56:1–4
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con gozo

Sigo confiando en Jesús
mi Salvador;
Sigo confiando en Jesús,
no tendré temor;
Si vienen pruebas y afán
puedo cantar;
Sigo confiando en Jesús,
nunca faltará.
Es amigo fiel,
Tan fiel para mí,
Me ayudará
Hasta el fin.
Si vienen pruebas y afán
puedo cantar;
Sigo confiando en Jesús,
nunca faltará.


375	Siempre conmigo está
El permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado. 1 Juan 3:24
Salmo 27; Juan 14:15–26; Josué 1:1–9
Si b (Capo 1 - La)
	Con certidumbre

1. He visto el fúlgido rayo,
y oído el trueno rugir;
Las olas con su estallido
queríanme destruir;
Oí la voz de mi Cristo,
calmó la cruel tempestad;
Pues prometió no dejarme;
siempre conmigo está.
Coro:
No me desamparará,
ni me dejará,
Pues prometió no dejarme;
él conmigo está.
No me desamparará,
ni me dejará,
pues prometió no dejarme;
siempre conmigo está.
2. Mundanas nubes me
envuelven,
y tentaciones también;
Ante Jesús se disuelven,
Jesús es mi sostén;
Me guarda en todo peligro,
su protección él me da;
Pues prometió no dejarme;
siempre conmigo está.
3. Por mí murió en el Monte,
por mí su sangre vertió,
Por mí abrió esa fuente
que libertad me dio.
Me espera allá en la gloria,
sentado en gran majestad;
Y desde allá me promete
siempre conmigo estar.


376	Confiad en Jehová 
Porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos. Isaías 26:4
Isaías 26:1–9, 12; Lamentaciones 3:25–33; Salmo 125
Sol
	Con expresión

Tú guardarás en completa paz
A aquel cuyo pensamiento
En ti persevera, en ti persevera;
Porque en ti ha confiado.
Confiad en Jehová
perpetuamente
Porque en Jehová el Señor está
la fortaleza de los siglos;
Confiad en Jehová.


377	Descanso en ti
En ti nos apoyamos y en tu nombre vamos. 2 Crónicas 14:11 (RVA)
Exodo 33:11–22; Mateo 11:25–30; Salmo 23
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con confianza

1. Descanso en ti,
mi Defensor y Escudo,
Pues en la lid
contigo a salvo estoy;
// En tu poder
a combatir acudo;
Descanso en ti,
y en tu nombre voy. //
2. Oh Salvador,
voy en tu santo nombre,
Tu nombre amado,
digno de loor,
// Justicia, paz
y redención del hombre,
Rey de la gloria
y Príncipe de amor. //
3. Por fe yo voy,
sintiendo mi flaqueza,
Mas en tu gracia apoyado estoy;
// En tu poder está mi fortaleza;
Descanso en ti,
y en tu nombre voy. //
4. Descansaré
contigo al fin en gloria,
Entrando por
portales de esplendor.
// Tuya es la lucha,
tuya la victoria,
Y la alabanza
a ti será, Señor. //
Amén.


378	Noble Sostén
[El Señor] sostiene a los justos. Salmo 37:17
Salmo 37:1–11; 37:22–29; Isaías 41:8–13
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con firmeza

1. Noble sostén
de la esperanza mía,
Fuente bendita
de la vida eterna,
Tan sólo el alma
que en tus fuerzas fía
Tiene paz, tiene paz.
Coro:
Mi sostén es Jesús,
Nunca en la lucha
desmayar podré;
Mi sostén es Jesús (el Señor),
Nunca en la lucha
desmayar podré.
2. Yo soy muy débil,
pero en ti soy fuerte;
Nunca en la lucha
desmayar podré;
Si tu estás conmigo,
ni a la misma muerte
Temeré, temeré.
3. Dura es la lucha,
difícil la tarea,
Mas tú me dotas
de tu gran poder;
Mi espíritu renuevas
con la idea nueva
De vencer, de vencer.
Ultimo Coro:
Alelú, alelú,
nunca en la lucha desmayar podré;
Alelú, aleluya,
nunca en la lucha desmayar podré.


379	Anímate y esfuérzate
Esfuérzate, sé valiente y actúa… Dios… estará contigo. 1 Crónicas 28:20 (RVA)
Josué 1:1–9; Filipenses 4:6–13; 1 Tesalonicenses 5:1–11 
Re m
	Con ánimo

Coro:
Anímate y esfuérzate,
Y manos a la obra,
Anímate y esfuérzate;
Y manos a la obra.
1. David dijo a su hijo:
“No temas, ni desmayes
Porque Jehová mi Dios
Estará contigo”.
2. “Él no te dejará
Ni te desampará
Hasta que acabes toda
La obra de Dios”.


380	Límpiame, Señor
El es fiel y justo para… limpiarnos de toda maldad. 1 Juan 1:9
Salmo 18:16–19; 19; Job 5:8–16
Sol
	Con adoración

1. Límpiame, Señor,
de toda mi maldad;
Borra mi pecado,
dame santidad.
Quiero por tu sangre
el perdón gozar;
Límpiame, Señor, para adorar.
2. Límpiame, Señor,
de toda mi maldad;
Sé que no busqué hacer tu
voluntad.
Te confieso, Cristo,
que rebelde fui;
Líbrame, Señor; acudo a ti.
3. Líbrame, Señor,
tu voz escucharé;
Con humilde corazón te seguiré.
En sinceridad te quiero alabar;
Libre estoy, Señor, para adorar.


382	Mi corazón, oh examina hoy 
Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón. Salmo 139:23
Salmo 26; 139:1–6, 23–24; 66:8–12
Sol
	
	Con tranquilidad

•1. Mi corazón, oh examina
hoy;
Mis pensamientos
prueba, oh Señor.
Ve si en mí perversidades hay;
Por sendas rectas
guíame por tu amor.
2. Límpiame, Dios,
de toda mi maldad;
Aviva hoy mi errante corazón.
Quiero andar contigo
en santidad;
Llena mi vida de tu bendición.


383	Si fui motivo de dolor
Si confesamos nuestros pecados, él es fiel… para perdonar. 1 Juan 1:9
Efesios 4:29–5:1; 1 Corintios 8; 1 Juan 1
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con intensidad

•1. Si fui motivo de dolor,
oh Cristo,
Si por mi causa
el débil tropezó,
Si en tus pisadas
caminar no quise,
Perdón te ruego,
mi Señor y Dios.
Coro:
Escucha, oh Dios,
mi confesión humilde
Y líbrame de tentación sutil;
Oh, guarda siempre mi alma
en tu rebaño;
Perdón te ruego,
mi Señor y Dios.
•2. Si vana y fútil mi palabra
ha sido,
Si al que sufría, en su dolor dejé,
Si sólo agrado mío he buscado,
Perdón te ruego,
mi Señor y Dios.
Coro:
Escucha, oh Dios,
mi confesión humilde
Y líbrame de tentación sutil;
Oh, guarda siempre mi alma
en tu rebaño;
Perdón te ruego,
mi Señor y Dios.
•3. Si por la vida quise andar
sin penas,
Tranquilo, libre y sin luchar por ti,
Cuando anhelabas verme
en la lucha,
Perdón te ruego,
mi Señor y Dios.


384	Haz lo que quieras
Tú eres nuestro padre; nosotros barro… obra de tus manos somos. Isaías 64:8
Jeremías 18:1–6; Romanos 9:20–23; 2 Timoteo 2:15–22
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con calma

•1. Haz lo que quieras de mí,
Señor;
Tú el Alfarero, yo el barro soy;
Dócil y humilde anhelo ser;
Cúmplase siempre en mí
tu querer.
2. Haz lo que quieras de mí,
Señor;
Mírame y prueba mi corazón;
Lávame y quita toda maldad
Para que tuyo sea en verdad.
3. Haz lo que quieras de mí,
Señor;
Cura mis llagas y mi dolor;
Tuyo es, oh Cristo, todo poder;
Tu mano extiende y sana mi ser.
•4. Haz lo que quieras de mí,
Señor;
Del Paracleto dame la unción;
Dueño absoluto sé de mi ser;
Que el mundo a Cristo
pueda en mí ver.


385	Perdón 
El Señor… grande en misericordia, que perdona la iniquidad. Números 14:18
Salmo 103:6–14; Miqueas 7:18–20; 1 Juan 1
Sol
	Con sentimiento

Jehová tardo para la ira;
Jehová grande en misericordia;
Que perdona la iniquidad,
Que perdona la rebelión;
Perdona ahora la iniquidad,
Perdona ahora la gran rebelión
De este pueblo, según la
grandeza
De tu divina misericordia.


386	Cristo es mi dulce Salvador
Te glorificaré, oh Señor, porque me has exaltado. Salmo 30:1
Juan 15:5–15; Colosenses 1:15–23; Efesios 2:11–22
Sol
	
	Con ánimo

•1. Cristo es mi dulce Salvador,
mi bien, mi paz, mi luz;
Mostróme su infinito amor
muriendo en dura cruz.
Cuando estoy triste
encuentro en él
Consolador y amigo fiel;
Consolador, amigo fiel, es Jesús.
•2. Cristo es mi dulce Salvador;
su sangre me compró;
Con sus heridas y dolor,
perfecta paz me dio.
Dicha inmortal allá tendré,
con Cristo siempre reinaré;
Dicha inmortal allá tendré
con Jesús.
•3. Cristo es mi dulce Salvador,
mi eterno Redentor;
¡Oh! nunca yo podré pagar
la deuda de su amor.
Le seguiré, pues, en la luz;
no temeré llevar su cruz;
No temeré
llevar la cruz de Jesús.
4. Cristo es mi dulce Salvador,
por él salvado soy,
La Roca de la Eternidad,
en quien seguro estoy.
Gloria inmortal allá tendré,
con Cristo siempre reinaré;
Gloria inmortal allá tendré
con Jesús.


387	Dulce Comunión
El eterno Dios es tu refugio, y acá abajo los brazos eternos. Deuteronomio 33:27
Salmo 91; 17:1–8; 63:1–8
Sol
	
	Con seguridad

•1. Dulce comunión
la que gozo ya
En los brazos
de mi Salvador;
¡Qué gran bendición
en su paz me da!
¡Oh! yo siento en mí
su tierno amor.
Coro:
Libre, salvo,
Del pecado y del temor;
Libre, salvo,
En los brazos de mi Salvador.
(Libre de penas, salvo de dudas,
del pecado y del temor;
Libre de penas, salvo de dudas,
en los brazos de mi Salvador.)
2. ¡Cuán dulce es vivir,
cuán dulce es gozar!
En los brazos de mi Salvador;
Allí quiero ir y con él morar,
Siendo objeto de su tierno amor.
•3. No hay que temer,
ni que desconfiar,
En los brazos de mi Salvador;
Por su gran poder él me guardará
De los lazos del engañador.


388	Hay Momentos
Pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros. Juan 21:25
Mateo 1:18–23; Isaías 53; Juan 20:19–29
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con sentimiento

Hay momentos
que las palabras no me alcanzan
Para decirte lo que siento
por ti, mi buen Jesús.
Hay momentos
que las palabras no me alcanzan
Para decirte lo que siento
por ti, mi buen Jesús.
Yo te agradezco
por todo lo que has hecho,
Por todo lo que haces,
y todo lo que harás.
 Yo te agradezco
por todo lo que has hecho,
Por todo lo que haces,
y todo lo que harás. 


389	Amarte es lo mejor
Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón. Mateo 22:37
Marcos 12:29–33; Salmo 31:14–24; 1 Juan 4:10–19
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con admiración

1. Amarte, Dios, es lo mejor
que puedo hacer;
A tu amor yo quiero
siempre responder.
Quiero amarte más,
Quiero amarte más;
Amarte, Dios, es lo mejor
que puedo hacer.
2. Servirte, Dios, es lo mejor
que puedo hacer;
A tu amor yo quiero
siempre responder.
Quiero servirte más,
Quiero servirte más;
Servirte, Dios, es lo mejor
que puedo hacer.


390	Cristo vive en mí 
Estando muertos… os dio vida juntamente con él. Colosenses 2:13
Gálatas 2:16–21; 1 Pedro 4:1–8; Tito 2:11–15
Do
	Con gozo

Con Cristo he sido juntamente
crucificado, crucificado;
Y ya no vivo yo,
sino que Cristo vive en mí.
Lo que ahora vivo en la carne,
lo vivo por la fe en el Hijo
de Dios
Quien me amó y se entregó
a sí mismo por mí,
Quien me amó y se entregó
a sí mismo por mí.


391	Ciertamente el bien de Dios 
Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días. Salmo 23:6
Salmo 23; Filipenses 4:4–9; Isaías 40:27–31
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con seguridad

1. Yo fui peregrino errabundo;
en la garras del mal me envolví.
Mas Cristo apartóme del mundo
Y por siempre mi alma le di.
Coro:
Ciertamente el bien
y la compasión de Dios,
Hasta el fin, hasta el fin
me seguirán.
Ciertamente el bien
y la compasión de Dios,
Hasta el fin, hasta el fin
me seguirán.
(Última vez)
Y en la casa de Dios moraré
por siempre;
Y comeré de la mesa de Jehová.
Ciertamente el bien
y la compasión de Dios,
Hasta el fin, hasta el fin
me seguirán.
2. Jesús mi alma triste conforta;
Nuevas fuerzas a diario tendré.
Su fuente de paz no se agota,
en su hogar celestial moraré.
3. Si ando en el valle de sombra,
Va conmigo mi buen Salvador.
Si tú quieres que él te proteja,
Hoy recibe su gracia y amor.


392	Comunión con Cristo

Lo que hemos visto y oído lo anunciamos también a vosotros, para que vosotros también tengáis comunión con nosotros.
Y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo.
Si decimos que tenemos comunión con él y andamos en tinieblas, mentimos y no practicamos la verdad.
Permaneced en él para que, cuando aparezca, tengamos confianza y no nos avergoncemos delante de él, en su venida.
Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que seremos.
Pero sabemos que cuando él sea manifestado, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.
Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él también es puro.
Ahora vemos oscuramente por medio de un espejo, pero entonces veremos cara a cara.
Ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, así como fui conocido.
Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres;
Pero el mayor de ellos es el amor.
Fiel es Dios, por medio de quien fuisteis llamados a la comunión de su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.
1 Juan 1:3, 6; 2:28; 3:2, 3; 1 Corintios 13:12, 13; 1:9 (RVA)


393	A los pies de Jesucristo
La cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Lucas 10:39
Lucas 10:38–42; Hebreos 4:11–16; 10:11–25
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con reflexión

•1. A los pies de Jesucristo
es el sitio aquí mejor,
Escuchando cual María
las palabras de su amor.
A los pies de Jesucristo,
gozaré su comunión,
Pues su mano fiel y tierna
me ha provisto protección.
•2. A los pies de Jesucristo,
hallo tierna compasión;
Él quitó ya mis afanes,
y me dio su bendición.
Puedo yo decirle a Cristo
mis cuidados y temor,
Y con él tendrá mi alma
gozo, paz, eterno amor.
3. A los pies de Jesucristo,
yo tendré su bendición;
En sus ojos hay dulzura,
y en su seno protección.
¡Qué feliz es el momento
que yo paso junto a ti!
Y anhelo el encuentro
cuando vengas tú por mí.


394	Cuando andamos con Dios
Os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados. Efesios 4:1
Proverbios 3:1–8; Efesios 5:1–10; 2 Pedro 3:8–14
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con devoción

•1. Cuando andamos con Dios,
escuchando su voz,
Nuestra senda florida será;
Cumpliremos su ley
porque es nuestro Rey,
Y su amor siempre nos guiará.
Coro:
Obedecer, y confiar en Jesús,
Es la senda marcada
para andar en la luz.
•2. Cuando Cristo murió
nuestro llanto enjugó;
Proclamarle debemos doquier;
Gozarán del amor
del bendito Señor
Los que humildes
le entregan su ser.
3. No podremos probar
sus delicias sin par
Si seguimos mundano el placer;
Disfrutamos su amor
y divino favor
Al ser fieles en obedecer.


395	Oh Cristo, yo te amo
Señor, tú sabes que te amo. Juan 21:15
1 Juan 4:10–19; Filipenses 1:21–26; 3:7–14
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con admiración

•1. ¡Oh Cristo! yo te amo,
que mío eres sé;
Ya todo pecado por ti dejaré.
¡Oh Cristo precioso!
por ti salvo soy;
 Jesús, si te amaba
yo te amo más hoy. 
2. Me amaste primero
y así te amo a ti,
Pues sobre el Calvario
moriste por mí;
Por lo que sufriste,
mi vida te doy;
Jesús, si te amaba
yo te amo más hoy.
3. Y mientras que viva
en este vaivén,
En la hora final de
la muerte también,
Yo te amaré siempre;
cantándote estoy,
“Jesús, si te amaba
yo te amo más hoy”.
•4. Al fin en tu gloria
por gracia entraré
Y allí con los santos
loor te daré;
Por siglos eternos
a cantarte voy,
“Jesús, si te amaba
yo te amo más hoy”.


396	Oh Cristo mío, Rey de mi alma
A fin de que seamos para alabanza de su gloria. Efesios 1:12
Efesios 1:3–14; Colosenses 2:8–15; Efesios 2:1–10
Si b (Capo 1 - La)
	Con emoción

1. Oh Cristo mío,
Rey de mi alma,
Salvásteme del mal
con gracia sin igual
Por tu preciosa
sangre purísima;
Ninguna mancha ya
me contamina.
Coro:
Tanto me amaste
que te ofreciste,
Sacrificándote
sobre una cruz
Para mi redención
con tanto amor;
 Sé que te amo,
Cristo mi Salvador. 
2. Cuando iba errante,
tú me buscaste,
No me dejaste
perder el alma;
Por plena gracia
compraste mi salud,
Y me impartiste
tu santa virtud.


397	En mis angustias
Al Señor busqué en el día de mi angustia. Salmo 77:2
Salmo 86:1–10, 14–17; 27; 77:1–13
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con sentimiento

1. En mis angustias me ayuda
Jesús;
Sobre mi alma derrama su luz;
Todos los días consuelo me da;
Cada momento conmigo está.
Coro:
Cada momento me guardas, Señor,
Cada momento en gracia y amor;
 Vida abundante yo tengo
en ti;
Cada momento tú vives en mí. 
2. Yo acudo al trono de gracia
con fe;
Oye mi voz, y mis lágrimas ve
Cristo Jesús en el cielo, y allí,
Cada momento se acuerda de mí.
3. Cristo es mi Roca, mi
Libertador;
Es mi Escudo, mi gran
Defensor;
Él a mi lado en las luchas está
Cada momento, y ayuda me da.


398	Pacientemente (RESPUESTA MUSICAL) 
La roca era Cristo. 1 Corintios 10:4
Salmo 40:1–5, 16; 70; 119:129–135
Sol
	Con vigor

 (Mujeres) Pacientemente le esperé;
(Varones) Me oyó, me oyó.
(Mujeres) Del hoyo de la
destrucción
(Varones) Me sacó, me sacó. 
(Otras posibilidades:)

(M.) En firme peña me asentó;
(V.) Roca es, Roca es.
(M.) Mis pasos Dios enderezó;
(V.) Rectos son, rectos son.
(M.) Un nuevo cántico me dio;
(V.) Cantaré, cantaré.
(M.) Doy alabanza a nuestro Dios;
(V.) ¡Gloria a él, gloria a él!


399	Un canto de alabanza

Al SEÑOR esperé pacientemente, y él se inclinó a mí y oyó mi clamor.
Me sacó del hoyo de la destrucción, del lodo cenagoso; asentó mis pies sobre una roca y afirmó mis pasos.  #398 
Puso en mi boca un cántico nuevo, un canto de alabanza a nuestro Dios; muchos verán esto y temerán, y confiarán en el SEÑOR.
Cuán bienaventurado es el hombre que ha puesto en el SEÑOR su confianza, y no se ha vuelto a los soberbios ni a los que caen en falsedad.  #398 
Muchas son, SEÑOR, Dios mío, las maravillas que tú has hecho, y muchos tus designios para con nosotros;
Nadie hay que se compare contigo; si los anunciara, y hablara de ellos, no podrían ser enumerados.  #398 
Me deleito en hacer tu voluntad, Dios mío; tu ley está dentro de mi corazón.
He proclamado buenas nuevas de justicia en la gran congregación;  #398 
He aquí, no refrenaré mis labios, oh SEÑOR, tú lo sabes.
No he escondido tu justicia dentro de mi corazón; he proclamado tu fidelidad y tu salvación;  #398 
No he ocultado a la gran congregación tu misericordia y tu verdad.
Regocíjense y alégrense en ti todos los que te buscan; que digan continuamente: ¡Engrandecido sea el SEÑOR! los que aman tu salvación.  #398 
Salmo 40:1–5, 8–10, 16 (BLA)


400	Quiero cantar una linda canción
Cantad a Jehová, vosotros sus santos. Salmo 30:4
Juan 9:18–25; Juan 4:15–29; Hechos 26:8–18
Do
	Con gozo

1. Quiero cantar una linda
canción
De un hombre que me
transformó,
Quiero cantar una linda canción
De aquel que mi vida cambió.
CORO:
Es mi amigo Jesús,
Es mi amigo Jesús,
Él es Dios, él es Rey, es amor y
verdad.
Sólo en él encontré Esa paz que
busqué,
Sólo en él encontré la felicidad.
2. Cuando Jesús a mi vida llegó
Esa paz y ese gozo me dio;
Quiero que sepas
que tú también
Puedes gozar siempre de su amor.
Si creyeres en él,
Si confiares también,
Su amor te dará, y con él vivirás.
Como yo, cantarás
Esta linda canción
Y amor llevarás a la humanidad.


401	Mi pensamiento eres tú, Señor 
¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! Salmo 139:17
Salmo 34:1–10; 139:7–18; Isaías 26:1–4
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con devoción

// Mi pensamiento eres tú, Señor,
Mi pensamiento eres tú, Señor, //
Porque tú eres mi buen pastor,
me alimentas con tu amor,
Y tu Palabra me da vigor,
seguro estoy;
Porque tú eres mi buen pastor,
me alimentas con tu amor,
Y tu Palabra me da vigor,
seguro estoy.


402	La vid y los pámpanos 
Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Juan 15:1
Juan 15:1–8; Mateo 21:33–43; Lucas 8:4–15
Do
	Con seguridad

1. Yo soy la vid
y mi Padre el Labrador,
Vosotros pámpanos,
dice el Salvador.
Estad en mí (estad en mí)
Y yo en ti (y yo en ti)
Y fruto llevaréis;
Porque sin mí (porque sin mí)
Nada podéis (nada podéis)
hacer jamás.
Dios nos ha puesto
los frutos a llevar
Que permanezcan
como un testimonio a él.
2. El que estuviere
en la vid le limpiará,
Para que frutos abunden más
y más.
Luego pedid (luego pedid)
Sin desmayar (sin desmayar)
Todo lo que deseáis;
El Dios de amor (el Dios de amor)
A quien amáis (a quien amáis)
os lo dará.
Glorificado así mi Padre es
En que llevéis mucho fruto
y seáis siempre fiel.
3. Por mis palabras
vosotros limpios sois;
Con el amor
de mi Padre amo yo.
Dejad mi amor (dejad mi amor)
Siempre brillar (siempre brillar)
Con todo su fulgor;
Grato será (grato será)
Obedecer (obedecer)
mi voluntad.
Todo mi gozo en vosotros estará
Y vuestro gozo con fruto
cumplido será.


403	Oh Dios, revélame tu voluntad
Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. Salmo 143:10
Salmo 143; 40:1–10; Efesios 5:8–20
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con emoción

1. Oh Dios, revélame
tu voluntad;
La senda hazme ver
con claridad
Por donde debo andar,
qué pasos he de dar,
para poder gozar
tu voluntad.
2. Imprime en mí, Señor,
tu voluntad;
Pon en mi corazón
seguridad.
Tu voz anhelo oír
haciéndome sentir
El ansia de cumplir
tu voluntad.
3. He de aceptar, Señor,
tu voluntad
En tiempos de dolor
y adversidad;
En medio de aflicción,
en prueba y tentación,
Que sea mi porción
tu voluntad.
4. Quiero probar, Señor,
tu voluntad,
Y el gran poder sentir
de tu verdad.
Por fe deseo andar,
tu plenitud tomar,
Y en todo tiempo amar
tu voluntad.
5. Cúmplase en mí, Señor,
tu voluntad;
Confío en tu poder
y gran bondad.
Rindo mi ser a ti,
que viva Cristo en mí,
He de cumplir así
tu voluntad.
Amén.


404	Oh deja que el Señor
Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará. Salmo 55:22
1 Pedro 5:6–11; Salmo 37:1–11; Mateo 6:25–34
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con intensidad

1. Oh deja que el Señor te
envuelva*
con su Espíritu de amor,
Satisfaga hoy tu alma y corazón.
Entrégale lo que te impida
en tu caminar con Dios
Y tu vida llenará de bendición.
Coro:
Cristo, oh Cristo,
Llénanos, Señor.
Cristo, oh Cristo,
Llénanos, Señor.
2. Alzamos nuestra voz
con gozo,
Alabando al Señor;
Con dulzura le entregamos
nuestro ser.
Entrega toda tu tristeza en el
nombre de Jesús
y abundante vida hoy
tendrás en él.


405	Cuán dulce el nombre de Jesús
Y llamarás su nombre JESUS. Mateo 1:21
Hechos 4:8–12; Salmo 148; Efesios 1:15–23
La b (Capo 1 - Sol)
	Con gozo

1. ¡Cuán dulce el nombre de Jesús
Es para el hombre fiel!
Consuelo, paz, vigor, salud
Encuentra siempre en él.
2. Al pecho herido fuerzas da,
Y calma al corazón;
Al alma hambrienta es cual
maná,
Y alivia su aflicción.
3. Tan dulce nombre es para mí,
De dones plenitud;
Raudal que nunca exhausto vi
De gracia y de salud.
4. Jesús, mi amigo y mi sostén,
Bendito Salvador,
Mi vida y luz, mi eterno bien,
Acepta mi loor.
5. Si es pobre ahora mi cantar,
Cuando en la gloria esté
Y allá te pueda contemplar,
Mejor te alabaré.


406	Si dejas tú que Dios te guíe
Guíame por la senda de tus mandamientos. Salmo 119:35
Josué 24:14–22; Salmo 1; 23
Sol m (Capo 3 - Mi m)
	Con ánimo

1. Si dejas tú que Dios te guíe,
confiando solamente en él,
En tus angustias y conflictos
tendrás su ayuda grande y fiel.
El inmutable amor de Dios
roca eterna y firme es.
2. Espera en Dios pacientemente,
con gozo en tu corazón;
Con gratitud acepta siempre
del cielo toda bendición.
Dios quiere siempre lo mejor
para los hijos de su amor.
3. En la oración fiel permanece;
sé obediente a su ley;
Su protección Dios te ofrece,
en sus promesas pon tu fe.
Jehová no olvida nunca al fiel,
ni al justo que confía en él.
Amén


407	Me guía él
Enséñame, oh Señor, tu camino, y guíame por senda de rectitud. Salmo 27:11
Salmo 23; 25:1–10; 27
Do
	Con certidumbre

•1. Me guía él, con cuánto amor
me guía siempre mi Señor;
En todo tiempo puedo ver
con cuánto amor me guía él.
Coro:
Me guía él, me guía él
Con cuánto amor me guía él;
 No abrigo dudas ni temor,
Pues me conduce
el buen Pastor. 
•2. En el abismo del dolor
O donde intenso brilla el sol,
En dulce paz o en lucha cruel,
Con gran bondad me guía él.
3. La mano quiero yo tomar
De Cristo y nunca vacilar,
Cumpliendo con fidelidad
su sabia y santa voluntad.
•4. Y la carrera al terminar,
El alba eterna al vislumbrar,
No habrá ni dudas ni temor,
Pues me guiará mi buen Pastor.


408	Cristo es Guía de mi vida*
Jehová solo le guió. Deuteronomio 32:12
Colosenses 3:1–4; Salmo 27; Juan 14:1–10
La b (Capo 1 - Sol)
	Con vigor

1. Cristo es Guía de mi vida,
ya no hay nada que temer;
Nunca puedo yo dudarle,
pues me sabe defender.
Paz, consuelo y vida eterna
por la fe yo tengo en él,
 // Y con él ya nada temo
porque Cristo es
Guía fiel. // 
2. Cristo es Guía de mi vida,
libre estoy de todo afán;
En las pruebas me da gracia,
es de mi alma el vivo Pan.
Si de sed estoy sufriendo,
si mi paso lento va,
// El prepara fuente viva
que mi ser refrescará. //
3. Cristo es Guía de mi vida,
¡oh qué plenitud de amor!
En su hogar celeste ofrece
dar descanso el Salvador.
Cuando de este mundo parta,
viviré con él, yo sé:
// “Jesucristo fue mi guía”,
por los siglos cantaré. //


409	Cristo mi camino guió
Mas ahora… andad como hijos de luz. Efesios 5:8
Efesios 5:1–10; Salmo 1; 116:1–9
Sol
	Con emoción

1. Un día el mundo dejaré;
a la dorada playa iré;
Llegando al cielo cantaré,
“Cristo mi camino guió”.
Coro:
Cristo mi camino guió;
paso a paso me llevó.
Al final de la jornada,
a los ángeles diré,
“Cristo mi camino guió”.
2. Y desde el cielo al revisar
a mi terrestre caminar,
Seguro estoy que he de probar:
Cristo mi camino guió.
3. Mi senda aquí enderezó;
las sombras negras me quitó;
Mi corazón él transformó;
Cristo mi camino guió.


410	Que mi vida entera esté*
Los que te aman, sean como el sol cuando sale en su fuerza. Jueces 5:31
Romanos 6:3–14; 1 Corintios 6:12–20; 1 Pedro 1:13–23
Do
	Con decisión

1. Que mi vida entera esté
Consagrada a ti, Señor;
Que a mis manos pueda guiar
El impulso de tu amor.
Coro:
Lávame en tu sangre, Salvador,
(mi Salvador),
Límpiame de toda mi maldad.
(de mi maldad).
 Traigo a ti mi vida,
para ser, Señor,
Tuya por la eternidad. 
(Coro: versión optativa)
Quiero entregarme a ti, Señor,
(a ti, Señor),
Quiero siempre andar en
santidad. (en santidad).
Traigo a ti mi vida,
para ser, Señor,
Tuya por la eternidad.
2. Que mis pies tan sólo en pos
de lo santo puedan ir,
Y que a ti, Señor, mi voz
se complazca en bendecir.
3. Que mi tiempo todo esté
consagrado a tu loor,
Que mis labios al hablar,
hablen sólo de tu amor.
4. Toma ¡oh Dios! mi voluntad,
y hazla tuya, nada más;
Toma, sí, mi corazón;
por tu trono lo tendrás.
5. Toma tú mi amor, que hoy
a tus pies vengo a poner;
Toma todo lo que soy;
todo tuyo quiero ser.


411	Cautívame, Señor
El que pierde su vida por causa de mí, la hallará. Mateo 10:39
2 Corintios 12:9–10; Romanos 6:15–23; Gálatas 5:13–25
Mi m
	Con intensidad

1. Cautívame, Señor,
y libre en ti seré;
Anhelo ser un vencedor,
rindiéndome a tus pies.
No puedo ya confiar
tan sólo en mi poder;
En ti yo quiero descansar,
y fuerte habré de ser.
2. Mi débil corazón
vacila sin cesar,
Y es como nave sin timón
en turbulento mar.
Concédele, Señor,
perfecta libertad;
Envuélvele en tu santo amor,
y libre así será.
3. Sin fuerzas para amar
y así mejor vivir;
Tú solo puedes inspirar
el gozo de servir.
Quisiera desplegar
mis alas, oh Señor,
Mas sólo lo podré lograr
al soplo de tu amor.
4. Cautívame, Señor,
que en ti mi voluntad
Tendrá un bautismo de vigor,
firmeza y santidad.
Podrá la tentación
mi vida sacudir;
No habrá más cierta protección
que la que encuentre en ti.


412	Oh yo quiero andar con Cristo
Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios. 1 Samuel 15:22
2 Pedro 3:8–14; Efesios 5:1–10; 1 Juan 1
La b (Capo 1 - Sol)
	Con decisión

1. ¡Oh! yo quiero andar
con Cristo;
quiero oír su tierna voz,
Meditar en su palabra,
siempre andar de él en pos.
Consagrar a él mi vida,
cumplir fiel su voluntad,
Y algún día con mi Cristo,
gozaré la claridad.
Coro:
¡Oh, yo quiero andar con Cristo!
¡Oh, yo quiero vivir con Cristo!
¡Oh, yo quiero morir con Cristo!
Quiero serle un testigo fiel.
2. ¡Oh! yo quiero andar con
Cristo;
él vivió en santidad;
En la Biblia yo lo leo,
y yo sé que es la verdad.
Cristo era santo en todo,
el Cordero de la cruz;
Quiero ser un fiel cristiano,
seguidor de mi Jesús.
3. ¡Oh! yo quiero andar
con Cristo;
de mi senda es la luz;
Dejaré el perverso mundo;
cargaré aquí mi cruz.
Este mundo nada ofrece;
Cristo ofrece salvación,
Y es mi dulce esperanza
gozar vida eterna en Sion.


413	He decidido seguir a Cristo
Y luego los llamó; y… le siguieron. Marcos 1:20
Juan 12:20–32; Hechos 26:15–29; Salmo 119:25–34
Do
	Con certidumbre

1. He decidido seguir a Cristo,
He decidido seguir a Cristo,
He decidido seguir a Cristo;
No vuelvo atrás,
no vuelvo atrás.
2. La vida vieja la he dejado,
La vida vieja la he dejado,
La vida vieja la he dejado;
No vuelvo atrás,
no vuelvo atrás.
3. El Rey de gloria me ha
transformado,
El Rey de gloria me ha
transformado,
El Rey de gloria me ha
transformado;
No vuelvo atrás,
no vuelvo atrás.


414	Oh Cristo, anhelo agradarte
El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado. Salmo 40:8
Salmo 40:1–10; 69:30–34; Miqueas 6:6–8
Re m
	Con intensidad

Oh Cristo mío, yo anhelo
agradarte,
Tú que has hecho tanto para mí;
Haz que mi vida sea rendida,
Limpia y santa, consagrada a ti.
Te necesito, yo soy tan débil;
Mas con tu ayuda puedo vencer;
Oh Cristo mío,
yo anhelo agradarte,
Tú que has hecho tanto para mí.

 
415	Busca primero el reino de Dios 
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia. Mateo 6:33
Mateo 6:25–34; 7:7–12; Lucas 18:27–30
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con calma

•Busca primero el reino de Dios
Y su justicia perfecta,
Y lo demás añadido será;
Alelú, aleluya.
(Contramelodía) (DISCANTE)
Aleluya, aleluya,
aleluya, alelú, aleluya.


416	Cristo fiel te quiero ser
Como lo habéis aprendido de Epafras… un fiel ministro de Cristo. Colosenses 1:7
Efesios 4:1–13; Apocalipsis 2:8–11; 2 Timoteo 2:1–9
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con energía

• 1. Cristo, fiel te quiero ser,
Dame el poder, dame el poder;
Yo contigo quiero andar,
Sin vacilar, sin vacilar.
Coro:
En tus pasos quiero seguir,
Cerca de ti, cerca de ti;
Y si encuentro pruebas aquí,
Dame confianza en ti.
2. Con Jesús yo quiero hablar,
Sólo con él, sólo con él;
Paz y gozo yo tendré,
Al serle fiel, al serle fiel.
•3. Dame ardiente corazón,
Lleno de amor, lleno de amor;
Y tu Espíritu, Señor,
Como Guiador, como Guiador.
•4. Cada día quiero cumplir
Tu voluntad, tu voluntad,
Y servirte a ti, Señor,
En humildad, en humildad.


417	Sed puros y santos
Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios. Levítico 19:2
Hebreos 12:12–17; Colosenses 1:15–23; Efesios 1:3–14
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con decisión

•1. Sed puros y santos,
mirad al Señor;
Permaneced fieles siempre en
oración;
Leed la Palabra del buen
Salvador;
Socorred al débil,
mostrad compasión.
2. Sed puros y santos,
andad en la luz;
Orad en secreto,
respuesta vendrá;
Su Espíritu Santo revela a
Jesús,
Y su semejanza en nosotros
pondrá.
•3. Sed puros y santos,
Jesús nos guiará;
Seguid su camino,
y en él confiad;
En paz o en pena,
la calma dará
Quien nos ha salvado
de nuestra maldad.


418	Señor, tú me llamas
Hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios. Miqueas 6:8
Juan 1:40–50; Romanos 1:1–6; 8:28–39
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con vigor

1. Señor, tú me llamas
por mi nombre desde lejos;
Por mi nombre
cada día tú me llamas.
Señor, tú me ofreces una vida
santa y limpia;
Una vida sin pecado,
sin maldad.
Coro:
Señor, nada tengo para darte;
Solamente te ofrezco
mi vida para que la uses tú.
Señor, hazme hoy un siervo útil
Que anuncie el mensaje,
el mensaje de la cruz.
2. Señor, tú me llamas
por mi nombre desde lejos;
Por mi nombre
cada día tú me llamas.
Señor, yo acudo a tu llamado
a cada instante, pues mi gozo
es servirte más y más.
3. (Coda)
Señor, tú me llamas
por mi nombre desde lejos;
Por mi nombre
cada día tú me llamas.

 
419	Un vaso nuevo
Como el barro en las manos del alfarero, así sois vosotros. Jeremías 18:6
Jeremías 18:1–6; 2 Corintios 4:1–7; 2 Timoteo 2:15–22
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con sinceridad

Yo quiero ser, Señor amado,
Como el barro en manos
del alfarero;
Toma mi vida y hazla tuya;
Yo quiero ser, yo quiero ser
un vaso nuevo.

 
420	Te vengo a decir
Amarás a… Dios de todo tu corazón… y con todas tus fuerzas. Deuteronomio 6:5
Salmo 18:1–6, 46–50; Deuteronomio 6:4–12; Salmo 116:1–9
Sol
	Con vigor

1. Te vengo a decir,
te vengo a decir,
oh mi Salvador,
Que yo te amo a ti,
que yo te amo a ti,
con el corazón.
Te vengo a decir,
te vengo a decir
toda la verdad;
Te quiero, Señor,
te amo, Señor,
con el corazón.
Coro:
Yo quiero cantar,
yo quiero cantar
de gozo y de paz;
Yo quiero llorar,
yo quiero llorar
de felicidad.
Te vengo a decir,
te vengo a decir
toda la verdad;
 Te quiero, Señor,
te amo, Señor,
con el corazón. 
2. Te quiero seguir,
te quiero seguir,
oh mi Salvador,
Y darte mi ser,
y darte mi ser,
mi Amigo, mi Dios.
Te quiero servir,
te quiero servir,
mi Dios y mi Rey;
Te vengo a poner
todo lo que soy;
recíbelo, Dios.


421	Con mis labios 
Con labios de júbilo te alabará mi boca. Salmo 63:5
Salmo 63:1–8; Sofonías 3:9–14; Salmo 51:10–17
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con devoción

Con mis labios y mi vida
Te alabo, Señor, te alabo, Señor.
Con mis labios y mi vida
Te alabo, bendito Señor.
Porque tú has sido
precioso para mí,
precioso para mí,
precioso para mí;
 Porque tú has sido
precioso para mí,
Te alabo, bendito Señor. 


422	Que el sentir de Jesucristo
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús. Filipenses 2:5
Filipenses 2:1–11; 1 Pedro 2:21–25; 2 Corintios 4:5–16
Sol
	Con expresión

1. Que el sentir de Jesucristo
todo el tiempo esté en mí;
Que su amor mi guía sea
en lo que hago aquí.
Que yo pueda su Palabra
día en día atesorar;
Y así en mí su imagen
se haga reflejar.
2. Que la paz de Dios mi Padre
reine en mi corazón;
Para que a los afligidos
dé consolación.
Que el amor de Jesucristo,
más profundo que la mar,
Sea el móvil que me impulse
siempre a triunfar.
3. Que yo siga la carrera
con paciencia y valor,
La mirada puesta en Cristo,
de mi fe autor.
Que refleje su belleza
al buscar al pecador,
Y que vean no al siervo,
sino a su Señor.


423	Hazme un instrumento
Seguid la paz con todos, y la santidad. Hebreos 12:14
Hebreos 12:12–17; Marcos 10:35–45; Mateo 5:2–12
Re m
	Con sumisión

1. Hazme un instrumento
de tu paz;
donde haya odio lleve tu amor,
Donde haya heridas
lleve tu perdón,
donde haya dudas, fe en ti.
2. Hazme un instrumento
de tu paz;
Que lleve tu esperanza
por doquier;
Donde hay tinieblas,
lleve yo tu luz,
Donde hay tristeza, gozo en ti.
3. Maestro, yo quisiera aprender
A no ser consolado sino consolar,
Ser comprendido sino
comprender,
Ser amado, tanto como amar.
4. Hazme un instrumento
de tu paz;
Pues tu perdón disfruto
al perdonar;
Tu bendición recibo yo al dar,
Y vivo al morir en ti.


424	Dejo el mundo y sigo a Cristo
Y se levantó y le siguió. Mateo 9:9
Mateo 19:16–24; Juan 1:40–50; Mateo 9:9–13
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con seguridad

•1. Dejo el mundo,
y sigo a Cristo,
porque el mundo pasará,
Mas su amor, amor bendito,
por los siglos durará.
Coro:
¡Oh, qué gran misericordia!
¡Oh, de amor, sublime don!
¡Plenitud de vida eterna,
prenda viva de perdón!
•2. Dejo el mundo,
y sigo a Cristo;
paz y gozo en él tendré,
Y al mirar que va conmigo
yo feliz caminaré.
•3.Dejo el mundo,
y sigo a Cristo;
su sonrisa quiero ver
Como luz que mi camino
haga aquí resplandecer.
4. Dejo el mundo,
y sigo a Cristo,
acogiéndome a su cruz,
Y después iré a verle
cara a cara en plena luz.


425	Bendito el Señor
Bendecid ahora al Señor vuestro Dios. 1 Crónicas 29:20
Salmo 26 145:1–13; Juan 12:20–32
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con entusiasmo

•Bendito el Señor por su poder,
bendito el Señor por su amor.
Bendito el Señor por su poder,
bendito el Señor por su amor.
Te alabamos, Señor,
con sinceridad,
Nos rendimos a ti
con integridad.
Te alabamos, Señor,
con sinceridad,
Nos rendimos a ti
con integridad.


426	Tú has venido a la orilla
Por asunto de derechos de autor este himno no está incluído en el himnario
Triunfo en las pruebas


427	Dios cuidará de ti
Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. 1 Pedro 5:7
1 Pedro 5:6–11; Salmo 37:1–11; 62:1–8
Si b (Capo 1 - La)
	Con ánimo

1. En tus afanes y en tu dolor,
Dios cuidará de ti;
Bajo las alas de su amor,
Dios cuidará de ti.
Coro:
Dios cuidará de ti,
y por doquier contigo irá;
 Dios cuidará de ti,
nada te faltará. 
2. Si desfalleces en tu labor,
Dios cuidará de ti;
Si ves peligros en derredor,
Dios cuidará de ti.
3. Nunca en la prueba
sucumbirás,
Dios cuidará de ti;
En su regazo te apoyarás,
Dios cuidará de ti.


428	Vencedor
Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? Romanos 8:31
2 Corintios 4:5–16; Romanos 8:28–39; 1 Corintios 15:51–58
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con confianza

•1. Muchas veces he pensado,
De problemas tan cargado,
Me pregunto, ¿por qué hay
tanta prueba y dolor?
Pero en cada circunstancia
Dios me da más de su gracia,
Y me muestra que soy
más que vencedor.
Coro:
¡Vencedor! (Yo soy) ¡Vencedor!
Yo en Cristo he confiado,
mi fe está en Dios;
¡Vencedor! (Yo soy) ¡Vencedor!
Sí, ahora yo soy
más que vencedor (vencedor).
•2. En el mundo agitado,
De la multitud rodeado,
Nadie ve mi soledad
y llanto, Señor;
Mas en cada hora oscura,
Tu Espíritu asegura
Que contigo yo soy
más que vencedor.
•3. Gracias doy por las
victorias;
Gracias doy por las derrotas.
A Dios gracias por el duelo
abrumador.
A través de los problemas
Veo sus misericordias,
Y en todo yo soy
más que vencedor.


429	Yo no quiero pecar
Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado. 1 Juan 3:9
Romanos 6:8–15; 1 Juan 3:3–9; 1 Pedro 1:13–23
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con sencillez

•1. Yo no quiero pecar,
yo no quiero errar;
Ofender a mi Dios,
yo no quiero jamás.
Quiero andar en la luz
que me da mi Jesús;
Más no quiero pecar
contra Dios.
•2. Santamente vivir
es la vida mejor;
Es la vida que agrada
y deleita al Señor;
 Santamente vivir
es la vida mejor,
Es la vida que
agrada al Señor. 


430	Entenderemos
Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos. Efesios 5:17
Santiago 1:2–12; 1 Pedro 1:3–9; Apocalipsis 2:8–11
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con ánimo

1. Cuando tentado,
yo he deseado
Saber por qué hay
muchos aquí
Que andan sin pruebas
y sin cuidado
Mientras el mal
me asecha a mí.
Coro:
Entenderemos
nuestras angustias,
Entenderemos
nuestro pesar;
Hermano mío,
nunca desmayes,
Todo en el cielo
se ha de aclarar.
2. “Hasta la muerte”,
dijo el Maestro,
“Serás tú fiel
y trabajarás;
Todo tu afán
habrás de dejarlo,
Cuando al celeste
hogar entrarás”.
3. Cuando vendrá
Jesús de la gloria,
Todos al cielo
nos llevará;
Cuando le veamos
en aquel día,
Lo entenderemos,
sí, más allá.


431	Tentado, no cedas
Dios… no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir. 1 Corintios 10:13
1 Corintios 10:6–13; Santiago 1:12–19; Romanos 7:15–8:2
La b (Capo 1 - Sol)
	
	Con energía

•1. Tentado, no cedas,
ceder es pecar;
Mejor es con Cristo
luchar y triunfar.
¡Valor, pues, cristiano!
domina tu mal,
Dios puede librarte
de asalto mortal.
Coro:
En Jesús, pues, confía;
en sus brazos tu alma
 Hallará dulce calma;
él te hará vencedor. 
•2. Evita el pecado,
procura agradar
A Dios, a quien debes
por siempre ensalzar.
No manches tus labios;
gobierna tu voz;
Tu corazón guarda
de ofensas a Dios.
•3. Fiel a la Palabra
y enérgico sé;
En Cristo tu amigo
pon toda tu fe.
Sé siempre honesto;
de Dios es tu ser.
Corona te espera,
y vas a vencer.


432	Firme Estaré
Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré. 2 Samuel 22:3
Isaías 33:10–16; 2 Samuel 22:1–7; Salmo 31:1–5
La b (Capo 1 - Sol)
	
	Con intensidad

•1. Cristo guarda siempre,
puedo en él confiar;
No me deja nunca,
puedo en él confiar,
Pues, cual la Roca
eterna de los siglos,
Firme estaré.
Coro:
¡Nada, no, nada
me ha de mover!
(¡No, nada!)
¡Nada, no, nada
me ha de mover!
Pues, cual la Roca
eterna de los siglos,
Firme estaré.
2. Fuerte es Jesucristo,
puedo en él confiar;
Todo me ha provisto,
puedo en él confiar,
Pues, cual la Roca
eterna de los siglos,
Firme estaré.
•3. En la noche oscura,
puedo en él confiar;
Mi alma está segura,
puedo en él confiar,
Pues, cual la Roca
eterna de los siglos,
Firme estaré.
4. Muchos me abandonan,
puedo en él confiar;
Otros me engañan,
puedo en él confiar,
Pues, cual la Roca
eterna de los siglos,
Firme estaré.


433	Después de la tormenta
Y levantándose, reprendió al viento…y cesó el viento. Marcos 4:39
Mateo 14:22–33; Marcos 4:35–41; Lucas 8:22–25
La b (Capo 1 - Sol)
	
	Con seguridad

1. Después de la tormenta
viene la calma,
viene la paz;
Si a Cristo, de rodillas,
tú se la pides, él te la da.
No importa que legiones
del enemigo te hagan sufrir,
Si al nombre de mi Cristo,
sagrado nombre,
tendrán que huir.
Si al nombre de mi Cristo,
sagrado nombre,
tendrán que huir.
•2. La noche más oscura
tiene su aurora,
tiene su albor;
La vida más perdida
tiene esperanza
del Salvador.
No importa que el pecado
te haya manchado
con su maldad,
Pues Cristo te perdona
y te corona de santidad.
Pues Cristo te perdona
y te corona de santidad.
•3. Jesús hoy nos invita
con voz bendita a ir a él;
Su paz nos asegura
en prueba dura;
es siempre fiel.
Con Cristo triunfaremos
y en él tenemos buen General;
Marchemos victoriosos,
siempre gozosos, hasta el final.
Marchemos victoriosos,
siempre gozosos, hasta el final.


434	Victoria en Cristo
Y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 1 Juan 5:4
Romanos 8:11–23; Juan 16:29–33; Romanos 8:28–39
Sol
	Con vigor

1. Oí bendita historia
de Jesús, quien de su gloria,
al Calvario decidió venir
para salvarme a mí.
Su sangre derramada
se aplicó feliz a mi alma;
Me dio victoria sin igual
cuando me arrepentí.
Coro:
Ya tengo la victoria,
pues Cristo me salva.
Buscóme y compróme
con su divino amor.
Me imparte de su gloria,
su paz inunda mi alma;
Victoria me concedió
cuando por mí murió.
2. Oí que en amor tierno,
él sanó a los enfermos;
A los cojos los mandó correr,
al ciego lo hizo ver.
Entonces suplicante
le pedí al Cristo amante,
Le diera a mi alma la salud
y fe para vencer.
3. Oí que allá en la gloria,
hay mansiones de victoria,
Que su santa mano preparó
para los que él salvó.
Espero unir mi canto
al del grupo sacrosanto
Que victorioso rendirá
tributo al Redentor.


435	Débil Soy
Mientras hablaban… Jesús mismo se acercó, y caminaba con ellos. Lucas 24:15
Zacarías 10:8–12; Lucas 24:14–32; Isaías 40:27–31
Si b (Capo 1 - La)
	Con reflexión

1. Débil soy; tu fuerza es tal
que me guardarás del mal;
 Satisfecho estoy, oh sí,
al andar, Señor, junto a ti. 
Coro:
A tu lado andar, Señor,
esta es mi oración;
Cada día en tu amor
siempre guárdame, Salvador.
2. En la prueba y dolor
cuídame, oh Buen Señor;
Y al fin en tu mansión
gozaré de tu comunión.


436	¡Bendiciones, cuántas tienes!
Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Salmo 103:2
Salmo 40:1–5, 16; 103:1–5; 136:1–9
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con ánimo

•1. Cuando combatido por la
adversidad
Creas ya perdida tu felicidad,
Mira lo que el cielo para ti
guardó;
Cuenta las riquezas que el
Señor te dio.
Coro:
¡Bendiciones, cuántas tienes ya!
Bendiciones, Dios te manda más;
Bendiciones, te sorprenderás
Cuando veas lo que Dios
por ti hará.
•2. ¿Andas agobiado por
algún pesar?
¿Duro te parece amarga cruz
llevar?
Cuenta las promesas del
Señor Jesús,
Y de las tinieblas nacerá la luz.
•3. Cuando de otros veas
la prosperidad
Y tus pies claudiquen tras de
su maldad,
Cuenta las riquezas que
tendrás por fe
Donde el oro es polvo que
hollará tu pie.


437	Yo quiero vencer
A Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús. 2 Corintios 2:14
Apocalipsis 3:8–13; 2 Corintios 2:10–16; Apocalipsis 2:1–7
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con certidumbre

•1. Yo quiero vencer,
yo quiero triunfar
por fe en mi Cristo;
Yo quiero obtener,
yo quiero alcanzar
corona en el cielo.
Quiero obedecer,
fiel siempre servir
a mi Salvador;
// Yo quiero vencer,
yo quiero triunfar
por fe en mi Señor. //
2. Anhelo ir en pos,
muy cerca de Dios
por toda mi vida;
Y ante su altar
ansío llevar
otra alma perdida.
¡Qué dicha será
ver siempre la faz
de mi Redentor!
// Yo quiero vencer,
y corresponder
a su gran amor. //
•3. Por fe en mi Jesús
hoy vivo en la luz
que lleva al cielo;
No habré de temer,
pues Cristo ha de ser
mi eterno consuelo.
Yo quiero sentir
placer de servir
con abnegación;
// Yo quiero triunfar
y siempre morar
allá en su mansión. //


438	Su gracia es mayor
La gracia de nuestro Señor fue más abundante. 1 Timoteo 1:14
Romanos 5:17–6:4; 1 Corintios 10:6–13; Hebreos 4:11–16
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con devoción

•1. Su gracia es mayor
si las cargas aumentan;
Su fuerza es mayor
si la prueba es más cruel;
Si es grande la lucha
mayor es su gracia,
Si más son las penas,
mayor es su paz.
Coro:
Su amor no termina,
su gracia no acaba,
Un límite no hay
al poder del Señor,
Pues de sus inmensas
riquezas en gloria,
abunda su gracia,
abunda su amor.
•2. Si nuestros recursos
se han agotado,
si fuerzas nos faltan
para terminar,
Si al punto ya estamos
de desesperarnos,
el tiempo ha llegado
en que Dios puede obrar.


439	En este mundo de misterio

Señor, en este mundo de misterio
Cuya causa no podemos conocer,
Vemos la humildad de los pequeños
Y los grandes su gloria enaltecer.
La viuda que dio lo que tenía,
El joven llevando pan y peces,
El mozo que de cerca lo seguía,
Sin llevar la gloria de sus creces.
Oh Señor, ¿por qué tanto silencio?
¿Por qué no llevan ninguna gloria?
¿Por qué ni sus nombres aparecen
En el gran escenario de la historia?
No te afanes por la vida pasajera,
Ni del cruel olvido tengas pena,
Que las glorias de este mundo son ficticias
Y las glorias venideras son eternas.
Arcadio Hidalgo Sánchez*, 1981 


440	Pon tus ojos en Cristo
El cual, siendo el resplandor de su gloria. Hebreos 1:3
Isaías 45:21–25; Juan 9:35–38; Marcos 10:46–52
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con emoción

Pon tus ojos en Cristo,
Tan lleno de gracia y amor,
Y lo terrenal sin valor será
A la luz del glorioso Señor.


441	Jehová-jireh 
Por asunto de derechos de autor este himno no está incluído en el himnario

442	El conoce mi camino 
Mas él conoce mi camino; me probará, y saldré como oro. Job 23:10
Job 19:23–27; 2 Timoteo 3:14–4:8; Apocalipsis 2:8–11
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con energía

•1. Mas él conoce mi camino,
Mas él conoce mi camino;
Mas él conoce me camino,
¡Viva mi Redentor!
•2. Me probará y saldré como oro,
Me probará y saldré como oro,
Me probará y saldré como oro,
¡Viva mi Redentor!

 
443	El Señor es bueno
Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia. Nahum 1:7
Salmo 73; 34:1–10; 52
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con energía

•El Señor* es bueno, fortaleza en
el día de angustia;
El Señor es bueno, fortaleza en
el día de angustia.
El Señor es bueno, y conoce
a los que en él confían;
El Señor es bueno, y conoce
a los que en él confían.
El Señor es bueno, fortaleza en
el día de angustia;
El Señor es bueno, fortaleza en
el día de angustia.

 
444	Hasta Entonces
Tus ojos verán al Rey en su hermosura. Isaías 33:17
Apocalipsis 21:1–7; 5; 1:1–8
Si b (Capo 1 - La)
	Con certidumbre

1. Mi corazón cantando está
de Cristo
Cuando me acuerdo
de su gran amor.
Aunque la vida
está atribulada
Espero un día
ver al Salvador.
Coro:
Mas hasta entonces
seguiré cantando,
Cantando de Jesús
y de su amor;
Hasta aquel día
cuando en plena gloria
Veré la faz de mi Señor.
2. El pobre mundo irá pronto
al olvido,
Tan pasajera es la vida aquí;
Por tal engaño y pena
no me afano
Porque en la gloria
a Cristo le veré.
3. Gran alegría es la del
redimido
Al ser librado al fin de su dolor;
No habrá más muerte,
lágrimas, tristeza
En la presencia eterna del Señor.


445	Triunfo en las pruebas

Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.
Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.
¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?
Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.
Vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas,
Para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallado en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo.
Romanos 8:18, 28, 31, 37; 1 Pedro 1:6, 7 (RVR)

446	Regocijad 
Regocijaos en el Señor siempre. Filipenses 4:4
Levítico 23:39–43; 2 Crónicas 6:40–41; Filipenses 4:4–9
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con ánimo


	
	Canon a 2 voces

j	//*¡Regocijad en el Señor!
Os digo: *¡Regocijad! //
k	// *¡Regocijad!
Os digo: *¡Regocijad! //


447	Dad Gracias
He aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Filipenses 4:11
Filipenses 4:4–9; Colosenses 4:2–6; Romanos 1:16–22
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con gozo

// Dad gracias, de todo corazón;
Dad gracias al Dios santísimo;
Dad gracias porque a su
Hijo Jesucristo nos dio. //
// Y ahora diga el débil,
“Fuerte soy”,
Diga el pobre, “Rico soy”,
Por lo que hizo el Señor por mí. //
(Se puede entonar todo el canto dos veces)
(Después de la última vez)
Dad gracias.


448	La Iglesia sin mancha
Una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga. Efesios 5:27
Judas vv. 20–25; Efesios 5:24–27; Apocalipsis 5
Si b (Capo 1 - La)
	
	Con vigor

•1. ¿Quiénes son los que han
venido?
¿Hacia dónde marcharán?
De pureza van vestidos,
Ropas blancas llevan ya.
Coro:
Es la Iglesia fiel,
sin mancha ni arruga,
que el Salvador redimió.
Es la Iglesia fiel,
sin mancha ni arruga,
que el Salvador redimió.
2. ¿Puedes escuchar los cantos
que conmueven todo ser?
Es el grupo de los santos
que al Cordero quieren ver.
3. No te asusten las tristezas,
nunca cedas ante el mal.
Triunfarás en tus pobrezas,
tendrás gozo celestial.
•4. El pendón de tu alabanza
debes hoy enarbolar;
En tu Rey pon tu esperanza
y él victoria te dará.


449	Mi iglesia querida
Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo.1 Corintios 12:27
Hechos 20:32–38; 1 Corintios 12:4–14; Efesios 5:24–27
Si b (Capo 1 - La)
	
	Con ánimo

1. Una iglesia prefiere mi alma,
una iglesia que aviva mi fe;
Hallo en ella la paz y la calma
que en el mundo busqué
y no hallé.
Coro:
Oh, ven, ven, ven, ven,
ven a gozar entre hermanos,
oh ven a adorar al Señor.
Hallarás fortaleza y consuelo
a los pies de tu buen Salvador.
•2. Siempre da su mensaje
consuelo
a las almas que buscan a Dios;
Porque quiere que vayan al cielo,
del divino Maestro en pos.
•3. Cuán alegres resuenan sus
cantos,
porque son de su fe la expresión;
Son el grito triunfal de los santos,
un mensaje de amor y perdón.
*4. Hoy celebra esta iglesia
querida
otro año de vida por fe;
La conserve el Señor siempre unida,
y victoria en su nombre le dé.


450	De la Iglesia el fundamento
He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra. Isaías 28:16
Efesios 2:11–22; Salmo 118:1, 19–24; 1 Pedro 2:4–10
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con decisión

•1. De la Iglesia el fundamento
es Jesús el Salvador;
Por la obra de su gracia
le dio vida su Señor;
Para hacerla esposa suya
de los cielos descendió,
Y su sangre por limpiarla
en la cruz él derramó.
•2. De entre todas las naciones
escogida en variedad,
A través de las edades
se presenta en unidad;
En diversidad de pueblos
sólo tiene un Señor,
Una fe y un nacimiento,
un constante y puro amor.
•3. Ella alaba sólo un nombre,
sigue una sola luz;
Guarda una esperanza
y su gloria es una cruz.
Por el celo que la anima,
de las almas corre en pos,
Y ambiciona por la gracia
conducirlas hacia Dios.
4. A través de sufrimientos,
de fatigas y dolor,
El glorioso día espera
en que vuelva su Señor;
Consumada su carrera,
ya sin mancha estará;
A las Bodas del Cordero
victoriosa entrará.


451	Iglesia de Cristo
Linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo (de) Dios.1 Pedro 2:9
Efesios 5:24–27; Colosenses 1:15–23; 1 Tesalonicenses 5:1–11
La b (Capo 1 - Sol)
	Con ánimo

1. Iglesia de Cristo, reanima tu
amor,
Y espera velando a tu augusto
Señor;
Jesús el Esposo, vestido de honor,
Viniendo se anuncia con fuerte
clamor.
2. Si falta en algunos
el santo fervor,
La fe sea de todos el
despertador.
Velad, compañeros,
velad sin temor,
Que está con nosotros el
Consolador.
3. Quien sigue la senda del vil
pecador,
Se entrega en los brazos de un
sueño traidor;
Mas para los siervos del buen
Salvador,
Velar esperando es su anhelo
mejor.


452	Cristo y su Iglesia

Vosotros sois el cuerpo de Cristo, y miembros suyos individualmente. Y además, él es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia.
Aun todas las cosas las sometió Dios bajo sus pies y le puso a él por cabeza sobre todas las cosas para la iglesia,
La cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que todo lo llena en todo.
En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo.
1 Corintios 12:27; Colosenses 1:18a;
Efesios 1:22, 23, 13 (RVA)

453	En la Iglesia
Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella. Efesios 5:25
Hechos 20:27–32; Colosenses 1:24–29; 1 Tesalonicenses 1:2–10
Si b (Capo 1 - La)
	Con gozo

1.En la Iglesia la gloria es para él,
para él, para él;
En la Iglesia la gloria es para él
ahora y por la eternidad.
Coro:
Para él (para él), para él (para él),
para él (para él), para él (para él).
En la Iglesia la gloria es para él
ahora y por la eternidad.
2. En mi vida la gloria es para él,
para él, para él;
En mi vida la gloria es para él
ahora y por la eternidad.
Coro:
Para él (para él), para él (para él),
para él (para él), para él (para él).
En mi vida la gloria es para él
ahora y por la eternidad.


454	Ardan nuestros corazones

1. ¡Ardan nuestros corazones
adorando al Salvador,
Y en amor ferviente unidos, busquen
paz en el Señor!
De su cuerpo somos miembros, de
su luz reflejo fiel:
Entre hermanos es Maestro, suyos
somos, nuestro es él.
2. Oh, Amor, tú has ordenado que
arda nuestro corazón;
Vivifica nuestras almas, líbralas de
confusión.
¡Prende tú la llama viva del amor
que así unirá
A los hijos que ha engendrado
nuestro Padre celestial!


455	Dios de gracia, Dios de gloria
Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes. Efesios 6:11
1 Pedro 5:6–11; Efesios 6:10–18; Josué 1:1–9
Sol
	
	Con amplitud

•1. Dios de gracia, Dios de gloria,
danos presto tu poder;
A tu amada Iglesia adorna
con un nuevo florecer.
Danos luz y valentía
en la hora del deber, (del deber,)
en la hora del deber.
2. Hoy las fuerzas del maligno
nos acosan sin cesar;
De temor y duda, Cristo
puede al alma resguardar.
Danos luz y valentía
para nunca desmayar, (desmayar,)
para nunca desmayar.
3. Nuestros odios inhumanos
cura con tu inmenso amor;
Líbranos de goces vanos,
sin conciencia o sin valor.
Danos luz y valentía
frente a toda tentación, (tentación,)
frente a toda tentación.
4. Guíanos por las más altas
rutas de la santidad,
Proclamando para el alma
verdadera libertad.
Danos luz y valentía
y firmeza en tu verdad, (tu verdad,)
y firmeza en tu verdad.


456	Hoy por los santos
Teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos. Hebreos 12:1
Apocalipsis 14:12–13; Hebreos 11:32–12:3; Apocalipsis 7:9–17
Sol
	
	Con amplitud

1. Hoy, por los santos
que descansan ya,
Después de confesarte por la fe,
Tu nombre, oh Cristo,
hemos de alabar,
¡Aleluya! ¡Aleluya!
2. Tú fuiste amparo,
roca y defensor;
En la batalla, recio Capitán;
Tu luz venció
las sombras del temor.
¡Aleluya! ¡Aleluya!
•3. Oh bendecida y santa
comunión
De los que aún luchan
o en la gloria están;
Un solo cuerpo,
porque tuyos son.
¡Aleluya! ¡Aleluya!
4. Y cuando ruda la batalla es,
Del cielo se oye
un cántico triunfal;
Se afirma el brazo,
vence al fin la fe:
¡Aleluya! ¡Aleluya!
•5. La aurora eterna
ya despuntará;
Las huestes fieles
llegarán al Rey,
 Cantando alegres
a la Trinidad:
¡Aleluya! ¡Aleluya!  (Amén.)


457	La familia de Dios
En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor. Juan 13:35
Juan 13:32–35; 1 Pedro 2:9–12; 1 Juan 4:6–12
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con alegría

Soy feliz porque soy
de la familia de Dios;
Me lavó en la sangre
mi Salvador.
Heredero con Cristo,
hijo soy por su amor;
Soy feliz en la familia,
la familia de Dios.


458	Un solo cuerpo 
Todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo. 1 Corintios 12:12
1 Corintios 12:4–14; Juan 17:12–23; Efesios 5:15–20
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con energía

1. Todos somos miembros
de un solo cuerpo;
Todos somos miembros
de un solo cuerpo;
Todos somos miembros
de un solo cuerpo;
Siendo muchos
somos uno en Jesús.
2. Todos fuimos bautizados
en un cuerpo;
Todos fuimos bautizados
en un cuerpo;
Todos fuimos bautizados
en un cuerpo,
Todos por el Santo
Espíritu de Dios.
3. Del Espíritu sed llenos,
mis hermanos;
Del Espíritu sed llenos,
mis hermanos;
Del Espíritu sed llenos,
mis hermanos,
Para hacer la buena
voluntad de Dios.
4. Y por todo demos gracias
siempre al Padre;
Y por todo demos gracias
siempre al Padre;
Y por todo demos gracias
siempre al Padre,
Alabando y cantando al Señor.


459	REFLEXIÓN: Mi querida iglesia

[vea 325 +++++]
Señor, tú me has puesto en una familia muy especial, donde encuentro el amor y el apoyo de hermanos. Me has colocado en un maravilloso cuerpo en el cual cada miembro contribuye para beneficio de los demás.
Me has hecho parte de un nuevo pueblo que traspasa las barreras de raza, cultura y nivel social. Es tu Iglesia, y ¡cúanto te agradezco el inmenso privilegio de ser parte de ella!
Te reconozco como Jefe y Cabeza de la Iglesia. Sé que te agradamos al reunirnos para estudiar tu Palabra y alabar tu nombre. Te honramos al participar de tu mesa.
La comunión entre nosotros y la demostración de tu amor en nuestro servicio también te complacen. Te gozas cuando cumplimos tu mandato de proclamar el evangelio y hacer discípulos.
Espero el día gozoso cuando presentarás a tu Iglesia perfecta, sin mancha ni arruga. Mientras tanto, ¡qué hermoso es unir mi voz a la de mis hermanos en Salmos, himnos y cánticos espirituales!


460	Amémonos, Hermanos
Que nos amemos unos a otros. 2 Juan v. 5
1 Juan 3:11–20; Romanos 12:9–18; 1 Juan 4:6–12
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con amplitud

1. Amémonos, hermanos,
con tierno y puro amor;
Un solo cuerpo somos,
y nuestro Padre es Dios.
Amémonos, hermanos,
lo quiere el Salvador,
Quien su preciosa sangre
por todos derramó.
2. Amémonos, hermanos,
en dulce comunión,
Y paz, afecto y gracia
dará el Consolador.
Amémonos, hermanos,
y en nuestra santa unión
No existan asperezas
ni discordante voz.
3. Amémonos, hermanos,
y al mundo pecador
Mostremos cómo viven
los que son del Señor.
Amémonos, hermanos,
con todo el corazón;
Lo ordena el Dios y Padre;
su ley es ley de amor.


461	Somos uno en Cristo
Un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis… llamados en una misma esperanza. Efesios 4:4
Efesios 4:1–6; Juan 17:12–23; 1 Corintios 12:4–14
Mi m
	Con ánimo

Somos uno en Cristo, somos uno,
somos uno, uno solo.
Somos uno en Cristo, somos uno,
somos uno, uno solo.
Un solo Dios, un solo Señor,
una sola fe, un solo amor,
Un solo bautismo,
un solo Espíritu,
Y ese es el Consolador.


462 Unidos en Cristo

Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función,
Así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.
De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada,
Si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe;
O si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza;
El que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad;
El que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría.
El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno.
Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.
¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!
Romanos 12:4–10; Salmo 133:1 (RVR)

463	Miren qué bueno 
Permanezca el amor fraternal.
Hebreos 13:1
Salmo 133; Hebreos 13:1–8; 1 Pedro 3:8–9
Do
	
	Con vigor

	Opt. Canon a tres voces

1. // ¡Miren qué bueno,
qué bueno es! //
Miren qué bueno es cuando
los creyentes están juntos,
Es como aceite bueno
derramado sobre Aarón.

2. // ¡Miren qué bueno,
qué bueno es! //
Miren qué bueno es cuando
los creyentes están juntos,
Se parece al rocío sobre
los montes de Sion.
3. // ¡Miren qué bueno,
qué bueno es! //
Miren qué bueno es cuando
los creyentes están juntos,
Porque el Señor nos manda
vida eterna y bendición.


464	Nuevas Alegres
También a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva. Hebreos 4:2
Colosenses 1:9–14; Apocalipsis 21:1–5, 22–26; 1 Tesalonicenses 1:2–10
Do
	
	Con gozo

•1. Nuevas alegres
para decirles
tengo ahora y estas son:
Que mis pecados
son perdonados,
y con Jesús tendré galardón.
Y que también
aún queda lugar
en el palacio celestial
Para aquellos
los que quisieren
la salvación aceptar.
2. Goces mundanos
ya he dejado,
No quiero más
tan falso placer;
Paz prometieron,
mas engañaron;
no me pudieron
satisfacer.
Mas bien estoy
con mi Salvador;
al cielo voy por su favor;
Cristo me guía
todos los días
en su amor y verdad.
3. Ya no me importa
lo que dijeron
los enemigos de mi Señor.
Él me ha buscado
y me ha salvado;
voy a la gloria,
reino de amor.
Siempre yo tengo
luchas aquí;
dulce descanso
tengo allí;
¡Oh, qué gran gozo
para mi alma
cuando me llame
el Señor!

 
465	No te dé temor
Nos ha dado Dios espíritu… de poder, de amor y de dominio propio.2 Timoteo 1:7
2 Timoteo 1:6–13; 3:14–4:8; 2:1–9
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con vigor

•1. No te dé temor hablar
por Cristo;
Haz que brille en ti su luz;
Al que te salvó confiesa
siempre;
Todo debes a Jesús.
Coro:
No te dé temor,
no te dé temor,
nunca, nunca, nunca;
 Es tu amante Salvador;
nunca, pues, te dé temor. 
•2. No te dé temor hacer
por Cristo
cuanto de tu parte está;
Obra con amor, con fe
y constancia;
tus trabajos premiará.
•3. No te dé temor sufrir
por Cristo
los reproches, o el dolor;
Sufre con amor
tus pruebas todas,
cual sufrió tu Salvador.
4. No te dé temor morir
por Cristo,
vía, verdad y vida es él;
Él te llevará con su ternura
a su célico vergel.


466	Testifica
No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído. Hechos 4:20 (NVI)
Mateo 28:16–20; Romanos 15:17–24; 1:14–17
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con certidumbre

•Si sientes compasión
por tus amigos*
entonces háblales de tu Señor.
Si sientes compasión
por tus amigos*
entonces háblales de tu Señor.
Háblales de Cristo;
cuenta a tus amigos*
Lo que el Salvador hizo por ti.
Háblales de Cristo;
cuenta a tus amigos*
Lo que el Salvador hizo por ti.
Testifica, testifica,
testifica de Cristo por doquier.
Testifica, testifica,
testifica de Cristo por doquier.


467	Recibiréis Poder 
Recibiréis poder… y me seréis testigos. Hechos 1:8
Hechos 1:1–8; Juan 15:26–16:14; Hechos 10:34–48
Mi m
	Con ánimo

Recibiréis poder,
recibiréis poder
Cuando haya venido
sobre vosotros
el Espíritu de Dios,
Cuando haya venido
sobre vosotros
el Espíritu de Dios,
Y testificaréis, y testificaréis
En Jerusalén, Judea también,
Samaria y hasta el final.
En Jerusalén, Judea también,
Samaria y hasta el final.

 
468	Grato es decir la historia*
Venid… y contaré lo que ha hecho a mi alma. Salmo 66:16
Romanos 10:8–18; Salmo 66:1–4, 16–20; Juan 1:35–46
Sol
	Con gozo

1. Grato es decir la historia
del celestial favor,
De Cristo y de su gloria,
de Cristo y de su amor;
Me agrada referirla,
pues sé que es la verdad;
Y nada satisface
cual ella, mi ansiedad.
Coro:
¡Cuán bella es esa historia!
Mi tema allá en la gloria
Será la antigua historia
De Cristo y de su amor.
2. Grato es decir la historia
que brilla cual fanal,
Y en glorias y portentos
no reconoce igual;
Me agrada referirla,
pues me hace mucho bien;
Por eso a ti deseo
decírtela también.
3. Grato es decir la historia
que antigua, sin vejez,
Parece al repetirla
más dulce cada vez;
Me agrada referirla,
pues hay quien nunca oyó
Que para hacerle salvo
el buen Jesús murió.
Coro:
¡Cuán bella es esa historia!
Mi tema allá en la gloria
Será la antigua historia
De Cristo y de su amor.


469	En el nombre del Señor Jesús
¿Qué Dios como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado? Miqueas 7:18
Mateo 28:16–20; Filipenses 2:1–11; 1 Juan 5:7–13
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con gozo

1. En el nombre del Señor Jesús,
Dios me perdonó, y renací,
Y el amor que recibí,
Quiero compartirlo
contigo aquí.
Coro:
Dijo: Libremente
te di mi amor,
Libremente dá.
Vé en mi nombre y
porque tú crees,
Otros también creerán.
2. En su nombre,
Él nos da poder
en el cielo,
tierra y doquier,
Y el poder que recibí,
Quiero compartirlo
contigo aquí.


470	¡Vamos!
No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú. Jeremías 1:7
1 Samuel 3:2–10; Lucas 10:17–21; Juan 6:5–14
Do
	Con alegría

1. Vamos, todos con gran decisión
a hablar de nuestro Señor;
De Jesús que su vida entregó
así brindando su amor.
¡Qué maravilla es
junto a Jesús estar!
disfrutando su luz.
Vamos, niños*
¡hay que avanzar!
Con el poder del Señor;
Vamos, niños*
¡a trabajar!
las fuerzas vienen de Dios.
2. Todo el mundo nos ha de
escuchar
hablando del Salvador;
Viviremos con la santidad
que Dios nos manda tener.
¡Qué gozo nos dará!
¡Cuánta felicidad!
pregonando su paz.
Vida nueva tenemos ya,
otros la deben tener;
Vamos, todos llenos de fe
su amor a demostrar.


471	Los que con lágrimas 
Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Salmo 126:5
Salmo 126; Jeremías 31:15–17; Juan 4:31–38
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con devoción

1. Los que con lágrimas
sembraron,
con regocijo segarán;
Donde sus lágrimas regaron,
hermosas plantas crecerán.
Coro:
// Andando irán, (Andando irán,)
Llorando irán, (llorando irán,)
Pero felices volverán. //
2. Trayendo al hombro sus gavillas,
y en la garganta una canción;
No se perdieron las semillas,
mas dieron fruto en bendición.

 
472	Anhelo trabajar por el Señor
Para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él. Colosenses 1:29
Apocalipsis 2:1–7; 1 Corintios 15:7–14; Colosenses 1:24–29
La b (Capo 1 - Sol)
	Con ánimo

1. Anhelo trabajar por el Señor;
confiando en su Palabra
y en su amor,
Quiero yo cantar y orar,
y ocupado siempre estar
en la viña del Señor.
Coro:
Trabajar y orar,
(Trabajar y orar, trabajar y orar;)
en la viña, en la viña del Señor;
(del Señor;)
 Mi anhelo es orar,
y ocupado siempre estar
en la viña del Señor. 
2. Anhelo cada día trabajar,
y esclavos del pecado libertar,
Conducirlos a Jesús,
nuestro Guía, nuestra Luz,
en la viña del Señor.
3. Anhelo ser obrero de valor,
confiando en el poder
del Salvador;
El que quiera trabajar
hallará también lugar
en la viña del Señor.


473	El mundo hoy
Para que… resplandecéis como luminares en el mundo. Filipenses 2:15
Judas vv. 3–4, 16–25; 2 Timoteo 3:1–5, 14–17; Romanos 1:24–32
Do m (Capo 1 - Si m)
	Con emoción

1. El mundo hoy se encuentra
en agonía, pecado y dolor;
Con guerras, odios y envidias
sufre sin Dios y sin amor,
Sin amor, sin amor.
Coro:
Tenemos Buenas Nuevas para
darles de Jesús el Salvador;
Con hechos y palabras
demostremos la verdad del gran
amor del Señor,
hmmm, hmmm.
2. Al mundo afligido el
Evangelio con gozo proclamad;
Cual luminares en un siglo oscuro,
a Cristo levantad,
levantad, levantad.


474	Ved los millones
Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Mateo 28:18
Mateo 28:16–20; Lucas 24:44–52; Juan 4:31–38
La b (Capo 1 - Sol)
	Con vigor

1. Ved los millones que entre
las tinieblas
Viven, perdidos,
sin un Salvador.
¿Quién, quién irá
las nuevas proclamando
Que por Jesús
Dios salva al pecador?
Coro:
Todo poder mi Dios me dio,
y a mis siervos mando yo:
“Id al mundo y proclamad el Evangelio,
y estoy con vosotros siempre”.
2. “A mí venid” la voz divina
llama;
Clamad “venid”
en nombre de Jesús.
Para salvarnos de la muerte
eterna
Su vida él ofreció
en la dura cruz.
3. Que venga pronto el día tan
glorioso,
en que los redimidos se unirán
En coro excelso, santo y jubiloso;
eternamente gloria a Dios darán.


475	Hasta lo último 
Seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último. Hechos 1:8
Hechos 1:6–11; Mateo 28:16–20; Romanos 15:17–24
Do
	Con energía

Hasta lo último, hasta lo último,
hasta lo último iremos.
Hasta lo último, hasta lo último
con Cristo nuestro Salvador.
Con el poder del Espíritu
en el pueblo del Señor,
Seguiremos el perfecto
plan de Dios.
Hasta lo último, hasta lo último,
con Cristo nuestro Salvador.


476	La gran comisión

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
Mateo 28:19–20 (RVR)

477	Mensajeros del Maestro
Me he propuesto predicar el evangelio donde Cristo no era conocido. Romanos 15:20 (NVI)
Romanos 10:8–18; Isaías 52:6–9; Hechos 8:4–8
Si b (Capo 1 - La)
	Con amplitud

1. Mensajeros del Maestro,
anunciad al corazón
De Jesús la Buena Nueva,
que nos brinda salvación.
De la cumbre de los montes,
en los valles y en el mar,
Por doquier el Evangelio
prestos id a declarar.
2. En los antros del pecado
y en los sitios de aflicción,
Proclamad la paz de Cristo
que traerá consolación.
Predicad a los cautivos
su gloriosa libertad;
Al cansado y al caído
Buenas Nuevas anunciad.


478	La paz os dejo 
Vino y anunció las buenas nuevas de paz. Efesios 2:17
Juan 14:23–29; Salmo 29; 2 Pedro 3:8–14
Re
	
	Con tranquilidad


	
	Con tranquilidad Canon a 4 voces

j	La paz os dejo, mi paz os doy,
k	No como el mundo da;
l	Id pues y proclamad:
m	Dios nos da paz.


479	Heme Aquí
Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí. Isaías 6:8
1 Samuel 3:2–10; Isaías 6:1–8; Romanos 10:8–18
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con emoción

Heme aquí, yo iré, Señor;
heme aquí, yo iré, Señor.
Envíame a mí,
que dispuesto estoy;
Llevaré tu gloria
a las naciones.


480	A prisa Iglesia
Y nosotros también os anunciamos el evangelio de aquella promesa. Hechos 13:32
Hechos 13:26–33; Lucas 1:1–4; Romanos 15:17–24
Si b (Capo 1 - La)
	Con vigor

1. ¡A prisa, Iglesia!
tu Señor espera;
al mundo entero di
que Dios es luz,
Que el Creador no quiere
que se pierda
una sola alma,
lejos de Jesús.
Coro:
Nuevas proclama
de gozo y paz,
Nuevas de Cristo,
salud y libertad.
2. Ve cuántos miles yacen
retenidos
Por el pecado
en lóbrega prisión;
No saben de
aquel que ha sufrido
En vida y cruz por
darles redención.
3. A todo pueblo y raza,
fiel, proclama
Que Dios, en quien
existen, es amor;
Que él bajó
para salvar sus almas;
Por darles vida,
muerte él sufrió.
4. Tus hijos da, que lleven
su palabra,
Y con tus bienes
hazlos proseguir.
Por ellos tu alma
en oración derrama,
Que todo, Cristo
te ha de retribuir.


481	Todo aquel que invocare 
Hagan discípulos de todas las naciones. Mateo 28:19 (NVI)
Joel 2:21–32; Juan 4:31–38; Romanos 10:8–18
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con vigor

Coro:
Todo aquel que invocare
el nombre del Señor,
Todo aquel que invocare
el nombre del Señor,
Salvo será.
Salvo será.
Y ¿qué harán los que aún
no le conocen?
1. Y ¿cómo podrán invocar
si aún no han creído?
Y ¿cómo creerán,
si no han oído?
2. Y ¿cómo oirán, sin haber,
sin haber quien les predique?
Y ¿quién predicará,
si no enviamos?
(Ultimo Coro:)
//*América abre sus ojos
porque Dios tiene poder, //
Para salvar, para salvar
A todo aquel que aún
no le conoce.


482	Oh qué amigo nos es Cristo
Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones. Filipenses 4:6
Filipenses 4:4–9; Juan 15:5–15; Marcos 14:32–42
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con confianza

•1. ¡Oh qué amigo nos es Cristo!
Él llevó nuestro dolor;
Él nos manda que llevemos
todo a Dios en oración.
¿Vive el hombre desprovisto
de paz, gozo y santo amor?
Esto es porque no llevamos
todo a Dios en oración.
•2. ¿Andas débil y cargado
de cuidados y temor?
A Jesús, refugio eterno,
dile todo en oración.
¿Te desprecian tus amigos?
Cuéntaselo en oración;
En sus brazos de amor tierno,
paz tendrá tu corazón.
•3. Jesucristo es nuestro Amigo:
de esto prueba nos mostró,
Pues a redimirnos vino;
por nosotros se humanó.
El castigo de su pueblo
en su muerte él sufrió;
Cristo es un Amigo eterno;
sólo en él confío yo. 


483	Deléitate asimismo en el Señor 
Deléitate asimismo en Jehová. Salmo 37:4
Salmo 37:1–11; Isaías 55; Romanos 7:15–8:2
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con gozo

•Deléitate asimismo en el Señor,*
Deléitate asimismo en el Señor,*
Y él te concederá
las peticiones de tu corazón;
Confía en él, y él hará.
Y él te concederá
las peticiones de tu corazón;
Confía en él, y él hará.


484	Gracias, Señor

De día, mandará el Señor su misericordia;
Y de noche, su canción estará conmigo, la oración al Dios de mi vida.
Clamaré al Dios altísimo, al Dios que me favorece.
Al anochecer, al amanecer, y al mediodía oraré y clamaré; y él oirá mi voz.
Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, oh Señor, Roca mía y Redentor mío.
¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos!
¡Cuán grande es la suma de ellos!
Te doy gracias con todo mi corazón; el día que clamé, me respondiste; mucho valor infundiste a mi alma.
Salmo 42:8*; 57:2; 55:17; 19:14*; 139:17; 138:1a, 3 (RVA)

485	A solas al huerto yo voy*
Me llevó a la casa del banquete, y su bandera sobre mí fue amor. Cantares 2:4
Juan 20:11–18; Lucas 22:39–46; Marcos 14:32–42
La b (Capo 1 - Sol)
	Con dulzura

1. A solas al huerto yo voy,
Cuando duerme aún la floresta;
Y en quietud y paz
con Jesús estoy
Oyendo absorto allí su voz.
Coro:
Él conmigo está,
puedo oír su voz,
Me asegura de su amor;
Tan preciosa es
nuestra comunión,
A solas con mi Señor.
2. Tan dulce es la voz del Señor,
que las aves guardan silencio;
Y tan sólo se oye su voz de amor,
que inmensa paz al alma da.
3. Me encanta a solas estar
con mi Cristo allá en el huerto,
Mas me manda ir para compartir
las buenas nuevas de su amor.


486	Oh Señor, de mañana oirás 
Yo a ti he clamado, oh Señor, y de mañana mi oración se presentará. Salmo 88:13
Salmo 5:1–8, 11–12; 55:16–23; 141:1–4, 8–9
Do
	Con devoción

Oh Señor, de mañana
oirás mi voz,
De mañana me presentaré
delante de ti,
Y esperaré.
Oh Señor, de mañana oirás
mi voz,
De mañana me presentaré
delante de ti,
Y esperaré.
Porque tú no eres un Dios
que se complace en la maldad;
el malo no habitará junto a ti.
Oh Señor, de mañana oirás
mi voz,
De mañana me presentaré
delante de ti,
Y esperaré.*


487	Cristo, queremos dar gracias
En él confió mi corazón y…se gozó. Salmo 28:7
Salmo 26; 28:6–9; 100
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con devoción

•1. Cristo, queremos dar gracias;
Cristo, queremos dar gracias;
Cristo, queremos dar gracias,
Dar gracias por tu gran bondad.
•2. Cristo, queremos servirte;
Cristo, queremos servirte;
Cristo, queremos servirte,
Servirte por tu gran bondad.
•3. Cristo, sabemos que vienes;
Cristo, sabemos que vienes;
Cristo, sabemos que vienes
E iremos contigo a tu hogar.


488	Gracias, oh Señor
Oh Señor, oye mi oración, escucha mis ruegos. Salmo 143:1
Salmo 143; 140; 1 Tesalonicenses 5:12–18
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con reverencia

•Gracias, oh Señor,
por escucharnos hoy,
por tu presencia acá,
por darnos tu paz. Amén.


489	Abre mis ojos
Los de limpio corazón… verán a Dios. Mateo 5:8
Lucas 18:35–43; Hechos 26:8–18; Hebreos 12:1–3
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con admiración

•Abre mis ojos,
quiero ver a Cristo;
Sentir su presencia,
decir que le amo;
Abre mi oído;
ayúdame a oírte;
Abre mis ojos,
quiero ver a Cristo.


490	Dilo a Cristo
Velad y orad, para que no entréis en tentación. Marcos 14:38
Salmo 73; Mateo 11:25–30; Hebreos 4:11–16
Sol
	Con certidumbre

1. Cuando estés cansado y
abatido,
dilo a Cristo, dilo a Cristo;
Si te sientes débil, confundido,
dilo a Cristo el Señor.
Coro #1:
Dilo a Cristo, dilo a Cristo,
él es tu amigo más fiel;
 No hay otro amigo como Cristo,
dilo tan sólo a él. 
2. Cuando estés de tentación
cercado,
mira a Cristo, mira a Cristo;
Cuando rujan huestes de pecado,
mira a Cristo el Señor.
Coro #2:
Mira a Cristo, mira a Cristo,
él es tu amigo más fiel;
No hay otro amigo como Cristo,
dilo tan sólo a él.
3. Cuando llegue la final
jornada,
fía en Cristo, fía en Cristo;
Te dará al cielo franca entrada,
fía en Cristo el Señor.
Coro #3:
Fía en Cristo, fía en Cristo,
él es tu amigo más fiel;
No hay otro amigo como Cristo,
dilo tan sólo a él.


491	Padre nuestro celestial
Lo que Dios creó… se toma con acción de gracias. 1 Timoteo 4:4
1 Timoteo 4:1–9; Lucas 9:12–17; Lucas 24:14–32
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con sencillez

Padre nuestro celestial,
Dios inmenso de bondad,
Tú nos mandas que pidamos
bendición por nuestro pan.
Tú nos mandas que pidamos
bendición por nuestro pan.

 
492	Gracias damos, Señor
Les diste pan del cielo en su hambre, y en su sed… aguas. Nehemías 9:15
Salmo 90:1–6, 12–17; 103:1–5; Apocalipsis 11:15–17
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con calma

Gracias damos, Señor, por el pan,
gracias damos, Señor, por el pan;
Por el pan espiritual,
que alimenta a cada cual,
y también por el pan material.


493	Dulce Oración
Me invocará, y yo le responderé. Salmo 91:15
Salmo 63:1–8; 91; 143
Do
	Con contemplación

1. Dulce oración, dulce oración,
De toda influencia mundanal
Elevas tú mi corazón,
al tierno Padre celestial.
¡Oh, cuántas veces tuve en ti
auxilio en ruda tentación,
Y cuántos bienes recibí,
mediante ti, dulce oración!
2. Dulce oración, dulce oración,
al trono excelso de bondad
Tú llevarás mi petición
a Dios que escucha con piedad.
Por fe espero recibir
la gran divina bendición,
Y siempre a mi Señor servir
por tu virtud, dulce oración.
3. Dulce oración, dulce oración,
que aliento y gozo al alma das,
En esta tierra de aflicción
consuelo siempre me serás.
Hasta el momento en que veré
a Cristo en célica mansión,
Entonces me despediré,
feliz, de ti, dulce oración.


494	Abba Padre
Habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! Romanos 8:15
Romanos 8:11–23; Gálatas 4:3–7; Efesios 5:8–20
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con sentimiento

Estamos aquí
*Cantando juntos
como familia,
Unidos
Dando alabanzas
al Rey de reyes,
Cantando:
“¡Abba Padre,
digno eres tú!”
“¡Abba Padre,
digno eres tú!”


495	Por estos alimentos, Dios
Contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé. Hebreos 13:5
Mateo 6:25–34; Salmo 37:22–29; 34:1–10
Sol
	
	Con ánimo


	
	Canon a 4 voces

j	Por estos a-
k	limentos, Dios,
l	te damos gra-
m	cias hoy.



496	¿Has oído, Señor?
Amo al Señor, pues ha oído mi voz y mis súplicas. Salmo 116:1
Apocalipsis 1:9–10; Salmo 116:1–9; Salmo 18:1–6, 46–50
Do
	Con energía

1. ¿Has oído, Señor, mis
oraciones?
¿Por ventura has oído
mi clamor?
Pues derrama tus ricas
bendiciones;
dame fe y alegría,
oh Señor.
No pretendo riquezas
con polilla
cual los bienes terrenos
que se van;
// Quiero, sí, que me des
sabiduría,
así como le diste
a San Juan. //
2. No pretendo, Señor, cosas
terrenas;
no pretendo, mi Dios,
más que tu amor;
Que me enseñes las cosas
que son buenas,
que edifican, dan vida y
dan valor.
Yo no dudo, Señor, que tú
has oído
mis humildes querellas,
mi oración;
// No lo dudo, Señor,
porque he creído
que me has dado tu amor
y tu perdón. //
3. Yo ya sé que tú quieres
corazones
humillados, sin sombras
de maldad;
Tú no quieres orgullos ni
pasiones;
quieres fe, mansedumbre,
paz, bondad.
¡Oh, Señor! tu piedad
es infinita;
la he sentido latir dentro
mi ser;
// Aquí estoy a tus pies,
Padre bendito,
no permitas que vuelva
yo a caer. //
4. Yo no quiero seguir la vieja
historia
y caer, pues me has dado
tu perdón,
Y espero estar contigo
en gloria,
disfrutando de eterno
galardón.
Si contestas, mi Dios,
mis peticiones,
no caeré otra vez dentro
del mal;
// Y yo sé que allá en
las mansiones
me veré en tu reino
celestial. //


497	Avívanos, Señor
Oh Señor, aviva tu obra en medio de los tiempos. Habacuc 3:2
Habacuc 3:2, 17–19; Salmo 119:30–37; 2 Timoteo 1:6–13
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con ánimo

Avívanos, Señor,
con nueva bendición;
Inflama el fuego de tu amor
en cada corazón.


498	Yo te sirvo
Sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario. 1 Crónicas 28:9
Salmo 100; 1 Timoteo 2:1–7; Apocalipsis 7:9–17
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con decisión

1. Yo te sirvo porque te amo;
tú me has dado salvación.
No era nada y me buscaste,
y me diste tu perdón.
Coro:
Vidas hechas pedazos,
Corazones tristes,
quebrantados,
En ti encuentran vida
por tu muerte en la cruz.
2. Yo te sirvo porque me amaste;
pues te diste, oh Dios, por mí.
Tu bajaste a este mundo,
y sufriste aquí por mí.


499	Obreros para la mies

Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.
Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.
Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos.
Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.
Mateo 9:35–38 (RVR)

500	A servir a Cristo
Yo estoy contigo… por dondequiera que fueres. Génesis 28:15
Mateo 28:16–20; Hebreos 13:1–8; Marcos 16:14–18
Do
	Con gozo

1. A servir a Cristo
sin temor iré,
Donde él dirija
mi inseguro pie;
Sin su compañía
todo es turbación,
Mas si él me guía
no tendré temor.
Coro:
Con Jesús por doquier,
sin temor iré,
 Si Jesús me guía
nada temeré. 
2. Con Jesús por guía
dondequiera voy;
Caminando en pos de él
seguro estoy.
Y aunque padre y madre
me hayan de faltar,
Jesucristo nunca
me abandonará.
3. Dondequiera con Jesús,
en tierra y mar,
Quiero ser su fiel testigo
sin cesar,
Y si por desierto
mi camino va,
Un seguro albergue
mi Jesús será.


501	Solamente Temed 
Solamente temed a Jehová y servidle de verdad. 1 Samuel 12:24
Proverbios 3:1–8; 1 Pedro 4:7–16; Colosenses 3:22–25
Do m (Capo 1 - Si m)
	Con brillo (ritmo de tango)

Solamente temed a Jehová,
solamente temed a Jehová;
y servidle de verdad,
y servidle de verdad
con todo vuestro corazón,
con todo vuestro corazón.
Solamente temed a Jehová,
solamente temed a Jehová;
pues considerad
cuan grandes cosas
ha hecho por nosotros Jehová.


502	Sed fieles, hermanos
Se requiere… que cada uno sea hallado fiel. 1 Corintios 4:2
Apocalipsis 17:7–14; 2:8–11; 2 Timoteo 2:1–9
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con certidumbre

1. Sed fieles, hermanos,
luchando por nuestro Dios;
En su ministerio,
soldados del Evangelio.
Fervientes sembrad,
las almas ganad,
es tiempo de trabajar;
La sana doctrina
de Dios exponed,
las huestes del mal
venced.
Coro:
Sed fieles, hermanos,
luchando por nuestro Dios;
En su ministerio,
soldados del Evangelio.
2. Alzad la Palabra
con ánimo y valor;
Con fe predicadla,
espada es de victoria.
Constantes orad,
gozosos obrad,
corona Dios os dará;
Al mundo sin Dios
sed la sal y la luz,
mirando al Señor Jesús.


503	Despertad, Despertad
Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos. Efesios 5:14
Efesios 5:8–20; 6:10–18; 2 Timoteo 3:14–4:8
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con energía

1. ¡Despertad, despertad, oh
cristianos!
vuestro sueño funesto dejad,
Que el cruel enemigo os acecha,
y cautivos os quiere llevar.
¡Despertad! las tinieblas pasaron;
de la noche no sois hijos ya,
Que lo sois de la luz y del día,
Y tenéis el deber de luchar.
2. Despertad y bruñid
vuestras armas;
vuestros lomos ceñid de verdad,
Y calzad vuestros pies aprestados
con el grato evangelio de paz.
Basta ya de profundas tinieblas,
basta ya de pereza mortal;
Revestid, revestid vuestro pecho
de la cota de fe y caridad.
3. La gloriosa armadura de
Cristo
acudid con anhelo a tomar;
No temáis, pues el dardo
enemigo
no la puede romper ni pasar.
¡Oh cristianos, antorcha del
mundo!
de esperanza el yelmo tomad;
Embrazad de la fe el escudo
y sin miedo corred a luchar.
4. No temáis, pues de Dios
revestidos,
¿Qué enemigo venceros podrá,
Si tomáis por espada la Biblia,
la Palabra de Dios de verdad?
En la cruz hallaréis la bandera,
en Jesús hallaréis Capitán;
 En el cielo obtendréis
la corona:
¡A luchar, a luchar,
a luchar! 


504	Oh, háblame y hablaré
Oh Señor, oye mi oración, escucha mis ruegos. Salmo 143:1
1 Samuel 3:2–10; Salmo 25:1–10; 143
Sol
	Con emoción

1. Oh, háblame y hablaré,
Señor, en eco de tu voz;
Y con tu ayuda buscaré
al que anda lejos y sin Dios.
2. Oh, guíame y guiaré
en tus caminos, oh Señor,
Al vacilante y débil pie
que va por sendas de error.
3. Enséñame, y enseñaré
palabras tuyas de verdad;
Dame alimento y daré
a los hambrientos tu maná.
4. Oh, lléname, Señor Jesús;
rebose tu amor en mí;
Que fiel refleje yo tu luz,
y glorifique sólo a ti.
5. Oh, úsame, mi Salvador,
según tu santa voluntad;
 Servirte es mi sumo honor
ahora y en la eternidad. 
Amén.


505	Demos con alegría 
Cada uno dé como propuso… porque Dios ama al dador alegre. 2 Corintios 9:7
Lucas 21:1–4; 1 Corintios 15:57–16:2; 2 Corintios 9
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con gozo

1. Demos con alegría
y no por necesidad
Al Dios de toda gracia
con gran liberalidad;
Ministrando y supliendo,
gratitud siempre expresando
// Al Señor, el Creador,
la ofrenda de nuestro amor. //
2. Nunca escasamente
mas siempre de corazón
Y generosamente
con gozo y oración;
Ayudando y ofrendando
como Dios nos ha enseñado;
// Él nos ve y nos provee;
su amor es perfecta ley. //
Coro: Todo lo que respira,
alabe a Jehová.
Todo lo que respira,
alabe a Jehová.
Alabadle sol y luna
y vosotros todos sus santos,
// Alabad y bendecid
el nombre de Jehová. //


506	Para siempre es su bondad 

1. ¿Qué podemos ofrendar?
¿Qué presente digno dar?
Dediquemos hoy a él
bienes, vida, alma fiel;
Para siempre es su bondad;
al Señor magnificad.
2. De la nada nos formó,
y la vida él nos dio;
Él nos cuida en su bondad,
y nos guía en la verdad;
Para siempre es su bondad;
al Señor magnificad.


507	Oh, cumple tu ministerio 
Que prediques… que instes… redarguye, reprende y exhorta. 2 Timoteo 4:2
2 Timoteo 3:14–4:8; 1 Timoteo 4:11–16; Apocalipsis 2:8–11
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con vigor

1. Oh, cumple tu ministerio
en la obra del Señor;
Oh, cumple tu ministerio,
trabajando con fervor.
Coro:
Oh, cumple tu ministerio,
sirviendo en amor;
Oh, cumple tu ministerio
en la obra del Señor.
2. Haz obra de evangelista
en la mies del Salvador,
Llevando las Buenas Nuevas
donde esté el pecador.
Coro:
Oh, cumple tu ministerio,
sirviendo en amor;
Oh, cumple tu ministerio
en la obra del Señor.
3. Predica la Santa Biblia
con mensajes de valor,
Instando en todo tiempo,
proclamando con vigor.
4. Exhorta, pues, con paciencia,
siempre lleno de candor;
Enseña doctrina sana,
combatiendo todo error.


508	Los Talentos 
El reino…es como un hombre que…a sus siervos…les entregó bienes. Mateo 25:14
Mateo 25:14–29; 1 Corintios 3:5–15; 15:57–16:2
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con resolución

1. Todos recibieron sus talentos
del Señor;
Cada siervo así conforme
a su capacidad
Recibió la suma exacta,
lo que le tocó,
Para ser usada, pues,
según su habilidad.
Coro:
Uno, dos, o cinco,
¿Cuántos tienes tú?
Uno, dos, o cinco,
Cristo te los dio.
Usa hoy tus dones
mientras puedas trabajar;
Desarrolla tus talentos,
¡Sirve a tu Señor!
(Final optativo)
¡Sirve al Señor!
2. El que recibió los cinco,
cinco más ganó,
Y el que dos tenía,
con sudor los duplicó.
Pero el de un talento,
sólo lo enterró,
Y de su señor
reproche duro recibió.


509	Ofrenda al Señor
No con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. 2 Corintios 9:7
2 Crónicas 7:1–6; Malaquías 3:7–10; 2 Corintios 9
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con alegría

1. Ofrenda al Señor porque él
es bueno,
Ofrenda al Señor porque él es
bueno,
Ofrenda al Señor porque él es
bueno,
Ofrenda a su santo nombre.
2. Demos al Señor lo que es
suyo,
Demos al Señor lo que es suyo,
Demos al Señor lo que es suyo,
Ofrenda a su santo nombre.
3. Dios ama al dador alegre,
Dios ama al dador alegre,
Dios ama al dador alegre,
Ofrenda a su santo nombre.


510	Fiel mayordomo seré
Bien, buen siervo…sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Mateo 25:23
Mateo 21:33–43; 25:14–29; Lucas 19:12–26
Re m
	Con intensidad

1. Vengo rendido a tus pies,
Señor;
quiero fielmente depositar
Tiempo, dinero, mi don de amor;
ofrenda grata hoy vengo a dar.
Coro:
Todo buen don viene de Dios;
¿Cómo negarlo podré?
Fiel mayordomo de Cristo seré,
y un día, “Fiel siervo”, oiré.
2. “Probadme en esto”, dice el
Señor,
“y bendiciones derramaré”.
Fiel a mis votos de fe seré,
testigo digno de mi Señor.
3. Tú vas conmigo, no dudaré;
en tus promesas yo confiaré.
De lo que es tuyo te daré,
y almas preciosas cosecharé.

 
511	Gozo da servir a Cristo
Me regocijé cuando vinieron los hermanos y dieron testimonio. 3 Juan v. 3
Salmo 100; Hebreos 11:32–12:3; Santiago 1:2–4
La b (Capo 1 - Sol)
	Con regocijo

1. Gozo da servir a Cristo,
en la vida diaria aquí;
Gozo, que con alegría,
siempre él me da a mí.
Coro:
Gozo hay, sí, en servir a Cristo;
gozo en el corazón.
Cada día él da poder,
me ayuda a vencer,
y da gozo, gozo en el corazón.
2. Gozo da servir a Cristo,
gozo que triunfante está
En la pena o tristeza;
Cristo en todo vence ya.
3. Gozo da servir a Cristo,
gozo en la oscuridad,
Porque tengo el secreto
de la luz de la verdad.


512	En las aguas de la muerte
Bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Mateo 28:19
Romanos 6:3–14; Hechos 8:26–39; 16:23–34
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con devoción

•1. En las aguas de la muerte,
sumergido fue Jesús,
Mas su amor no fue apagado
por sus penas en la cruz.
Levantóse de la tumba,
sus cadenas quebrantó,
Y triunfante y victorioso
a los cielos ascendió.
•2. En las aguas del bautismo
hoy confieso yo mi fe:
Jesucristo me ha salvado
y en su amor me gozaré;
Me bautizo en testimonio
que a Jesús siguiendo estoy,
Desde ahora para el mundo
y el pecado muerto soy.
•3. Yo que estoy crucificado,
¿Cómo más podré pecar?
Ya que soy resucitado,
santa vida he de llevar.
Son las aguas del bautismo
mi señal de salvación,
Y yo quiero consagrarme
al que obró mi redención.


513	Los que somos bautizados
Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Hechos 8:36
Hechos 8:26–39; Romanos 6:3–14; Mateo 28:16–20
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con certidumbre

•1. Los que somos bautizados
con el Salvador Jesús,
Al pecado somos muertos;
hoy andemos en su luz;
Sepultados juntamente
somos con el Salvador
En figura de la muerte
que sufrió el buen Señor.
•2. Si por fe con él morimos
(el bautismo es la señal)
Con él ya resucitamos
por su vida espiritual;
Y no andamos como antes
en caminos de pecar,
Sino en novedad de vida
que el Señor aquí nos da.
•3. ¡Cuán gloriosa vida ha dado
Cristo a los que él redimió!
Él, de muerte a vida ahora,
con poder los traspasó;
Y el bendito amor de Cristo
nos constriñe, pues murió
Para que ya no vivamos
para sí, mas para Dios.


514	Yo vivía en el pecado
Y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Hechos 8:38
Hechos 8:26–39; Romanos 6:1–11; Gálatas 3:23–28
Sol
	Con vigor

1. Yo vivía en el pecado,
y doctrinas del error
Me guiaban, engañado,
a una muerte de terror.
Soy salvado del abismo,
con Jesús al cielo voy,
// Y confieso por bautismo
que del mundo ya no soy. //
2. Tuve el corazón muy triste
pues en vano, paz busqué,
Pero a mí, Señor, dijiste:
“Hoy descanso te daré”.
Es la sangre que me salva
y en paz me guardará;
// El Espíritu me sella
y me santificará. //
3. Antes muerto en el pecado,
ya he muerto con Jesús,
Y del mundo separado,
yo me juzgo por la cruz.
En el agua sumergido,
testimonio a todos doy
//Que en Cristo he creído
y por él ya salvo soy.//



515	El testimonio del bautismo

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí;
Y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?
Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.
Gálatas 2:20; Romanos 6:3, 11 (RVR)

Cena del Señor
516	La cruz excelsa
Lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor. Gálatas 6:14
Filipenses 3:7–14; Gálatas 2:16–21; Romanos 6:1–11
Fa (Capo 1 -Mi)
	
	Con amplitud

•1. La cruz excelsa al
contemplar
do Cristo allí por mí murió,
De todo cuanto estimo aquí,
lo más precioso es su amor.
•2. No busco gloria ni honor
sino en la cruz de mi Señor.
Las cosas que me encantan más
las sacrifico por su amor.
•3. De su cabeza, manos, pies,
preciosa sangre corrió allí.
Corona de espinas fue
la que Jesús llevó por mí.
4. El mundo entero no será
dádiva digna de ofrecer.
 Amor tan grande
y sin igual
en cambio exige todo el ser. 


517	Obediente a tu mandato
Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido. 1 Corintios 11:24
1 Corintios 11:23–28; Mateo 26:26–29; Marcos 14:22–26
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con seguridad

•1. Obediente a tu mandato
participa hoy tu grey
De la cena, y con gozo
la recibe nuestra fe;
Tu dolor en el Calvario
y tu pena y gran amor
Anunciamos en tu nombre,
amantísimo Señor.
•2. Recordamos la tristeza
que afligió tu corazón,
Y la copa de amargura
que por todo pecador
En el Gólgota tomaste,
despreciando tu dolor;
Te pedimos que fervientes,
te sigamos con valor.
3. Gracias, oh Jesús, te damos
Por tu infinito amor;
Gracias mil, pues disfrutamos
tu clemencia y tu favor.
Tuya fue la cruz, mas nuestra es
la dicha y es la paz;
Tuya sea pues la gloria, hoy
y por la eternidad.
Amén.


518	Rey de mi vida
La cruz… a los que se salvan… es poder de Dios. 1 Corintios 1:18
Hebreos 12:1–3; Juan 20:1–10; Mateo 10:32–39
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con reflexión

•1. Rey de mi vida tú eres ya:
gloria te doy, Jesús;
No me permitas olvidar
tu obra en la cruenta cruz.
Coro:
Si olvido del Getsemaní,
tu sufrimiento agudo allí,
Y tu divino amor por mí,
Cristo, hazme ver tu cruz.
2. Por fe la tumba puedo ver
que ya vacía está;
Ángeles santos de poder
fueron tu guardia allá.
3. Yo, cual María, quien su amor
te demostró, Jesús,
Quiero servirte fiel, Señor,
al recordar tu cruz.
4. Hazme dispuesto a llevar
la dura cruz por ti;
Con gozo sufriré, Señor;
fuiste a la cruz por mí.


519	Aquí del pan partido tomaré
Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan. 1 Corintios 11:28
Lucas 22:14–20; Marcos 14:22–26; Mateo 26:26–29
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con reverencia

•1. Aquí del pan partido tomaré,
y de la copa de tu comunión.
El nombre de mi Dios
invocaré,
gozándome en la paz de
salvación.
•2. La culpa del pecado mía fue,
mas tuya fue la sangre
de la cruz.
Por ella y tu justicia tengo, sé,
perdón, consuelo y paz,
Señor Jesús.
3. Nos levantamos de la cena
aquí;
la fiesta pasa, mas no así
el amor.
Todo se va, mas tú te quedas, sí,
cerca, muy cerca, amado
Salvador.


520	Hoy venimos, cual hermanos
Les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo que por vosotros es dado. Lucas 22:19
1 Corintios 11:23–28; Mateo 26:26–29; Marcos 14:17–21
Mi b (Capo 1 - Re)
	
	Con serenidad

1. Hoy venimos, cual
hermanos,
a la cena del Señor.
Acerquémonos, cristianos,
respirando tierno amor.
•2. En memoria de su muerte
y la sangre que vertió,
Celebremos el banquete
que en su amor nos ordenó.
•3. Recordando las angustias
que sufriera el Redentor,
Dividida está nuestra alma
entre el gozo y el dolor.
•4. Nos da vida por su muerte,
gozo por su aflicción;
Alabemos al Cordero
por su eterna salvación.


521	Llegamos a tu mesa
Todas las veces que comiereis este pan y bebiereis esta copa. 1 Corintios 11:26
1 Corintios 11:23–28; Mateo 26:26–29; Lucas 22:14–20
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con ternura

1. Llegamos a tu mesa, oh Señor,
a celebrar de nuevo tu amor;
Amor vertido en la terrible cruz,
cuando por mí moriste, mi Jesús.
2. Oh, examina y lávame, Señor;
yo dignamente quiero hoy tomar
Tu cena con un limpio corazón,
contigo y con tu pueblo
en comunión.
3. Tu cuerpo fue herido por mi bien;
corona de espinas en tu sien.
Tu cuerpo como el pan
partido fue,
el pan que como aquí
con gozo y fe.
4. En el madero de la maldición
tu sangre me compró la
redención.
La sangre, caro precio de favor,
recuerdo en esta copa de amor.
5. Oh Salvador, en tu memoria es
que el vino y pan tomamos
cada vez
Hasta que vengas,
y tu gran bondad
celebraremos por la eternidad.

 
522	Es la cena del Señor
Estando sentado con ellos a la mesa, tomó el pan y lo bendijo. Lucas 24:30
Lucas 24:14–32; 22:14–20; Mateo 26:26–29
Sol
	Con reverencia

1. Es la cena del Señor
memorial de su amor;
Representa en verdad
su perfecta y gran bondad;
Me recuerda de la cruz
y la muerte de Jesús.
2. Al partir el pan aquí,
me acordaré de ti,
De tu cuerpo en la cruz
que entregaste, oh Jesús;
¡Cuánto te amo, oh Salvador,
por comprarme, con amor!
3. Al tomar la copa aquí,
me acordaré de ti,
De la sangre carmesí
que vertiste tú por mí;
Pues tu angustia y cruel dolor,
nunca olvidaré, Señor.
4. Tuya, oh Cristo, la pasión;
mío el cielo y redención;
Quiero dedicarme a ti,
pues te diste tú por mí;
Con amor te serviré
y tu nombre alabaré.


523	La mesa del Señor

La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Jesucristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?
Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mis-mo pan.
No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios;
No podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.
De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.
Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa.
Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa,
La muerte del Señor proclamáis hasta que él venga.
1 Corintios 10:16, 17, 21; 11:27, 28 (RVR)
11:26 (BLA)

524	Hay un precioso manantial
En aquel tiempo habrá un manantial abierto… para purificación. Zacarías 13:1
Isaías 1:16–19; Apocalipsis 7:9–17; Lucas 23:32–46
Si b (Capo 1 - La)
	Con reflexión

1. Hay un precioso manantial
de sangre de Emanuel,
Que purifica a cada cual
que se sumerge en él.
Que se sumerge en él,
que se sumerge en él.
Que purifica a cada cual
que se sumerge en él.
2. El malhechor se convirtió
pendiente de una cruz;
Él vio la fuente y se lavó,
creyendo en Jesús.
Creyendo en Jesús,
creyendo en Jesús.
Él vio la fuente y se lavó,
creyendo en Jesús.
3. Y yo también mi pobre ser
allí logré lavar;
La gloria de su gran poder
me gozo en ensalzar.
Me gozo en ensalzar,
me gozo en ensalzar.
 La gloria de su gran poder
me gozo en ensalzar. 
4. ¡Eterna fuente carmesí!
¡Raudal de puro amor!
Se lavará por siempre en ti
el pueblo del Señor.
El pueblo del Señor,
el pueblo del Señor.
Se lavará por siempre en ti
el pueblo del Señor.


525	Vengan a la mesa
Les dijo Jesús: Venid, comed. Juan 21:12
Mateo 26:26–29; Marcos 14:22–26; Lucas 22:14–20
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con gozo

Coro:
Vengan a la mesa,
vengan a celebrar.
Vengan con gran gozo,
vengan a adorar.
1. Cristo extiende su mano
con tierna invitación;
Él nos convida a la cena
de la conmemoración.
2. Juntos tomemos la cena
con gratitud al Señor
Cristo Jesús nos dio vida,
Es nuestro gran Salvador.
3. Somos un Cuerpo en Cristo;
con su amor nos unió;
Hoy compartimos con gozo,
hijos de un solo Dios.


526	Cristo su preciosa sangre
Teniendo libertad… por la sangre de Jesucristo… acerquémonos. Hebreos 10:19, 22
Apocalipsis 7:9–17; Hebreos 10:11–25; 13:20–25
Re m
	Con intensidad

1. Cristo su preciosa sangre
en la cruz vertió;
Por nosotros pecadores
él la dio.
Con su sangre meritoria
hizo redención,
Y por eso Dios te brinda
el perdón.
2. Es la sangre tan preciosa
del buen Salvador
La que quita los pecados
y el temor.
Sin la sangre es imposible
que haya remisión;
Por las obras no se alcanza
salvación.
3. Cristo invita a los perdidos
al celeste hogar;
Al hambriento él ofrece
pan sin par.
Muy preciosa es la sangre,
porque me compró
Vida eterna en el cielo;
¡Gloria a Dios!


527	Recordad al Señor
Al Cordero, sea la alabanza, la honra, la gloria y el poder. Apocalipsis 5:13
Juan 3:11–21; Lucas 19:28–40; Apocalipsis 5
Do
	Con vigor

1. Recordad al Señor,
bendecid su santo nombre;
celebremos su gloria y amor.
Fue levantado en la cruz,
dió su vida por nosotros;
 Recordemos al Salvador
Jesús. 
2. Alabad al Señor, y cantad
su santo nombre;
celebremos su gloria y honor;
Si no cantamos al Señor, aun las
rocas cantarían;
Alabemos al Salvador Jesús.
3. Exaltad al Señor, y honrad
su santo nombre;
celebremos su gloria con fervor;
En esta cena del Señor,
en memoria del Cordero,
de su sangre, su cuerpo y su amor.
4. Demostrad su amor,
y hacedlo en su nombre,
ante el mundo unidos en amor;
En testimonio de la luz,
como fieles seguidores
estrechemos los lazos del amor.


528	Siervos de Jesús
Si la trompeta diere sonido incierto, ¿quién se preparará? 1 Corintios 14:8
Josué 5:13–15; Efesios 6:10–18; Romanos 8:28–39
La b (Capo 1 - Sol)
	Con energía

•1. Siervos de Jesús, hombres
de verdad,
Guardas del deber, somos, sí.
Libres de maldad, ricos en
bondad,
Fieles en la lid seremos, sí.
Coro:
¡Firmes! ¡Fuertes!
Alcen la bandera,
Grande, noble emblema del
Señor.*
 ¡Prontos! ¡Bravos!
Pasen la consigna:
Marchen, todos,
vamos a vencer. 
2. Nuestro Capitán es ya
vencedor,
él nos redimió por su cruz.
Guardas del deber,
él nos da poder,
y nos guiará hasta la luz.
•3. Invencibles son los que
con afán
cada día van al deber.
Triunfos obtendrán y recibirán
magno galardón del Redentor.


529	A ti, oh Señor 
A ti he elevado mi alma. Salmo 143:8
Salmo 25:1–10; 34:1–10; Isaías 63:7–9
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con vigor

// A ti, oh Señor*,
levantaré mi alma;
A ti, oh, Señor*,
levantaré mi alma;
Dios mío, en ti confío;
no sea avergonzado,
no se alegren de mí mis
enemigos. //


530	Fe la victoria es
Dios… nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. 1 Corintios 15:57
Romanos 8:28–39; 1 Juan 5:1–7; Apocalipsis 12:10–12a
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con ánimo

•1. Soldados del Señor Jesús,
valientes hoy luchad;
Constantes, mientras haya luz
las armas empuñad.
Al enemigo combatid
con fuerza y no temáis,
Pues la victoria en la lid
por fe la obtendréis.
Coro:
// Fe la victoria es,
(Fe la victoria es,) //
 Fe nuestra victoria es,
que al mundo vencerá. 
•2. Con la bandera de su amor
y espada de verdad
Seguimos fiel al Salvador,
quien triunfos nos dará.
Marchamos tras los santos que
luchando contra el mal
Lo derrotaron por la fe,
y en gloria hoy están.
•3. Al que venciere, el Señor
de blanco vestirá;
Su nombre ante el Padre Dios,
Jesús confesará.
Las alabanzas del gran Rey
su pueblo cantará
Por siglos mil, pues por la fe,
victoria siempre da.


531	Soldados de Dios

Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis hacer frente a las intrigas del diablo;
Porque nuestra lucha no es contra sangre ni carne, sino contra principados, contra autoridades, contra los gobernantes de estas tinieblas, contra espíritus de maldad en los lugares celestiales.
Por esta causa, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y después de haberlo logrado todo, quedar firmes.
Permaneced, pues, firmes, ceñidos con el cinturón de la verdad, vestidos con la coraza de justicia y calzados vuestros pies con la preparación para proclamar el evangelio de paz.
Tomad también el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios, orando en todo tiempo.
La noche está muy avanzada, y el día está cerca. Despojémonos, pues, de las obras de las tinieblas y vistámonos con las armas de la luz.
Andemos decentemente, como de día; no con glotonerías y borracheras, ni en pecados sexuales y desenfrenos, ni en peleas y envidia.
Más bien, vestíos del Señor Jesucristo, y no hagáis provisión para satisfacer los malos deseos de la carne.
Efesios 6:10–15, 17–18a; Romanos 13:12–14 (RVA)

532	¡A Combatir!
Tenemos lucha contra… huestes espirituales de maldad. Efesios 6:12
1 Samuel 17:45–47; 1 Timoteo 6:11–16; 1 Corintios 9:24–27
Si b (Capo 1 - La)
	
	Con vigor

•1. ¡A combatir! resuena la
guerrera voz del buen Jesús,
que hoy llamando está;
Sin desmayar seguidle
siempre con valor,
y la victoria plena os dará.
Coro:
¡A la batalla, oh cristiano!
con el escudo de la cruz;
Sé buen soldado, pues a tu lado
está el príncipe Jesús.
Él con su gracia te sostiene,
y con potencia sin igual
Su brazo extiende y te defiende
en esta lucha contra el mal.
•2. ¡A combatir! nos llama
nuestro Salvador;
Salid, luchad con nuestro
Capitán;
En la constante lid,
seguid sin vacilar
y venceréis las huestes de Satán.
•3. Al Rey de reyes,
nuestro Salvador Jesús,
Honor y gloria todos tributad,
Pues ya los suyos
gozan de su plenitud
y pronto reinará la santidad.


533	Estad por Cristo firmes
Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes. 1 Corintios 15:58
2 Tesalonicenses 2:13–17; 2 Pedro 3:8–14; Efesios 6:10–18
Si b (Capo 1 - La)
	
	Con brillo

•1. ¡Estad por Cristo firmes,
soldados de la cruz!
Alzad hoy la bandera,
en nombre de Jesús.
Es vuestra la victoria,
con él por Capitán;
Por él serán vencidas
las huestes de Satán.
•2. ¡Estad por Cristo firmes!
os llama él a la lid;
¡Con él, pues, a la lucha,
soldados todos id!
Probad que sois valientes,
luchando contra el mal;
 Es fuerte el enemigo,
mas Cristo es sin igual. 
•3. ¡Estad por Cristo firmes!
las fuerzas vienen de él;
El brazo de los hombres
es débil y es infiel.
Vestíos la armadura,
velad en oración;
Deberes y peligros
demandan gran tesón.


534	Adelante con valor
Has dado… bandera que alcen por causa de la verdad. Salmo 60:4
2 Corintios 4:5–16; Isaías 59:19–21; 1 Corintios 1:17–24
La b (Capo 1 - Sol)
	Con energía

1. Cual pendón hermoso
despleguemos hoy
la bandera de la cruz;
La verdad del Evangelio,
el blasón del soldado de Jesús.
Coro:
¡Adelante, adelante!
en pos de nuestro Salvador.
 Nos da gozo y paz
nuestro Rey,
¡Adelante con valor! 
2. En el mundo proclamemos
con fervor
esta historia de la cruz;
Bendigamos sin cesar al
Redentor,
quien nos trajo paz y luz.
3. En el cielo nuestro cántico
será alabanzas a Jesús;
Nuestro corazón allí rebosará
de amor y gratitud.


535	¡Gloria, gloria, aleluya!
En todas estas cosas somos más que vencedores. Romanos 8:37
Romanos 8:28–39; 1 Corintios 15:51–58; Apocalipsis 12:10–12a
Si b (Capo 1 - La)
	Con entusiasmo

1. Es el Dios de los ejércitos
en quien yo confiaré;
y con címbalos de gozo
al Señor ensalzaré.
El despide los relámpagos,
mas nunca temeré;
él es mi Protector.
Coro:
¡Gloria, gloria, aleluya!
¡Gloria, gloria, aleluya!
 ¡Gloria, gloria, aleluya!
A Cristo doy loor. 
2. Con ejército no gana sus
victorias el Señor;
ni con armas lucha contra
Satanás, el Tentador.
La potencia del Espíritu,
ha dicho el Dios de amor,
es lo que vencerá.
3. En Belén de Palestina
el Señor Jesús nació,
y después de treinta años,
en la cruenta cruz murió.
Pero vive para siempre,
pues la tumba ya venció;
su nombre alabaré.


536	Resurrección

1. Tras la noche tenebrosa
Y el rugir del vendaval,
Tiende el alba majestuosa
Cortinaje de cristal;
2. Y aparece un claro día
Sin las brumas del dolor,
Donde el alma se extasía
Y se goza el puro amor.
3. Tras la nota vespertina
Que oprimiera el corazón.
Viene aquella matutina
Que se alarga en fiel canción.
4. Cual la ninfa misteriosa
Que en su tumba se guardó,
Y en brillante mariposa
Con el tiempo se tornó,
5. Tal aquel que duerme en
Cristo,
De su sueño al despertar,
Con ropaje nunca visto,
Lo veréis resucitar.
6. Y la tienda que aprisiona
Cual gusano en vil zurrón,
Con poder se desmorona,
¿Qué es, o muerte, tu aguijón?


537	La segunda venida de Cristo

Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza.
Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.
Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.
Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire,
Y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.
He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.
Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.
1 Tesalonicenses 4:13–18; 2 Timoteo 4:7–8 (RVR)

538	¿Soy yo soldado de Jesús?
Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. 1 Corintios 16:13
2 Timoteo 2:1–9; Efesios 6:10–18; Josué 1:1–9
Sol
	Con ánimo

1. ¿Soy yo soldado de Jesús
y siervo del Señor?
No temeré llevar su cruz,
sufriendo por su amor.
Coro:
Después de la batalla
nos coronará,
Dios nos coronará,
Dios nos coronará;
 Después de la batalla
nos coronará
En aquella santa Sion. 
2. Lucharon otros por la fe;
valiente anhelo ser.
Por mi Señor yo pelearé,
confiando en su poder.
3. Es menester que sea fiel,
que nunca vuelva atrás,
Que siga siempre en pos de él,
y me guiará en paz.


539	Firmes y adelante
Pelea la buena batalla de la fe. 1 Timoteo 6:12
Efesios 6:10–18; 1 Timoteo 6:11–16; 1 Corintios 9:24–27
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con entusiasmo

1. Firmes y adelante,
huestes de la fe,
sin temor alguno,
que Jesús nos ve.
Jefe soberano,
Cristo al frente va,
y la regia enseña
tremolando está.
Coro:
Firmes y adelante,
huestes de la fe,
Sin temor alguno,
que Jesús nos ve.
(Amén)
2. Al sagrado nombre
de nuestro Adalid,
Tiembla el enemigo
y huye de la lid.
Nuestra es la victoria,
dad a Dios loor;
Y óigalo el averno
lleno de pavor.
3. Muévese potente
la Iglesia de Dios;
De los ya gloriosos
marchamos en pos;
Somos sólo un cuerpo,
y uno es el Señor,
Una la esperanza,
y uno nuestro amor.
4. Tronos y coronas
pueden perecer;
De Jesús la Iglesia
constante ha de ser;
Nada en contra suya
prevalecerá,
Porque la promesa
nunca faltará.


540	Sale a lucha

1. Sale a la lucha el Salvador,
corona a conquistar;
Su insignia luce por doquier,
flamante al frente va;
2. Su cáliz ¿quién lo beberá
triunfando del dolor?
Aquel que lleva aquí su cruz
del Cristo es seguidor.
Reginald Heber, 1827
trad. G. Paúl S.


541	A la victoria Jesús nos llama
En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, he vencido al mundo. Juan 16:33
1 Juan 5:1–7; Apocalipsis 3:1–7; 3:8–13
Sol
	Con vigor

1. A la victoria Jesús nos llama,
va con nosotros el Capitán;
Marchemos, pues, a combatir
a los ejércitos de Satán.
Marchemos, pues, a combatir
a los ejércitos de Satán.
2. A la victoria Jesús nos llama,
nos llama a todos los de su grey;
Hay que triunfar contra el mal,
que con nosotros va nuestro Rey.
Hay que triunfar contra el mal,
que con nosotros va nuestro Rey.
3. A la victoria Jesús nos llama,
sin detenernos, sin ir atrás,
Hasta triunfar, hasta vencer
las fieras huestes de Satanás.
Hasta triunfar, hasta vencer
las fieras huestes de Satanás.
4. A la victoria Jesús nos llama,
ya los clarines sonando están,
Pues al vencer contra el mal,
los mismos cielos se alegrarán.
Pues al vencer contra el mal,
los mismos cielos se alegrarán.

 
542	Cristo nuestro Jefe
Yo soy el Alfa y la Omega… el Todopoderoso. Apocalipsis 1:8
Efesios 3:14–21; Romanos 8:28–39; 1 Corintios 15:51–58
La b (Capo 1 - Sol)
	Con vigor

1. Cristo, nuestro Jefe,
nos lleva a la lid;
Nunca temeremos
si él nos dice, “Id”.
Aún su justa causa
se suele ignorar,
mas le seguiremos fiel.
Coro:
Adelante es la orden del Señor;
Adelante vamos sin temor.
“Adelante” canta ya su grey;
La victoria es cierta con el Rey.
2. Nuestro estandarte
luce por doquier,
Con poder y gloria
siempre se ha de ver.
Cristo nuestro Jefe
al mundo ya venció
Y le seguiremos fiel.
3. La furiosa lucha
larga no será,
Y a los vencedores
nos congregará,
Donde cantaremos
un himno triunfal;
Sí, le seguiremos fiel.


543	Ya Cristo viene
Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús. Apocalipsis 22:20
1 Tesalonicenses 5:1–11; 2 Pedro 3:8–14; Mateo 25:1–13
Re
	Con gozo

1. Ya Cristo viene,
lo prometió;
Cumplido el tiempo
vendrá otra vez.
Los corazones
se turban hoy;
Creed en Dios,
confiad en él.
Coro:
“¡Jesús amado,
ven pronto, ven!”
Clamaba Juan,
y yo también;
“¡Jesús amado,
ven pronto, ven!”
Clamaba Juan,
y yo también.
2. El mundo en crisis
se encuentra hoy;
Pleitos y guerras,
señales son.
Falsos maestros
abundan hoy;
El Salvador
pronto vendrá.

 
544	La venida de Cristo
Cuando estas cosas comiencen a suceder…vuestra redención está cerca. Lucas 21:28
Lucas 21:25–36; 2 Pedro 3:8–14; Apocalipsis 22:12–17, 20–21
Do m (Capo 1 - Si m)
	Con ánimo

1. La venida de Cristo se acerca;
Pronto viene su Iglesia a buscar.
No durmamos, estemos alerta;
¡Vigilad, vigilad, vigilad!
Coro:
Pronto viene Jesús y nos lleva
A la hermosa mansión celestial.
Pronto viene Jesús por su Iglesia;
Nos iremos con él a morar.
2. Ya queremos que Cristo
nos lleve
A los cielos con él a morar.
No seamos jamás negligentes;
¡Trabajad, trabajad, trabajad!
3. Arreglemos, estemos a cuentas
Con Jesús, el Cordero de Dios.
Del que ofende tengamos
clemencia;
¡Perdonad, perdonad, perdonad!
4. Perdonando, Jesús nos perdona,
Y nos lleva con él a reinar.
Ganaremos también la corona;
¡Vigilad, trabajad, perdonad!


545	Viene otra vez
Entonces verán al Hijo del Hombre que vendrá en una nube. Lucas 21:27
Mateo 25:1–13; 24:3–13; Apocalipsis 22:12–17, 20–21
Si b (Capo 1 - La)
	Con gozo

1. Notas alegres cantad,
Y con fervor proclamad
Esta gloriosa verdad:
Cristo muy pronto vendrá.
Coro:
Viene otra vez, viene otra vez,
Tal vez al amanecer,
O tal vez al anochecer.
Viene otra vez, viene otra vez,
Día glorioso será para mí;
Al mundo viene otra vez.
2. Pena y dolor pasarán,
Y se regocijarán
Todos los que en Cristo están,
Cuando regrese el Señor.


546	Un día Cristo volverá
Este mismo Jesús… vendrá como le habéis visto ir al cielo. Hechos 1:11
1 Tesalonicenses 4:13–18; Lucas 21:25–36; Hechos 1:6–11
Sol
	Con certidumbre

1. Un día Cristo volverá;
Es la promesa del Señor;
Tal como fue así vendrá,
Y su pueblo ha de ver
al Salvador.
Coro:
Muy pronto, sí, Jesús vendrá,
y alegre le verá su pueblo.
 ¡Velad! ¡Orad!
el Rey vendrá,
los suyos arrebatará. 
(arrebatará.)
2. Los mensajeros del Señor
Anuncian que Jesús vendrá;
Señales hay alrededor;
Él vendrá y a los suyos llevará.
3. En busca de su grey vendrá,
Con toda gloria y honor;
Su Iglesia esperando está,
Y aclamará con gozo a su Señor.
4. ¡Oh bienvenido, Rey Jesús!
Tus hijos te esperan ya;
Muy pronto han de ver la luz
Y gozar en tu presencia
siempre allá.


547	El cielo y la tierra pasarán 
El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Mateo 24:35
Mateo 24:32–44; 5:14–19; Apocalipsis 21:1–5, 22–26
Sol
	Con energía

Coro:
El cielo y la tierra pasarán,
sí, pasarán;
El cielo y la tierra pasarán,
sí, pasarán;
El cielo y la tierra pasarán,
sí, pasarán;
Pero mis palabras no, no pasarán.
(Contramelodía)
El cielo y la tierra pasarán;
El cielo y la tierra pasarán;
El cielo y la tierra pasarán;
Pero mis palabras no, no pasarán.
1. Nadie sabe la hora
cuando él vendrá;
De repente con gloria
Cristo llegará.
¡Mirad! ¡Mirad! ¡Mirad!
2. Cristo como un hombre
pronto a viajar,
Entregó a sus siervos
toda autoridad.
¡Velad! ¡Velad! ¡Velad!
3. Con poder y con gloria
aparecerá,
Y los suyos al cielo
Cristo llevará.
¡Orad! ¡Orad! ¡Orad!


548	El Rey ya viene
El que da testimonio dice: Ciertamente vengo en breve. Apocalipsis 22:20
Lucas 21:25–36; 1 Tesalonicenses 4:13–18; 1 Corintios 15:51–58
Si b (capo 1 - La)
	Con vigor

¡Oh, el Rey ya viene,
el Rey ya viene!
Sonará la gran trompeta,
y su rostro yo veré;
¡Oh, el Rey ya viene,
el Rey ya viene!
¡Gloria a Dios!
¡El viene por mí!


549	La mañana gloriosa
Aguardando la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador. Tito 2:13
1 Tesalonicenses 4:13–18; Mateo 25:1–13; 1 Corintios 15:51–58
Do
	Con gozo

1. Cuán gloriosa será la mañana
cuando venga Jesús el Salvador;
Los creyentes unidos como
hermanos,
bienvenida daremos al Señor.
Coro:
No habrá necesidad
de la luz el resplandor,
ni el sol dará su luz,
ni tampoco su calor;
Allí llanto no habrá,
ni tristeza, ni dolor,
Porque entonces
Jesús el Rey del cielo
para siempre
será Consolador.
2. Esperamos la mañana gloriosa
para dar la bienvenida
al Dios de amor,
Donde todo será color de rosa
en la santa fragancia del Señor.
3. El cristiano fiel y verdadero
y también el obrero de valor
Y la Iglesia, esposa del Cordero,
estarán en los brazos del Señor.


550	Con las nubes viene Cristo
He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá. Apocalipsis 1:7
Apocalipsis 1:1–8; 1 Tesalonicenses 4:13–18; Apocalipsis 7:9–17
Si b (Capo 1 - La)
	Con ánimo

1. Con las nubes viene Cristo,
el que en la cruz murió;
Santos miles le alaban,
quien la muerte conquistó.
¡Aleluya! ¡Aleluya!
Sobre todo ya triunfó.
2. Todos le verán, glorioso,
ataviado en majestad,
Y los que le rechazaron
en su incredulidad
Con gran llanto,
con gran llanto
al Mesías mirarán.
3. En su cuerpo ya glorioso
las heridas llevará,
Que su excelso sacrificio
en la cruz recordarán,
Y con gozo, y con gozo
su Iglesia las verá.
4. Toda la creación se postre
a tus pies para adorar;
De poder, dominio y gloria,
Cristo, eres digno ya.
¡Aleluya! ¡Aleluya!
¡Oh, ven pronto a reinar!


551	Cuando anuncie el arcángel
Porque el Señor mismo… con voz de arcángel… descenderá del cielo. 1 Tesalonicenses 4:16
1 Tesalonicenses 4:13–18; 1 Corintios 15:51–58; Lucas 21:25–36
La b (Capo 1 - Sol)
	Con vigor

1. Cuando anuncie el arcángel
que más tiempo no habrá
Y aclare esplendoroso
el día final;
Cuando todos los salvados
se congreguen ante Dios,
Entre ellos yo también
tendré lugar.
Coro:
/// Cuando allá se pase lista, ///
A mi nombre yo feliz responderé.
(Cuando allá se pase lista, yo estaré,
cuando allá se pase lista, yo estaré,
cuando allá se pase lista,
a mi nombre yo feliz responderé.)
2. Resucitarán gloriosos
los que han muerto en Jesús,
Las delicias del Paraíso a gozar,
Y triunfantes entrarán en las
mansiones de la luz;
Para mí, también habrá
un dulce hogar.
3. Trabajemos para Cristo
anunciando su amor,
Mientras dure nuestra vida
terrenal,
Y al fin de la jornada,
con los salvos por Jesús,
Entraremos en la patria celestial.


552	El poder del Espíritu 
El Dios de paz que resucitó… a nuestro Señor… os haga aptos. Hebreos 13:20–21
1 Corintios 15:51–58; 1 Tesalonicenses 4:13–18; Romanos 8:11–23
Do
	Con convicción

Si el poder del Espíritu
que a Cristo levantó
mora en mí, (mora en mí),
mora en mí (mora en mí).
Si el poder del Espíritu
que a Cristo levantó
mora en mí (mora en mí),
mora en mí (mora en mí),
Vivificará mi cuerpo
el Espíritu de Dios.
(el Espíritu de Dios, de Dios).
Vivificará mi cuerpo
el Espíritu de Dios.
(el Espíritu de Dios).


553	Muy cercano está el día
Cercano está el día de Jehová sobre todas las naciones. Abdías v. 15
1 Tesalonicenses 5:1–11; 2 Pedro 3:8–14; Mateo 24:32–44
La b (Capo 1 - Sol)
	Con ánimo

1. Muy cercano está el día
cuando volverá Jesús,
Con la majestad y gloria
que le dio su Padre Dios;
De sus santos rodeados
en la nube bajará;
Ya de Cristo es el reinado
y el pecado quitará.
Coro:
Ven, Señor Jesús, ven pronto,
claman todos con ardor;
“He aquí yo vengo presto,
presto”, dice el Salvador.
2. Su venida, victoriosa,
librará la humanidad
De Satán, autor inicuo
de su gran calamidad;
Cesarán todos los males
por el reino de Jesús;
¡Alegraos, oh mortales!
¡Ved el triunfo de su cruz!
3. ¡Cuánto anhelan y desean
la venida de Jesús
Los creyentes redimidos
por la obra de su cruz!
“Ven y siéntate conmigo
en mi trono”, el Rey dirá:
“Has sufrido y has vencido;
de mi gloria goza ya”.


554	Cristo viene otra vez 
He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá. Apocalipsis 1:7
Apocalipsis 22:12–17, 20–21; 1 Juan 3:1–3; 1 Tesalonicenses 4:13–18
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con alegría

	Canon a 3 voces

1. j Es mi Salvador eterno,
Cristo viene otra vez;
k Es mi Salvador eterno,
Cristo viene otra vez.
l Viene, viene, viene
otra vez.
2. Con el son de la trompeta,
Cristo viene otra vez;
Con el son de la trompeta,
Cristo viene otra vez.
Viene, viene, viene otra vez.
3. Y seremos como él es,
Cristo viene otra vez;
Y seremos como él es,
Cristo viene otra vez.
Viene, viene, viene otra vez.


555	Le Veremos
Seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. 1 Juan 3:2
1 Juan 3:1–3; 1 Tesalonicenses 4:13–18; Apocalipsis 1:1–8
Do
	Con emoción

1. Los cielos se abren
con gloria indecible;
Los astros aplauden
en triunfante fulgor.
Destellan las nubes
luz indescriptible,
Y en gran majestad
desciende el Señor.
Coro:
¡Vendrá Jesucristo y le veremos
cara a cara en toda su gloria!
¡Vendrá Jesucristo y le veremos
cara a cara a Jesus, el Rey
y Señor!
(Final optativo)
Juntos con el Señor,
el gran Salvador.
2. Brillante esplendor
rodeará su venida;
En ese instante
Cristo nos reunirá.
La gran esperanza
será ya cumplida;
Veremos su rostro
y nos llevará.
3. Con son de trompeta
y gran voz de mando
Los muertos en Cristo
ya resucitarán;
Y los que vivimos,
también transformados,
con él gozaremos
vida eternal.


556	En presencia estar de Cristo
Ahora vemos por espejo… mas entonces veremos cara a cara. 1 Corintios 13:12
Apocalipsis 1:1–8; 5; Juan 14:1–10
Sol
	
	Con gozo

•1. En presencia estar de Cristo,
ver su rostro, ¡qué será,
Cuando al fin en pleno gozo
mi alma le contemplará!
Coro:
Cara a cara espero verle,
más allá del cielo azul;
Cara a cara en plena gloria
he de ver a mi Jesús.
2. Sólo tras oscuro velo
hoy lo puedo aquí mirar,
Mas ya pronto viene el día
que su gloria ha de mostrar.
3. ¡Cuánto gozo habrá con Cristo
cuando no haya más dolor,
Cuando cesen los peligros
y ya estemos en su amor!
•4. Cara a cara, ¡cuán glorioso
ha de ser así vivir!
¡Ver el rostro de quien quiso
nuestras almas redimir!


557	Yo sólo espero ese día
Luego nosotros los que vivimos…seremos arrebatados… con ellos. 1 Tesalonicenses 4:17
1 Tesalonicenses 4:13–18; 1 Corintios 15:51–58; 2 Pedro 3:8–14
Sol
	
	Con alegría

•1. Yo sólo espero ese día
cuando Cristo volverá,
Yo sólo espero ese día
cuando Cristo reinará.
Afán y todo trabajo
para mí terminarán;
// Cuando Cristo venga
a su reino me llevará. //
2. Ya no me importa que el mundo
me desprecie por doquier;
Ya no soy más de este mundo,
soy del reino celestial.
Yo sólo espero ese día
cuando me levantaré
// De la tumba fría
con un cuerpo ya inmortal. //
•3. Entonces allí triunfante
y victorioso estaré;
A mi Señor Jesucristo
cara a cara le veré.
Allí no habrá más tristezas,
ni aflicciones para mí;
// Con los redimidos
al Cordero alabaré. //


558	Pudiera bien ser
Debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir. 2 Pedro 3:11
1 Tesalonicenses 4:13–18; Apocalipsis 3:8–13; 1 Tesalonicenses 5:1–11
Si b (Capo 1 - La)
	Con resolución

1. Pudiera bien ser
cuando el día amanezca
Y el sol otra vez
en el cielo aparezca
Que al mundo ya
resplandeciente de gloria,
Jesús por los suyos vendrá.
Coro:
¿Cuándo, oh buen Salvador,
Oiremos la grata canción?
“¡Aleluya! ¡Cristo viene!
¡Aleluya! Amén.
¡Aleluya! Amén”.
2. También puede ser
que, cual orbe de día,
Flamee la tarde
o la noche sombría
En luz eternal,
porque al mundo con gloria
Jesús por los suyos vendrá.
3. Los santos del cielo
descienden y cantan
Con ángeles mil
que al Señor acompañan,
Pues ya con poder,
majestad y gran gloria
Jesús por los suyos vendrá.
4. Del mundo salir
¡Oh qué gozo sería!
Sin lágrimas, muerte,
temor o agonía;
Así puede ser,
pues al mundo con gloria
Jesús por los suyos vendrá.
Coro:
¿Cuándo, oh buen Salvador,
Oiremos la grata canción?
“¡Aleluya! ¡Cristo viene!
¡Aleluya! Amén.
¡Aleluya! Amén”.


559	Yo podré reconocerle
Yo soy…el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos. Apocalipsis 1:17–18
1 Corintios 13:8–12; Apocalipsis 5; 1:1–8
Sol
	Con gozo

1. Cuando al fin se termine aquí
mi vida terrenal,
Y el río oscuro tenga
que cruzar,
En la otra ribera
al Salvador conoceré;
Su sonrisa bienvenida me dará.
Coro:
Yo podré reconocerle;
(Yo podré reconocerle;)
Sus heridas allí contemplaré.
Bien podré (Bien podré)
reconocerle
Cuando a Cristo
en la gloria le veré.
2. ¡Oh qué gozo será vivir allí
con el Señor,
Y su rostro y hermosura
contemplar!
Con los santos gozosos
en perfecta comunión
Le adoraré por la eternidad.
3. Por los bellos portales me
conducirá Jesús;
No habrá pecado,
ni ningún dolor;
Gozaré con los suyos
alabanzas entonar,
Mas primero quiero ver a mi
Señor.


560	Roca de la eternidad
Sé tú mi roca fuerte, y fortaleza para salvarme. Salmo 31:2
Exodo 33:11–22; Salmo 31:1–5; 1 Pedro 2:4–10
Si b (Capo 1 - La)
	Con fervor

1. Roca de la eternidad,
fuiste abierta tú por mí;
Sé mi escondedero fiel;
sólo encuentro paz en ti,
Rico, limpio manantial,
en el cual lavado fui.
2. Aunque sea siempre fiel,
aunque llore sin cesar,
Del pecado no podré
justificación lograr;
Sólo en ti teniendo fe,
deuda tal podré pagar.
3. Mientras haya de vivir,
y al instante de expirar,
Cuando vaya a responder
en tu augusto tribunal,
Sé mi escondedero fiel,
Roca de la eternidad.


561	Es Señor de los cielos
Has puesto tu gloria sobre los cielos. Salmo 8:1
Salmo 8; Apocalipsis 1:1–8; Marcos 4:35–41
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con regocijo

1. Es Señor de los cielos,
la tierra y el mar,
de todo es Creador;
El Señor es del tiempo
y la eternidad
y de todo será el Señor.
Te adoro y te alabo, mi Rey;
Te adoro y te alabo, mi Rey;
De mi vida tú eres Señor,
Y Señor de señores serás.
2. Es el Rey de la historia,
y la creación,
Rey soberano, triunfal;
Es el Rey de la gloria,
sublime, eternal,
Y el Rey de los reyes será.
Te adoro y te alabo, mi Rey;
Te adoro y te alabo, mi Rey;
De mi vida tú eres Señor,
Y el Rey de los reyes serás.


562	Soneto al Crucificado

No me mueve, mi Dios,
para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno
tan temido
para dejar por eso de ofenderte.
Tú me mueves, Señor; muéveme el verte
clavado en una cruz y
escarnecido;
muéveme ver tu cuerpo
tan herido;
muévenme tus afrentas
y tu muerte.
Muéveme, al fin, tu amor,
y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo,
yo te amara,
y aunque no hubiera infierno,
te temiera.
No me tienes que dar
porque te quiera,
pues aunque lo que espero
no esperara,
lo mismo que te quiero
te quisiera.

Atribuido a Miguel de Guevara, s. 17 

563	La nueva Jerusalén 
Y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén. Apocalipsis 21:10
Juan 14:1–10; Apocalipsis 21:1–5, 22–26; 22:1–7
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con seguridad

1. Hay un río que fluye sin cesar
en la nueva Jerusalén;
Que me habla de eterno bienestar
en la nueva Jerusalén.
Celeste es el manantial,
Pristino cual el cristal
en la gran Ciudad de Dios.
2. Hay un árbol de vida sin igual
en la nueva Jerusalén;
Cada mes da su fruto a raudal
en la nueva Jerusalén.
Sus hojas dan sanidad,
A pueblos Dios da bondad
en la gran Ciudad de Dios.
3. No tendremos la luna ni el sol
en la nueva Jerusalén;
Mas la gloria de Dios en arrebol,
en la nueva Jerusalén.
Dolor no habrá allá,
Tampoco enfermedad
en la gran Ciudad de Dios.
4. El Cordero un Libro tiene allí
en la nueva Jerusalén;
Mi morada eterna conseguí
en la nueva Jerusalén.
Inscrito mi nombre está,
Y nadie lo borrará
en la gran Ciudad de Dios.


564	Más allá del sol
La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna. Apocalipsis 21:23
Juan 14:1–10; 2 Corintios 5:1–9; Apocalipsis 21:1–5, 22–26
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con alegría

1. Aunque en esta vida
no tengo riquezas,
Sé que allá en la gloria
tengo una mansión;
Cual alma perdida
entre las pobrezas,
De mí, Jesucristo
tuvo compasión.
Coro:
// Más allá del sol,
más allá del sol,
Yo tengo un hogar,
hogar, bello hogar,
más allá del sol. //
2. Así por el mundo
yo voy caminando,
De pruebas rodeado
y de tentación;
Pero a mi lado
viene, consolando,
Mi bendito Cristo
en la turbación.
3. A los pueblos todos
del linaje humano
Cristo quiere darles
plena salvación;
También una casa
para cada hermano
Fue a prepararles
a la Santa Sion.


565	Bellas Mansiones
Voy allá a prepararles un lugar. Juan 14:2 (NVI)
Juan 14:1–10; 2 Pedro 3:8–14; Apocalipsis 21:1–5, 22–26
Do
	Con entusiasmo

1. Mansión gloriosa
tengo yo en el cielo,
Do las maldades
nunca entrarán.
Toda tristeza cambiará
en consuelo,
Y en dulce canto
el dolor y afán.
Coro:
Bellas mansiones
hay allá en la gloria;
Tendré en la mía
el gozo sin par.
 Suenan las notas
de la grata victoria;
Voy pues con gozo
a mi dulce hogar. 
2. En este mundo
predomina el llanto,
Somos sujetos
al dolor fatal.
Mas en el cielo
cesará el quebranto
Y por los siglos
nunca habrá más mal.
3. Amigo mío,
cuánto anhelo yo verte
Libre de penas
y de turbación.
A Jesucristo
debes ya entregarte;
Tendrás también
una bella mansión.


566	No se turbe vuestro corazón 
No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. Juan 14:1
Lucas 24:36–48; Juan 14:1–10; Salmo 42
Mi m
	Con confianza

// No se turbe vuestro corazón, //
En la casa de mi Padre
Muchas moradas hay;
En la casa de mi Padre
Muchas moradas hay.
Creéis en Dios,
creed también en mí,
Voy pues a preparar lugar
Para vosotros, para vosotros,
Un lugar para vosotros.
// No se turbe vuestro corazón, //
En la casa de mi Padre
Muchas moradas hay;
En la casa de mi Padre
Muchas moradas hay.

 
567	En la mansión do Cristo está
No tiene necesidad de sol… porque el Cordero es su lumbrera. Apocalipsis 21:23
Juan 14:1–10; Apocalipsis 21:1–5, 22–26; 1 Tesalonicenses 5:1–11
Sol
	
	Con entusiasmo

•1. En la mansión do Cristo está,
allí no habrá tribulación,
Ningún dolor, ningún pesar,
que me quebrante el corazón.
Coro:
Allí no habrá tribulación,
ningún pesar, ningún dolor;
Feliz será mi corazón
en la presencia del Señor.
2. Yo gozo cada día aquí
su protección y gran amor,
Pero es mejor estar allí
en la presencia del Señor.
•3. Perfecto amor encontraré
con el Señor en su mansión;
Perfecta paz allí tendré,
con mi Jesús en comunión.
•4. Entonces, sí, yo gozaré
de toda la felicidad,
Y ya con Cristo estaré
por toda la eternidad.


568	Cuando mis luchas terminen
Cuando él se manifieste, seremos semejantes a él. 1 Juan 3:2
Apocalipsis 21:1–7; 5; 21:1–5, 22–26
Sol
	
	Con vigor

1. Cuando mis luchas
terminen aquí
Y ya seguro en los cielos esté,
Cuando al Señor yo
contemple allí,
¡Gloria por siempre será
para mí!
Coro:
¡Esa será (¡Esa será)
gloria sin fin, (gloria sin fin,)
Gloria sin fin, (Gloria sin fin,)
gloria sin fin! (gloria sin fin!)
Cuando por gracia
su faz pueda ver,
*¡Gloria por siempre
por mí ha de ser!
•2. Cuando por gracia
yo pueda tener
En sus mansiones
morada de paz,
Cuando por siempre
su faz pueda ver,
¡Gloria por siempre
será para mí!
•3. Gozo infinito será
contemplar
A los salvados
que allí estarán,
Mas la presencia
de Cristo gozar,
¡Gloria por siempre
será para mí!


569	Victoria sobre la muerte

Sabemos que si nuestra casa terrenal, esta tienda temporal, se deshace, tenemos un edificio de parte de Dios, una casa no hecha de manos, eterna en los cielos.
Así vivimos, confiando siempre y comprendiendo que durante nuestra estancia en el cuerpo peregrinamos ausentes del Señor.
Pues confiamos y consideramos mejor estar ausentes del cuerpo, y estar presentes delante del Señor.
Por lo tanto, estemos presentes o ausentes, nuestro anhelo es serle agradables.
Él transformará nuestro cuerpo de humillación para que tenga la mis-ma forma de su cuerpo de gloria, según la operación de su poder.
Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que seremos.
Pero sabemos que cuando él sea manifestado, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.
Pero ahora, Cristo sí ha resucitado de entre los muertos, como primicias de los que durmieron.
He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados
En un instante, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final.
Porque sonará la trompeta, y los muertos serán resucitados sin corrupción; y nosotros seremos transformados.
Porque es necesario que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y que esto mortal sea vestido de inmortalidad.
Y cuando esto corruptible se vista de incorrupción y esto mortal se vista de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: ¡Sorbida es la muerte en victoria!
Pero gracias a Dios, quien nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.
2 Corintios 5:1, 6, 8, 9; Filipenses 3:21a;
1 Juan 3:2; 1 Corintios 15:20, 51–54, 57 (RVA)

570	Alabanzas dad a Cristo
En tu presencia hay plenitud de gozo, delicias… para siempre. Salmo 16:11
Salmo 16; Apocalipsis 5; 7:9–17
Si b (Capo 1 - La)
	Con ánimo

1. Alabanzas dad a Cristo,
ensalzad al Redentor;
Tributadle, santos todos,
grande gloria y loor.
Coro:
Cuando estemos en gloria,
(Cuando estemos en gloria,)
En presencia de nuestro
Redentor,
(en presencia de nuestro Redentor,)
A una voz la historia
(a una voz la historia)
Diremos del gran Vencedor.
(del gran, del gran Vencedor).
2. La victoria es segura
a las huestes del Señor;
¡Oh, pelead con la mirada
puesta en el Protector!
3. ¡Adelante en la lucha,
oh soldados de la fe!
Por su gracia triunfaremos,
¡gloria a Cristo, nuestro Rey!


571	REFLEXIÓN: Mi glorioso futuro

[vea 469 +++]
¡Oh, Cristo, Rey de reyes! Eres el Señor de la historia. Por tu Palabra entiendo que todo lo que sucede forma parte de tu plan soberano, el cual culminará en tu triunfo, para alabanza de tu gloria.
Antes sentía miedo al pensar en el futuro; pero ahora que soy tuyo, gozo de paz y seguridad. Sé que al dejar esta vida terrenal, iré a estar contigo.
Anhelo el día cuando vendrás para llevar a tu Iglesia.
Resucitarás a los creyentes que murieron y transformarás a los vivos. Participaremos de tu victoria cuando regreses a la tierra para establecer tu reino de paz y justicia.
Tú, Señor, me has librado del terrible castigo del infierno y me has preparado un hogar eterno en la refulgente ciudad celestial. Esta bendita esperanza me inspira a una vida de servicio y santidad.
No logro comprender totalmente el glorioso futuro que me espera, pero sé que te veré y gozaré de tu presencia. Así como lo haré en aquel día, uno hoy mi voz al gran coro de los redimidos para celebrar tu gloria.


572	Cristo me ama
Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado. Juan 15:9
Efesios 1:3–14; Romanos 8:28–39; Juan 15:7–11
Do
	Con sencillez

1. Cristo me ama, me ama a mí,
su Palabra dice así;
Niños pueden ir a él,
quien es nuestro amigo fiel.
Coro:
Sí, Cristo me ama;
sí, Cristo me ama;
Sí, Cristo me ama;
la Biblia dice así.
2. Cristo me ama, él murió,
y la gloria nos abrió;
Mis pecados borrará,
me dará la entrada allá.
3. Cristo me ama, es verdad,
y me cuida en su bondad;
Cuando muera, bien lo sé,
que al cielo yo iré.


573	Jesús me ama
Tomó un niño y lo puso junto a él. Lucas 9:47 (NVI)
Marcos 10:13–16; Mateo 19:13–15; Hechos 26:15–29
Do
	Con ternura

1. Jesús me ama, vino a
salvarme,
Jesús me ama, murió por mí;
Por eso canto siempre,
“Él me ama,
Jesús me ama, mi Salvador”.
2. Yo era preso del vil pecado,
yo era preso, mas me libró;
Por eso canto siempre,
“Él me ama,
Jesús me ama, mi Salvador”.
3. Lo que merezco es el castigo,
lo que merezco, Jesús pagó;
Por eso canto siempre,
“Él me ama,
Jesús me ama, mi Salvador”.
4. Ahora entrego mi vida y alma,
ahora entrego todo al Señor;
Por eso canto siempre,
“Él me ama,
Jesús me ama, mi Salvador”.


574	Cristo me ama, esto sé
Dejad a los niños venir…porque de los tales es el reino de los cielos. Mateo 19:14
Mateo 19:13–15; Marcos 10:13–16; Juan 10:11–18
Fa (Capo 1 - Mi)
	
	Con ánimo


	
	Canon a 5 voces

j	Cristo me ama, esto sé,
k	Y a la cruz, él mismo fue.
l	Su sangre dio, del pecado
me libró,
m	Su sangre dio, del pecado
me libró,
n	Y mi vida transformó.


575	Gozo me da la Palabra leer
Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y…me fue por gozo. Jeremías 15:16
Juan 10:11–18; Salmo 119:97–105; 2 Timoteo 3:14–4:8
Sol
	Con energía

1. Gozo me da la Palabra leer;
cosas preciosas allí puedo ver,
Y sobre todo,
que el gran Redentor
es de los niños el tierno Pastor.
Coro:
Con alegría yo cantaré
al Redentor, tierno Pastor,
Que en el Calvario por mí murió,
sí, sí, por mí murió.
2. Me ama Jesús, pues por mí
él murió,
y de su amor a los niños habló:
“Dejad que vengan los niños
a mí,
para salvarlos mi sangre vertí”.
3. Si alguien pregunta que cómo
lo sé;
“Busca a Jesús, pecador”, le diré;
“Por su Palabra, que tienes aquí,
puedes saber que te ama a ti”.


576	Dejad a los niños que vengan
Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis. Marcos 10:14
Mateo 19:13–15; 1 Samuel 3:2–10; 2 Timoteo 1:3–10
Mi m
	Con sencillez

1. “¡Dejad a los niños que
vengan!”
les dijo el buen Salvador;
Con manos de suma ternura
los bendijo con amor.
2. Sus dones están aún latentes,
botones que quieren brotar;
Esperan la luz de nosotros
y el apoyo del hogar.
3. Mostremos ahora a ellos
que todos poseen valor;
Jesús afirmó, “De los tales
es el reino del Señor”.


577	Jesús bendice a los niños

Fue al pie de unas palmeras.
Las turbas silenciosas
que no sienten fatiga,
y olvidadas del pan,
escuchan de los labios de
Jesús altas cosas
y ante el hondo misterio
pensativas están…
Unos niños levantan sus caritas
de rosas;
de los ojos divinos les atrae el
imán;
acercarse quisieran, mas las
manos rugosas
de los viejos apóstoles se
oponen a su afán.
Y Jesús dijo entonces;
—Dejadles,— y risueños
a Cristo presentaron los niños
pequeños;
—Dejadles que a mí vengan e
imitad su candor,
si queréis formar parte de mi
reino bendito
En seguida inclinóse hasta el más
pequeñito,
y lo besó, lo mismo que se
besa una flor.…


Jóvenes
578	Acuérdate 
Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud. Eclesiastés 12:1
Eclesiastés 11:9–12:7; 1 Timoteo 4:11–16; 2 Timoteo 1:3–10
Sol m (Capo 3 - Mi m)
	Con alegría

Acuérdate de tu Creador
en los días de tu juventud;
Acuérdate de tu Creador
en los días de tu juventud,
Con calma

Antes que vengan
los días malos,
Y lleguen los años
de los cuales digas:
“No tengo en ellos
contentamiento,
No tengo en ellos
contentamiento”.
Con alegría

Acuérdate de tu Creador
en los días de tu juventud;
Acuérdate de tu Creador
en los días de tu juventud.


579	Corazones siempre alegres
Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar. Salmo 32:8
Salmo 32; 1; 18:1–6, 46–50
Do m (Capo 1 - Si m)
	Con vigor

1. Corazones siempre alegres,
rebosando gratitud,
Somos los que a Dios amamos,
redimida juventud.
Coro:
Siempre alegres vamos todos,
llenos de felicidad;
Hermosísimo el camino
hacia la eternidad.
Hermosísimo el camino
hacia la eternidad.
2. Dios nos guía de la mano,
nos ampara su poder;
Es su brazo poderoso
que nos quiere defender.
3. Si nos viera desmayados
en nuestra debilidad,
Con su gracia nos anima,
nos levanta su bondad.
4. En sus fuerzas llevaremos
aun con gozo nuestra cruz;
Luego con él cantaremos
en la gloria de su luz.


580	Quinceañera Feliz
Añadid a vuestra fe virtud; a la virtud conocimiento. 2 Pedro 1:5
Salmo 90:1–6, 12–17; Eclesiastés 12:1–2; 1 Timoteo 4:11–16
Do
	Con gozo

Estrofa:
Quince años Dios te concede
en este mundo vivir
Y guardarte siempre quiere,
oh quinceañera feliz;
Dale a Cristo la gloria
por tu feliz existir,
Nunca desprecies su gracia;
quiérele siempre servir.
Coro:
Gózate hoy, quinceañera feliz;
dale al Señor tu vida y corazón;
Y vivirás bajo su fiel protección,
Y en cada paso que das
tú tendrás gran bendición.


581	Oración de un joven

Lo que soy y lo que puedo
Yo lo debo a mi Señor
Y a sus pies postrado quedo,
Asombrado de su amor.
Lejos, pues de mí gloriarme,
Ni de bienes ni de talento.
No me es dado el ensalzarme
Sino en el madero cruento.
Todo es tuyo, oh Dios mío,
Nada puede en mí valer,
Dueño eres de mi albedrío,
Toma, sí, mi entero ser.

Arturo Borja A., 1966 

582	Proclamad, juventud redimida
Sigue la justicia, la fe, el amor y la paz. 2 Timoteo 2:22
2 Timoteo 2:15–22; 1 Timoteo 4:1–9; 4:11–16
Fa (Capo 1 -Mi)
	Con energía

1. Proclamad, juventud
redimida,
el glorioso evangelio de amor,
Que transforma del hombre
la vida,
proveyéndole vida mejor.
Proclamad las verdades
gloriosas,
levantando hasta el cielo la voz;
// Proclamad las verdades
hermosas
Que descienden del trono de
Dios. //
2. ¡Adelante con Cristo, adelante!
¡Adelante, febril juventud!
Caminad victoriosa y triunfante,
proclamando a los hombres salud.
Levantad la bandera imponente,
la bandera que Dios os legó,
// En el Norte, en el Sur
y el Oriente,
Pues la hora del triunfo sonó. //
3. ¡Juventud fervorosa, adelante!
¡Adelante con Cristo Jesús!
Caminemos en marcha
triunfante,
dando al mundo irredento la luz,
Esa luz redentora que alumbra,
que irradia con gran plenitud,
// Que destruye la horrenda
penumbra,
¡Adelante, febril juventud! //


583	Dios mío eres tú 
Dios, Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré. Salmo 63:1
Filipenses 1:3–11; Colosenses 1:9–14; Hebreos 13:17–21
Sol
	Con convicción

// Dios, Dios mío eres tú;
de madrugada te buscaré; //
// Mi alma tiene sed de ti,
y mi carne te anhela,
En tierra seca y árida
donde aguas no hay. (no hay.) //
LETRA: Basada en Salmo 63:1. MÚSICA: Compositor descon., Latinoamérica, s. 20, arreg. F.B.J.
Arreg. © 1992 Celebremos/ Libros Alianza.
Se prohibe la reproducción sin autorización. 
584	La Juventud

Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud…
Sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza…
Ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza.
Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.
Eclesiastés 12:1a; 1 Timoteo 4:12b, 13b;
2 Timoteo 2:22 (RVR)

585	La Reina Ester 
¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino? Ester 4:14
Ester 4:10–16; Hebreos 11:32–12:3; Ester 8:10–17
Si b m/Si b
	Con intensidad

(Capo 1 - La m/La)


1. El rey persa, buscando otra
reina,
escogió a la huérfana, Ester;
Fiel judía, doncella muy risueña,
la primera del reino vino a ser.
Coro:
Del Señor puedo ver la
providencia,
cada día me guía en su amor;
Me pregunto ahora:
“¿Y quién sabe
si por esto aquí me trajo Dios?”
2. Su buen padre adoptivo,
Mardoqueo,
confrontó el complot del cruel Amán,
Quien odió con vehemencia al hebreo;
acabar con la raza fue su afán.
3. Ayunaron tres días los hebreos,
fue su parte en el atrevido
plan;
Dijo Ester ante el trono de Asuero:
“Si yo muero, que muera;
Dios sabrá”.
4. El malvado Amán fue a
la horca
y el pueblo judío se salvó;
Mardoqueo del rey obtuvo
honra,
y Ester gran ejemplo nos dejó.


586	Hacedores del bien

Pero habla tú lo que está de acuerdo con la sana doctrina; que los hombres mayores sean sobrios, serios y prudentes, sanos en la fe, en el amor y en la perseverancia.
Asimismo, que las mujeres mayores sean reverentes en conducta, no calumniadoras ni esclavas del mucho vino, maestras de lo bueno,
De manera que encaminen en la prudencia a las mujeres jóvenes: a que amen a sus maridos y a sus hijos,
Para que la palabra de Dios no sea desacreditada.
Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes, mostrándote en todo como ejemplo de buenas obras.
No os engañéis; Dios no puede ser burlado. Todo lo que el hombre siembre, eso mismo cosechará.
No nos cansemos, pues, de hacer el bien; porque a su tiempo cosecharemos, si no desmayamos.
Por lo tanto, mientras tengamos oportunidad, hagamos el bien a todos, y en especial a los de la familia de la fe.
Tito 2:1–4, 5b–7a; Gálatas 6:7, 9, 10 (RVA)

587	Henos en tus huestes, Señor
EL SEÑOR tu Dios está en medio de ti, guerrero victorioso. Sofonías 3:17 (BLA)
2 Reyes 6:11–17; Josué 5:13–15; Salmo 55:1–11, 16–18
Sol
	Con ánimo

1. ¿Quién está en las huestes
del buen Salvador,
Pronto a dedicarse
fiel a su Señor?
¿Quién abandonando
su falaz vivir
Quiere acá servir y aun
con él sufrir?
Coro:
Por tu rica gracia,
(Por tu rica gracia,)
por tu gran amor,
(por tu gran amor,)
Henos en tus huestes,
junto a ti, Señor.
2. No ambicionamos
gloria ni poder,
Mas queremos ya
tu voluntad hacer;
Quien tu perdurable
gracia llega a ver,
Vése constreñido
de tu parte a ser.
3. No con oro o plata,
oh Jesús, Señor;
Tú nos redimiste
con divino amor;
Con tu propia sangre,
¡santa libación!
Fue que tú efectuaste
nuestra redención.
4. La batalla dura
siempre habrá de ser;
Enemigos fuertes
hemos de tener,
Mas omnipotente es
nuestro Capitán;
Ha vencido ya las fuerzas
de Satán.


588	El varón próspero 
Mas el Señor estaba con José, y fue varón próspero. Génesis 39:2
Génesis 50:15–21; 39:1–6a; Santiago 1:2–12
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con vigor

1. Mas Jehová estaba con José,
mas Jehová estaba con José,
mas Jehová estaba con José,
y fue varón próspero.
2. Su bendición estaba con José,
su bendición estaba con José,
su bendición estaba con José,
y fue varón próspero.
3. No pecaría contra Dios, José,
no pecaría contra Dios, José,
no pecaría contra Dios, José,
y fue varón próspero.
4. Mas Jehová estaba con José,
su bendición estaba con José,
no pecaría contra Dios, José,
y fue varón próspero.


589	Dicha grande es la del hombre 
Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos. Salmo 1:1
Salmo 1; 17:1–8; 119:43–56
La b (Capo 1 - Sol)
	Con ánimo

1. Dicha grande es la del hombre
cuyas sendas rectas son;
No anda con los pecadores,
en actuar de perversión.
A los malos consejeros
deja, porque teme el mal;
Huye de la burladora
gente impía e inmoral.
2. Antes, en la ley divina
cifra su mayor placer,
Meditando noche y día
en su divinal saber;
Este, como el árbol verde,
bien regado y en sazón,
Frutos abundantes rinde
y hojas que perennes son.
3. Él prospera en lo que
emprende
y le sale todo bien;
Mas funestos resultados
los impíos siempre ven;
Porque Dios la senda mira
por la cual los suyos van;
Otra es la de los impíos:
al infierno bajarán.


590	Las mujeres cristianas
Alábenla en las puertas sus hechos. Proverbios 31:31
Proverbios 31:10–31; 1 Pedro 3:1–6; Efesios 5:21–31
La b (Capo 1 - Sol)
	Con resolución

1. Las mujeres cristianas trabajan
con amor, con paciencia y con fe;
Mejorar el hogar sólo buscan,
implorando de Dios el poder.
Coro:
Nuestra fe (Nuestra fe)
triunfará, (triunfará,)
Expresada en trabajo tenaz;
El amor (El amor)
unirá (unirá)
Nuestras almas en grato solaz.
2. Con tesoros de amor en el
alma,
con potencia incansable
en el bien,
Halle gracia divina y sea sabia
cada madre al cumplir su deber.
3. Extendidos los brazos
formemos,
de constancia y valor,
noble unión;
Trabajando y cantando
elevemos
nuestro ser, el hogar,
la nación.


591	Rut la Moabita 
Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Rut 1:16
2 Timoteo 1:3–10; Proverbios 31:10–31; 1 Pedro 3:1–6
Fa m /Fa (Capo 1 - Mi m/Mi)
	Con júbilo

1. Nació entre ídolos Rut en
Moab,
Mas con un hebreo,
feliz se casó;
Su suegra Noemí le brindó
amistad;
Por ella, del Dios verdadero aprendió.

	Con calma

Coro:
Dios nuestro Padre,
te loamos por tu amor;
Dios poderoso,
pedimos protección;
Dios soberano,
dirígenos, Señor,
Hasta llegar
a tu celestial mansión.

	Con jubilo

2. Murió su esposo
y cuñado también,
Las viudas sufrieron
gran adversidad;
Noemí, pues, dispuso
volver a Belén,
Y Rut demostró su
amor y lealtad.
3. “Tu pueblo”, Rut dijo, “mi
pueblo será;
A donde tú fueres contigo iré;
Tu Dios seguiré, y me amparará;
No más a los ídolos adoraré”.
4. La joven humilde a Booz
acudió,
Y como pariente él la redimió;
La hizo su esposa,
amor le brindó,
Y de la pareja
David descendió.


592	Perfecto Amor
Por esto dejará…a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer. Efesios 5:31
Efesios 5:21–31; 1 Juan 4:10–19; 1 Corintios 13
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con dulzura

1. Perfecto amor, que al
hombre es transcendente,
Concede a éstos,
Dios, tu bendición,
Que su amor
perdure eternamente,
No dos, sino uno en
perfecta unión.
2. Vida perfecta, que de
tu abundancia
Demuestren caridad
y gran valor,
Dulce esperanza,
fe y perseverancia;
Que en tiempo adverso
vivan sin temor.
3. Concédeles tu gozo
en la tristeza,
Y en el afán
tu gracia eficaz;
Cuando se abaten,
dales tu promesa
De aquel celeste
hogar de amor y paz.


593	Dios bendiga las almas unidas
Y dijo…Dios: No es bueno que el hombre esté sólo; le haré ayuda idónea. Génesis 2:18
Génesis 2:18–24; Efesios 5:21–31; 1 Corintios 13
Re
	Con alegría

1. Dios bendiga las almas
unidas
por los lazos de amor
sacrosanto,
Y las guarde de todo
quebranto
en un mundo de espinas
y error.
Que el hogar que a formarse
comienza
con la unión de estos dos
corazones,
Goce siempre de mil
bendiciones
al amparo del Dios de Israel.
2. Que el Señor, con su dulce
presencia,
cariñoso estas bodas presida,
Y conduzca por sendas de vida
a los que hoy se prometen
lealtad.
Les recuerde que nada en el
mundo
es eterno, que todo termina,
Y por tanto, con gracia divina,
cifrar deben la dicha en su
Dios.
3. Que los dos que aquí se
aproximan
a jurarse su fe mutuamente,
Busquen siempre en Cristo
la fuente
de amor y de dicha inmortal.
Y si acaso de duelo y tristeza
se empañase su senda un día,
En Jesús hallarán dulce guía
que consuelo y paz les dará.


594	Oración de matrimonio
Si Dios nos ha amado así, debemos también amarnos unos a otros. 1 Juan 4:11
1 Juan 4:10–19; Génesis 2:18–24; Efesios 5:21–31
Si b (Capo 1 - La)
	Con ternura

1. Padre eterno,
hoy humildemente
Te dirigimos
nuestra oración;
Tú que trasciendes
al entendimiento,
Une a estas almas
en tu bendición.
2. Tú, de la vida
inspirador supremo,
Sella este pacto
con tu santo amor;
Y en tus promesas
y en tu compañía
Vivan tus hijos
sin ningún temor.
3. Ante las pruebas
dales valentía,
Y aquella fe que
vence al vendaval;
Sea la luz
de cada nuevo día
Aurora plena
de felicidad.
4. Padre, que en
este hogar
que hoy se forma,
Arda inefable
el fuego de tu amor;
Esta unión,
por ti santificada,
Fiel se consagre
siempre a ti, Señor.
Amén.


595	La familia bíblica

Esposas, estad sujetas a vuestros esposos, como conviene en el Señor.
Esposos, amad a vuestras esposas y no os amarguéis contra ellas.
Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto es agradable en el Señor.
Padres, no irritéis a vuestros hijos, para que no se desanimen.
Colosenses 3:18–21 (RVA)

596	La familia cristiana 
Bendígate Jehová… y veas a los hijos de tus hijos. Salmo 128:5–6
Génesis 2:18–24; Efesios 5:21–6:4; 2 Timoteo 1:3–10
Fa m/La b
	Con entusiasmo

(Capo 1 - Mi m/Sol)
	

1. Dios ordenó la familia,
bendijo a los padres e hijos,
Y en su omnisciencia divina
les dio leyes para guiarlos.
Coro:
Sujetaos unos a otros
en fraterno y santo amor,
Mutuamente sirviéndoos
en el temor del Señor.
2. A vuestros propios esposos,
casadas, estad, pues, sujetas,
Como si fuese a Cristo,
sumisas y muy respetuosas.
3. Amad a vuestras esposas,
maridos, amad sin medida,
Cual Cristo amó a la Iglesia,
Por ella entregando su vida.
4. Obedeced a los padres,
hijitos, pues eso es justo;
Mandato es con promesa,
hacedlo al Padre con gusto.
5. Padres, criad a los hijos
con calma y sin provocarlos,
En disciplina cristiana,
confiando que Dios va a
cuidarlos.

 
597	Un feliz hogar
Yo sé que mandará a sus hijos… que guarden el camino de Jehová. Génesis 18:19
Efesios 5:21–6:4; Hebreos 13:1–8; Génesis 2:18–24
Sol
	Con alegría

1. Gran felicidad se goza en
el hogar
donde el amor es dulce cual
la miel;
Porque Cristo tiene el primer lugar
donde cada familiar le sigue
fiel.
Coro:
Danos un feliz hogar,
lleno de tu santo amor.
Cristo, reina en nuestro hogar,
y en mi corazón, Señor.
2. Padres, a sus hijos deben
educar,
explicando los preceptos
del Señor;
En la corrección no deben
provocar
ira en los hijos, sino el amor.
3. Hijos, a sus padres deben
respetar,
siempre obedientes y con
gratitud;
El vivir así produce bienestar,
largos días de alegría y salud.


598	Cuando las bases
Pero yo y mi casa serviremos al Señor. Josué 24:15
Hebreos 13:1–8; Job 1:1–5; Josué 24:14–22
La b (Capo 1 - Sol)
	Con firmeza

1. Cuando las bases
de este mundo tiemblan
Y el mal corrompe
nuestra sociedad,
Nuestras plegarias
hacia ti se elevan
Por la familia,
por la humanidad.
Coro:
Nuestros hogares
guarda, Señor;
Haz que proclamen
tu verdad y tu amor.
2. Haz que los lazos
que en amor estrechan
La recta y santa
vida conyugal,
Suaves y tiernos,
pero firmes sean;
Nada los pueda
nunca quebrantar.
3. Los padres críen
con temor sus hijos,
Sin irritarlos,
en amor y fe;
Sean los hijos
siempre agradecidos;
Nunca se aparten
de tu santa ley.
4. Que ni el dinero
ni el placer se tornen
En falsa meta
del moderno hogar;
Busque servirte y
ofrecer sus dones
A un mundo lleno
de necesidad.


599	Danos un bello hogar
Trayendo a la memoria la fe no fingida… la cual habitó… en tu madre. 2 Timoteo 1:5
2 Timoteo 1:3–10; Efesios 5:21–6:4; 1 Timoteo 4:16–5:4
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con emoción

1. Danos un bello hogar:
donde la Biblia nos guíe fiel,
Donde tu amor bienestar nos dé,
donde en ti todos tengan fe.
// ¡Danos un bello hogar! //
2. Danos un bello hogar:
donde el padre es fuerte y fiel,
y su ejemplo se pueda ver,
donde tu amor reine
en nuestro ser.
// ¡Danos un bello hogar! //
3. Danos un bello hogar:
donde la madre con devoción
Sepa mostrarnos tu compasión,
do todos vivan en comunión.
// ¡Danos un bello hogar! //
4. Danos un bello hogar:
donde los hijos con decisión
Sigan a Cristo de corazón,
do se respire tu bendición.
// ¡Danos un bello hogar! //
Amén.


600	Dios el Creador y Dueño
Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre. Isaías 64:8
Salmo 46; 48:1–3, 9–14; Efesios 5:21–6:4
Re
	Con amplitud

1. Dios, el Creador y Dueño
de cuanto en el mundo está,
Nos ha honrado al llamarse
nuestro Padre Celestial.
Tiernamente él nos guía;
suple en necesidad;
Fiel es en la disciplina,
generoso en su bondad.
2. La familia ha formado
para nuestro gozo y bien;
Padre humano le ha dado
como líder y sostén.
A los padres hoy honramos,
son de Dios precioso don;
Con amor agradezcamos
lo que hacen, lo que son.
3. Dios, concede en tu gracia
que los padres hoy aquí
Cumplan con tus enseñanzas,
imitándote a ti.
Dales gran sabiduría,
dales fuerzas y amor;
Que ejemplo y guía sean;
Oh, bendíceles, Señor.
Amén.


601	Familia Feliz
Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia. Lucas 2:52
Lucas 2:46–52; Juan 11:25–36; 2 Timoteo 1:3–10
Si b (Capo 1 - La)
	Con dulzura

Hay un lugar que Dios me dio
para crecer y para vivir;
Es el hogar lugar de Dios
donde el amor puedo sentir.
Familia feliz
es donde reina Dios;
Familia feliz,
gran bendición de Dios.
Hay un lugar que Dios me dio
para crecer y para vivir;
Es el hogar lugar de Dios
donde el amor puedo sentir.


602	El primer matrimonio

Dar quiso Dios al hombre
compañía
Igual en dignidad y hermosura,
Y para componer tan gran figura,
Sueño y saber a un tiempo
le infundía:
De su costilla la mujer hacía
Sabia, linda y honesta criatura;
Y el hombre arrebatado
en su dulzura,
“Mi carne eres y hueso”, le decía.

 
603	Honor a las madres
La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada. Proverbios 31:30
Proverbios 31:10–31; 1 Pedro 3:1–6; Efesios 5:21–31
Sol
	Con solemnidad

1. Ante tu presencia, Dios,
reunidos, a una voz,
Hoy rendimos todo honor
a las madres, oh Señor,
Por su amor y comprensión,
y su tierna compasión.
2. Con profunda gratitud
por su leal solicitud,
Su constante y fiel labor,
te alabamos, Salvador;
Son inmensa bendición
al hogar y la nación.
3. Oye, pues, la petición
de esta fiel congregación;
Te rogamos con fervor
por las madres, Dios de amor;
Que con tu divino bien
coronadas hoy estén.


604	Honor a los padres

1. Ante nuestro Padre Dios
le alabamos con la voz
Por su Hijo único
quien al mundo él mandó;
Hoy brindamos todo honor
a los padres con amor.
2. Dios al padre Adán creó
y la vida en él sopló;
A su imagen lo formó
y su comunión buscó;
Hoy brindamos todo honor
a los padres con amor.
3. Del hogar, cabeza es él,
a su esposa siempre es fiel;
Por su ejemplo y dirección,
por su amor y provisión,
Hoy brindamos todo honor
a los padres con amor.
4. Sabio líder familiar,
digno y fuerte para guiar;
Loor al Padre celestial
por el padre terrenal;
Hoy brindamos todo honor
a los padres con amor.


605	Bienaventurada 
Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada. Proverbios 31:28
Proverbios 31:10–31; 1 Pedro 3:1–6; Proverbios 12:1–4
Do
	Con ánimo

*1. Hoy reconocemos
con amor y alegría
Todo lo que hace
la madre en su hogar,
Cómo sus palabras
y su sabiduría
Dan a la familia
consuelo y bienestar.
Proverbios 31:10–16.
*2. Madres compasivas
dan al necesitado;
Valen más que perlas,
son joyas del Señor.
Madres tan activas,
siempre a nuestro lado,
Con sus mil labores
nos muestran su amor.
Proverbios 31:17–24.
*3. Bienaventuradas
son las madres virtuosas
Que confían siempre,
temiendo al Señor;
La Palabra dice
que son fieles esposas,
Cuidadosas madres
y dignas de honor.
Proverbios 31:25–31.


606	Tú honraste a las madres
Su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. Proverbios 31:10
Proverbios 31:10–31; 1 Pedro 3:1–6; Efesios 5:21–31
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con gozo

1. Tú honraste a las madres,
oh bendito Salvador,
Al nacer en este mundo
como hijo de mujer;
Haz, Señor, que cada madre
cumpla siempre su deber,
Que te honre en todo tiempo
y te sirva con amor.
2. Tú, Señor, que disfrutaste
del cuidado maternal,
Hoy bendice a las madres,
te venimos a pedir;
Que enseñen a sus hijos
tus caminos a seguir;
Cólmales de paz y gozo
con tu mano divinal.
3. Tú, Jesús, que el trabajo
con José lo hiciste bien,
Haz que fieles te sigamos
con paciencia y humildad;
Que la vida hogareña
muestre siempre tu bondad;
Que las madres sean ejemplo
de constancia y fe también.
4. Tú, oh Cristo, que buscaste
a las almas con amor,
Tú, que a todos atrajiste
con ternura y compasión,
Haz que sea nuestra vida
un canal de bendición;
Que las madres traigan gloria
a tu nombre, oh Señor.


607	A mi madre
Muchas mujeres hicieron el bien; mas tú sobrepasas a todas. Proverbios 31:29
1 Timoteo 5:1–4; 2 Timoteo 4:1–5; Santiago 3:13–18
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con ternura

1. A mi madre tan querida
yo jamás podré olvidar
Mientras dure aquí mi vida,
mientras mi alma pueda amar.
Coro:
A mi madre tan querida,
la honraré toda la vida;
Su bondad fue sin medida;
gracias, Dios, por su amor.
2. La bendita madre mía
en la infancia me instruyó;
Ella fue luz y alegría
que mis penas mitigó.
3. Su mirada de ternura,
bello obsequio del Señor,
Su cariño y dulzura,
los recuerdo con amor.


608	Un año más
Tú coronas el año con tus bienes. Salmo 65:11
Salmo 90:1–6, 12–17; Lucas 10:25–37; Hebreos 13:13–16, 20–21
La b (Capo 1 - Sol)
	Con energía

1. ¡Un año más nos da el Salvador,
un año más de gracia y amor,
Para servirle de corazón,
para servir a Cristo!
Coro:
Quiero servir a mi Jesús,
Quiero esparcir doquier su luz;
 Quiero anunciar su amor
y su cruz.
¡Quiero servir a Cristo! 
2. Un año más; yo quiero ser fiel,
y dar mi vida sólo por él.
¡Qué privilegio es vivir así,
para servir a Cristo!
3. Un año más, ¡qué dicha será!
tal vez muy pronto Cristo
vendrá.
¡Qué poco tiempo nos queda ya
para servir a Cristo!


609	Dad a Dios inmortal alabanza

[vea 469 +++++]
1. Dad a Dios inmortal alabanza,
su merced, su verdad nos
inunda;
Es su gracia en prodigios
fecunda,
sus mercedes, humildes,
cantad.
¡Al Señor de señores dad
gloria,
Rey de reyes, poder sin segun-
do!
Morirán los señores del
mundo,
mas su reino no acaba jamás.
2. Vio los pueblos en vicios
sumidos
y sintió compasión en su seno;
De prodigios de gracia está
lleno,
sus mercedes, humildes,
cantad.
A su pueblo llevó por la mano,
a la tierra por él prometida.
Por los siglos sin fin le da vida
y el pecado y la muerte
caerán.
3. A su Hijo envió por salvarnos
del pecado y la muerte eterna;
De prodigios de gracia es
torrente,
sus mercedes, humildes
cantad.
Por el mundo su mano nos
lleva
y al celeste descanso nos guía;
Su bondad vivirá eterno día,
cuando el mundo no exista ya
más.


610	Principia un año nuevo
Ninguna palabra de todas sus promesas…ha faltado. 1 Reyes 8:56
Salmo 90:1–6, 12–17; 39; Hebreos 13:13–16, 20–21
Re
	Con resolución

1. Principia un año nuevo;
que sea, oh Señor,
Un año en que nos muestres
de nuevo tu amor;
Un año de progreso
y de prosperidad,
Un año en que gocemos
tu gran fidelidad.
2. Principia un año nuevo;
en ti hemos de confiar;
Seguros en tu mano
podemos descansar.
Tu gran misericordia,
tu gracia y bondad
En este nuevo año
queremos disfrutar.
3. Principia un año nuevo;
ayúdanos, oh Dios,
A ser más consagrados,
más prestos a tu voz;
Y sea allá contigo,
o en la tierra aquí,
Que todo lo que hagamos
te glorifique a tí.
Amén.


611	Con alegres corazones
El corazón alegre constituye buen remedio. Proverbios 17:22
Salmo 32; 90:1–6, 12–17; Proverbios 17:19–24
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con fervor

1. Con alegres corazones
alabamos al Señor;
Celebrando tu cumpleaños,
hoy cantamos con fervor;
Te deseamos muchos años
de completa bendición;
Que tu vida sea en Cristo,
tu delicia y tu porción.
*Coro:
Cantad, cantad, (sí, cantad),
felicidad (sí, cantad);
deseamos hoy de corazón;
Su nombre alabad (alabad),
Su nombre alabad (alabad),
Que Dios te dé su protección.
El buen Pastor (el Pastor)
te guiará (te guiará)
en sendas de paz y amor;
Pues que contigo Cristo
siempre está,
¡Cantad, cantad, cantad!
2. El Señor te dio la vida;
con su imagen te dotó,
Para gloria de su nombre,
ricos dones te legó.
Dios que vela tus pisadas
y a tu lado siempre va,
Por su gracia te sustenta
con el célico maná.
*Coro: (Opt.)
A Dios loor (si loor),
porque en su amor (su amor)
un año más te concedió;
Dio bendición (bendición)
y protección (protección)
y con sus alas te cubrió.
Te cuidará (cuidará)
y guiará (guiará)
y en todo te prosperará,
Pues a tu lado ha prometido estar;
¡A Dios todo loor!


612	Feliz, feliz cumpleaños
Enséñanos… a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría. Salmo 90:12
Salmo 90:1–6, 12–17; 1 Timoteo 4:11–16; 2 Timoteo 1:3–10
Do
	Con alegría

1. Feliz, feliz cumpleaños
deseamos para ti:
Que el Dios omnipotente
te quiera bendecir.
Coro:
¡Feliz, feliz cumpleaños!
Que Dios en su bondad
Te dé muy larga vida,
salud, felicidad.
2. A Dios le damos gracias
que con amor sin par,
Al fin de otro año hermoso
te permitió llegar.
3. Oremos pues, unidos,
que te bendiga aún más,
Te colme en lo futuro
de bien, prosperidad.
(Letra optativa para aniversarios)
Feliz aniversario,
queremos hoy decir;
Que el Dios omnipotente
les quiera bendecir.
¡Feliz aniversario!
que Dios en su bondad
Les dé muy larga vida,
salud, felicidad.


613	Nuestra Patria
Y sucederá que todo aquel que invocare el nombre del Señor será salvo. Joel 2:32
Génesis 12:1–4; Apocalipsis 22:1–7; 1 Timoteo 2:1–7
Do
	Con convicción

Nuestra patria será para Cristo,
si unidos luchamos por él;
Una tierra que honre al Bendito
y que muestre de Dios el poder.
A luchar, pues, con santo
entusiasmo;
prediquemos de Cristo doquier.
¡Oh Cristianos, luchad!
Vuestra patria salvad,
que Jesús pronto vendrá.
¡Oh Cristianos, luchad!
Vuestra patria salvad,
que Jesús pronto vendrá.


614	América será para Cristo
He aquí una gran multitud… de todas naciones y tribus… y lenguas. Apocalipsis 7:9
Salmo 150; Romanos 13:1–7; Génesis 12:1–4
Si b (Capo 1 - La)
	Con ánimo

1. América será para Cristo,
el único camino hacia Dios;
Verá lo que sus ojos no han visto,
con sólo caminar de él en pos.
América será para el cielo,
el cielo que Jesús preparó,
El día que tras rápido vuelo,
al lado de Jehová se sentó.
2. Despierta, pues,
América amada;
alístate en las filas de Dios;
Escucha del Señor la llamada,
pues es tan cariñosa su voz.
Llamando está a tu puerta
el Cordero
que derramó su sangre en la cruz;
Que sea el Nuevo Mundo
el primero
en ir a las mansiones de luz.
3. Colombia, Panamá y
Venezuela,
Bolivia, Paraguay, Ecuador,
Tendrán la paz de Dios
que consuela,
la paz que nos dejó el Redentor.
Y Chile, el Perú, la Argentina,
y Cuba, Uruguay y el Brasil,
Y el grupo de las islas marinas,
tendrán sus bendiciones a mil.
4. Los pueblos que han estado
dormidos
sabrán que Dios les ama
en verdad:
Jamaica, los Estados Unidos,
y México y también Canadá.
Los pueblos que componen el Istmo,
y todos los del sur lo sabrán;
Sin Cristo nunca habrá
cristianismo;
sin Cristo sólo reina Satán.
5. La bella Guatemala y
Honduras,
la hermosa Nicaragua,
también,
Tendrán en las edades futuras
la vida y la salud del Edén.
Y Dios bendecirá a Costa Rica;
y Dios bendecirá a El Salvador,
Naciones que, aunque sean
tan chicas,
son grandes a la faz del Señor.

 
615	Oración por la patria

1. Te damos gracias, Dios,
por nuestra amada patria
Que alumbras con tu sol
y con tus mares bañas.
La luz primera aquí
pudimos contemplar;
Que en ella brille al fin
la luz de tu verdad.
2. Oh Padre Celestial,
bendice a nuestra patria;
Concédele tu paz,
otórgale tu gracia;
Que pueda prosperar
en rectitud y bien,
Y a Cristo proclamar
por Salvador y Rey.


616	A Dios, naciones, dad loor 
Alabadle, bendecid su nombre. Salmo 100:4
Salmo 100; 117; Génesis 2:4–7
Sol
	
	Con ánimo

	
	Canon a 2 o 4 voces

1. A Dios, naciones, dad loor
porque es el único Señor;
A él con gozo alabad,
y sus bondades celebrad.
2. Es infinito su poder;
en él tenemos nuestro ser,
Pues que del polvo nos formó,
y de la muerte nos salvó.
3. Universal es tu bondad;
será eterna tu verdad;
Inagotable es tu amor,
¡Omnipotente Dios, Señor!


617	Supremo Dios
Bienaventurada la nación cuyo Dios es el Señor. Salmo 33:12
1 Timoteo 2:1–7; Romanos 13:1–7; 1 Pedro 2:13–17
Sol
	Con solemnidad

1. Supremo Dios, te
ruego por mi patria;
Gobierna con tu
mano de justicia.
Seas honrado y glorificado
En toda la nación.
2. Hincha los ríos,
fecundiza el campo,
Llena las huertas,
el taller visita;
Y a todo hombre
dale de tus bienes
Lo que es menester.
3. Para tu reino
sea nuestra patria;
Tu voluntad la
ley que veneremos;
La cruz de Cristo
la gloriosa enseña
Que tremolemos.
4. Sobre la tierra
que por patria amada
Te plugo darnos,
libertades brillen.
Y no consientas
que se forjen nunca
Yugos de esclavitud.
5. Caigan las aras
de mentidos dioses
Que al hombre vana
salvación le brindan.
Sé tú el Dios nuestro,
y el debido culto
Todos te rindan hoy.


618	En toda la nación

Exhorto, pues, ante todo que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres;…
Por todos los que están en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda piedad y dignidad.
Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador,
El cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al pleno conocimiento de la verdad.
1 Timoteo 2:1–4 (BLA)

619	Alabad a Jehová 
Alabad a Jehová, naciones todas; pueblos todos, alabadle. Salmo 117:1
Salmo 117; 33:1–12; Isaías 2:2–5
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con alegría

Alabad a Jehová,
naciones todas;
pueblos todos, alabadle.
Porque ha engrandecido
sobre nosotros su misericordia,
Y la verdad de Jehová
es para siempre ¡Aleluya, amén!
Y la verdad de Jehová
es para siempre ¡Aleluya, amén!


620	Dios os guarde
Jehová…bajo cuyas alas has venido a refugiarte. Rut 2:12
Hechos 20:32–38; 2 Corintios 13:11, 14; Romanos 11:33–12:1
Si b (Capo 1 - La)
	Con tranquilidad

1. Dios os guarde siempre en
santo amor;
hasta el día en que lleguemos
A la patria do estaremos
para siempre con el Salvador.
Coro:
Al venir Jesús nos veremos
a los pies de nuestro Salvador;
Reunidos todos, seremos
un redil con nuestro buen Pastor.
2. Dios os guarde siempre en
santo amor;
en la senda peligrosa
De esta vida tormentosa,
os conserve en paz y sin temor.
3. Dios os guarde siempre en
santo amor;
os conduzca su bandera,
Y os esfuerce en gran manera
con su Espíritu Consolador.
4. Dios os guarde siempre en
santo amor;
con su gracia os sostenga,
Hasta que el Maestro venga
a fundar su reino en esplendor.


621	Gracias, Dios
Acordaos de vuestros pastores…considerad …su conducta, e imitad su fe. Hebreos 13:7
1 Pedro 5:1–4; Tito 2:6–10; 1 Corintios 4:1–5
Sol
	Con ánimo

1. Gracias, Dios, por los
pastores*,
fieles siervos tuyos son;
Y con gran visión y amor
siempre luchan con fervor.
Gracias, Dios,
por los pastores*,
¡Gracias, Dios!
2. Gracias, Dios, por los
pastores*,
por su ejemplo y su fe;
Instrumentos son del Rey,
siempre velan por la grey.
Gracias, Dios,
por los pastores*,
¡Gracias, Dios!


622	Gratitud por el pastor

1. Hoy damos gracias al Señor
por ti,
Pues él te hizo fiel y buen
pastor
Que a sus ovejas sabe conducir
Por los caminos de su Salvador.
2. Hoy damos gracias al Señor
por ti,
Pues él te hizo sabio sembrador
Que la Palabra sale a esparcir;
Dios fruto te dará por tu labor.
3. Hoy damos gracias al Señor
por ti,
Pues él te hizo edificador;
Con piedras vivas sabes construir
La casa que da gloria al Redentor.


623	Este templo dedicamos
Y así dedicaron la casa de Dios el rey y todo el pueblo. 2 Crónicas 7:5
2 Crónicas 6:18–21; 2:5–9; Hageo 2:6–9
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con firmeza

1. Este templo* dedicamos
a tu gloria, oh Señor,
Para el culto de tus hijos
que te sirven con amor.
De las manos es hechura,
expresión de nuestra fe;
Es tributo que te ofrendan
los creyentes, Padre fiel.
2. Por tu gracia, Dios eterno,
gran artífice y Señor,
Esta ofrenda hoy bendice
con tu Espíritu de amor.
Este templo* dedicamos
a tu gloria, oh Señor,
Para el culto de tus hijos
que te sirven con amor.


624	A Dios el Padre celestial (La Doxología)
Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. Efesios 1:3
Salmo 145:1–13; Salmo 150; Efesios 3:14–21
Sol
	Con solemnidad

A Dios el Padre Celestial,
Al Hijo nuestro Redentor,
Y al Eternal Consolador,
Unidos todos alabad. Amén.


625	Celebremos el amor de Dios
La gracia del Señor Jesucristo sea con vosotros. 2 Corintios 13:14
2 Corintios 13:11, 14; 1 Pedro 5:6–11; Judas vv. 20–25
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con regocijo

Celebremos el amor de Dios
y la gracia de su Hijo,
Y su comunión,
la comunión
del Espíritu divino
En mi corazón,
y en tu corazón.
¡Gloria a Dios!
Amén y amén.


626	Gloria demos al Padre (Gloria Patri)
Dad al Señor la honra debida a su nombre. 1 Crónicas 16:29
1 Crónicas 16:23–36; Salmo 29; 2 Corintios 13:11, 14
Sol
	Con amplitud

Gloria demos al Padre,
Al Hijo y al Santo Espíritu;
Como eran al principio,
Son hoy y habrán de ser
Eternamente. Amén.
LETRA: Autor descon., Credo del siglo 2., es trad.
MÚSICA: Christoph Meineke, 1844.
627	Alabad al Dios de los cielos

Varones:	Alabad a Jehová, porque él es bueno,
Todos:	Porque para siempre es su misericordia.
Damas:	Alabad al Dios de los dioses,
Todos:	Porque para siempre es su misericordia.
Jóvenes:	Alabad al Señor de los señores,
Todos:	Porque para siempre es su misericordia.
Niños:	Al único que hace grandes maravillas,
Todos:	Porque para siempre es su misericordia.
Varones:	Al que hizo los cielos con entendimiento,
Todos:	Porque para siempre es su misericordia.
Damas:	Al que extendió la tierra sobre las aguas.
Todos:	Porque para siempre es su misericordia.
Jóvenes:	Al que hizo las grandes lumbreras,
Todos:	Porque para siempre es su misericordia.
Niños:	El sol para que señorease en el día,
Todos:	Porque para siempre es su misericordia.
Varones:	El que da alimento a todo ser viviente,
Todos:	Porque para siempre es su misericordia.
Damas:	Alabad al Dios de los cielos,
Todos:	Porque para siempre es su misericordia.
Salmo 136:1–8, 25, 26 (RVR)


628	Para siempre es (RESPUESTA MUSICAL) 
Jehová es bueno; para siempre es su misericordia. Salmo 100:5
Efesios 2:1–10; Hebreos 4:11–16; Salmo 86:8–13
Sol
	Con entusiasmo

 Porque para siempre
su misericordia,
Su misericordia para
siempre es. 


629	Eterno Rey
Cantad a nuestro Rey, cantad. Salmo 47:6
Salmo 24; 1 Timoteo 1:12–17; Apocalipsis 19:11–16
Do
	Con majestuosidad

1. Eterno Rey,
celebraremos tu gloria;
Oh Padre Dios,
recordaremos la historia
De tu amor y bondad;
nos salvaste en verdad.
 A ti alabaremos
por siempre y siempre.
Amén. 
2. Gran Salvador,
celebraremos tu gloria;
Buen Redentor,
ensalzaremos la victoria
Que ganaste, Jesús,
al morir en la cruz.
A ti alabaremos
por siempre y siempre.
Amén.
3. Espíritu,
celebraremos tu gloria;
Consolador,
loamos tu gran misericordia;
Nos das gozo y solaz,
nos cobija tu paz.
A ti alabaremos
por siempre y siempre.
Amén.


630	Tu pueblo calla ante ti, Señor
¡Cuán amables son tus moradas, oh Señor de los ejércitos! Salmo 84:1
2 Samuel 22:1–7; 1 Pedro 1:13–23; 1 Corintios 2:4–14
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con reverencia

Tu pueblo calla ante ti, Señor,
Omnipotente y soberano Rey;
Reunidos, te adoramos
Al contemplar tu santidad y
gloria.
Te loamos, te amamos,
oh eterno Dios.
Amén.
LETRA: Lynn Anderson, 1990. MÚSICA: George F. Root, s. 19. Letra © 1992 Celebremos/Libros Alianza.
Se prohibe la reproducción sin autorización. 
631	Te Alabamos

(Te deum del siglo 4)
Te alabamos ¡oh Señor!
Tu poder y reino honramos:
Te adoramos ¡oh Señor!
Por tus obras te gloriamos:
Dios de fuerza y de bondad,
Desde la eternidad.
Por tu grande salvación,
Te alabamos noche y día,
Tuyo es nuestro corazón,
Nuestra alma en ti confía:
Cuerpo y mente ¡oh Señor!
Te ofrendamos con amor.
Padre nuestro, escúchanos.
Cólmanos de bendiciones:
Muéstranos tu rostro ¡oh Dios!
Presta, Espíritu, tus dones;
¡Jesucristo, pronto ven!
¡Gloria a ti, Señor! Amén.


632	Engrandecido sea Dios
Porque grande es el Señor, y digno de suprema alabanza. 1 Crónicas 16:25
1 Crónicas 16:23–36; Salmo 48:1–3, 9–14; Salmo 96
La b (Capo 1 - Sol)
	Con amplitud

1. Engrandecido sea Dios
en esta reunión,
en esta reunión;
Alegres, juntos a una voz,
Coro:
Dad gloria,
gloria, gloria, gloria,
Dad gloria a nuestro Dios.
Amén.
(Dad gloria, gloria, gloria, gloria,
gloria, gloria, gloria,
dad gloria a nuestro Dios.
Amén.)
2. Durante el día que pasó
la mano del Señor,
la mano del Señor
De muchos males nos salvó:
3. Pues hasta aquí nos ayudó
y siempre proveerá,
y siempre proveerá;
Con gratitud, placer y amor


633	Ven te invito
Alabadle conforme a la muchedumbre de su grandeza. Salmo 150:2
1 Crónicas 16:8–12; Salmo 98:1–6; 147:1–11
Re m
	Con vigor

(Primera vez - despacio)
Ven, te invito a cantar al Señor,
ven, te invito a deleitarte en él;
Ven, te invito a cantar al Señor
con toda tu voz,
con todo tu amor.
(Segunda vez - moderado)
Ven, te invito a cantar al Señor,
ven, te invito a deleitarte en él;
Ven, te invito a cantar al Señor
con toda tu voz,
con todo tu amor.
(lento)
(Mujeres) Suenen violines,
(Hombres) Toquen trompetas;
(Todos) (rápido)
*Alzad las voces,
¡Alabad a Dios!
Hombres y mujeres,
niños y ancianos,
sanos y enfermos
¡Alabad a Dios! ¡Ey!
(Última vez - más rápido)
Ven, te invito a cantar al Señor,
ven, te invito a deleitarte en él;
Ven, te invito a cantar al Señor
con toda tu voz,
con todo tu amor.


634	Cantad alegres, cantad a Dios 
Alegraos… y cantad con júbilo todos vosotros. Salmo 32:11
Salmo 100; Exodo 15:1–8; Isaías 12
Mi b (Capo 1 - Re) Con regocijo
1.  Cantad alegres,
cantad a Dios, 
habitantes de toda la tierra.
Servid a Dios con alegría;
servid a Dios con regocijo.
Coro:
Aleluya, gloria aleluya;
aleluya, gloria aleluya;
aleluya, gloria aleluya;
aleluya, gloria aleluya.
(Amén)
2. Reconoced
que Jehová es Dios,
Él nos hizo
y no nosotros mismos;
Pueblo suyo, suyo somos
y ovejas de su prado.
3. Entrad por sus puertas
con acción de gracias,
Por sus atrios
con cantos de alabanza;
Alabadle con canciones,
bendecid su santo nombre.
4. Porque Jehová,
Jehová es bueno,
para siempre
es su misericordia,
Y su verdad permanece
por todas las generaciones.
Último Coro:
Aleluya, gloria aleluya;
aleluya, gloria aleluya;
Aleluya, gloria aleluya;
aleluya, gloria aleluya.
Amén.


635	¡Bienvenido!
Donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo. Mateo 18:20
Filipenses 2:28–30; 1 Corintios 16:17–21; Mateo 11:25–30
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con alegría

1. Con gran gozo y placer
nos volvemos hoy a ver;
Nuestras manos otra vez
estrechamos.
Se contenta el corazón
ensanchándose de amor;
Todos a una voz a Dios
gracias damos.
Coro:
¡Bienvenido! ¡Bienvenido!
Los hermanos hoy aquí
nos gozamos en decir:
¡Bienvenido! ¡Bienvenido!
Al volvernos a reunir,
¡Bienvenido!
2. Hasta aquí Dios te ayudó,
ni un momento te dejó,
Y a nosotros te volvió,
¡Bienvenido!
El Señor te acompañó,
su presencia te amparó,
Del peligro te guardó,
¡Bienvenido!
3. Dios nos guarde en este amor,
para que de corazón,
Consagrados al Señor,
le alabemos.
En la eterna reunión
do no habrá separación,
Ni tristeza ni aflicción:
¡Bienvenido!

 
636	¡Hola! ¿Cómo estás?
Mirad cuán bueno y delicioso es habitar los hermanos juntos. Salmo 133:1
Salmo 133; 1 Tesalonicenses 4:9–12; Hebreos 13:1–8
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con júbilo

1. ¡Hola! ¿Cómo estás?
Doy gracias a Dios
porque estamos aquí
alabando su nombre.
Coro:
// ¡Bienvenido seas!
¡Bienvenido seas,
alabemos al Señor! //
2. ¡Hola! ¿Cómo estás?
Qué hermoso es reunirnos
y así compartir
el amor del Señor.


637	En la escuela dominical
Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste. 2 Timoteo 1:13
2 Timoteo 3:1–5, 14–17; Salmo 119:66–72; Proverbios 6:16–23
Do
	
	Con expresión

1. En la escuela dominical
a mi clase gozoso voy;
Fiel alumno de Cristo soy,
la Biblia me habla hoy.
2. En la escuela dominical
yo escucharé con amor
La Palabra de mi Señor,
Divino Sembrador.
3. En la escuela dominical
por mi clase yo oraré;
Gran verdad y luz yo veré,
que luego cumpliré.


638	Por siempre, amén
A él sea gloria… por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén. Efesios 3:21
Deuteronomio 32:1–4; Salmo 34:1–10; Efesios 3:14–21
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con júbilo

Engrandecido seas,
Jehová nuestro Dios,
Por todas las edades,
por siempre. Amén.


639	Tu pueblo jubiloso
Venid, aclamemos alegremente al Señor. Salmo 95:1
Salmo 67; 95:1–7; 100
Mi b (Capo 1 - Re)
	Con amplitud

1. Tu pueblo jubiloso
se acerca a ti, Señor,
Y con triunfantes voces
hoy canta tu loor;
Por todas tus bondades,
que das en plenitud,
Tu pueblo humildemente
te expresa gratitud.
2. Acceso a ti, oh Padre,
tenemos por Jesús;
Sin verte en tu gloria
gozamos santa luz.
Aunque eres infinito,
excelso Creador,
Habita en nosotros
tu Espíritu, Señor.
3. Oh Cristo, te alabamos
de todo corazón;
en ti tenemos vida
y eterna salvación.
Tu gracia nos derrama
constante bendición;
Te damos honra, gloria
y fiel adoración.


640	Oh Padre en los cielos 
Vosotros pues, oraréis así. Mateo 6:9
Mateo 6:9–15; Lucas 11:1–10; Santiago 5:7–20
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con ánimo

1. Oh Padre en los cielos,
venimos a ti,
Pedimos que tu reino
ya venga;
Que tu voluntad sea
hecha aquí.
Santificado sea tu nombre.
2. El pan cotidiano
hoy danos, Señor,
Pedimos que tu reino
ya venga;
Provee al hambriento
por tu gran amor,
Santificado sea tu nombre.
3. Perdón te pedimos
por nuestro pecar,
Pedimos que tu reino
ya venga;
Debemos a otros
así perdonar,
Santificado sea tu nombre.
4. Del mal y el maligno
protege también,
Pedimos que tu reino
ya venga;
A ti sea gloria por siempre. Amén.
Santificado sea tu nombre.


641	La oración del Señor

(El Padre nuestro)
Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.
Mateo 6:9–13 (RVR)

642	Apertura del culto

(Llamados a la adoración)
Del SEÑOR es la tierra y todo lo que hay en ella; el mundo y los que en él habitan. ¿Quién es este Rey de la gloria? El SEÑOR de los ejércitos, él es el Rey de la gloria.
Salmo 24:1, 10 (BLA)
¡Venid, cantemos con gozo al Señor! Aclamemos con júbilo a la roca de nuestra salvación. Acerquémonos ante su presencia con acción de gracias; aclamémosle con salmos.
Salmo 95:1*–2 (RVA)
Venid, adoremos y postrémonos; doblemos la rodilla ante el SEÑOR nuestro Hacedor. Porque él es nuestro Dios, y nosotros el pueblo de su prado, y las ovejas de su mano.
Salmo 95:6–7 (BLA)
Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo.
Salmo 100:1–2 (RVR)
Entrad por sus puertas con acción de gracias, y a sus atrios con alabanza. Dadle gracias, bendecid su nombre. Porque el Señor es bueno; para siempre es su misericordia, y su fidelidad por todas las generaciones.
Salmo 100:4–5 (BLA)
¡Aleluya! Alabad a Dios en su santuario; alabadle en su majestuoso firmamento. Alabadle por sus hechos poderosos; alabadle según la excelencia de su grandeza. Todo lo que respira alabe al SEÑOR. ¡Aleluya!
Salmo 150:1, 2, 6 (BLA)
Venid a mí todos los que estáis trabajados y cansados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.
Mateo 11:28–30 (RVR)
Perpetuamente cantaré las misericordias del Señor; con mi boca daré a conocer tu fidelidad de generación en generación.
Diré: Para siempre será edificada la misericordia; en los mismos cielos establecerás tu fidelidad.
Salmo 89:1*–2 (RVA)
Bueno es alabar al Señor, cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo. Bueno es anunciar por la mañana tu misericordia y tu verdad en las noches.
Salmo 92:1*–2 (RVA)

643	El credo de los apóstoles

Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del cielo y la tierra;
Y en Jesucristo, su único Hijo, Señor nuestro; que fue concebido del Espíritu Santo, nació de la virgen María, padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado; descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos; subió al cielo, y está sentado a la diestra del Dios Padre Todopoderoso; y desde allí vendrá al fin del mundo a juzgar a los vivos y a los muertos.
Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia universal, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección del cuerpo y la vida perdurable. Amén.
Autor desconocido, s. 4.

644	Bendiciones Finales

(Cierre del culto)
El SEÑOR te bendiga y te guarde; el SEÑOR haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; el SEÑOR alce sobre ti su rostro y te dé paz.
Números 6:24–26 (BLA)
La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.
2 Corintios 13:14 (RVR)
Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.
Efesios 3:20–21 (RVR)
La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros. Amén.
1 Tesalonicenses 5:28 (RVR)
Y el mismo Jesucristo Señor nuestro, y Dios nuestro Padre, el cual nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, conforte vuestros corazones, y os confirme en toda buena palabra y obra.
2 Tesalonicenses 2:16–17 (RVR)
Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.
1 Timoteo 1:17 (RVR)
Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo, al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
Hebreos 13:20–21 (RVR)
Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.
1 Pedro 5:10–11 (RVR)
Y a Aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.
Judas vv 24–25 (RVR)


645	Sagrado es el amor

Porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Gálatas 3:28
1 Juan 4:6–12; Gálatas 5:13–25; Efesios 4:1–6
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con tranquilidad

1. Sagrado es el amor
que ha unido aquí,
A los que un Dios
y Salvador
gozamos en servir.
2. A nuestro Padre Dios,
rogamos con fervor,
Alúmbrenos la misma luz,
nos una el mismo amor.
3. Nos vamos a ausentar,
mas nuestra firme unión
Jamás podráse quebrantar
por la separación.
4. Allá en la eternidad
nos hemos de reunir,
Y en dulce comunión y paz
por siempre convivir.


646	Después de haber tenido aquí
Sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores. Santiago 1:22
Judas vv 20–25; Santiago 1:16–25; Efesios 3:14–21
Sol
	Con calma

1. Después, Señor,
de haber tenido aquí
De tu Palabra
la bendita luz,
A nuestro hogar
condúcenos y allí
De todos cuida,
¡buen Pastor Jesús!
2. En nuestras almas
graba con poder
Tu fiel Palabra,
cada exhortación;
Y que tu ley
pudiendo comprender,
Contigo estemos
en mayor unión.
3. Danos tu paz,
la senda al transitar
De alegrías,
pruebas o dolor,
Y cuando al fin
podamos descansar,
Nos cubra el manto
de tu inmenso amor. Amén


647	El Señor te bendiga 
El SEÑOR te bendiga y te guarde. Números 6:24 (BLA)
Números 6:24–26; Hebreos 13:20–25; 1 Pedro 5:6–11
Do
	Con resolución

El Señor te bendiga y te guarde;
Él haga resplandecer su faz
sobre ti;
Y tenga de (tenga de ti)
ti misericordia; (misericordia);
El Señor alce sobre ti su rostro,
Y te dé paz, (te dé paz),
y te dé paz, (te dé paz);
Y te dé paz,
y te dé paz, (te dé paz.)*


648	Amén (séptuplo)
Bendito sea el Señor, por los siglos de los siglos. Amén y Amén. Salmo 41:13
Salmo 106:47–48; 2 Corintios 1:18–22; Apocalipsis 22:12–17, 20–21
Do
	
	Con ánimo

Amén, amén, amén, amén,
amen, amén, amén.*


649	Amén (triple)
La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con… vosotros. Amén. Apocalipsis 22:21
Judas vv. 20–25; Hebreos 13:20–25; 1 Pedro 5:6–11
Sol	Con energía
Amén, amén, amén.


650	Amén (duplo)
Do
	Con admiración

Amén, amén.


651	Amén (quíntuplo)
Fa (Capo 1 - Mi)
	Con vigor

Amén, amén, amén, amén, amén.


652	Al que está sentado
Se postraron delante del Cordero…y cantaban un nuevo cántico. Apocalipsis 5:8–9
Apocalipsis 4; Salmo 47; Apocalipsis 7:9–17 
Do
	Con majestuosidad

Al que está sentado
en el trono y al Cordero,
Sea la alabanza, y la honra,
y la gloria y el poder
Por los siglos de los siglos.
Amén.